Facebook

     SiteLock

Última hora
Carta al expresidente Pastrana - Jueves, 18 Enero 2018 04:21
Rebelión anticomunista en Caracas - Jueves, 18 Enero 2018 04:18
Mi lugar - Jueves, 18 Enero 2018 04:16
¿Dictadura de los jueces en Colombia? - Jueves, 18 Enero 2018 04:08

Francisco J. Saldarriaga                                    

Aparece en un medio de comunicación que la defensa de Santiago Uribe Vélez, detenido por el crimen  de Camilo Barrientos y acusado a su vez de pertenecer a un grupo denominado los Doce Apóstoles, cambiará de estrategia para conseguir la justicia que le ha sido negada desde que por directrices del entonces fiscal general de apellido Montealegre -conocido de marras por los asuntos turbios de Saludcoop además de otros enredos y entuertos en los que se ha visto involucrado-, reabrió el caso y lo encarceló.

El hecho es que Alexander Amaya uno de los testigos de la fiscalía de Montealegre no solo reversó la declaración y exoneró de culpa al señor Santiago Uribe V., sino que acusó al mayor Juan Carlos Meneses, (condenado este a 27 años de cárcel por ser el determinador del asesinato de Camilo Barrientos) de haberle ofrecido dinero para involucrar al hermano del Presidente Uribe en ese crimen.

Inicialmente Santiago Uribe fue exonerado de cualquier participación en estos delitos pero, con la llegada a la fiscalía del tal Montealegre cuyo paso por esta institución originó el desplome total de la credibilidad en este organismo de investigación y lo situó al nivel del congreso y posteriormente de la justicia en donde “los fallos se comparan y se venden como si fuesen buñuelos en derrumbe”, se reabrió, reitero por directrices del funesto personaje mencionado antes quien para conseguirlo cambió al funcionario que llevaba la investigación y nombró a uno de sus satélites para que, a como diera lugar, enlodase al Señor Santiago Uribe V. y de paso a su hermano el Presidente Uribe. (Orquestado todo esto por quienes han sido detractores inveterados y enfermizos de la Seguridad democrática y sus resultados a favor de la sociedad colombiana).

Ahora Santiago está privado de la libertad y día a día se comprueba que lo que sucede con él es un sainete montado por fuerzas oscuras y malolientes, que ahora fungen como cenadores y antes eran representantes a la cámara que visitaban cárceles en busca de individuos que pudiesen ser motivo de soborno para que, como testigos falsos, ensuciasen a sus contradictores políticos e involucrarlos en delitos que nunca han cometido.

Parece que el señor Meneses tuviese una chequera con fondos infinitos puesto que se mantiene ofreciendo dinero a la topa tolondra y a Raimundo y todo el mundo para que declaren acorde con intereses oscuros del comandante Halitosis y Sarro. ¿De dónde proviene esa fuente inagotable de recursos monetarios? Muy seguramente tiene algo que ver con narcotráfico, extorsiones, secuestros y toda esa cantidad de fuentes de ingresos que tiene el terrorismo criollo que ahora se ha convertido en un partido político y quiere gobernar a Colombia.

Claro que en marzo y mayo demostraremos que a pesar de este tipo de acciones y subterfugios putrefactos y orientados a la toma del poder por parte de estos narcoterroristas, el pueblo colombiano tiene la suficiente madurez política para discernir lo que le conviene y votará masivamente por quienes en verdad quieren el progreso general y no el enriquecimiento abrumador de unos pocos funcionarios como ocurre en Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y sucedió en Ecuador, Brasil y Argentina y ese resto de países que han caído en manos de ideologías arcaicas e ¿igualitarias?

¿Cuánto dinero se ha gastado para mantener privado de la libertad a un inocente? Ese interrogante nos puede servir para concluir que estos facinerosos narcoterroristas invertirán a borbotones para conseguir un presidente como el actual que les baile a su propia conveniencia.

En verdad el miedo es fundado puesto que con tanto dinero lavado por el espurio en beneficio de sus camaradas, las campañas para las elecciones del 2018 estarán desequilibradas como lo fue la de la presidencia del 2018 cuando Odebrecht volteó la torta al entregar recursos que se usaron para torcer el resultado real de la segunda vuelta.

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes