Facebook

     SiteLock

Última hora
Las firmas falsificadas o erróneas - Viernes, 19 Enero 2018 11:07
El agro que queremos - Viernes, 19 Enero 2018 11:00
Candidatos caldenses (I) - Viernes, 19 Enero 2018 10:57

Rafael Nieto Navia                                     

“Timochenko ordenó crearlas, por ahora, con misión democrática”

Poco después del  golpe de estado que llevó a Castro al poder en Cuba el 1 de enero de 1959, se crearon las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), fuerzas tácticas supuestamente formadas por civiles, a las que se les atribuyen varias victorias militares como la del Escambray.  También, según el modelo soviético, desde el principio se crearon los Comités de Defensa de la Revolución  (CDR), encargados del espionaje interno a la población a través del Ministerio del Interior. Aún hoy, los “espías”, que deben informar sobre todo lo que sucede en su entorno (vecindario, barrio) reciben un salario gubernamental y, hoy, son de los pocos que cuentan con celular, pero sólo para comunicarse con el gobierno.

Chávez hizo lo propio para consolidar su dictadura. No solamente inundó a Venezuela de espías encargados de informar al gobierno y desinformar a la población, sino que trasplantó el modelo cubano de MNR. En 2007, por una ley habilitante, creó un cuerpo de milicias civiles pero con carácter militar “para interactuar con la sociedad para la ejecución de la defensa integral de la nación” y las armó con fusiles FAL, de fabricación belga. Esas milicias fueron las responsables de la mayoría de las muertes que se produjeron el año pasado durante las protestas contra Maduro.

Ahora Timochenko ha dicho a sus seguidores que formen las Unidades Tácticas del Común (UTC), cuya base son las milicias urbanas, pero que por ahora tendrían una misión “democrática”, la de “fortalecer el proyecto político” del partido de las Farc cuando lleguen al poder. Mientras el jefe de las Farc ordenaba a sus seguidores lo anterior, sus excomandantes se reunían con Santos en Cartagena para evaluar el curso del proceso de paz. Se sabe poco de lo que hablaron, pero seguramente no de las disidencias ni, por supuesto, de las UTC. Las Farc se han quejado de las modificaciones a la Justicia Especial para la impunidad (JEP) y han amenazado que irán al Consejo de Seguridad –como si fueran un Estado- para que éste haga una consulta a la Corte Internacional de Justicia sobre las obligaciones internacionalesque adquirió Colombia con ellos.

Solamente el Centro Democrático ha señalado que las UTC serán guerrillas urbanas en el futuro. Ni los medios ni los partidos enmermelados han dicho ni pío.

Pero tenemos que abrir los ojos. Las Farc y sus afines como Piedad Córdoba (Teodora), Clara López, Fajardo y los de su coalición y, por supuesto Petro, representan una amenaza para la democracia y serían solamente un escalón para que las Farc establezcan en Colombia un sistema castro-chavista con milicias urbanas y todo.

Los demás, excepto el CD, cargan con el pecadillo de haber servido de estribo al gobierno para imponer, violando el resultado del plebiscito, su acuerdo del Colón. Pero no creo que se presten para facilitar a las Farc llegar al poder. Pero nunca se sabe: donde menos se espera salta la libre.

***

Coda: Para seguir las órdenes del representante a la cámara por el Colectivo Alvear Restrepo y de la juez (no “jueza”) que ordenó cambiar el lema al alcalde Bogotá (Bogotá para todos y para todas), habrá que cambiar también el del gobierno Santos: “Todos y todas por un nuevo país”. 

El Nuevo Siglo, Bogotá, 09 de enero de 2018

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes