Facebook

     SiteLock

Última hora
El histórico delito político - Jueves, 29 Junio 2017 04:54
Suicidio colectivo e indefensión aprendida - Jueves, 29 Junio 2017 04:54
Y llovieron insultos - Jueves, 29 Junio 2017 04:54
Facultades restringidas - Jueves, 29 Junio 2017 04:54

Jesús Vallejo Mejía                                  

Me informó un amigo, con justificada preocupación, que en el centro de Medellín han repartido un panfleto que contiene fragmentos de escritos míos y remata con una incitación a la lucha armada contra la dictadura de Santos y las Farc.

Hube de responderle que yo asumo la paternidad de mis palabras; que de ninguna manera ellas pueden interpretarse como llamados a la acción violenta, pues por mi modo de ser, mis convicciones y mi formación soy contrario a la misma; y que no puedo garantizar el uso que de ellas hagan los demás, dado que lo que se publica escapa al control de quien escribe.

La situación actual de nuestro país es inquietante a más no poder. Muchos creemos que el "Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" (NAF) que se firmó con las Farc está condenado al fracaso y traerá consigo nuevas y quizás más violentas confrontaciones que las que hemos padecido a lo largo de años con motivo de la lucha armada de los guerrilleros marxista-leninistas por tomarse el poder e instaurar un régimen totalitario y liberticida como el que impera en Cuba y parece estar consolidándose a sangre y fuego en Venezuela.

Como lo señala Plinio Apuleyo Mendoza en un lúcido artículo que publicó "El Tiempo" hace unos días, Colombia vive hoy bajo la amenaza de una bomba de tiempo con la implementación que pretende hacerse del NAF y el rechazo que contra el mismo manifiesta la mayoría de nuestros compatriotas. (Vid. http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/plinio-apuleyo-mendoza/bomba-de-tiempo-proceso-de-paz-en-colombia-82464).

Hay, en efecto, un clima de zozobra en el ambiente. La esperanza de paz, si es que la hubo en algún momento, se ha desvanecido y lo que la gente teme es el advenimiento de un régimen de terror similar o tal vez más violento que el que hoy padece el pueblo venezolano.

La implementación del NAF hace probablemente innecesaria la existencia de las Farc como organización subversiva, pues de hecho ya no necesitarán continuar la lucha armada para la conquista del poder.

El NAF las dota de todos los recursos para ejercerlo desde arriba sin necesidad del apoyo popular. Aspiran a que este se produzca cuando pongan en acción las políticas que se contemplan en ese tenebroso documento, así ellas traigan consigo la ruina financiera del Estado. Pero cuentan también con la posibilidad de poner en ejecución una serie de medidas intimidatorias para acallar a quienes osen interponerse de cualquier modo en su camino de servidumbre.

Han dicho voceros de las Farc que en La Habana llegaron a acuerdos verbales y probablemente secretos con el general Naranjo para llevar a la práctica lo estipulado en torno de la lucha contra el paramilitarismo, sus vestigios y sus redes de apoyo.

Este es uno de los capítulos más ominosos del NAF. Ahí se habla de "la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz"(p. 8).

Acto seguido, dice textualmente el NAF :

"Para cumplir con este fin, el acuerdo incluye medidas como el Pacto Político Nacional; la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad; la Unidad Especial de Investigación; el Cuerpo Élite de la Policía Nacional; el Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política; el Programa Integral de Seguridad y Protección para las Comunidades y Organizaciones en los Territorios, y las Medidas de Prevención y Lucha contra la Corrupción" (id.).

Todo esto sigue la lógica astuta del "Chapulín Colorado": está fríamente calculado para poner en cintura a quienes nos opongamos a la revolución que ya está en marcha, orientada, como suelen decirlo los cabecillas de las Farc, a refundar a Colombia.

Las revoluciones se dejan llevar por la paranoia hasta extremos del todo imprevisibles. Llega un momento en que lo que a primera vista parezca ser inocente e inocuo se torne peligroso y amenazante para quienes las promueven. Entonces, ponen en funcionamiento la máquina del Terror, tal como se vio en la Revolución Francesa y después en sus sucesoras del siglo XX. Es el sistema de gobierno que impera en Corea del Norte, en Cuba y ahora en Venezuela. Hacia allá vamos nosotros.

¿Cómo se definen y reprimen las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz?

El NAF nos ofrece algunas pistas cuando menciona las "garantías para prevenir cualquier forma de estigmatización y persecución de dirigentes por motivo de sus actividades políticas, de libre opinión o de oposición" (p. 38).

La palabra estigmatización es clave para entender el sentido de la represión que se avecina: decir que las Farc son narcoterroristas, reclutadoras y violadoras de niños, farsantes, etc. amenaza la construcción de la paz y genera sospechas que dan lugar a investigación, procesamiento y castigo al tenor del nuevo Derecho punitivo que emerge del NAF.

Todos los que manifestamos dudas y censuras sobre el estado de cosas que traerá consigo el inmediato porvenir quedaremos entonces bajo la mira del general Naranjo y lo que aprendió en La Habana de sus contactos con el G2 cubano, digno discípulo de la Stasi de Alemania Oriental.

La represión en Venezuela es obra de los cubanos (Vid. https://www.youtube.com/results?search_query=torturas+a+presos+en+venezuela). El general Naranjo seguirá sus instrucciones para instaurarla entre nosotros.

Sugiero a mis lectores que observen los siguientes videos de Youtube para que se formen alguna idea del Gulag venezolano y lo que en un no lejano día padeceremos aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=-ZYJVz5aQas

https://www.youtube.com/watch?v=hlIrUEklrnU

https://www.youtube.com/watch?v=j-0efx51tlE

https://www.youtube.com/watch?v=ez7mShdJvRg

https://www.youtube.com/watch?v=lbvrmphsNsA

https://www.youtube.com/watch?v=zfiRcq1qlJ8

https://www.youtube.com/watch?v=WMtuTy14kqY

Yo ya estoy viejo y aspiro a estar más pronto que tarde al lado de seres queridos que me esperan en el más allá. He cumplido con advertirles a mis compatriotas los peligros de todo este proceso que se ha llevado a cabo con las Farc desde el momento mismo de su iniciación. No diré una palabra más al respecto, pues estamos bajo una dictadura. Pongo punto final a mis escritos políticos, pues siento que estoy dando con ellos coces contra el aguijón.

Que Dios nos ampare frente a lo que se ve venir.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes