Facebook

     SiteLock

Última hora
Colombia sin Constitución - Miércoles, 28 Junio 2017 04:05
¡Treinta millones! - Miércoles, 28 Junio 2017 04:05
El dividendo de la paz - Miércoles, 28 Junio 2017 04:05
La Feria de la Impunidad - Miércoles, 28 Junio 2017 04:05
Sobre la OEA, Venezuela y Peñalosa - Miércoles, 28 Junio 2017 04:05

José Manuel Acevedo M.                                  

A Marketmedios, a la Cancillería y a este gobierno se les debe ir hondo por uno de los contratos más vergonzosos de la historia nacional.

Un contrato suscrito entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y una dudosa unión temporal de la que hacía parte la empresa Marketmedios, de propiedad de la familia de Roberto Prieto, pasará a la historia como uno de los más vergonzosos de la contratación pública en Colombia.

Primero, porque fue adjudicado en el año 2012, contra toda lógica, al oferente que más cobraba. Segundo, porque el dinero fue desembolsado tan rápidamente que hasta calcularon mal el valor y terminaron pagándole cerca de 4 mil millones de pesos que no debían a los afortunados contratistas. Y tercero, porque este contrato es representativo del impúdico tráfico de influencias que operó en este gobierno a favor de amigotes como los señores dueños de la próspera MaketMedios.

Vamos por partes: con ocasión del encuentro de líderes internacionales que se llevó a cabo en 2012 en la ciudad de Cartagena, el gobierno nacional contrató a la Unión Temporal Cumbre de las Américas para la organización de dicho evento. Un informe revelado en su momento por la Contraloría General dio cuenta de que la sociedad ganadora cobró un 15 por ciento por concepto de gastos administrativos, mientras los otros dos competidores pedían solo un 0 por ciento o un 0,45 por ciento respectivamente.

Más tarde, investigadores de la Contraloría y, recientemente de la Procuraduría, descubrieron un hallazgo inquietante: de los cerca de 50 mil millones de pesos desembolsados a la Unión Temporal, 4,169 millones fueron pagados de más a los contratistas. Un generoso ‘encime’ del que disfrutaron los señores de Marketmedios desde el 6 de julio de 2012 hasta el 18 de marzo de 2013 cuando le devolvieron esa suma a la Cancillería, luego de que el 13 de marzo de este último año se hiciera la liquidación bilateral del contrato.

¿Cuánto dinero ganaron en esos meses con una plata que no era de ellos? ¿Por qué sólo la devolvieron ocho meses después? ¿Qué dicen los empleados de la Cancillería responsables de semejante ‘error’ y qué opina, a todas estas, la señora Canciller de la forma en que sus funcionarios contratan alegremente con el dinero de todos los colombianos?

La procuraduría tiene los ojos puestos en todos los contratos de Marketmedios con el Estado e investiga si Roberto Prieto intercedía por la empresa de su familia para que las entidades públicas hicieran negocios con ellos aprovechandose de su cercanía con el presidente.

Sin embargo de todos los contratos, el que más ha llamado la atención de los investigadores es el de la Cumbre de las Américas que parece superar todos los límites de la moralidad administrativa.

Según reveló Noticias RCN esta semana, por estos hechos tendrá que ser llamada a responder la actual consul de Colombia en Madrid, María Margarita Salas, que para la fecha era secretaria general del Ministerio de Relaciones Exteriores y debería ocurrir lo mismo con el supervisor del contrato Alexander Gutiérrez, coordinador de privilegios e inmunidades de la Dirección de Protocolo.

Los señores Prieto, dueños de Marketmedios, la señora Canciller María Ángela Holguín y el propio presidente Santos, nos deben a los colombianos una explicación sobre estos hechos. Que nos la den públicamente o que se la reserven para el procurador y el fiscal que tendrán que investigarlos a fondo y ponerlos a responder por lo ocurrido. 
Twitter @JoseMAcevedo 

Semana, Bogotá, 17 de junio de 2017

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes