Facebook

     SiteLock

Última hora
¡Tarjeta roja a Santos! - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
¡Paso de Vencedores! - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
Yo marcho - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
Gran Bretaña es Gran Bretaña y … - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44

Rafael Uribe Uribe                                   

Siempre sostuve en mis columnas que las Farc desde el primer día de las conversaciones habían sido consistentes, jamás cambiaron una coma de su discurso y aspiraciones. “Timochenko”, el oscuro día de la firma del NAF (Nuevo acuerdo final) lo dejó claro, pidió un gobierno transicional para empezar a cogobernar antes de ganar las elecciones en las que entronizará su partido en la Casa de Nariño.

Sobre lo que significa el gobierno transicional mi amigo e historiador Alfonso Monsalve es claro: “es un gobierno que hace el tránsito de una dictadura a una democracia; pero, en nuestro caso, será el tránsito de una democracia a la dictadura del socialismo del siglo XXI”.

María Isabel Rueda afirma en su columna ¿Del No al Si o Si? publicada en EL Tiempo del 27 de noviembre: “Con una simple “proposición”, figura del más bajo rango en el Congreso, se refrendará la semana entrante un acuerdo que implica profundos cambios constitucionales y legales.” Y Rafael Nieto Loaiza trae a colación este aparte de la sentencia de la Corte Constitucional: “las consecuencias de la decisión del Pueblo convocado en plebiscito [...] en modo alguno pueden comprenderse como una mera sugerencia, sino como mandatos derivados del contenido y alcance del principio de soberanía popular”.

Razones suficientes para pensar que la decisión de refrendación del acuerdo que el gobierno hará a través del congreso es ilegítima, lo cual a Juan Manuel Santos le importa una bledo, y divide el país dramáticamente creando una situación sin precedentes de fractura jurídica de inmensa gravedad. Claro, queda una  posibilidad, que la Corte Constitucional sea decente y haga cumplir la Constitución.

Tampoco se ha informado al pueblo con la verdad, una sola referencia es la que después de declarar que el NAF era inmodificable, se introdujeron el día de la firma 11 cambios calificados como fe de erratas que pueden verse en: http://lalibertad.com.co/wp/2016/11/24/gobierno-publica-documento-con-fe-de-erratas-del-acuerdo-final-de-paz/ Luego si era posible introducir nuevas modificaciones que a los triunfadores del plebiscito le fueron negadas.

Pero Santos tiene afán, debe llevar el acuerdo firmado y refrendado a Oslo sin importar como, para justificar a la brava su Nobel de Paz; mostrárselo al papa para que lo bendiga y acepte su viaje a Colombia para respaldar la entrega del país a las Farc, y decirle adiós al estado de derecho.

Lo que pudo ser una acuerdo legítimo, sostenible y aceptable para la mayoría de los colombianos, si se hubiese adoptado el camino del gran acuerdo nacional propuesto por quienes triunfaron en el plebiscito, ahora se convierte en la manzana de la discordia. ¡Pudo más la vanidad que la razón!

****

Abramos los ojos y miremos los trinos de quien deberá avalar y defender el NAF en Unasur, Ernesto Samper:

“1/3 Con mucho pesar América Latina despide a Fidel Castro, el líder latinoamericano mas importante del siglo XX”

“2/3 Fidel nos enseñó el valor de la libertad y el profundo significado del concepto de soberanía. Fue luchador de mil batallas…”

“3/3 Su desaparición apaga una luz  que iluminó el firmamento regional durante medio siglo”

¿Alguna duda?

****

Felicitamos de corazón a nuestro amigo Jaime Jaramillo Panesso por las merecida distinción del Congreso que ayer le fue entregada por el Dr. Álvaro Uribe Vélez en sentido homenaje.

El rincón de Dios

“Hasta que quienes ocupan puestos de responsabilidad no acepten cuestionarse con valentía su modo de administrar el poder y de procurar el bienestar de sus pueblos, será difícil imaginar que se pueda progresar verdaderamente hacia la paz”.  San Juan Pablo II.

Publicado en Columnistas Nacionales

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes