Facebook

     SiteLock

Última hora
Carta al expresidente Pastrana - Jueves, 18 Enero 2018 04:21
Rebelión anticomunista en Caracas - Jueves, 18 Enero 2018 04:18
Mi lugar - Jueves, 18 Enero 2018 04:16
¿Dictadura de los jueces en Colombia? - Jueves, 18 Enero 2018 04:08

Luis Alfonso García Carmona                                      

Concluye el presente año en medio de una situación que no podemos calificarla con otra palabra diferente a la de un caos generalizado.

Caos que destruyó la Democracia, al desconocer la voluntad popular de rechazo al acuerdo Santos-Timochenko.

Caos jurídico, mediante la implantación por la inconstitucional vía del “fast track”, normas que contradicen el ordenamiento jurídico, la separación de los poderes y los principios universales del Derecho.

Caos en la seguridad, por cuenta de la violencia que azota al país, gracias a las delincuenciales acciones de lo que ahora llaman “las disidencias de las FARC”, de la guerrilla del ELN  y de sus socios en el negocio del narcotráfico.

Caos en la economía, que crecerá entre un 1.5% y un 1.8% en el presente año, lo que equivale a una recesión económica. Agréguese a ello la calificación negativa del país por los calificadores de riesgo y la deuda pública, que llega al 38% del PIB. 

Caos e impotencia ante el desproporcionado crecimiento de la producción de coca, que nos convierte en un narco-estado, merced a la alcahuetería del Gobierno y a las concesiones  de Santos  a las FARC para que continúen su próspero negocio con la protección del Estado.

Caos e indignación por el afán del Gobierno en premiar a los criminales más tenebrosos de nuestra historia con curules, sin pagar un día de cárcel y sin necesidad de sacar un solo voto. Los escalofriantes relatos de las ex guerrilleras supervivientes estremecen a la población colombiana.

Por cualquier ángulo que se mire, la realidad nacional es un desastre y nos llena de incertidumbre. Solo nuestra fe en Dios y la confianza en la honestidad y el buen juicio de la mayoría de nuestros compatriotas, nos permiten vislumbrar una luz de esperanza en el próximo año.

Tenemos que pellizcarnos y salir a firmar los referendos derogatorios de los puntos clave del monstruoso acuerdo Santos- Farc, a saber: La JEP, la inclusión del acuerdo en nuestra Constitución y la participación en política de los criminales de lesa humanidad sin pagar un día de cárcel.

En segundo término, acompañemos con nuestro voto al Centro Democrático en las elecciones del 11 de marzo para el Congreso. Solo si obtenemos una mayoría parlamentaria, podremos reformar las peligrosas normas aprobadas merced al reparto inmisericorde de “mermelada”.

Y llevemos a la Presidencia un patriota comprometido con los cambios a los acuerdos que exigimos en el plebiscito, con la solución de la crisis económica y con el regreso a la Justicia y a la Democracia.

Ya el Centro Democrático ha escogido un brillante prospecto, el Dr. Iván Duque Márquez, con una trayectoria a toda prueba en la defensa de los  derechos que este régimen ha conculcado. Esperamos que sea, también, el candidato de la “Alianza para la Reconstrucción del País” propuesta por los ex presidentes Uribe y Pastrana. Creemos que esta alianza debe pactarse por 3 períodos y, en ella, tener cabida todos los que ahora aspiran a la Presidencia por este movimiento que se originó en la campaña por el NO, rotando entre ellos su aspiración presidencial.

No frustremos esa esperanza con sectarias o egoístas posiciones. Solo en esta alianza reside la posibilidad de salvar al país de la amenaza comunista, del poder del narcotráfico y de las corruptas prácticas del “santismo”.

 Y, por último, no olvidemos, en estos días de recogimiento y comunicación con el Niño Dios, encomendarle el futuro de nuestra querida Patria al Divino Salvador.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes