Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Carlos Salas Silva                                                  

Que los del Centro Democrático nos estemos jugando el destino del país en encuestas ¡No hay derecho! Ni que fuera un concurso de belleza.

¿Cómo así que nos salen ahora con el cuento de que “la diferencia estadística entre los precandidatos que tienen menor porcentaje, no es suficientemente significativa para que alguno se retire del proceso”, como dice el primer comunicado de un comité de garantes? ¿Garantes? Y los de ese tal comité se encuentran “plenamente satisfechos con la calidad del ejercicio y con el acompañamiento permanente de la interventoría, la cual garantiza la transparencia requerida para una tarea de esta envergadura”. ¡Válgame Dios!

¿O es que estamos ante uno de esos ridículos “realitys” que se ven en la televisión? “En el marco de lo convenido por los precandidatos -continua el comunicado- los garantes hemos acordado que continúen los cinco aspirantes en el proceso para la segunda medición de encuestas, de cuyos resultados estadísticos se determinará quiénes pasarán a la tercera y final etapa de medición, de la cual saldrá el candidato único del partido Centro Democrático” ¡y que suenen los aplausos! ¿De dónde este show? ¿Nos lo merecemos después de tanta lucha por salvar este pobre país golpeado por una partida de delincuentes que se lo ha venido tomando en estos siete y pico de años de gobierno de un detestable e ilegitimo presidente?

¿Por qué no dejamos ese circo y volvemos a ponernos serios como hace cuatro años pero poniéndole atención a lo verdaderamente importante: que no nos roben de nuevo las elecciones? Eso sí es cosa de cuidado y no esta ridícula pasarela que nos ha puesto a unos en contra de otros en lugar de propiciar la necesaria y urgente unión con la que podríamos salir de este lodazal.

El Centro Democrático ha enfrentado fuertes batallas pero ninguna de ellas ha sido de la magnitud de la que estamos enfrentando desde ya hasta las elecciones del 2018. Esta ya comenzó y el enemigo está fortalecido. Una pequeña muestra de eso que nos llega como un campanazo como lo calificó María del Rosario Guerra, fue el de haber sido derrotados en Yopal contra todo pronostico. ¿De qué manera? Tal vez aplicando en esa ocasión las mismas tácticas con la que nuestros adversarios, ellos sí unidos, pretenden hacerse al Congreso y a la presidencia.

Por favor no sigamos jugando con fuego como niños traviesos y hagamos política de la de verdad haciendo honor a un partido que tiene con que hacerse grande. Una Convención Nacional que imponga las reglas de juego y que no sean cinco precandidatos los que decidan la manera de elegirse entre ellos que no es correcto y carece de toda lógica.

Todavía queda tiempo para corregir y reparar para que en el futuro no queden arrepentimientos por no haber hecho lo que en el presente podemos hacer.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes