Facebook

     SiteLock

Última hora
Todos los profetas fracasan - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
¿Por qué debemos votar en el 2018? - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
El cinismo de las Farc - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
Demandas reconvencionales de Colombia - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57
‘Timochenko’, reclama pero no repara - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57

Natalia Bedoya                                        

No se le haga raro encontrar a un jefe guerrillero sentado en el parque donde usted lleva a sus pequeños hijos a jugar.

Su nuevo vecino puede ser ese hombre, sucesor de Alfonso Cano,  condenado a 178 años de prisión y con 117 órdenes de captura. Con un prontuario delictivo como el secuestro, terrorismo, homicidio, rebelión, reclutamiento de menores, narcotráfico, extorsión, entre muchos otros.

Su nuevo vecino puede ser Timochenko, el jefe guerrillero que hoy transita por las calles disfrutando de los placeres de la impunidad. El mismo que fue condenado a 25 años de prisión por el homicidio de Monseñor Isaías Duarte Cancino, el jerarca religioso que fue asesinado por las Farc a la salida de una iglesia en Cali.

Quizás mañana cuando usted lleve a sus hijos a cine a ver la nueva película del Super Héroe de turno, el sujeto de la silla de al lado puede ser ese guerrillero condenado por la  masacre de Bojayá, donde murieron 119 personas, incluidos menores de edad. Iván Márquez puede  estar al lado de su hijo en el cine, gracias a las bondades de la impunidad.

No se sorprenda si un guerrillero coincide con usted en un mismo sitio, es mas común de lo que usted se imagina, hoy hay miles de guerrilleros en la calle, sin haber pagado un mínimo de sanción por sus crímenes.

Ponga atención, su victimario pueden estar más cerca de lo que usted se imagina. Entre los beneficios del pacto Santos-Farc se acordó impunidad para todos los delitos cometidos por las Farc, incluyendo los delitos de lesa humanidad, como el reclutamiento infantil, el genocidio y la desaparición forzada.

Si usted ve un guerrillero en la calle, no se apure a llamar al 123 y denunciar al delincuente, recuerde que Santos por medio de sus notarios está legalizando la impunidad a través de la Justicia Especial para las Farc y  que la Corte Constitucional en un fallo que aún no conocemos, blindó, entre otras cosas, la impunidad otorgada a las Farc.

No llame al 123, pero preparase para defender la patria, pues a pesar de que la Corte Constitucional, la misma que usted y yo conocemos como garante de la Constitución, pretenda atarnos de manos para no  modificar lo pactado entre el peor inquilino de la Casa de Nariño y el grupo armado que desangró nuestro país por más de 50 años, la voluntad del pueblo soberano está por encima de cualquier decisión judicial.

Nada impide que el Constituyente primario modifique las leyes que regulan el Acuerdo de impunidad, el blindaje jurídico no está blindado por la voluntad de usted y yo unidos en una expresión democrática. No pierdan la esperanza, los beneficios de la impunidad no se perpetuarán en el tiempo, en 2018 podremos corregir lo pactado, el tirano se irá de la Casa de Nariño, y con él, los beneficios de impunidad otorgadas a las Farc.

Aguante, sólo hasta agosto de 2018 tendrá que soportar al responsable de delitos de lesa humanidad, frecuentar sus mismos sitios de descanso, sin haber pagado un día de cárcel. Todo se deshace como se hace en derecho, no hay blindaje contra la voluntad popular. 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes