Facebook

     SiteLock

Última hora
Proclamado Iván Duque por Álvaro Uribe y el CD - Martes, 12 Diciembre 2017 05:25
Ahora sí empezó la carrera - Martes, 12 Diciembre 2017 04:53
Santos juega con candela - Martes, 12 Diciembre 2017 04:52
Rosa Blanca, Patria Nueva e Iván Duque - Martes, 12 Diciembre 2017 04:52

Carlos Salas Silva                                       

“Hay que sacar de la Comuna trece a todos los bandidos”, fue la orden perentoria que dio Álvaro Uribe el 7 de agosto de 2002. Pocos días después fue militarizada y guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes, traquetos y extorsionistas fueron erradicados. Luego vinieron Familias en Acción, Bienestar Familiar y otros organismos que se encargaron de dar auxilio a una población que había sufrido por años la sevicia y la maldad de los criminales que se creían dueños del territorio por ser quienes tenían las armas y la suficiente maldad para oprimir a los ciudadanos de bien.

En esta comuna de Medellín fue donde el Centro Democrático decidió conmemorar el primer aniversario del triunfo del NO en el plebiscito -burlado de la manera más cínica por un presidente ilegítimo que se agarra del poder para hacer lo que le da la gana en el país de la misma forma que los bandidos hicieron de las suyas en la Comuna trece-.

Se requiere la valentía, la entereza y el orgullo ganado por el deber cumplido con su gente, para decidir compartir un triunfo, de sabor amargo, con los habitantes de un sector que estuvo totalmente dominado por grupos de criminales integrados por lo peor que puede surgir de una sociedad en la que la impunidad reina y se premia a quienes cometen los peores crímenes.

Hace quince años la Comuna trece estaba tomada y hoy ¡qué desgracia! está tomado casi todo el país. “Hay que sacar de Colombia a todos los bandidos”, tiene que ser la orden que se escuche el próximo 7 de agosto para ser ejecutada inmediatamente. Hemos padecido el peor de los castigos, el de vernos condenados a una pena que ya se tenía por pagada. Castigo inmerecido para un pueblo luchador, un pueblo soñador, un pueblo lleno de virtudes al que le quieren encerrar de nuevo con la implementación de un acuerdo que no tiene ninguna validez luego de que el voto popular lo rechazó. Terrible prisión que nos conduce a un estado totalitario alimentado por el narcotráfico y todas las secuelas que trae consigo ese maldito negocio.

Sin ningún recato, Juan Manuel Santos y sus compinches en el congreso, se burlaron de nuevo de los colombianos exactamente un año después. No podía haber fecha más adecuada para aprobar ciento dos artículos de la terrible JEP en menos de quince minutos, luego de un almuerzo lleno de mermelada al que convocó esa especie de dictador de república bananera -o republica cocalera- que es en lo que se ha convertido el más corrupto presidente que hayamos conocido.

Devolver la legalidad al país es posible. El gesto simbólico realizado el 2 de octubre por Álvaro Uribe y los líderes del Centro Democrático en la Comuna Trece contrasta con la vergonzosa manera como Juan Manuel Santos, con sus serviles congresistas, se burlaron de nuevo del pueblo colombiano y de su democracia el mismo 2 de octubre. Esto nos da un indicio claro de cuál camino tomar: ¿el que nos llevará a recuperar este maravilloso país o el de la oscuridad y las tinieblas del abismo al que nos condena Santos, las FARC y sus corruptos aliados en el congreso y las cortes?

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes