Facebook

     SiteLock

Última hora
Timochenko muestra sus colmillos - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Guardando las apariencias - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Indignidad periodística vs. verdad - Martes, 23 Mayo 2017 05:55

Marta Lucía Ramírez                                 

Muchas personas me preguntan si marchar o no y porqué marchar el 1 de Abril.

Muchos me dicen que no son políticos ni hacen parte de un partido, pero están preocupados por el país y quisieran expresarlo. Nuestro país ha sido apático y no ha estado familiarizado con la expresión ciudadana y es el momento en que eso debe cambiar.

El país ha llegado a un punto de quiebre en el cual la polarización y los ataques personales bajan el tono de la preocupación y las propuestas para sacar adelante a Colombia y nos van sumiendo en el pesimismo y la desesperanza que solo generan sentimientos negativos.

¿Por qué voy a marchar? Porque quiero expresar que me preocupa lo que le está pasando a Colombia. Me preocupa el deterioro de la economía que nos afecta el bolsillo a todos. Me preocupa el gasto público desbordado de estos años que ha llevado a que el gobierno pida una adición presupuestal de 6 billones de pesos y que los amigos del gobierno ya estén anunciando una nueva reforma tributaria en menos de dos años, como si la reforma de diciembre no hubiera golpeado suficientemente al bolsillo del común de los ciudadanos y de los pequeños tenderos y empresarios.

Me preocupa la corrupción que nos afecta también a todos. No es solo es el caso de Odebrecht en la campaña presidencial del 2010 y posiblemente en la del 2014. ¿Cuantos más Odebrecht hubo? No se vale hacer trampa para llegar al poder. Me preocupa la plata de todos nosotros los ciudadanos, que se la llevan los contratistas de la alimentación de los niños en los colegios oficiales para darles muchas veces una comida de baja calidad y siempre insuficiente. Me preocupa la situación de abandono de nuestros ancianos y los pocos programas sociales para acompañar y dignificar su vejez.

Me preocupa saber que en el alto gobierno se toman muchas decisiones que no tienen en cuenta el interés de cada uno de los colombianos de la costa, los santanderes, la gente de la frontera con Venezuela, de los campesinos de Boyacá, de Nariño y la angustia que tenemos con el incremento del narcotráfico. Me preocupa la situación del Cauca, del Valle y la de Antioquia donde el tráfico de estupefacientes se sofistica cada vez más, a pesar del esfuerzo del Gobernador y del Alcalde de Medellín.

Me preocupa la percepción que hoy tenemos de que las decisiones del Gobierno no se toman pensando en nosotros, los ciudadanos, sino en darle más y más beneficios a unos pocos. A esos mismos que siempre se han beneficiado del poder. Son los mismos a los que Álvaro Gómez llamaba “el régimen". Aquellos que siempre han tomado ventaja de todos nosotros.

Y en ese régimen hay de todo, pero tampoco es cierto que la responsabilidad de nuestros males sea de toda la clase dirigente como dicen algunos. Muchos de ellos construyeron empresas para el progreso de Colombia y para generar empleos, muchos han hecho obras sociales generosas y de gran impacto. Los populistas quieren ahora estigmatizar a todo, pero a quienes debemos rechazar es a los toman ventajas indebidas para ellos y para los de ellos, gracias a la ventaja de su acceso al poder.

Necesitamos un Estado que persiga a los corruptos y a los asesinos, a los que reclutan niños para convertirlos en criminales en la guerrilla, los paras y en las bandas criminales y de delincuentes en las ciudades. Por eso marcharé en contra de que Colombia sea identificada con todos los que han hecho parte del prontuario de delincuentes de nuestro país y que ahora pretenden posar como ciudadanos de bien, como es el caso de Popeye y tantos otros. Muchos me preguntan si asistir estando Popeye sería legitimarlo, pero no podemos dejar de marchar pensando que asistir es apoyar personajes como él, de quienes todo nos distancia.

Al salir demostraremos que Colombia está cansada de un Congreso que aprueba a pupitrazo todo lo que le presenta el gobierno, muchas veces violando la Constitución que todos debemos defender y exigir que se cumpla, para mantener y mejorar nuestra democracia y no terminar como Venezuela en poco tiempo. Necesitamos un Estado que persiga y condene efectivamente a todos los violadores que desgarran para siempre no solo el cuerpo, sino la identidad y el alma de sus víctimas.

 Voy a marchar para expresar mi preocupación y rechazo a la politización de algunos gremios y la de algunos magistrados en las Cortes; pues su única ideología debe ser la defensa de la Constitución y el acatamiento a la ley por todos los ciudadanos sin excepción.

Voy a marchar porque el Gobierno ha desconocido el resultado del Plebiscito, nos ha impuesto vía fast track su acuerdo con las FARC y ha desconocido la situación de  las víctimas de las FARC y el ELN, con quien empieza una nueva negociación repitiendo los mismos errores de la negociación con las FARC. En fin, voy a marchar voy a marchar porque quiero que lo que nos una sea una sociedad que progresa por el trabajo honesto de todos y que se impulsa gracias a los sueños e ilusiones de todos.

Voy a marchar para decir que los ciudadanos somos la parte más importante de Colombia. Para expresar que nuestro país no le pertenece al gobierno, ni a unos congresistas. Que nuestro país nos pertenece a todos y lo defenderemos todos. Que esta no es la marcha de un partido, ni la de unos políticos y que más allá de quienes la han convocado o de quienes asistan, es la marcha de millones de ciudadanos que por distintos motivos sentimos que el país no está bien y queremos que las cosas cambien. Y ese es el propósito que la valida.

Voy a marchar para que el 1 de abril sea el primer día en que juntos salgamos a dar un paso adelante por Colombia. Para que juntos logremos un país con esperanza e ilusión en su futuro y por eso los invito a que me acompañen.

Publicado en Otras opiniones

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes