Facebook

     SiteLock

Última hora
Rionegro, la vida entre montañas - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
La Patria primero - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
Sin fuego amigo - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26
Estaba cantado: maleza dentro de la cosecha - Domingo, 17 Diciembre 2017 05:26

Alexánder Cambero

Hans Wuerich se transformó en la Venezuela valiente asqueada ante el obsceno poder de Miraflores.

Un hombre desnudo frente al exterminio. Su piel está perforada por los reiterados perdigonazos. 

Sobre la arteria vial, un ciudadano común desafía al pelotón, que observa impávido a quien no se oculta en su temor. Este alza su bandera de esperanza enarbolándola en su piel desnuda, al borde del maltrato oficial. Sus convicciones parecen darle el valor que perdió la nación, cuando siguió los pasos de un proyecto absolutamente ineficaz. Este proceso pletórico de fracasos se fue llenando de oscuridades hasta que se hizo socio de la desfachatez.

Las miradas con sornas desde la azotea marcial de los esbirros, sus potentes armas son tan débiles cuando existen personas que las enfrentan con el escudo de su dignidad. Esa arma tan potente siempre está en las manos de la libertad; jamás andará revoloteando en el pecho de quienes ocultan su cobardía con el desmedido abuso. Hans Wuerich se transformó en la Venezuela valiente asqueada del obsceno poder instaurado en Miraflores. Un gobierno que vomita muerte, pero que niega los alimentos al pueblo.

El temor de perder su botín los hace excesivamente crueles a la hora de reprimir a las manifestaciones pacíficas. Actúan sin cortapisas como llevando a sus adversarios al molino de la historia. Son feroces esgrimiendo el odio con el cual disparan sus ráfagas, persiguiendo a miles de historias anónimas. Luego, su complicidad nocturna para buscar huéspedes para ataúdes y hospitales sin medicinas; son los francotiradores que dejaron huérfanos sus sentimientos para ir en pos de venezolanos que luchan por la libertad.

Detrás de tanta maldad se oculta el inmenso miedo de saberse rechazados por la inmensa mayoría de venezolanos que condenan tan deleznables procederes, es la metamorfosis de las frustraciones sociales que, como guillotina vengadora, reaparece cuando el resentimiento asume el poder, seguramente algunos familiares y amigos decentes condenaran la actitud que muestran los funcionarios enfundados en sus trajes de prepotencia. 

Paradójicamente, existe mayor verdad: no en los cubiertos hasta los tobillos, sino en aquel que desarropó su verdad sin temer ante el ruido de las balas. Es la autenticidad de los principios frente al abismo; de aquello que mira por dentro y solo descubre un inmenso vacío. Ese hueco en sus entrañas lo disimulan mostrando sus dientes de horror, arremeten para ahogar sus faltas de afecto por el prójimo. 

La escena va más allá de una imagen. A pocos metros del valiente joven, un moderno equipo disuasivo de última generación, que es como una tarántula gigante que busca llevarnos hasta su tupida red; en las calles atestadas de pueblo digno se muestran los tentáculos de la represión como la espada que busca quebrarle el espinazo a la valentía. En los últimos tiempos, Venezuela se despojó de su tranquilidad frente al régimen.

Son dieciocho años soportando un régimen tiránico que no se anda por las ramas a la hora de querer liquidar cualquier esperanza democrática. Desde un principio definió un esquema de sometimiento que ha ido desarrollando con el discurrir del tiempo, y frente a esto, desnudar sus ocultas intenciones de perpetuidad es necesario.

ALEXÁNDER CAMBERO

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @alecambero

El tiempo, Bogotá, 01 de mayo de 2017.

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes