Facebook

     SiteLock

Última hora
En sus marcas - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
Cae el telón - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
José Obdulio, historiador negligente - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
Conocer y decidir - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
El ELN y Santos - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24

Jorge Enrique Pava Q                                  

Una noticia en la sección “Supimos qué…”, del diario La Patria, del domingo pasado dice: “La veedora nacional del partido Centro Democrático, Mery Becerra Gómez, determinó cerrar la investigación interna que se adelantaba en contra del diputado caldense Nicolás Aguilar González, la cual había surgido por denuncias de su compañero en la Duma, José Antonio Corrales, y del funcionario de la Asamblea Federico Marulanda, por supuestas irregularidades de Aguilar. El proceso seguirá en la Fiscalía, donde se espera una audiencia en próximas semanas.”. Y en otro aparte dice: “… Como el diputado del Centro Democrático José Antonio Corrales no aportó pruebas suficientes para probar las supuestas irregularidades en las que habría incurrido su compañero en la Asamblea, Nicolás Aguilar González, este último no solo decidió presentar apelación al fallo que cierra la investigación en su contra, sino que anunció denuncia formal en contra de Corrales, quien podría haber incurrido en falsa denuncia.”.

El 16 de septiembre de 2017 la veedora nacional del CD, Mery Becerra, expide el fallo relacionado con la denuncia citada, en el cual expresa claramente: “Razones de la sanción: Demostrado como se encuentra la ocurrencia de la conducta, que ésta constituye falta disciplinaria y que la responsabilidad de la misma ha sido ubicada en cabeza del Diputado Nicolás Aguilar González, se concluye que la sanción a imponer es la indicada en el numeral 3 del artículo 127 de los estatutos del Partido… Resuelve: Segundo: Sanción. Imponer al diputado Nicolás Aguilar González una amonestación consistente en…”.

Yo pregunto: ¿quién desinformó al periodista de la sección “Supimos qué…” para que expidiera la noticia del cierre de la investigación en contra del diputado Aguilar, cuando en realidad fue sancionado por su propio partido por habérsele demostrado conductas impropias? Se dice además que Aguilar afirma que no se aportaron las pruebas suficientes para probar las supuestas irregularidades, ¿entonces cuáles fueron las bases para que el Centro Democrático expidiera una sanción en su contra? ¡No señor! El diputado Nicolás Aguilar no puede manipular la información para asaltar  la buena fe de los periodistas. Y el Centro Democrático no puede seguir silencioso cuando uno de sus más sobresalientes miembros procede de esta manera. ¿Por qué este partido no reacciona con energía cuando en contra de uno de sus diputados está recayendo una cascada de problemas jurídicos, legales, procedimentales y éticos?

Está bien que se aplique el principio de la presunción de inocencia, y entiendo la prudencia del CD frente a los procesos penales que se adelantan en contra de Nicolás Aguilar. Será el partido el que asuma las consecuencias de su complicidad o lenidad. Pero el hecho de que Aguilar desinforme a la prensa y asalte la buena fe de los periodistas ya no es un problema de partido: es un problema de la sociedad. Porque Nicolás Aguilar, como diputado, no representa solo a quienes votaron por su lista, sino a todo el pueblo; y como representante en una Corporación Pública está superiormente obligado con esa sociedad.

Por otro lado, lo que ha hecho el diputado Antonio Corrales no es más que cumplir con  su obligación constitucional y legal; él, como servidor público, está en la obligación de denunciar la posible comisión de los delitos de que tenga conocimiento, y no puede convertirse en victimario, por arte de la manipulación y por cumplir con los mandatos legales. Esta es una situación que está haciendo carrera y que debemos detener. Las amenazas de denuncias penales, a las que son tan proclives los funcionarios cuando se sienten sorprendidos en sus fechorías,  no pueden servir de límpido social ni de mampara para sus comportamientos. Y Nicolás Aguilar no puede pasar de acusado, imputado, procesado y sancionado a víctima por efectos de la manipulación en la cual parece ser experto. Abraham Lincoln decía: “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo. Se puede engañar a algunos todo el tiempo. Pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.”. ¡La sociedad merece respeto, diputado Nicolás Aguilar!

@titepava

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes