Facebook

     SiteLock

Última hora
Verdad e Historia I - Martes, 21 Noviembre 2017 07:30
El Centro Democrático es el centro - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La paz en veremos - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La difícil decisión de Álvaro Uribe - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
Una Justicia de terror - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09

Carlos E. Correa M.                                         

Amplio es el abanico de opciones que el electorado colombiano tendrá para los comicios del próximo año. Habrá desde los que se identifican con  colores: verdes, rojos, azules, amarillos, hasta aquellos representados por letras, pasando por los que tienen como enseña una flor. La gama se moverá desde el terrorismo y  la extrema izquierda más radical, hasta la derecha más conservadora, pasando por el centro más moderado. Si nos atenemos al conocido dicho popular “habrá de todo como en botica”.

Hablando de colores, los populistas VERDES, mezclados con los amarillos del Polo, cabalgando en el discurso puro de la ética y cobijados con el manto de la anticorrupción, a punta de destemplados gritos, pretenden descalificar a todos sus oponentes y cautivar electores ingenuos con propuestas que ya existen en la normatividad de nuestro país o son legalmente inaplicables a través de una consulta popular, pero simultáneamente, guardan un silencio cómplice cuando sus militantes o amigos se ven envueltos en líos de corrupción. Todos ellos apoyaron y votaron SÍ en el plebiscito y además han cohonestado y respaldado el gobierno corrupto de Santos. Quien apoya corruptos pierde toda autoridad moral para hablar de anticorrupción.

Oportunistas de dos letras CR, Cambio Radical, que después de acompañar durante varios años al gobierno espurio y corrupto de Santos,  pretenden posar ahora de abiertos opositores al mismo y al acuerdo de paz con la guerrilla, empleando diferentes estrategias engañosas como la de recolección de firmas, para de esa manera, buscar desligarse del oscuro y cuestionado pasado de muchos de sus dirigentes, quienes se han visto envueltos en graves casos de corrupción y de paso anticipar subrepticiamente la campaña, rompiendo todas la reglas electorales.

Y no podían faltar los de una sola letra. El partido de la U  que, después de ser el principal apoyo del gobierno corrupto de Santos hoy, más desprestigiado que nunca, mediante una mezcla de desvergüenza y cálculo político ladinamente agazapado, espera  la opción más conveniente de sus adláteres para poner en marcha sus mezquinos intereses, uniéndose inmediatamente al mejor postor.

Oportunistas ROJOS que, pagados con dineros nuestros, viajaron y  usaron el proceso de la Habana como plataforma de lanzamiento de sus aspiraciones personales de poder, aparecen ahora como opción presidencial del desprestigiado partido Liberal, después de haber negociado la entrega del país al narcoterrorismo.

Tendremos también terroristas, los de la flor, que sin rendir cuentas ante la sociedad, ante las víctimas y ante la ley por todos sus crímenes y fechorías, cometidos contra la población y sin dar cumplimiento a la mayoría de sus compromisos adquiridos en el ilegítimo acuerdo con Santos, quieren aparecer como los redentores del país a través del partido político FARC, ocultando sus reales y tenebrosas intenciones.

La gran mayoría de estas organizaciones políticas están más preocupadas por la mecánica electoral para mantenerse en el poder que por presentarle a la ciudadanía propuestas claras para la solución de sus problemas. Y otras están interesadas en tomar el poder por primera vez, para imponer su Socialismo del siglo XXI y llevar a Colombia por la senda del Castro-Chavismo para que nuestro país termine como Venezuela. Sus agendas son intencionalmente ocultas, en unos casos o en otros, abiertamente contrarias a la democracia, a la libertad y a la institucionalidad de nuestro país.

En esta amplitud de opciones, por fortuna, el pueblo colombiano podrá contar con las propuestas serias del partido Centro Democrático  (CD), única organización política en abierta y pública oposición al gobierno espurio de Santos y a su acuerdo con las Farc y completamente ajena a la dañina “mermelada” que corrompió todos los cimientos de nuestra democracia durante este fatal gobierno. Esta actitud y las oportunas y ejemplares decisiones contra los pocos militantes que se han desviado del cumplimiento estricto de su Estatuto, le dan la autoridad moral para presentarse como la mejor opción para el electorado colombiano.

Y como si esto no fuera suficiente, su coherencia y consistencia programática y doctrinaria, mantenida en el tiempo, son prenda de garantía, seriedad y cumplimiento para que el electorado colombiano llegue a las urnas con la confianza suficiente de que nuestra patria en manos del CD retomará el rumbo que Santos extravió y evitará que Colombia claudique ante las pretensiones  del terrorismo.

Mientras los demás partidos políticos se enfrascan en la discusión monotemática de la paz, el CD, además de este tema, ha estado pendiente de elaborar una agenda programática de conveniencia nacional. Desde el mes de mayo del presente año los cinco precandidatos del partido, acompañados del expresidente Uribe, han recorrido el país, implementando el diálogo popular con la comunidad a través de los Foros Por Colombia, construyendo conjuntamente un programa de interés nacional.

Temas como la seguridad y la justicia, la confianza inversionista, la cohesión social, el Estado austero, la educación, la ciencia, la innovación y la tecnología, la familia, la salud, la agricultura, el empleo, el narcotráfico, el medio ambiente, la cultura y el deporte, la economía, son todos temas que preocupan a la ciudadanía y para los cuales el CD tiene ya plasmadas sus propuestas y soluciones pertinentes para la conveniencia del país.

Las cartas están sobre la mesa. El electorado colombiano sabrá inclinarse por la opción más conveniente para el país el próximo año. No nos podemos equivocar. Es nuestra patria la que está en juego.

PD: El proceso de recolección de firmas apoyando el REFERENDO REVOCATORIO de los actos legislativos 01,02 y 03 ha tenido una extraordinaria respuesta de los colombianos. Demostraremos que con coraje y determinación y usando los medios legales que nos otorga la Constitución seremos capaces de salvar nuestra patria.

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes