Facebook

     SiteLock

Última hora
Todos los profetas fracasan - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
¿Por qué debemos votar en el 2018? - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
El cinismo de las Farc - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
Demandas reconvencionales de Colombia - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57
‘Timochenko’, reclama pero no repara - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57

Alberto Velásquez Martínez                                  

En tanto el país mira con estupor lo que será la JEP, nuevo Leviatán de la justicia, y registra los rebrotes de las Farc en el sur de Colombia, en donde crecen por igual la producción de droga y los homicidios, la economía sigue por lo menos en cuidados intermedios. Pareciera que el único que no oye las voces de alarma sobre la postración de la economía nacional fuera el Gobierno.

Los reparos al manejo económico los hacen ya, sin solución de continuidad, calificados sectores no solo gremiales y de la producción sino de la Academia.

Rompe la rutina de la adulación el presidente de la Academia de Economía, Eduardo Sarmiento, al sostener que “las previsiones oficiales de que ahora sí se reactivará la economía en el segundo semestre, se incumplieron de nuevo... El balance de estos tres años es el de una economía en decaimiento y estancamiento”. Y para que no quede duda de sus juicios adversos a la gestión santista, remata: “la crisis económica colombiana de los últimos tres años tiene todos los visos para prolongarse por un periodo igual”.

Sirven los rigurosos análisis de los académicos para desvirtuar la percepción de que solo los contradictores políticos del Gobierno glosan sus ejecutorias. Para que quede claro que el desconcierto y las incertidumbres no son solo de comentaristas de prensa, la academia habla. Y lo hace por conducto de cuatro de los decanos de Economía de las más prestigiosas universidades colombianas. Allí sí no podrán descalificar los áulicos del régimen las observaciones, argumentando que son sesgadas o buscan efectos tremendistas y politiqueros.

Héctor Ochoa, decano de Ciencias Económicas de Icesi, confirma las apreciaciones del Emisor y de la Standar & Poors, de que la economía a duras penas crecerá este año por los lados del 1,6 %. Esta misma cifra la comparte el FMI. Insiste Ochoa en que el déficit fiscal es de alto riesgo y que la deuda social que tiene el país es gigantesca.

Eduardo Sepúlveda, decano de Economía del Rosario, y de acuerdo con la publicación de Portafolio, corrobora que “la economía para este 2017 está muy difícil”. Y que “el tema fiscal genera una preocupación que puede llevar, a corto plazo, a temas delicados”. Toca un punto que se repite pero que el Gobierno, en su urna de cristal ya rota por la corrupción, no escucha: “Colombia tiene que pensar en ser competitiva y para eso se requiere ciencia, tecnología e innovación”. El gobierno responde con recortes a los presupuestos destinados a sacar al país del tercermundismo. No tiene oídos sino para los ecos del acuerdo habanero.

El decano de Economía de Los Andes también le jala las orejas al equipo del actual gobierno: “El país no ahorró lo suficiente para enfrentar las vacas flacas de la caída de los commodities, ni invirtió en la época de las vacas gordas...”. Solo regó de mermelada y de gastos inútiles a un país político ávido de prebendas para votar lo que se le ordenaba desde la casa de Nariño.

Ahí están las tremendas consecuencias que analiza la academia. Seguramente los llamarán apátridas por querer dañar el unanimismo del coro gobiernista.

El Colombiano, Medellín, 18 de octubre de 2017

Publicado en Otras opiniones

Lo último de Alberto Velásquez Martínez

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes