Facebook

     SiteLock

Última hora
La vida en serio - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
El ilusionista - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
S.O.S. - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
Despedida sietemesina - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
Santos no tiene quién lo lea - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44

Columnistas Regionales

Martes, Sep 13 2016

Héctor Hoyos V.                                                              

  1. Nos invitan a apoyar un acuerdo crucial para el destino de la nación, el gobierno de Juan Manuel Santos aliado con la élite política autora de los mayores escándalos de violencia en Colombia, de alianzas criminales con el narcotráfico y de la estructura sistemática de corrupción que nunca ha permitido el desarrollo económico del país. Casos: 8000 (Alianza política y droga), Pepes y paramilitarismo (Alianza política y crimen organizado), magnicidio de Alvaro Gómez Hurtado y crímenes conexos para encubrir la historia política criminal. Y ahora la propuesta es de ellos con la banda narco terrorista Farc.
  2. Esta invitación ha sido puesta en escena al amparo de los gobiernos comunistas de Cuba y Venezuela que lo único que pueden ofrecer a sus pueblos es represión, persecución hambre y muerte y que tienen mucho interés de que en Colombia se aplique la misma receta de miseria y sometimiento.
  3. Los dos puntos anteriores describen clarísimamente que lo de la Habana es una Conspiración Política contra Colombia, que mediante un plebiscito al estilo de los gobiernos fascistas como el de Hitler en la Alemania Nazi, engañan al pueblo para someterlo a la tiranía. Pretendían por ese camino refrendar los acuerdos elevándolos a norma constitucional inalterable pero la Corte Constitucional lo impidió.
  4. No obstante, la corrupción ha hecho posible que sus partidos políticos se alineen en el complot hasta el punto de que la doctrina política republicana se doblegue ante ellos, como es el caso más relevante del Partido Conservador que admite y aprueba castrar la función parlamentaria de representación del pueblo en favor de la tiranía, al extremo de abolir el poder soberano del pueblo como Constituyente Primario, es decir, el poder soberano del pueblo para crear o reformar sus instituciones democráticas como nación soberana.
  5. El acuerdo es consistente con el procedimiento golpista contra el Estado de Derecho de nuestro país, única manera encontrada por ellos para destruir la estructura fundamental de los valores humanos de la sociedad, construida a lo largo de nuestra historia republicana y que garantiza la paz, con el único objeto de que la élite gobernante se perpetúe en el poder para disfrutar de los dineros del pueblo, esta vez compartidos con la delincuencia de las farc a riesgo de que estas últimas las rebasen y se posicionen en el poder cual ha sido su único propósito alentadas por el Comunismo Internacional.
  6. El acuerdo destruye la institución de la justicia suplantándola por un tribunal apropiado para que los narco-terroristas señalen y persigan a sus enemigos que somos quienes defendemos la Institución de la República contra quienes ellos se han revelado. Si se neutraliza la oposición se allana el camino del totalitarismo.
  7. El acuerdo destruye los valores éticos, la tradición y las buenas costumbres, base inconfundible e ineludible de la justicia, al exonerar de culpa a los criminales de los delitos más atroces que la humanidad haya visto y que los colombianos hemos sufrido, al declarar el narcotráfico como delito político para dicho propósito, ignorando que las muertes, armamentismo y masacres de nuestros hermanos se hicieron con dinero de su negocio maldito del narcotráfico que tanta sangre, dolor y muerte ha causado en nuestro país.
  8. El acuerdo destruye el fundamento de los derechos civiles a la igualdad de los ciudadanos ante la ley al privilegiar a criminales para que reciban curules sin ser elegidos, al admitirlos como representantes del pueblo habiendo sido condenados como no lo puede hacer nadie en Colombia,  para que reciban nuestro dinero para financiar sus campañas en el futuro en forma preferencial respecto de los demás grupos políticos que sí nos representan en la legalidad, y al no pagar sus condenas de cientos de años como todo ciudadano.
  9. El acuerdo destruye la familia.  Mientras solo hace un mes el pueblo detuvo la arremetida del gobierno por la educación de género, han convenido establecerla en forma inmodificable llevándose por delante el derecho que tenemos de educar nuestros hijos conforme a nuestras libres creencias éticas y religiosas. Nuestros hijos le pertenecerán al estado como en los países comunistas.
  10. El acuerdo destruye a la Fuerzas Armadas porque con la amenaza de sometimiento a dicho tribunal inquisidor y al servicio del narco terrorismo los soldados de la patria quedan circunscritos al miedo, al terror y la persecución.
  11. ¿Será paz estable y duradera entonces lo que los acuerdos del gobierno con las farc nos ofrecen como para votar a su favor?  En mi opinión toda la destrucción que lleva consigo el acuerdo solo se hará en paz si todos los Colombianos renunciamos a la libertad y la democracia de la que hemos gozado y por la que hemos sacrificado generaciones de violencia narco terrorista y bienestar social y económico, pues si quedamos muchos que votaremos No defendiéndolas, seremos víctimas de la represión y la persecución como también lo tienen acordado, y la muerte o ajusticiamiento como acostumbran hacerlo y como las noticias ya lo han registrado en la ocupación de las zonas veredales contra una líder campesina que se opuso a la ocupación de su pequeña propiedad. Esto significa que el acuerdo no ofrece paz sino violencia.
  12. Pero si ganamos con el No quedará establecido que los colombianos exigimos en primer lugar la paz para las víctimas y subordinado a ese propósito de reconciliación un acuerdo político de justicia, no al revés como ahora, un acuerdo alrededor de posicionar delincuentes en el poder político, pisoteando a las víctimas e ignorando la justicia y los derechos humanos. Y quedará establecido lo que la Corte Constitucional exige que es continuar buscando la paz mediante otro acuerdo, y por consiguiente, quedará incólume nuestro Orden Constitucional y Legal, fundamento de la paz y la seguridad de un país civilizado. El acuerdo que resulte debe ser construido sobre los fundamentos de la República no sobre la destrucción de la misma como lo ofrecen el gobierno y las farc.

Votemos pues en el plebiscito a conciencia de que lo que se decide no es la paz sino la libertad y la democracia.

 

Sábado, Sep 10 2016

Francisco Javier Saldarriaga                                                         

En una ocasión cuando Buda estaba predicando su doctrina, un hombre se le acercó y comenzó a insultarlo e intentar agredirlo pero Buda se mantuvo en un estado de imperturbable serenidad y silencio. Cuando hubo terminado su acción, se retiró. Un discípulo que se sintió indignado por los insultos que el hombre lanzó contra Buda le preguntó porqué dejó que lo maltratara y lo agrediera. A lo que Buda respondió con segura tranquilidad: -“Si yo te regalo un caballo pero tú no lo aceptas ¿de quién es el regalo?”El discípulo contestó: -“Si no lo acepto, sería tuyo todavía”. Entonces Buda respondió: -"Bueno. Estas personas emplean parte de su tiempo en regalarme sus insultos, pero al igual que un regalo, yo elijo si quiero aceptarlo o no. Los insultos son como regalos: si lo recoges, lo aceptas; si no lo recoges, quien te insulta se lo queda en sus manos. No podemos culpar al que insulta de nuestra decisión de aceptar su regalo. Por esa misma razón, esos insultos son para mí como un regalo que elijo no recoger. Simplemente los dejo en los mismos labios de donde salen.”

Viernes, Sep 09 2016

Gonzalo Mejía Córdoba                                      

Soplan vientos de dictadura, de miseria y de esclavitud para los colombianos.

Viernes, Sep 09 2016

Jorge Enrique Pava Quiceno                                                                      

Demasiado interesantes los planteamientos hechos en el editorial del diario La Patria el día de ayer, sobre la extralimitación constitucional contemplada en la resolución 1733 de 2016 del CNE, en la cual se dictan algunas disposiciones relacionadas con la reglamentación al plebiscito por la paz, y con la información que se publique en los medios de comunicación.

Jueves, Sep 08 2016

Luis Alfonso García Carmona                                      

Observamos con no poca preocupación el inusitado derroche de los dineros públicos -es decir, de la plata del contribuyente– en la incesante difusión de la mentira de que votar sí al plebiscito es votar por la paz.

Jueves, Sep 08 2016

Francisco Galvis Ramos                                  

Los desencuentros entre el alcalde de Medellín y el director Seccional de Fiscalía comienzan en enero, según refiere el informe Matta en El Colombiano de hoy, cuando el director presuntamente le pide al alcalde mantener en la gerencia del Centro a Jorge Iván, su hermano. Conocida la irredenta vocación puestera de los Giraldo Jiménez, sobra la presunción.

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes