Facebook

     SiteLock

Última hora
El palo en la rueda - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Columna/ Corrupción y ética - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
¡Paso de vencedores! - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Haciendo cuentas alegres - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58
Los afanes de Santos - Lunes, 11 Diciembre 2017 03:58

Carlos E. Correa M.                                          

“El dilema consiste en que no hay ética en el mundo que pueda sustraerse al hecho que, para lograr fines buenos, deba recurrirse a medios morales dudosos” Max Weber.

Resulta que ahora la corrupción, que ha sido un mal endémico de toda la vida en Colombia y en todo el mundo, se ha convertido, para algunos partidos, en uno de los temas centrales de sus plataformas políticas y la verdad es que mirado el problema desde las conveniencias morales, políticas, económicas y sociales para nuestra sociedad, eso resulta plausible.

Lo que preocupa es el oportunismo de la ALIANZA VERDE cuyos dirigentes políticos,  posando de adalides morales y predicando transparencia y rigor ético, proponen a la comunidad nacional, participar en una consulta política contra la corrupción, escondiendo sus verdaderas intenciones.

¿Qué busca la ALIANZA VERDE cuando su consulta anticorrupción sólo apunta a buscar soluciones en el sector público?  ¿Será que la corrupción nacional solo existe en este sector? ¿Los siete puntos de su consulta tendrán alguna relación con la magia que rodea a este número a través de la historia de la humanidad y entonces incorporará además, elementos esotéricos para terminar embaucando a la opinión pública? ¿Acaso soslaya una intencionalidad política que fortalezca la candidatura presidencial de la senadora Claudia López a costa de cautivar ingenuos?

Al desentrañar las respuestas a estas y otras preguntas se develan no solo el oportunismo sino también el populismo que las acompaña.

Los oportunistas se caracterizan por aprovechar las circunstancias momentáneas para lograr beneficios en su propio interés. Por conveniencias personales o partidistas, se distancian hasta de sus propios principios, transformándose en verdaderos malabaristas de la política.

Demagogia y populismo son dos caras de la misma moneda, van de la mano. Según Aristóteles la demagogia es la degradación de la democracia apelando a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular. La demagogia desvanece la racionalidad de las decisiones colectivas y el populismo, es un  franco desafío a la democracia en tanto banaliza el debate  público, inhibiendo además, la deliberación racional de los asuntos de interés colectivo general e induciendo las grandes discusiones nacionales hacia asuntos emocionales, que no racionales y lógicos, que terminan siempre, envileciendo y destruyendo los regímenes democráticos.

El populismo alimenta la división social entre buenos y malos, mostrando a sus líderes como los portaestandartes de toda bondad y razón. Utiliza la política para manipular las masas. Le expresa a la opinión pública lo que quiere oír y no lo que ésta y el país requieren y necesitan. Encuentra en los desajustes sociales, económicos y políticos un terreno abonado para expandir su demagogia y entonar sus cantos de sirena para embaucar ilusos.

Cuando las sociedades presentan síntomas de debilidad y los gobiernos, como el nuestro,  generan graves crisis, es cuando el populismo surge con más fuerza. Las masas creyendo en un futuro mejor acogen las ilusiones y esperanzas que hábil e irresponsablemente los discursos  populistas les presentan. ¡CUIDADO COLOMBIA¡

La historia está llena de experiencias funestas en donde el populismo se ha entronizado. Alemania sufrió las nefastas consecuencias de un populismo basado en el discurso del odio y la guerra. Enarbolando un aparente beneficio para los más desposeídos, el pueblo argentino padeció las graves consecuencias de las políticas populistas de Perón y para no ir muy lejos, miremos la actual crisis del pueblo venezolano originada en gran parte en un populismo revanchista, iniciado por Chávez y continuado por Maduro.

La incoherencia entre lo que se predica y lo que se practica pareciera ser una constante entre quienes en la ALIANZA VERDE impulsan la lucha contra la corrupción. La sabiduría popular dice que no basta ser, es necesario parecer y Karl Kraus escritor y periodista austriaco, para referirse a la hipocresía de muchos políticos decía “aparentar tiene más letras que ser”.

Antanas Mockus, líder de la transparencia, la pulcritud y  la ética al interior de la ALIANZA VERDE, contradiciendo a su propio partido, justificó y perdonó, hace poco, la campaña corrupta de Santos de la que él mismo fue víctima, en el año 2010. Su discurso mentiroso se vino a develar después de que la opinión pública conociera los grandes contratos firmados por su corporación (CORPOVISIONARIOS) con el gobierno de Santos. Es de bien nacidos ser agradecidos, dice la sabiduría popular.

La Representante a la Cámara por la ALIANZA VERDE, Ángela María Robledo, en contravía  del pensar de la mayoría de la opinión pública, sale a decir en los medios, que las Farc han cumplido con todo lo pactado en el acuerdo y que al Gobierno y al Congreso les falta mayor grado de compromiso con la paz….(?)

Claudia López, Senadora por la ALIANZA VERDE tiene un historial de mentiras y contradicciones políticas, muchas de ellas altisonantes y ofensivas que desvirtúan completamente su discurso mediático de ética y transparencia. Veamos:

1. Con frecuencia ha abandonado sus obligaciones como parlamentaria dejando de asistir a las sesiones del Congreso por atender a los medios de comunicación. 2. Tratando de ocultar su irresponsabilidad y de enlodar a colegas suyos, haciéndolos aparecer como igual de irresponsables que ella, publica fotos de sillas vacías en el Congreso, supuestamente abandonadas por otros parlamentarios, en horarios donde no hay reuniones o éstas, ya pasaron o no han iniciado. 3. Existen dudas sobre la originalidad de su propuesta nacional contra la corrupción, pues muchos sospechan que es un plagio tomado de la doctora Marta Lucía Ramírez. 4. Se ha visto envuelta en bochornosos episodios judiciales que han tenido que ver con denuncias en su contra, por calumnias públicas en las que ha involucrado a dirigentes gremiales, políticos y militares 5. Como el camaleón, esta señora, cambia de color según la ocasión. Ante la propuesta del concejal de la ALIANZA VERDE por Bogotá, Antonio Sanguino de concederle a las Farc 40 curules en el Congreso, ella sale a desmentirlo con el argumento de que esa propuesta es personal y no de su partido, pero trata de hipócritas a dirigentes de otras organizaciones políticas por incurrir en situaciones semejantes. 6. Mediante video público rechazó abiertamente a Santos y a su gobierno y ahora la ALIANZA VERDE hace parte de la nueva Unidad por la Paz, que apoya al mandatario y a su proceso de paz. 7. De la misma manera se comprometió a votar por el NO si el nombre de Néstor Humberto Martínez se mantenía en la terna y era nombrado como Fiscal General de la Nación. No solo se mantuvo en la terna, sino que hoy es el Fiscal y sin embargo, ella apoyó y voto por el SI, y mantiene su total compromiso con el cuestionado proceso de paz.

Para ratificar lo anteriormente expuesto y para que no quede duda alguna, sobre sus incoherencias éticas, la ALIANZA VERDE acaba de recibir una grave sanción por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), consistente en no poder inscribir listas de candidatos en varios entes territoriales del país, para las próximas elecciones regionales, por haber avalado, allí, candidatos que estaban inhabilitados en la campaña del año 2015

En su compromiso misional, LA ALIANZA VERDE, en el primer numeral establece “ Rechazo a cualquier tipo de violencia y a cualquier complicidad con grupos al margen de la ley y con funcionarios o ciudadanos corruptos" (????).

En el numeral 2 de sus Principios, la ALIANZA VERDE se compromete con la “Defensa y cuidado del medio ambiente y de la biodiversidad”. ¿Será que las Farc, cuyos acuerdos con el gobierno, la ALIANZA VERDE apoya con tanto fervor, no son consideradas por esta organización política como los mayores y peores depredadores de nuestros recursos naturales?

¿No le falta razón a la opinión pública cuando se pregunta, dónde quedó la transparencia, la ética y la coherencia ideológica y doctrinaria de la ALIANZA VERDE? ¿Cómo un partido político que es capaz de desconocer sus propios principios ideológicos, doctrinarios y misionales se atreve a emprender una lucha nacional contra la corrupción? ¿Dónde está su autoridad moral?

PD: En las próximas elecciones parlamentarias del 2018 el electorado antioqueño sabrá cómo responderle a la senadora Claudia López y al diputado por el Polo Democrático, Jorge Gómez, por sus posiciones contraria a los intereses de Antioquia en el litigio territorial actual con el Departamento del Chocó.

Publicado en Columnistas Regionales

Compartir

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes