Facebook

     SiteLock

Última hora
En sus marcas - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
Cae el telón - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
José Obdulio, historiador negligente - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
Conocer y decidir - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24
El ELN y Santos - Sábado, 16 Diciembre 2017 06:24

Hernán González Rodríguez                                 

Janet Yellen, la presidenta de la FED, manifestó dudas a comienzos de septiembre pasado sobre el programa de la FED, consistente en continuar incrementando las tasas de interés y suspender a la par las compras de activos privados, “su política monetaria estimulativa”, en vista de la vitalidad demostrada recientemente por la economía estadounidense.

Al respecto anotó Yellen: “el empleo, que históricamente ha estado muy ligado a la inflación, no está tan fuerte como lo sugieren las bajas tasas de desempleo”. Como es sabido, inflación alta y desempleo marchan juntos e inflación baja y empleo también. Desde enero de 2009 hasta septiembre de 2016 mantuvieron la tasa del interés de referencia en 0,5%. A la fecha se encuentra en 1,25%, la misma que existía cuando la crisis de los .com en 2001.

Los economistas están preocupados hoy porque no han logrado alcanzar su objetivo de 2% de inflación.  En el radar de los inversionistas aparece una inflación mayor.  Consideran que existen demasiados desempleados que no figuran en las estadísticas, porque se cansaron de buscar empleo. O por culpa de los numerosos empleados de medio tiempo que aparecen como empleados en las estadísticas.

Allá, como también sucede en Colombia, creemos en el mito de que los economistas están dirigiendo la nave de la economía con su mano sabia para llevarla a puerto seguro. Pero la verdad, comentan los expertos, es que haber sostenido la economía estadounidense emitiendo dinero y con una tasa de referencia cercana a cero durante nueve años, no demuestra tan sabia mano.

Y haber tolerado la economía colombiana durante 11 años la revaluación del peso y el lavado de los dineros del narcotráfico para importar alimentos baratos y controlar la inflación, tampoco es señal de sabiduría.  Aquí creemos que los gobiernos tienen en sus manos la posibilidad de corregir errores como lo es el haber debilitado la producción industrial y agrícola de Colombia.

Durante años, no ha cesado la FED de informarnos que su economía sí está progresando en forma moderada. Pero la realidad nos demuestra que han sido nueve años de inactividad seguidos por dos años de incrementos cautelosos e insignificantes en la tasa de interés de referencia. La explicación parece radicar en que la FED y la señora Yellen saben perfectamente que su economía todavía está demasiado frágil.

El señor Ryan McMaken, periodista del austriaco, sostiene que el ingreso anual por cabeza de un estadounidense, ajustado en dólares de 2016, ascendió a $30.821 en 2007 y en 2016 tan solo aumento a $31.099, esto es, un 9% de aumento en 9 años. 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes