Facebook

     SiteLock

Última hora
Todos los profetas fracasan - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
¿Por qué debemos votar en el 2018? - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
El cinismo de las Farc - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
Demandas reconvencionales de Colombia - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57
‘Timochenko’, reclama pero no repara - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57

Carlos E. Correa M                                      

En su doble condición de jefe de  Estado y Pastor de la iglesia Católica, Francisco vino a Colombia y pudiendo usar sus condiciones políticas otorgadas en calidad de jede de Estado, prefirió concentrarse en su rol de Pastor, como la mayoría esperábamos, enviándonos mensajes de profundo contenido espiritual, social y humano.

Reconciliación, amor, paz, justicia, perdón fueron  palabras que, siempre asociadas  a la esfera espiritual y trascendental del ser humano, abundaron en sus  prédicas buscando el crecimiento espiritual y humano de la feligresía colombiana.

Sin embargo un montón de oportunistas, empezando por el presidente Juan Manuel Santos, seguido por casi toda la dirigencia de la izquierda, estos últimos, utilizando  en sus discursos previos, puntos de vista contrarios al cristianismo y a la iglesia católica, muchos de ellos redomados ateos, pretendieron aparecer con la venida del Papa como sus más fieles seguidores, escondiendo sus verdaderas intenciones, para engañar incautos y conseguir respaldo para sus negras y aviesas intenciones contra nuestra patria, sus instituciones y nuestra democracia. LOBOS VESTIDOS DE OVEJAS.

Santos quiso aprovechar la visita del Pontífice para obtener réditos políticos comparando la paz y la reconciliación cristiana, con su cuestionado proceso de paz, que más de la mitad de la población rechaza. Al despedir al Papa, Santos consideró que “Colombia es un mejor país después de la visita de Francisco” y agregó “la paz ya vuela sola”, ¡oportunista y atrevido este mandatario!

En carta enviada al Papa por Timochenko en su calidad de presidente del partido político FARC- así se siguen llamando- invita a la sociedad colombiana a que abra sus corazones a “la solidaridad, al amor al prójimo, a la reconciliación…..” También, en la misma carta, imploró al Papa “invitar a orar (?) a todo el pueblo colombiano para que no se vaya a frustrar el enorme esfuerzo que involucró conformar la mesa de conversaciones”

Si las Farc se han declarado marxistas-leninistas y el marxismo- leninismo sostiene que la religión es el opio del pueblo, a qué se deben estas invitaciones y solicitudes? La opinión pública tiene la palabra.

Por su parte la Senadora Claudia López y su compañera, la Representante Angélica Lozano, ambas del partido de izquierda Alianza Verde, proclives como las que más, a apoyar ideas y propuestas que atentan contra la cristiandad y la iglesia católica, manifestaron alegría por la presencia de Francisco en nuestro país. ¿Podrá la opinión pública confiar en quienes sostienen semejante incoherencia y doble moral?

Por fortuna Francisco supo sortear este asedio oportunista y se sobrepuso a estas inconfesables intenciones guardando una inteligente distancia de aquellos taimados dirigentes que pretendieron sacar provecho político de su visita pastoral.

Centrado en su principal objetivo espiritual de su visita pastoral, Francisco nos dejó algunas oportunas enseñanzas que le vienen muy bien a la situación actual de nuestro país:

  1.        “La hipocresía es el lenguaje de los corruptos”.
  2.        “El recurso de la reconciliación no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia”
  3.        “Si deseamos la verdadera paz, estable, requerimos de equidad, justicia, respeto de la naturaleza humana…..”
  4.        “Las heridas hondas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé posibilidades a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”.

Quienes aún piensan que la opinión pública es estúpida están muy equivocados. Los colombianos ya sabemos, conocemos y diferenciamos las intenciones de quienes, aplicando los principios del Foro de Sao Paulo, quieren llevar al país por la vía del socialismo, modelo fracasado en todas partes y quienes, defendiendo la institucionalidad, la libertad, el orden, la autoridad, la justicia y la democracia, buscan enderezar el rumbo errático por el que Santos introdujo al país.

Los dirigentes políticos que viven y practican de manera permanente sus costumbres religiosas, no necesitan de ningún acto mediático para que sus prácticas espirituales sean reconocidas. Otros en cambio sí. Esto también lo tiene claro la opinión pública y será un factor determinante a la hora de ir a las urnas en el 2018.

ADENDA: ¿Cuándo aprenderá la senadora Claudia López a no menoscabar y a respetar los derechos fundamentales a la honra y buen nombre de sus contendores políticos?

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes