Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Miguel Ceballos Arévalo                                             

No puede pasar desapercibido el anuncio de la creación del partido político de la Farc en Venezuela, pues con él se evidencia la alianza de la ex guerrilla con la dictadura de Nicolás Maduro, para tomar ventaja en las elecciones que se celebrarán en Colombia en 2018.

El pasado 10 de noviembre apareció publicado en la página oficial del Partido Comunista Colombiano el anuncio sobre la creación de la “estructura organizativa del Partido Farc en Venezuela”, a través de un encuentro convocado para los días 11 y 12 de este mes, en la ciudad de Maracay, Estado de Aragua. Ver anuncio

El encuentro efectivamente se llevó a cabo y en él participaron altos funcionarios del gobierno chavista, entre ellos el propio gobernador de Aragua, Marcos Torres, y hombres de confianza de Tarek El Aissami, actual vicepresidente de Venezuela, según informó el presidente del Colegio de Profesores de Venezuela en Táchira, opositor al régimen de Maduro, quien manifestó su preocupación y rechazo al afirmar que “mientras el Consejo Nacional Electoral promueve la eliminación de partidos políticos en el país, cercanos al gobierno y miembros del alto mando militar venezolano apoyan a la Farc para que se conforme como partido político.” Ver declaración

El pasado miércoles 15 de noviembre, el portal chavista “Aporrea” -Asamblea Popular Revolucionaria Americana- publicó una reseña en la que resume las conclusiones del encuentro preparatorio para la creación del partido de la Farc en Venezuela, (Ver enlace), afirmando que participaron en él más de cien delegados provenientes de diez estados del país, quienes además de organizar las bases de la futura estructura organizacional del partido, diseñaron “una campaña dirigida hacia todas y todos los colombianos residenciados en Venezuela por la inscripción de registros electorales y el llamado a participar masivamente en las próximas elecciones a realizarse en Colombia, en apoyo a los candidatos y candidatas del nuevo partido Farc.”
Lo anterior quiere decir que la Farc están contando con una base electoral de “colombo-venezolanos” apoyados por el régimen dictatorial de Maduro, a quienes llevaran de “las narices” a votar por ellos en las próximas elecciones. Negocio redondo: 1. Crear un partido político con sede en Venezuela, a través del cual podrán recibir millones de dólares para conseguir votos sin los controles de topes de nuestra legislación electoral, 2. contar con votos “cautivos” de colombianos radicados en el país vecino que votaran por la Farc en los consulados colombianos, bien por ser “Farc-chavistas”, o bien por temor al dictador, a quién obedecerán ciegamente, 3. Movilizar colombianos residentes en Venezuela para que masivamente inscriban sus cédulas en circunscripciones electorales estratégicas para la Farc en territorio colombiano. 
De esta manera las Farc podrían lograr obtener cientos de miles de votos que harían una diferencia frente a los partidos colombianos, los cuales si tendrán que jugar con las reglas vigentes en nuestro país. 
El gobierno, los legisladores y las autoridades electorales colombianas deben tomar nota de los riesgos reales que implica que la Farc creen un partido político “satélite”, cuya personería jurídica le será otorgada por el gobierno venezolano, pero no para hacer política en Venezuela, sino para hacer política en Colombia desde Venezuela. 
Teniendo en cuenta que el plazo para inscripción de cédulas tanto para los colombianos residentes en el país, como para los residentes en el exterior finaliza el 11 de enero de 2018 para elecciones de Congreso, y el 27 de marzo de 2018 para las presidenciales, sería muy oportuno y conveniente tomar medidas especiales y urgentes para monitorear, controlar y hasta limitar dichas inscripciones tanto en los consulados colombianos en Venezuela, como en las zonas de influencia de las Farc en nuestro propio territorio. 
¿Qué dirán quienes afirman que el tal “castrochavismo”, ahora convertido en “Farc-chavismo”, es solo un invento de la oposición?

*Ex Viceministro de Justicia. Decano de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda

Semana, Bogotá, 18 de noviembre de 2017

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes