Facebook

     SiteLock

Última hora
Verdad e Historia I - Martes, 21 Noviembre 2017 07:30
El Centro Democrático es el centro - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La paz en veremos - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La difícil decisión de Álvaro Uribe - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
Una Justicia de terror - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09

Natalia Bedoya                                           

Debo confesar que ver a Maduro arremeter contra Santos y viceversa me hace pensar en un libreto de una novela en donde al final se reconcilian con la implementación del mismo modelo socioeconómico en ambos países.

Quizás encontraron en la actuación la mejor forma de llegar al fin buscado, que, sin duda, no puede ser otro que el desestímulo a la propiedad privada.

Imaginemos mercados desabastecidos, filas eternas para conseguir alimentos básicos, expropiaciones sin fundamento jurídico, excesivos y arbitrarios apresamientos políticos, un poder desorbitante del ejecutivo y un equilibrio de poderes debilitado a tal punto de destrozar las instituciones jurídicas que sustentan un Estado Social de Derecho. Ese será el final perfecto a la historia de novela que hoy protagonizan el presidente de Venezuela y el presidente de Colombia, Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos.

Y en medio de lo que parece ser un libreto, Nicolás Maduro opina sobre su homólogo colombiano: “Juan Manuel Santos es uno de los presidentes más fracasados de Colombia, todos los días opina de constituyente en Venezuela en vez de ponerse a pensar en su país…El único logro de Santos fue firmar la paz con las Farc y “gracias a quién, a quién le provoca la tos. Le entró tos a Santos con Maduro. Papaito debería decirme”.

Y el presidente colombiano responde: Apoyo venezolano a la paz no evitará que denuncie el fin de la democracia….Lloramos por ti, Venezuela”

Un libreto que a todas luces podría lograr confundir a unos cuantos, pero que entre líneas deja al descubierto la clave para llegar a un final feliz en esta novela.

Fin de la democracia y su vehículo, el proceso de paz con las Farc apoyado por Venezuela. Las Farc nunca ha ocultado su deseo de implementar un modelo socioeconómico como el que desarrolla actualmente Venezuela, desestímulo a la propiedad privada hasta tal punto de lograr monopolio estatal que sirva como base a una tiranía.

¿Que si en Venezuela hay tiranía? Por supuesto ¿Que esa tiranía está incomodando a aliados colombianos, como Estados Unidos? Por supuesto. ¿Qué, entonces nació la necesidad de crear un libreto para poder convertir a Colombia en un país vecino, que contribuya al régimen chavista sin incomodar, hasta que se logre el objetivo de convertir a Colombia en otra Venezuela?

Venezuela ha sido durante estos años sustento del Proceso de Paz con Farc, aliado del presidente Santos, su nuevo quizás mejor amigo cuando asumió la presidencia de Colombia; y hoy de repente, quizás, como un acto de cobardía, Juan Manuel Santos pretende tapar la amistad con un libreto bien elaborado, mientras aprueba desde la casa de Nariño decretos de ley para implementar un acuerdo de Paz que terminará sepultando tarde o temprano nuestra democracia, que no es más que una imposición autoritaria ante nuestras decisiones democráticas.

El 2 de octubre desconoció la voluntad popular del pueblo colombiano, aprobó curules directas a las Farc, que a la luz de la Constitución deben escogerse por elección popular, pretende volver las concesiones económicas y políticas a las Farc en normas supremas incorporadas a la Constitución. Su objetivo parece marcarse con el debilitamiento de la economía, a causa de un gasto sin mesura durante estos 7 años, una historia que ya vivió Venezuela y que espero no vivamos los colombianos.

Aún estamos a tiempo de poner un freno a la telenovela Maduro-Santos, Santos-Farc. El rating se lo damos nosotros. No más Santos. 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes