Facebook

     SiteLock

Última hora
Timochenko muestra sus colmillos - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Guardando las apariencias - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Indignidad periodística vs. verdad - Martes, 23 Mayo 2017 05:55

Hernán González Rodríguez                           

En un destacado libro titulado: The Accidental Super Power, escrito por Peter Zeihan, recomendado por The Wall Street Journal, The Washington Post, Foreign Affairs… se aduce que la revolución del petróleo extraído de los esquistos, les permitirán a los Estados Unidos sortear con éxito el complejo y riesgoso mercado de la energía que ya enfrenta el mundo. A continuación, algunas razones para esta afirmación.

Como es sabido, el petróleo proviene como resultado de formas de vida, en especial del plancton, al ser atrapado en capas de rocas sedimentarias. Tras millones de años de estar sujeto al calor y a la presión en el fondo de los océanos, se filtró el líquido por las rocas hasta que llegó a formaciones que no lo dejaron avanzar más y así se crearon los “lagos convencionales” de los cuales se ha extraído petróleo durante los últimos doscientos años. 

Pero si no son porosas las rocas en que se forma el petróleo, junto con el gas natural y el propano, permanece entonces atrapado en ellas, originando el llamado petróleo de esquisto.  Se estima que 90% del petróleo del mundo se encuentra almacenado en tales geologías y que por esto poseemos hoy el doble de las reservas estimadas hace algunas décadas. Y este 90% se encuentra a más de kilómetro y medio de profundidad, razón por la cual los hundimientos causados en la superficie son nulos.

Para extraer este petróleo de esquisto se inyecta a alta presión para fracturar la roca y dejar fluir el petróleo una mezcla  de 90% de agua con 9,5% de arena granulada fina y el resto -afirma Zeihan- “es una mezcla de ingredientes que regresan a la superficie con el agua y, si bien no es recomendable para beber, no existe nada en ella que esté prohibido para el aseo en la cocina de una residencia promedio”

“En 2011, continúa nuestro autor, la empresa Halliburton introdujo una mezcla de nuevos ingredientes, fabricada totalmente con elementos utilizados en la industria alimenticia… El costo de la extracción con base en aguas saladas profundas, con las cuales se sustituyen hoy las superficiales y potables que se usaban al comienzo, se estima en unos 50 dólares por barril”.

“En septiembre de 2013, el instituto Pew Research encuestó una oposición del 49% de los estadounidenses contra las técnicas de fracturación de las rocas. Pero se estima que esto ha venido cambiando gracias a las mejoras en las técnicas para eliminar o aminorar los efectos adversos. Los depósitos de rocas sedimentarias de esquistos son horizontales y cubren miles de kilómetros cuadrados de los antiguos océanos, por esto se requieren perforaciones verticales y extensas horizontales para extraerlos”.

Los Llanos Orientales de Colombia figuran en los mapas de Zeihan como promisorios para el petróleo de esquistos. Afirma él, así mismo, que las grandes refinerías para los petróleos pesados de Venezuela, que existían en los Estados Unidos, se están convirtiendo en refinerías para sus esquistos, razón por la cual muy pronto no le comprarán nada al dictador Maduro.  

La actual crisis económica del gobierno de Colombia se debe en buena medida a la caída de los precios internacionales del petróleo. Pero estamos incrementando dicha crisis con las gigantescas inversiones para desarrollar la paz con las Farc y con la oposición para autorizar inversiones mineras con las últimas tecnologías. Considero que el panorama dibujado por el señor Zeihan y que esbozo en los párrafos anteriores, no puede ser más catastrófico para nuestro país. No esperemos la recuperación de los precios de nuestro petróleo tradicional por ser pesado y poco solicitado en el mercado. No rechacemos de plano el petróleo de los esquistos. 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes