Facebook

     SiteLock

Última hora
Travesuras de un niño malo - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
En qué estaríamos si fuese así - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Saltan los fusibles - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Llamado al respeto - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Carta abierta al periodismo colombiano - Jueves, 20 Julio 2017 06:01

Mario Fernando Prado                                     

Bien equivocados están quienes siguen con el mismo sonsonete de que el Valle del Cauca es totalmente azucarero. Aquí hay también harto café, cacao, plátano y desde hace ya algunos años, las frutas han abierto una nueva alternativa para cultivar la tierra y generar empleo, siendo esto último lo más importante.

La apuesta por la piña, puesta en marcha gracias a la terquedad de Belisario Caicedo, es claro ejemplo de la “descañización” que se ha venido incrementando y ya se exporta a mercados tan exigentes como los europeos y norteamericanos y en breve competirá en calidad y cantidad con la piña costarricense, tan aprestigiada en el mundo entero.

Igual sucede con el aguacate Hass, llamado el “oro verde” porque su precio se llega hasta triplicar en los mercados internacionales y tiene una demanda que estimula su producción en tierras con alturas de 1.800 metros sobre el nivel el mar.

Por otra parte, se prevé un incremento significativo en cultivos como la uva, la papaya, los cítricos, el chontaduro y la mora, lo que daría para sembrar más de 20.000 hectáreas, contando la piña.

Para hacer realidad esta propuesta, el gobierno departamental destinará más de $30.000 millones provenientes de las regalías y de otras entidades como Corpoica, Asohofrucol y PNUD, que serán irrigados entre las 2.000 asociaciones de agricultura del departamento para que se avance en la productividad y se mejoren los ingresos de los cultivadores.

No es un sueño que el Valle se convierta en la despensa hortofrutícola de Colombia con la generación de empleo que esto significa, y por ello y para ello se hace necesaria la unión de quienes trabajan en el campo y las entidades que tienen la esquiva responsabilidad de hacer rendir la tierra y generar fuentes de trabajo, que es la mayor urgencia de nuestros campos.

El Espectador, Bogotá, 06 de julio de 2017

Publicado en Columnistas Regionales

Lo último de Mario Fernando Prado

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes