Facebook

     SiteLock

Última hora
Carta al expresidente Pastrana - Jueves, 18 Enero 2018 04:21
Rebelión anticomunista en Caracas - Jueves, 18 Enero 2018 04:18
Mi lugar - Jueves, 18 Enero 2018 04:16
¿Dictadura de los jueces en Colombia? - Jueves, 18 Enero 2018 04:08

Jesús Vallejo Mejía                                            

Así nos decía nuestra madre cuando, de niños, nos alborotábamos y reñiamos. Era el preludio del rejo educador.

Dan ganas de decirles y aplicarles lo mismo a los integrantes de la coalición que unos llaman del No y otros denominan como la alianza republicana para la salvación de Colombia, o algo parecido, que andan enzarzados en disputas estériles que enervan la unidad que se requiere para frenar a las Farc y desorientan al público, poniendo así en grave riesgo el triunfo de una causa a la que va ligada, quizás como nunca antes, la suerte de la patria.

Tal como están las cosas hoy, en las próximas elecciones se decidirá entre el gobierno de transición que exigen las Farc para sentar las bases de su ansiada toma del poder y lo que he llamado el gobierno de contención que frene los apetitos de esa horda criminal.

Lo más probable es que los partidarios de lo primero terminen integrando una gran coalición que se comprometa en dar cabal cumplimiento al NAF e invite al partido de las Farc a hacer parte del gobierno. Quizás se les otorgue, como ya lo tienen, el ministerio del Interior, y se les concedan otras múltiples gabelas y canonjías desde las que puedan consolidar el papel de partido hegemónico que las ventajas que les asigna el NAF permiten augurarle.

A la alianza que convinieron los expresidentes Uribe y Pastrana le corresponde enfrentar ese peligro letal para la institucionalidad democrática de Colombia. Por el liderazgo dentro de ella compiten los candidatos Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez, quienes no han podido ponerse de acuerdo para definir el modus operandi de una candidatura única. Al no hacerlo, amenazan con lanzarse cada uno al ruedo electoral para que los hagan trizas las Farc y sus cómplices.

Alguien me preguntó por la que a mi juicio podría ser la fórmula más adecuada para resolver esta situación. Pienso que la más democrática es la consulta popular, pero ya Marta Lucía Ramírez acaba de decir que no le gusta, porque ella no tiene maquinaria y entonces no la favorece. Pero si duda de que su nombre, que ya es bastante más conocido que el de Duque e incluso que el de Ordóñez, pueda imponerse en una consulta que hace las veces de primarias, ¿cuál podría ser su suerte en las elecciones definitivas?

Como da la impresión de que la consulta popular ya no sería viable, me atrevo a sugerir que los tres interesados designen unos compromisarios del más alto nivel, que explorando las realidades políticas y consultando las apremiantes necesidades de esta hora tan difícil para la patria, elijan, verdad sabida y buena fe guardada, los respectivos candidatos para la presidencia y la vicepresidencia.

Si a alguien se le ocurre una fórmula mejor, que la presente de una vez, pues el tiempo apremia. Y, por lo pronto, hay que pedirles a los candidatos y quizás también a sus seguidores, que se saquen, como dice por ahí un tangazo de esos que me fascinan, "del altillo el berretín" y aterricen, no sea que después los deje el golpe viendo un chispero.

Circula por las redes sociales un aterrador discurso electoral de las Farc, en el que, invocando con mendacidad el acuerdo de paz, incitan al pueblo a la revolución violenta bajo las consignas del marxismo-leninismo, actualizadas con las del marxismo cultural que promueve la dictadura de la ideología de género. Dentro de las lindezas que proclaman las Farc están la abolición de la propiedad privada, la de la tutela de los padres sobre los hijos porque estos dizque son del Estado y la expulsión de los protestantes, dado que estos han dado más vehementes muestras en defensa de los principios cristianos que la adormecida jerarquía católica, que tiende a ver en los capos de las Farc unas ovejas descarriadas y no los lobos feroces que realmente son.

Dado que el común de la gente desconoce los alcances de la ideología de género y su propuesta destructiva de la civilización, recomiendo la lectura de "El Libro Negro de la Nueva Izquierda", de Nicolás Márquez y Agustín Laje, que se puede descargar a partir del siguiente enlace: https://ia800803.us.archive.org/15/items/NicolasMarquezAgustinLajeElLibroNegroDeLaNuevaIzquierda.IdeologlaDeGeneroOSubversionCultural2016/NicolsMrquezAgustnLaje-ElLibroNegroDeLaNuevaIzquierda.IdeologaDeGneroOSubversinCultural-2016editadoPorFilsofoIgnorante.pdf

Mientras los seguidores de Duque, Ramírez y Ordóñez se mechonean entre ellos, la acción deletérea del Maligno se cierne amenazante sobre nuestra desventurada Colombia.

¡Juicio, por favor, señores y señoras!

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes