Facebook

     SiteLock

Última hora
Timochenko muestra sus colmillos - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Guardando las apariencias - Martes, 23 Mayo 2017 05:55
Indignidad periodística vs. verdad - Martes, 23 Mayo 2017 05:55

Hernán González Rodríguez

Abelardo de la Espriella escribió en el diario El Heraldo: “Las Farc cogobiernan a Colombia… Caminamos rumbo a la perdición y seguimos impávidos en el barco que naufraga, tal cual lo hicieron los músicos del Titanic o aquellos venezolanos que creyeron un día que la Revolución Bolivariana no constituía peligro alguno para la estabilidad de nuestro hermano país”.

Y en el resto de su destacado artículo nos enumera que, por medio del fast track, ya se han apoderado o se van a apoderar pronto las Farc de: la Constitución; del poder Legislativo, al ponerlo a depender de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación -CSIV; de la justicia con su Jurisdicción Especial para la Paz -JEP; del sector agropecuario con las expropiaciones de la Ley de Tierras; se apoderaron de la política por medio de su partido armado, financiado con la legalización del narcotráfico y consolidado con su absurda reforma electoral. 

Sobre la JEP comentó Salud Hernández Mora en el diario El Tiempo: “Colombia es un país con desigualdades sociales intolerables, que arrugan el alma y agitan las conciencias. Pero una Justicia pusilánime, injusta y errática no acortará las distancias”.  

El expresidente Álvaro Uribe Vélez ha insistido en que: no se ha atacado el narcotráfico, convivimos con él; reina la impunidad consistente en restricciones de residencia y movilidad; triunfará el castro-chavismo, porque ya triunfó la agenda de las Farc, nos ganaron la guerra; se quiere la paz, pero no así; fue posible negociar, la paz de Santos no era ni es la única alternativa.

Fernando Londoño Hoyos escribió para Las Dos Orillas: “Vale la pena recordar que las Farc han dicho una y mil veces, en la más solemne de sus declaraciones en los Llanos del Yarí, que los suyo es la lucha de clases para establecer la dictadura del proletariado. Y esa es una declaración de guerra.  El Marxismo Leninismo predica la violencia para cambiar la raíz del orden existente e imponer el suyo, destruyendo todos los principios de lo que llaman con infinito desprecio la sociedad burguesa. Esas antiguallas de la familia, la propiedad privada, la democracia, tienen que ser demolidas desde sus cimientos”.

Afirmó Rafael Nieto Loaiza en una nota publicada por diario El Colombiano: “El objetivo debe ser la victoria en el 18… Necesitamos una alianza. Una gran alianza debe tener como sustento la coalición del NO: el uribismo, la base conservadora, los católicos, los cristianos y judíos amenazados en su fe, los militares y policías en retiro, sus familias, las víctimas de la guerrilla, los campesinos, los agricultores y ganaderos… hasta ampliarse a más del 80% de los colombianos que cree que ese Santos es, como sin duda es, un desastre”. 

 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes