Facebook

     SiteLock

Última hora
¿Quién alimentó al monstruo? - Miércoles, 16 Agosto 2017 07:34
Biodiversidad, desarrollo y ‘conservar’ - Miércoles, 16 Agosto 2017 07:34
El culpable - Miércoles, 16 Agosto 2017 07:34
Algo va mal - Miércoles, 16 Agosto 2017 07:34
EE.UU y Corea del Norte - Miércoles, 16 Agosto 2017 07:34

Rafael Uribe Uribe                                   

“Joaquín Gómez” desde su campamento en la vereda de Fonseca envió una carta a los 15 alcaldes de la Guajira para que presentaran al comando de las Farc los planes de implementación de los acuerdos, en la cual les fijan cuatro tareas específicas:

“Que las administraciones municipales deben inscribir sus planes de desarrollo en el plan Marco de Implementación; “inscribir estos planes ante la Comisión de seguimiento e Impulso a la Implementación; “organizar los planes plurianuales de cada municipio, donde se reflejen las acciones a desarrollar; “iniciar vía concejos municipales la refrendación de los Acuerdos de La Habana en función de la priorización y la implementación”.

El gran aliado, Sergio Jaramillo, calificó esta actitud como violación al cese al fuego por no haberse entregado las armas, lo que desató la ira de don “Timo” quien responde: “Usted sabe perfectamente que las zonas veredales y puntos transitorios de normalización no fueron concebidos como guetos en los que los guerrilleros de las Farc en tránsito a la vida civil, permanecieran por completo aislados de la sociedad y sin ningún contacto con el mundo exterior. Por ello se acordó en ellos la construcción de áreas de recepción, en las que cualquier persona o funcionario podía ir a conversar con las FARC en el espíritu de los Acuerdos (…) Por eso estos sitios fueron incluidos dentro de las áreas comunes cuya terminación se privilegió en el cónclave de Cartagena”.

Obviamente, “cualquier persona” significa la que ellos autoricen o a la que le exijan su presencia como quedó demostrado en Antioquia donde le impidieron a los delegados de la gobernación el ingreso a las zonas veredales y, ahora, en la Guajira.

Fuera de la declaración inocua de don Sergio no se tomó medida alguna para corregir el despropósito.

Preocupa este tipo de actitudes vinculantes, antes de producirse el “desarme”, a los Programas de Desarrollo Agrario Integral con Enfoque Territorial (PDET), que según el Nuevo Acuerdo Final (NAF) debe sujetarse al Plan Nacional de Desarrollo y, como el NAF ya hace parte de la Constitución, debe cumplirse lo que las Farc determinen.

No es casualidad que empiecen esta tarea en la Guajira. Si nos acordamos de El Conejo, vecino al campamento de marras, las tropas armadas de las Farc pasaron campantes de territorio venezolano por una frontera “cerrada” para los ciudadanos de bien de ambos países, pero no para los aliados revolucionarios de Maduro.

Las Farc siguen presentes en los estados venezolanos en la frontera con Colombia donde se afirma que siguen teniendo caletas con armas y, Maduro, promovió la reciente invasión a nuestro territorio en Arauca hace pocas semanas, no como un incidente sin importancia, como lo tomó nuestra salomónica Cancillería, sino como parte de algo más profundo.

No tengo la información completa, pero como en los juicios hay indicios concluyentes: estarían vinculados a los corredores del narcotráfico y exportación ilícita de minerales como el oro y el coltán procedentes de la minería ilegal en el Guaviare y el Catatumbo y harían parte del plan Guaicaipuro venezolano en el que podrían existir alianzas macabras con Ecuador, Nicaragua, las Farc y el Hezbolá.

****

Finalmente el Confis aceptó la importación de 46.000 vehículos eléctricos e híbridos con cero arancel y 5% respectivamente, medida que se venía reclamando desde hace más de un año.    

El Rincón de Dios

Feliz pascua de resurrección para todos nuestros lectores.

“Los que no creen en el infierno se darán cuenta cuando se encuentren allí”. San Pío de Pietrelcina 

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes