Facebook

     SiteLock

Última hora
Rionegro, la vida entre montañas - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
La Patria primero - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
Sin fuego amigo - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
Estaba cantado: maleza dentro de la cosecha - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26

Alexander Cambero                                    

Huérfano de apoyo, Maduro tiene arrestos de maldad para convertirnos en rehenes de su pesadilla.

El espíritu inquisidor de una dictadura se posa en la patria de Bolívar. Venezuela experimenta todo el horror que significa la pérdida de su libertad. Un vulgar mecanismo constituyente se cierne sobre la institucionalidad democrática, para transformarla en un Estado totalitario: en donde se restringe cualquier asomo de autonomía en el pensamiento.

El domingo 30 de julio el mundo pudo observar el más gigantesco fraude en los anales electorales del planeta. Los venezolanos se quedaron en sus casas dándoles una gran lección a los forajidos, los centros electorales permanecieron vacíos durante todo el día. Vanos fueron los esfuerzos de los mecanismos del chantaje gubernamental para quebrar la decorosa decisión de cerca del noventa por ciento de los venezolanos. Ya entrada la noche, la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, daba un resultado que contrastaba con su pálido rostro de sonrisa fingida. Cifras imposibles de creer y que prueban el carácter mentiroso de una administración que nos ha llevado al despeñadero económico y social. Paradójicamente somos una nación rica que sufre los rigores de la peor hambruna y mendicidad que conozca el mundo; producto de un gobierno corrompido que llegó para tomar por asalto los dineros públicos.

Se viven horas terribles de persecución por parte de un gobierno primitivo que solo conoce la maldad

Huérfana de apoyo popular la dictadura venezolana tiene arrestos de maldad para convertirnos en rehenes de su pesadilla. En las últimas horas se han sacudido los demonios. Para ir en contra de todo aquel que signifique una luz en medio de las tinieblas. Se desató la tormenta persecutoria contra alcaldes y líderes de la oposición nacional tratando de ocultar su descomunal rechazo con la sangre de los inocentes, que fueron acribillados por las fuerzas represoras leales al régimen.
En medio de la vorágine de abusos fueron nuevamente llevados al reclusorio de Ramo Verde Leopoldo López y Antonio Ledezma, dos emblemáticas figuras de la lucha por la libertad venezolana. La dictadura no pudo quebrar su coraje a favor de la democracia latinoamericana. Fueron sacados de sus domicilios con toda la ferocidad de los miserables, amparándose en los manuales más horrendos del abuso. Esa crueldad siempre imperó en sus rostros enmascarados de seductores suministradores de petróleo a cambio de respaldo continental. Cuando el mundo termina de interpretar el drama venezolano, solo les queda el arrebato de quien sabe que tiene los días contados. 

Se viven horas terribles de persecución por parte de un gobierno primitivo que solo conoce la maldad. Las tinieblas se ciernen con su tétrico calendario de onomásticos de revanchismo, es la hora del asalto falaz al espíritu republicano. Momentos en donde será sometido al escarnio todo aquel que ose enfrentarse al armatoste totalitario empoderado desde Miraflores.

Un iracundo Nicolás Maduro arremete desde la irracionalidad para ir en contra de cualquier asomo democrático. Las libertades castradas en la filosa hoja de las bayonetas. El incienso dictatorial perfumando al Estado arbitrario que enciende la pira de sus desvaríos. 

La nación heroicamente responderá a sus raíces históricas. Seguirá luchando en cada espacio en donde respire un venezolano. Existe demasiada epopeya en sus venas para que unos forajidos terminen de ponerle la lápida a la libertad.

El Tiempo, Bogotá, 02 de agosto de 2017

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes