Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Luis Alfonso García Carmona                                      

Denuncia con espeluznante exactitud el Dr. Fernando Londoño, en su programa radial La Hora de la Verdad, el robo del país perpetrado por el presidente Santos y sus compinches en estos siete años. Dilapidaron una bonanza petrolera, sin dejar una sola obra de envergadura. Endeudaron al Estado hasta niveles nunca antes vistos, y el dinero desapareció como por encanto. Se gastaron el producto de cuatro reformas tributarias y de la venta de rentables activos, como ISAGEN. Los dineros del fisco se volatilizan mediante el mecanismo de os “cupos indicativos” que se entregan a manos llenas a los grandes electores del régimen.

Súmese a lo anterior la hipertrofia del Estado. En un frenesí inimaginable, ha crecido la nómina estatal de manera alocada; paralelamente, se han contratado asesores y burócratas de toda laya  que le chupan la sangre al presupuesto. Y, como si esto fuera poco, se suscriben acuerdos con los guerrilleros donde se compromete el Estado a realizar gastos que ni siquiera los más avezados economistas y contadores han logrado cuantificar con exactitud.

Lo que en Colombia llamamos “la mermelada” ha llenado las insaciables panzas de congresistas de la coalición de gobierno, magistrados, comunicadores sociales y  paniaguados. El fantástico tesoro que se encontró Ali Babá en la mágica cueva de los cuarenta ladrones, palidece si se compara con los billonarios recursos que se han robado el tirano y sus secuaces.

El resultado está a la vista: Un atraso de 7 años en la infraestructura del Estado; un déficit fiscal que dejará con las manos atadas a los próximos gobiernos; una recesión económica que ya es imposible ocultar; un oscuro panorama para las nuevas generaciones.

No acostumbramos conformarnos con el diagnóstico. Hay que registrar también las alternativas de solución al problema que, en el caso, considero sean las siguientes:

1.- Reducir el tamaño y costo del Estado y aumentar su eficiencia. Estamos en mora de adoptar a todos los niveles del Estado y en todas las ramas del poder, la ´designación por méritos y no por recomendaciones. Necesitamos a los mejores ciudadanos trabajando en el sector oficial.

2.- Moralizar la administración pública. Las máximas penas permitidas en nuestra Constitución se deben aplicar a quienes cometan delitos contra los bienes del Estado.

3.- Un grupo de abogados y contadores de la más alta calificación debe revisar toda la contratación llevada a cabo por esta administración para cortar a tiempo esa vena rota que dejará exánime al fisco.

4.- La creación de una Corte que reemplace todas las existentes que ya demostraron hasta la saciedad su inoperancia, su servilismo y, lo que es peor, su venalidad, es inaplazable.

5.- Regresar al proceso de crecimiento económico, mediante el aumento del salario mínimo, la  rebaja de impuestos y la atracción de la inversión, fórmula que ha propuesto el Centro Democrático.

6.- Implantación de la más estricta austeridad en el gasto público. Reducción de la publicidad, los viajes, las compras no indispensables, y otros gastos generales;  aumento de las inversiones públicas en beneficio de la población.

7.- Un grupo élite de funcionarios de la Fiscalía General de la Nación y la Contraloría, con el apoyo del Gobierno, se destinará a la investigación de todos los hechos de corrupción cometidos en detrimento de la administración pública y adelantará los procesos respectivos para recuperar todo lo sustraído.

8.- Supresión de la JEP, mediante el referendo derogatorio que está en marcha. El resto del acuerdo de La Habana debe ser adaptado a las posibilidades reales del fisco nacional.

Como es apenas obvio, este plan de gobierno requiere de una alianza entre todos los colombianos que deseamos la modificación del actual estado de postración en que nos deja este gobierno. Esa alianza para la Reconstrucción del país, requiere todo nuestro apoyo. Dejemos de hablar de nombres y centrémonos en los programas. De nuestra acción u omisión, depende que logremos ese cambio o que continúe gobernando la camarilla de Santos y quienes en estos 7 años la apoyaron. Por sus hechos los conoceréis….

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes