Facebook

     SiteLock

Última hora
Verdad e Historia I - Martes, 21 Noviembre 2017 07:30
El Centro Democrático es el centro - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La paz en veremos - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
La difícil decisión de Álvaro Uribe - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09
Una Justicia de terror - Martes, 21 Noviembre 2017 07:09

José Alvear Sanín                                            

Si los ojos son el espejo del alma, la mirada torva y cejijunta de Sergio Jaramillo indica el abismo oscuro y misterioso del subjefe entregador del país. Los medios embadurnados y algún cura protervo, con motivo de su promoción de La Habana a Bruselas, nos quieren hacer creer que este siniestro personaje alcanzó cumbres éticas e intelectuales, “oponiéndose” a algunas exigencias de las Farc durante el proceso de rendición del país.

El decreto que entrega los “bienes” de las Farc y canaliza los abundantes pagos a los “desmovilizados” a través de un dizque “patrimonio autónomo”, fue calificado por Sergio Jaramillo  de “chambón”.  Hasta aquí esa es la única manifestación pública de disenso de ese genuflexo negociador frente a lo que aceptó jubiloso en La Habana, calificado por él y de la Calle como “el mejor acuerdo posible en el mundo”. Supongo que el filólogo Jaramillo tiene entonces apenas reparos semánticos y gramaticales sobre el decreto, mal redactado desde luego, porque él, al fin y al cabo, es chozno de don Miguel Antonio Caro…

Se me dirá que en Colombia se sigue dando el debate democrático de leyes y decretos. Así es, pero circunscrito apenas a nimios detallitos. La repulsa, por ejemplo, de Sergio, que sirve para afirmar su “independencia”, no estorba para la firma del decreto. Este, como otros de las docenas que salen del molino legislativo de las Farc, se incorpora al ordenamiento sin mayor debate.

Con Ecomún, estamos en presencia de la aparición de una empresa billonaria, sin ánimo de lucro desde luego, cuyo capital procede únicamente de actividades delictuales, como extorsión, secuestro, narcotráfico y minería ilegal. Bastará aportar los bienes confesados en 135 folios por el Secretariado, para el correspondiente y fulgurante lavado de activos. ¿Ese inventario es completo? ¿Cuánto suma su avalúo? ¿Se incrementará el capital a medida de nuevas adiciones?

Pues bien, Ecomún arranca sus actividades  con más de un billón confesado y sin pasivos. Hasta donde ha trascendido también canalizará los pagos que por desmovilización y mensualidades recibirán los siete mil y pico de indultados, como quien dice, uno que otro billón más…  Es de  suponer que, siguiendo el modelo cubano, los “reinsertados” reciban apenas una fracción de esos dineros, como pasa con los médicos cubanos enviados a Venezuela y Brasil, o con los obreros suministrados por su gobierno a las pocas empresas extranjeras que han montado fábricas en la isla.

No olvidemos que los combatientes y los niños se reclutan para toda la vida. A estos últimos, cuando se los entrega, es a una tal “camino alternativo de vida” y no a sus familias, otra modalidad del secuestro, a mi juicio.

De todas las exorbitantes gabelas dictadas para Ecomún no se habla ni se discute.

Después del robo del plebiscito, de la usurpación de la voluntad popular por el congreso, del prevaricato permanente de las “altas” cortesanas, el fast track se estableció como mordaza al legislativo. Sin embargo, la llegada del doctor Bernal a la corte constitucional significó un fallo que devuelve una mínima capacidad de deliberación al legislativo.

Esa providencia, atacada rabiosamente, sin embargo ha permitido que los señores fiscal y procurador pronuncien tímidos escarceos jurídicos sobre ínfimos detalles técnicos de la JEP, la legislación agraria, la entrega de los “bienes” de las Farc a las nuevas Farc, y sobre otros asuntos que se tratan delicadamente y a la ligera, como seguramente ocurrirá también cuando se presente la reforma electoral para hacer imposible un proceso comicial confiable a partir de 2018.

Cada semana se aprueba nueva legislación después de un corto intercambio de apostillas y acotaciones marginales. Un país democrático no puede sobrevivir con agricultura colectivizada, aparato judicial leninista, partido privilegiado con financiación y mecánica electoral. ¿Dónde están los patrimonios autónomos, los centros de pensamiento, las 21 emisoras de los partidos tradicionales?

Si seguimos aceptando mansamente la sustitución del modelo democrático (libertad personal y empresarial, igualdad ante la ley, justicia imparcial, elecciones libres, etc.), por engendros marxistas, ¡el futuro de Colombia —como dijo Pastrana— será el presente de Venezuela!

La resistencia no puede seguir consistiendo en discusiones fláccidas e inocuas frente a imposiciones aplastantes en materia legal.

                                                                                              ***

Delirio, valioso artículo de Jorge Humberto Botero sobre los ridículos presupuestos de la JEP (http://www.semana.com/opinion/articulo/delirio-de-jorge-h-botero/536776), merece lectura.

                                                                                              ***

El actual papa no ha querido ir a la Argentina. Su hombre de confianza, monseñor Víctor Manuel Fernández, a quien se atribuya la redacción de las lamentables encíclicas de Bergoglio, explica la razón por la cual el pontífice no visita su país: “Argentina está pasando por un momento de excesiva polarización y se teme que su presencia pueda ser utilizada para exacerbar aun más esta división” (agosto 12/ 17) (https://secretummeummihi.blogspot.com.co/)

Si donde hay la misma razón existe la misma excepción, basta con cambiar Argentina por Colombia para concluir la inconveniencia de una visita que “exacerbará la excesiva polarización” en nuestro país. 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes