Facebook

     SiteLock

Última hora
En adelanto van estas “verdades”… - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
El camino ambiental - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
¡La lucha de Venezuela y Colombia es una sola! - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
La reglamentación de la JEP - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25
Confieso que me equivoqué - Viernes, 17 Noviembre 2017 07:25

Ariel Peña                                    

Se constituyó en Bogotá la Alternativa Democrática Sindical de las Américas-ADS-, que indudablemente es una opción  real y factible, frente a la agresión que sufren los trabajadores de parte de los regímenes totalitarios del socialismo del siglo XXI, en países como Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, cuyo carácter marxista leninista es inocultable y que busca exterminar al sindicalismo convirtiéndolo en una simple manada para que respalde a los gobiernos ignominiosos del comunismo totalitario. Ya que en palabras de  los mandamases de las camarillas castro-chavistas: “la revolución no necesita de los sindicatos”.

En  el congreso de la ADS, celebrado en Bogotá del 16 al 20 de abril, se respaldó al pueblo  venezolano, participando con más  de  400 delegados de diferentes repúblicas, en un plantón al frente de la  casa del embajador de ese país, el 19 abril a las  6 de la tarde. Lo que constituye la esencia solidaria y democrática de la  nueva central de las Américas y del Caribe, que por unanimidad rechaza la dictadura de Nicolás Maduro que es sostenida por el colonialismo cubano, principal instrumento de avasallamiento  y represión que sufre la patria de Bolívar, la cual tiene que liberarse de la tiranía infame manejada por  la monarquía de los castro desde la isla.

La ADS está constituida por 25 millones de trabajadores de 15 países, por ahora, pues varias organizaciones  de otras  naciones  de la región y de Europa que participaron en el congreso constitutivo en calidad de observadores han pedido su membrecía, y en la actualidad  la nueva central representa a 30 confederaciones. Cabe resaltar la condición pluralista de la ADS, que ante todo  busca ir a las fuentes históricas del movimiento de los trabajadores, como son: la independencia y la democracia sindical pivotes insustituibles en donde auténticamente descansa la unidad.

La nueva central impulsará la lucha en contra de las políticas de tercerización laboral, por el trabajo decente, la libertad sindical y el dialogo social: por la erradicación del trabajo infantil, la defensa de los inmigrantes, la protección y promoción de los derechos humanos, la lucha en contra de la corrupción y el impulso  de un modelo alternativo de desarrollo  que preserve el medio ambiente, entre otros temas.

Julio Roberto Gómez  presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT de Colombia, fue  elegido como primer presidente de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas-ADS-, subrayando que es la primera vez en la historia del sindicalismo internacional que un comité  ejecutivo de una confederación queda conformado paritariamente por hombres y mujeres y, con representación igualitaria de todas las regiones del continente;  además el congreso decidió  designar a Bogotá como sede permanente de la ADS.

En el  número 2881 del semanario “Voz”, órgano del partido comunista colombiano, en una separata sobre el  primero de mayo, califica de central de derecha a la ADS, diciendo: “y en este marco en que se convoca a una parte del sindicalismo latinoamericano para crear una confederación más la derecha entre lo que fue la CLAT”. Definitivamente el mamertismo  todavía no discierne ni entiende lo que significan  derecha  e  izquierda, sino que siguiendo la línea hegemonista del comunista italiano Antonio Gramsci (1891-1937) cae en dicotomías y reduccionismos buscando descrestar  idiotas, utilizando formas maquiavélicas.

Para el maestro español José Ortega y Gasset, la derecha y la izquierda son la manera más imbécil para dividir a las personas o a las organizaciones. Sin embargo los seguidores del bodrio marxista leninista usan ese truco, buscando estigmatizar a sus enemigos políticos e ideológicos, recalcando que el par de términos en mención  prácticamente  están en desuso, pues  aunque su aparición fue durante la revolución francesa, para establecer posiciones, se prestan para confusiones y su aplicación no se da solamente en el plano de la política, sino que también los acomodan  en  la ética y la moral, por lo cual ya no se entiende la ubicación especifica de lo que denominan  izquierda o derecha. Entonces toda esa mamertería debería revisar su léxico y  semántica, y no continuar con las enseñanzas malévolas del genocida comunista Joseph Stalin, quien afirmaba: “de todos los monopolios, ninguno es más crucial como el monopolio de la definición de las palabras”.

La Alternativa Democrática Sindical, nace como un  gigante,  con mucho músculo, buscando que la libertad y la democracia se consoliden en la región para bien de nuestros pueblos, porque el asedio permanente de las fuerzas totalitarias, llámese socialismo del siglo XXI o castro-chavismo, cuya matriz es el marxismo leninismo, están en la tarea  abyecta de  llevar a Latinoamérica y el Caribe por la senda de la miseria, el enajenamiento y la dictadura, condiciones sine qua non el comunismo totalitario que en sus diferentes versiones no se pueden consolidar para espoliar a las naciones. Por ello con la ADS nace un gran frente en contra de la esclavitud política que es a donde nos quieren llevar.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes