Facebook

Twitter

Última hora
Silencio en la noche - Lunes, 24 Noviembre 2014 02:23
Libreto extorsivo - Lunes, 24 Noviembre 2014 02:18
Cesación Unilateral - Lunes, 24 Noviembre 2014 02:13
La “Retención” del General - Lunes, 24 Noviembre 2014 02:09
La embarrada de Santos - Lunes, 24 Noviembre 2014 01:57

Guillermo Martínez*

Vamos a ver qué tantos votos logra el ingrato partido de la U bajo la sombra de Santos, dándole la espalda a Uribe y de la mano de las Farc.

La popularidad del Partido Social de Unidad Nacional, más conocido como el Partido de la U, para nadie es un secreto, se debe la imagen del presidente Uribe. Empezando por el logo -la “U”- del Partido Social de Unidad Nacional: usa esta vocal en tanto que hace alusión inequívoca a la inicial del apellido del presidente Uribe. Las contundentes victorias electorales que se han logrado por parte de la U se deben, indudablemente, a la asociación directa entre el partido y Uribe Vélez.

De acuerdo con lo anterior, tener como plataforma el Partido de la U, cuando Uribe era quien lideraba ese partido, aseguraba para cualquier candidato de esa colectividad ganar las elecciones presidenciales, y ese fue el caso de Juan Manuel Santos; de esa forma y no de ninguna otra, logró hacerse con evidente facilidad de las presidenciales en las elecciones del 2010.

Era complicado, por no decir poco probable, que un candidato a presidente que en ninguna ocasión había ocupado un cargo público de elección popular y que en ninguna ocasión se había fogueado con otro candidato, ganara las presidenciales. Y, además que lograra semejante votación: 68,9% de votos es decir 9'004.221 de votos de un total  de 14 millones. Fue así, bajo la luz carismática del presidente Uribe,  que Santos obtuvo su actual lugar en la Casa de Nariño.

Actualmente, Santos vuelve a ser candidato presidencial y la U sigue siendo su partido; hasta acá pareciera que todo el panorama electoral sigue configurado de la misma forma que en las pasadas elecciones. Sin embargo, se debe ser riguroso en el análisis porque no todo sigue siendo igual, importantes variables fueron objeto de cambio. Por ejemplo: Uribe pasó de ser la imagen del Partido de la U a ser su mayor opositor y cabeza de lista al senado de su nueva colectividad, el Centro Democrático; Santos le apostó a las Farc como su principal aliado para las presidenciales; Oscar Iván Zuluaga no es Mockus porque una cosa es enfrentarse a Mockus teniendo el apoyo de Uribe y otra muy distinta es enfrentarse a Oscar Iván Zuluaga con el apoyo de las Farc y en contra de Uribe.

El Partido de la U, hoy por hoy, cuenta con 28 curules en el senado y el Partido Conservador con 22 para un total de 50 senadores que, en su mayoría, fueron acogidos por los votantes como los representantes de la derecha nacional representada en el Uribismo. Ahora bien, estos partidos juraron lealtad a Santos y a hacer parte de su unidad nacional sin tener en cuenta que quienes votaron por ellos pensaron que iban a representar las tesis del Uribismo, lo cual no ocurrió. Estos electores, que son bastantes, hubieran quedado huérfanos de poder de no ser por el nacimiento de Uribe Centro Democrático a donde irán a parar la mayoría de esos votos; en tanto que la gente sabe que el presidente Uribe encabezará la lista al Senado y eso representa una garantía absoluta de que su voto no se verá untado de mermelada y respaldando tesis de Castro-Chavismo en la Habana para favorecer a las Farc y castigar a militares y a policías.

Vamos a ver qué tantos votos logra el ingrato partido de la U bajo la sombra de Santos, dándole la espalda a Uribe y de la mano de las Farc. La U, con un candidato que está empeñado en la Habana, dependiendo de lo que las Farc puedan mostrar como resultado para su campaña, pasará a la historia como el primer presidente que pierde la reelección en este nuevo milenio.

@ccGuillermoMS

* Estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes