Facebook

     SiteLock

Última hora
Todos los profetas fracasan - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
¿Por qué debemos votar en el 2018? - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
El cinismo de las Farc - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:58
Demandas reconvencionales de Colombia - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57
‘Timochenko’, reclama pero no repara - Miércoles, 22 Noviembre 2017 06:57

Álvaro Uribe Vélez                                  

Colombia necesita apoyar al trabajador y al empresario. Ambos están frenados en sus potencialidades por los altos impuestos, el derroche y la corrupción. Lucharemos por una baja sustancial de impuestos y un aumento significativo de salarios.

Estudiaremos una solución para las pequeñas empresas que no son contribuyentes de impuesto de renta a fin de favorecerlas y a sus trabajadores.

Los avalúos prediales necesitan congelarse durante algún tiempo significativo, hay lugares donde la vivienda vale menos de lo que marca el avalúo.

Antes la economía clásica defendía la tesis de que la empresa asignaba mejor los recursos que el Estado, nosotros pensamos que la mejor asignación de recursos la hacen el empresario y el trabajador, por eso creemos que el país necesita más inversión, más remuneración y menos impuestos.

La inversión y el empleo necesitan garantías de largo plazo, el actual Gobierno desmontó los estímulos a la inversión y los resultados que ya se notan, se resumen en una palabra: DESCONFIANZA.

La confianza de inversión privada, la educación para el emprendimiento y la asociación entre el Estado y empresa privada para ofrecer fondos de capital de riesgo a las iniciativas empresariales de los jóvenes, son imperativos nacionales por los cuales lucharemos.

Creemos en la inversión incluyente y en la remuneración digna, no en la asfixia a la empresa privada ni en la rigidez laboral.

Creemos en la relación fraterna, cristiana, entre empleadores y trabajadores, no en los remanentes de odio de clases que quieren tomar nueva fuerza en el País.

Creemos en el contrato sindical, en la organización de los trabajadores con vocación empresarial, no en el concepto político y demagógico que quiere evitar la desagregación de actividades productivas, con lo cual seguiríamos perdiendo competitividad.

Los anteriores renglones deben guiarnos para ganar la mayoría que permita poner fin al modelo de Santos y Farc, que como ya se asoma, solamente traerá más pobreza.

Mayo 1 de 2017

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes