Facebook

     SiteLock

Última hora
Las firmas falsificadas o erróneas - Viernes, 19 Enero 2018 11:07
El agro que queremos - Viernes, 19 Enero 2018 11:00
Candidatos caldenses (I) - Viernes, 19 Enero 2018 10:57

César Betancourt                                          

Hay una especie de hormiga (Temnothorax pilagens) que tiene la capacidad de confundir su olor, con el de otro tipo de hormiga (Temnothorax ambiguus), lo cual usa para acercarse a una colonia e infiltrarse sin que ninguna lo note.

En todo caso, la Temnothorax pilagens suele restregar su cuerpo con el de las otras hormigas para asemejar aún más su olor, y una vez está totalmente camuflada, se acerca a la Reina y la asesina, bañándose en su olor y de esta forma haciéndole creer a toda la colonia que es y siempre ha sido la reina.

Una vez esto ocurre, las hormigas que pertenecían a la colonia de la Temnothorax pilagens, empiezan a “invadir de forma pacífica” el nuevo hormiguero, trasladando las pupas que asegurarán que su especie seguirá dominando a los nuevos esclavos. De esta manera las invasoras, tendrán miles de obreras que alimenten a sus nuevas dueñas, sin que ellas si quiera lo noten, ya que no son capaces de identificar a los usurpadores.

No obstante, según el investigador de la Universidad de California, Terrence McGlynn, señaló que en algunas ocasiones, hasta un cuarto de la población de las hormigas invadidas son capaces de identificar a los invasores, pero en vez de pelear, sencillamente deciden huir y crear una nueva colonia.

Parece un drama sacada de alguna novela de Mario Puzo o de Maurice Druon, pero es la naturaleza obrando en su más pura esencia.

Ahora, traslademos esto al plano humano:

Imaginemos que un invasor se empieza a codear con las altas esferas del gobierno, hasta ganarse su aprobación y hasta su respeto, adoptando una ideología que claramente no es suya, no obstante se vale de mentiras, engaños y de corromper el sistema, y ser finalmente el más opcionado para ostentar el poder una vez el gobernante de turno se haya ido.

Entonces, lentamente empieza a invadir la patria usurpada con sus amigos, hasta llegar a diferentes instancias de poder, y así empezar a esclavizar el territorio a su antojo, haciendo cosas como cambiar la constitución, persiguiendo a sus antiguos aliados, y generando un trasbordo ideológico inadvertido en toda la población, y finalmente haciendo que el pueblo acepte de buena manera a sus invasores.

Pero entonces un sector de la población es capaz de identificar a los usurpadores, y como no somos insectos y la patria nos duele, no huimos sino intentamos advertir el engaño masivo al que estamos siendo sometidos.

La pregunta que nos ocupa es: ¿Aceptaremos a los invasores o nos levantaremos contra ellos?

PD: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. 

@C88Caesar

Fuente: http://www.elparchedelcapuchino.com/todas/la-reina-usurpadora/

Publicado en Otras opiniones

Lo último de César Betancourt

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes