Facebook

     SiteLock

Última hora
La vida en serio - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
El ilusionista - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
S.O.S. - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
Despedida sietemesina - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44
Santos no tiene quién lo lea - Lunes, 19 Febrero 2018 02:44

Hernán González Rodríguez

La devastadora crisis de la economía venezolana, causada por una dictadura de militares con nexos con el narcotráfico, ya ha ocasionado que cerca de 600.000 desventurados venezolanos se refugien en Colombia.

Las elecciones convocadas para reelegir a Maduro nos van a elevar los refugiados. No estamos preparados para recibirlos. ¿Dónde vivirán? ¿Dónde trabajarán? ¿Quién les prestará servicios de salud?  Ojalá no se repita pronto por acá el drama de las largas filas esperando alimentos, gasolina o en camillas en los hospitales, donde les informan que no disponen ni siquiera de las medicinas básicas.

De acuerdo con informaciones de CNN en español, en Venezuela se requieren hoy 17 salarios mínimos para adquirir la cesta de alimentos básicos.  Tan grave es la situación que el venezolano promedio ha perdido 10 kilos de peso durante los últimos años por culpa de la hambruna. El fracaso del socialismo venezolano se comprueba por medio de las devastadoras súplicas de niños enflaquecidos por la escasez de alimentos, solicitándolos a sus padres que los escarban en las basuras.

Ahora en enero empeoró la crisis y el presidente Maduro ha resuelto ocultarla bailando, cual elefante torpe y sin compás,  ante los desconcertados venezolanos, a la manera de Nerón, quien tocaba su violín mientras ardía la Roma que el mismo había ordenado incendiar.

Pasemos a las cifras.  Standard & Poor’s dijo que el país estaba en “selective default” lo que significa que la economía venezolana está a punto de colapsar. Consideraron esta “como la primera llovizna de una enorme tempestad que se avecina sobre un país que avanza lentamente hacia la bancarrota”.

A los pocos días, Rusia le lanzó un salvavidas a su aliado.  Moscú se comprometió a restructurarles 3.000 millones de dólares en una década, con pagos mínimos durante los primeros seis años. Las autoridades venezolanas dijeron que el acuerdo les permitiría canalizar los dineros que antes destinaban para pagar sus deudas, hacia la compra de alimentos importados desde Rusia, incluyendo el trigo.

Sinopec, la mayor empresa petrolera del gobierno chino, acaba de demandar a Pdvsa ante una corte de los Estados Unidos por el incumplimiento en los pagos de sus deudas. China sí parece haber perdido con esto la paciencia con Venezuela.

A pesar de que el precio del petróleo fluctuará entre los 55 y los 70 dólares por barril en 2018, proyectan los expertos una caída en la producción venezolana con Pdvesa gerenciada por un militar incompetente. Para nada servirá que Maduro cotice su petróleo en yuanes y no en dólares. O que pretenda crear una criptomoneda su “petro”, respaldada en sus reservas de petróleo, diamantes… en un país donde todavía resuena el mandato de Hugo Chávez, “exprópiese a los pelucones” que podrían explotar sus reservas.

El país le adeuda cerca de 140.000 millones de dólares a sus acreedores, en tanto que en el banco central no posee sino insignificantes 9.600 millones en reservas.  Algunas de las cifras de esta nota fueron tomadas del Washington Post.

 

 

 

 

 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes