Facebook

     SiteLock

Última hora
En adelanto van estas “verdades”… - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
El camino ambiental - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
¡La lucha de Venezuela y Colombia es una sola! - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
La reglamentación de la JEP - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
Confieso que me equivoqué - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25

Ariel Peña                                     

El senador del Polo Democrático  Jorge Enrique Robledo, plantea: “superar el modelo económico, social y político  que tanto daño le hace al país”; por eso habrá que preguntarle al parlamentario ¿por cuál lo cambiamos? ¿Será por el de Venezuela con el socialismo del siglo XXI, que es una simple máscara del marxismo leninismo, que busca la perpetuidad en el poder sin importarle las aflicciones de las masas, pues a la secta comunista totalitaria lo que le interesa de acuerdo a la  superstición basada en el materialismo histórico y la inevitabilidad es tener el poder In Saecula Saeculorum?

También es importante reiterar que el Polo, el Partido Verde y Progresistas de Gustavo Petro, están afiliados al Foro de Sao Paulo, que es el soporte internacional de la dictadura de Nicolás Maduro, y los dirigentes de esas colectividades se hacen los de la vista gorda, tratando de pasar por alto que esa logia fue fundada por el sátrapa de Fidel Castro y Lula Da Silva en 1990, para darle oxigeno en Latinoamérica al marxismo leninismo después de la caída del muro de Berlín en 1989, aprovechándose del atraso conceptual e ideológico de algunos pueblos de la región.

Hay que recordarle a las directivas de los partidos anteriormente mencionados, que tanto hablan de corrupción y especialmente con la de  Odebrecht, que el componente político de la corrupción en esa empresa brasileña es el Foro de Sao Pablo, impulsado por Lula da Silva y Dilma Rousseff, con la que buscaban cooptar a  la mayoría de gobiernos en Latinoamérica para el proyecto del socialismo del siglo XXI. Subrayando que para el engendro marxista la corrupción es otra forma de lucha, igual a lo que puede suceder con  las Farc, que poseen una descomunal fortuna  para comprar votos en las elecciones de 2018, según algunas denuncias. Es que para el comunismo totalitario el fin justifica los medios y, para eso Antonio Gramsci conjugó el marxismo con el maquiavelismo.

Los dirigentes de la llamada izquierda del Polo, los Verdes y Progresistas, han tenido a su favor, para no explicar su presencia en el Foro de Sao Paulo, que  periodistas de los llamados grandes medios de comunicación (de acuerdo a la medición internacional de Alexa no aparecen como tal) nunca les preguntan nada al respecto, no se sabe si por desconocimiento del tema o porque hay instrucciones precisas para evitar conocer la verdad sobre un asunto tan azaroso, cuyo objetivo ha sido conspirar en contra de la democracia en los países de esta parte del mundo; ya que la esencia del esperpento creado por Castro y Lula da Silva es indudablemente marxista leninista, sin que haya la mínima posibilidad de demostrarse lo contrario.

Así que las proclamas contra la corrupción que hace la llamada izquierda son demagógicas y electoreras, porque hace parte del Foro de Sao Paulo, mentor de Odebrecht, que ha sido el factor de corrupción más grande que han conocido nuestros países en los últimos tiempos. Además, es fantasmagórico decir que el Foro de Sao Paulo se creó en 1990 para contrarrestar al neoliberalismo, sabiendo que el origen del mismo fue aproximadamente 13 años atrás, cuando  el Partido Comunista Chino en contubernio con la grandes transnacionales se juntaron para superexplotar a los trabajadores de la nación asiática y repartirse la plusvalía, lo que ocasionó en el mundo la flexibilización laboral que hoy padecen los trabajadores.

El senador Robledo habla de vencer las candidaturas del continuismo para el 2018, con un programa  que en el maoísmo se conoce como el de la Nueva Democracia (aunque no la menciona), que para sorpresa de muchos es igual al gobierno de transición que proponen las Farc. Pero la historia es abundante en experiencias, en donde por  el prurito del cambio o de rechazar el continuismo muchas naciones han caído  en catástrofes inimaginables.

Por ejemplo no hay que olvidar que para Alemania, Hitler representaba el cambio en 1933, pero los resultados fueron calamitosos para la humanidad; la revolución de octubre hace 100 años, dirigida por el genocida de Lenin,  pudo crearle expectativas a muchos, sin embargo su resultado fue el camino a la muerte de cerca de 40 millones de personas en las purgas estalinistas; Fidel Castro representaba la liberación de la dictadura de Batista en Cuba en 1959, pero después de casi 60 años ese país es una isla prisión sometido a una monarquía comunista sanguinaria que ha llevado a la población a la esclavitud; también Mao Tse Tung, durante la guerra popular prolongada  que duró más de 20 años, prometió la felicidad de los chinos, y  cuando se tomó el poder el primero de octubre de 1949  comenzó el genocidio más gigantesco que conoce la historia en  nación alguna, con cerca de 60 millones de asesinatos en la colectivización y la revolución cultural.

Y sin ir muy lejos, en la vecina Venezuela hace 19 años sus habitantes fueron tramados, por el teniente coronel Hugo Chávez, con el cuento del cambio, en contra de la corrupción y el continuismo de los partidos Adeco y Copei y los resultados saltan a la vista, pues la corrupción con el chavismo se aumentó exponencialmente y el continuismo con el socialismo del siglo XXI apunta a que la camarilla comunista jamás entregue el poder.

Teniendo semejantes espejos y muchos más, la ciudadanía colombiana no se pueden dejar alucinar por los sectores de la denominada izquierda que anuncian el cambio, ya que dentro de la democracia liberal se pueden realizar los cambios requeridos y combatir la corrupción, teniendo la voluntad política por parte de los  sectores que dirigen la nación, porque la democracia que ha sostenido la institucionalidad en Colombia ha sido imperfecta pero persistente, para que los colombianos hayan  podido vivir a pesar de las vicisitudes en un Estado de derecho, no obstante la conspiración marxista leninista de los últimos 53 años para tomarse el poder, teniendo como punta de lanza a las guerrillas comunistas.

Siguiendo el sentido común, en las elecciones de 2018 habrá que reiterar, que si la democracia liberal se encuentra en peligro, se tendría que escoger el mal menor, dentro de las opciones que defiendan la libertad, pues la fábula de los cambios y en contra del continuismo nos conduciría a una situación como la de Venezuela, que debe de ser tema obligatorio del  debate en las próximas elecciones, para que algunos dirigentes de la llamada izquierda expliquen  su silencio cómplice por la masacre cometida en contra de ese pueblo.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes