Facebook

     SiteLock

Última hora
El libre desarrollo de la personalidad - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Bandidos de todos los pelambres - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Cinismo presidencial - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Guerras del opio y guerras de la coca - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
¿Y de Roberto Prieto, qué? - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35

Carlos Salas Silva                                         

El 24 de febrero de 2016 las FARC, fuertemente armadas, se tomaron ‘pacíficamente’ el corregimiento Conejo de la Guajira. Llenos de consternación los colombianos vimos las imágenes de los terroristas desplazándose entre la población e ingresando a un colegio con trescientos niños. Los medios se mostraron críticos ante ese acto y el rechazo de la ciudadanía fue notorio. El primero de septiembre pasado las FARC se tomaron la principal plaza del país…¿y?

Cuando los de la ONU bailaron con las guerrilleras a finales del año pasado, se escucharon algunas voces de rechazo en cambio, la toma de la Plaza de Bolívar se recibió con una cierta complacencia cercana a la aprobación que se puede convertir fácilmente en aplauso, yendo las cosas como van.

Los símbolos han sido elementos fundamentales en la lucha emprendida por este grupo terrorista contra el pueblo colombiano. Con el pretexto de ofrecer un concierto para celebrar el nacimiento del partido político FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) y lanzar su rosa que proyectaron en los muros del Congreso y de la Catedral- logo que. al igual que el nombre del partido, apenas disfraza su verdadera naturaleza, ya sea que leamos “del común” como “del comunismo” o veamos debajo de los pétalos rojos la hoz y el martillo,

¿Desde cuándo la histórica Plaza de Bolívar es lugar para conciertos? Habría que preguntarle a los alcaldes de izquierda que hicieron con la capital del país lo que les vino en gana o al actual que se encaramó esta vez con los votos de la oposición para dejar que las FARC hagan lo que les da la gana una y otra vez en la Plaza. Sencillamente no es gratuito ni el lugar, ni el motivo en este juego simbólico con el que anuncian la próxima toma total del poder ayudados de la manera más eficaz por una manada de idiotas útiles encabezada por el presidente y seguida por congresistas y magistrados.

Y pareciera que la oposición no reacciona ante este duro golpe propinado por las FARC… sin disparar un tiro. ¿Será que nos dieron burundanga o nos cogieron desprevenidos con la venida del papa Francisco? A propósito, no es casual que un evento preceda al otro. Queda grabado en la memoria con mayor intensidad cuando van seguidos por corto tiempo. Mantenemos muy presente que la avalancha de Armero vino siete días después de la toma del Palacio de Justicia.

Por más que veamos cierta chapucería en la simbología propuesta por las FARC indiscutiblemente les funciona. No hay que olvidar que sus actuaciones están perfectamente programadas. Por ejemplo lograr que la Unidad Nacional de Protección fuera la encargada de su custodia, pero compuesta exclusivamente por guerrilleros, fue una jugada maestra. Tomarse la Plaza de Bolívar armados fue un objetivo cumplido mientras que a los policías los enviaron desarmados ¿A qué? A ser humillados por los de las FARC que se burlaron de ellos en la cara.

¿Qué nuevas sorpresas nos tendrán guardadas las FARC? Ya vendrán, de eso no hay duda porque lo de Conejo y la toma de la Plaza de Bolívar son tan solo el comienzo de una serie de actos ‘simbólicos’ con los que seguirán humillando a los colombiano. Hay muchos secretos por develar de los que no se habla como sus vínculos con el Crimen Organizado Transnacional, Hezbollah y el terrorismo islámico; el mercado negro de armas oro y coltán; sus negocios con los carteles de la droga mexicanos; las asociaciones con el Clan del Golfo y las Bacrim; sus alianzas con el ELN, EPL y otros grupos terroristas; sus redes urbanas de las que nada se dice como tampoco se oye hablar de los nexos tan sólidos con Cuba -a Nicaragua ni se le menciona y menos a Ortega y a Correa pero lo más curioso es que el chavismo y Maduro, que jugaron un papel fundamental en el proceso hacía la toma del poder estén en el ‘olvido’, cosa que no se la cree nadie-. Tampoco se sabe nada, de si han tenido negocios de armas con Corea del Norte, lo que se podría deducir por el barco detenido en el Canal de Panamá por Martinelli; ni nos han hecho saber de su red de lavado de dólares que es de tal magnitud que la banca nacional e internacional necesariamente deben estar involucradas. La FARC-política es todo un misterio que saldrá a la luz con las listas al congreso y los más de mil candidatos que propondrán para las elecciones regionales. De sus nexos con el microtráfico está todo por saberse, siendo una red que cubre el país entero. Y de si están dedicadas a la falsificación de dólares y a la trata de blancas es algo que va más allá de rumores.

El poder de las FARC en las fronteras es todo un capitulo del que poco o nada sabemos, Del armamento que conserva y de los miles de terroristas instalados en Venezuela sabemos poco o nada; y de los miles de millones de dólares invertidos en Venezuela apenas conocemos lo que denunció Esteban Gerbasi en la televisión de Miami y en La Hora de la Verdad.

¿Algún día sabremos de los cientos de secuestrados que no aparecen como también de la suerte corrida por miles de niños que fueron arrebatados de sus casas?

lo que se ha abierto hasta ahora es tan sólo una pequeña luz entre tanta oscuridad en la que se mueve a sus anchas los criminales de las FARC, ahora más peligrosas como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común que lo que han sido como Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Esa avalancha superará hasta el peor escenario previsto por el mayor pesimista entre los pesimistas. Pero así son las cosas y acá no pasa nada de nada.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes