Facebook

Twitter

Última hora
¡Frente republicano o catástrofe! - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
La alternativa tributaria - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
Iván Duque y George Soros - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
Prometo y no cumplo - Viernes, 20 Enero 2017 04:36

Sociedad

Familia Guardabosques de Norte de Santander Featured
Miércoles, Jul 17 2013

Carolina Arteaga O. para DEBATE

El pasado 8 y 9 de julio se celebró en Bogotá el I Encuentro Nacional del Centro Democrático, corporación que aspira convertirse en partido político en las próximas elecciones, y que tiene como bandera perpetuar las ideas y tesis uribistas agrupadas en cinco pilares: seguridad democrática, confianza inversionista, cohesión social, estado austero y descentralizado, y diálogo popular.

Jueves, May 02 2013

Por Ricardo Puentes Melo para DEBATE

Es decir, el ministro Juan Camilo Restrepo accedió al beneficio de Agro Ingreso Seguro y, cuando ya tenía esa platica en el bolsillo, se dedicó con alma, vida y toalla-al-hombro, a despotricar contra quienes antes que él habían tenido esa oportunidad.

La Guardia Indígena ordena a los manifestantes al lado de una vía en (Ant). Featured
Viernes, Mar 08 2013

Redacción de DEBATE

Ayer en Pereira se selló el acuerdo con los verdaderos representantes de los caficultores, que dejó por el suelo el falso pacto urdido el fin de la semana pasada con la Federación de Cafeteros, en una jugada burda que a nadie engañó.

El gobierno por fin cedió ante los caficultores. Pero lo logrado fue obra del esfuerzo y sacrificio de miles de productores que durante once días se concentraron y movilizaron en toda Colombia para exigir sus reivindicaciones. Porque el gobierno no solo se mostró reacio, sino indolente y arrogante desde un comienzo frente a las solicitudes de un gremio que está en absoluta ruina.

Sin embargo el presidente Santos, luego de firmado en Pereira el documento que sella lo convenido, no tuvo reato en decir a través de Twitter: “Celebro acuerdo con cafeteros. Es un inmenso esfuerzo fiscal por un gremio que siempre ha estado en mi corazón.” Si los cafeteros siempre estuvieron en su corazón, para qué tuvieron que parar durante tanto tiempo, aguantando sol y lluvia, en jornadas extenuantes, y arriesgando los ataques de la fuerza pública; les hubiera concedido sus razonables peticiones desde un principio.

Ayer en Pereira se selló el acuerdo con los verdaderos representantes de los caficultores, que dejó por el suelo el falso pacto urdido el fin de la semana pasada con la Federación de Cafeteros, en una jugada burda que a nadie engañó.

El punto básico de lo pactado en Pereira fue el apoyo fiscal al precio de la carga de café. El descontento había empezado a manifestarse de manera vehemente cuando hace unas semanas el Presidente Santos en Chinchiná fue abucheado por los cafeteros al anunciar una ayuda pírrica de $60 mil por carga.

La semana pasada, en un intento de debilitar el movimiento y apaciguar los reclamos, quiso con la Federación acordar un incremento a la oferta inicial: hasta $115 mil por carga para los cultivadores con menos de 20 hectáreas, y de $90.000 para los de fincas mayores. El Movimiento de Dignidad Cafetera, que organizó y dirigió el movimiento, rechazó esa nueva maniobra, consideró insuficiente el incremento y siguió con el paro.

El Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, uno de los grandes derrotados en esta gesta, había agraviado a los reclamantes desde el comienzo, señalando de manera grotesca que la protesta era impulsada por grandes cultivadores que querían valorizar cuantiosos inventarios que poseían.

La fuerza del movimiento era incontenible. Entonces el gobierno no tuvo más que rendirse ante la resistencia de los cultivadores y sentarse a revisar sus anteriores decisiones. Ahora se ha acordado un subsidio de $145.000 por carga, para todos los productores (sin la odiosa discriminación por tamaño de la propiedad), denominada Protección al Ingreso del Caficultor (PIC). Además se convino que habrá una franja, entre un precio base de $480 mil y un precio techo de $700 mil, dentro de la cual operará el PIC.

Según estimaciones del Ministro de Hacienda, la erogación anual para el fisco será de $800 mil millones. En una comparación impropia y ofensiva ha dicho Mauricio Cárdenas que con esa suma podrían vincularse 700 mil familias al programa Familias en Acción. Podría haber calculado también cuántas casas gratis se pueden construir y entregar con ese dinero y cuántos votos amarrar. Los productores del grano no están pidiendo menos que lo que merecen por su trabajo, apenas una pequeña fracción de lo que ellos han aportado al país. Lo que amarga a los ministros y a Santos es que seguramente esa suma que entregarán a los cafeteros, logradas luego de vencer tantas adversidades, no les va a reportar políticamente en los próximos comicios, pese a las declaraciones de amor tardías del primer mandatario.

Ya los labriegos se desplazaron a sus parcelas, abandonando los sitios de concentración y levantando los bloqueos que habían creado graves problemas de abastecimiento en varias regiones del país. Ahora vendrán reuniones adicionales de los líderes de la protesta con altos funcionarios del gobierno, a partir de la semana entrante, para pulir algunos de los acuerdos alcanzados.

El acuerdo entre Gobierno y cafeteros

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, anunció que el gobierno se comprometió a darles a los cafetaleros un subsidio (Protección al Ingreso del Caficultor (PIC) de 145.000 pesos por carga de café o dos sacos que pesan 125 kilogramos.

Se acordó además establecer un piso en el precio de la carga de 490.000 pesos y un techo de 700.000 pesos. Esto indica que hoy el precio se pagaría, incluyendo el PIC, a 665.000 pesos.

"Se va a dar un apoyo, que lo hemos llamado el programa de protección al ingreso del caficultor, de 145.000 pesos por carga de café; ese es el elemento central del arreglo", explicó el titular de la cartera de Hacienda.

“Hay que recordar que el subsidio (el AIC) pasó de 30 mil pesos por carga a 60 mil pesos y luego a 115 mil pesos para los productores con menos de 20 hectáreas y a $95 mil para los cultivadores con un hectareaje mayor”, señaló el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

Con el incremento, el valor de la ayuda estatal tendrá un costo fiscal de 800.000 millones este año, suficientes, según el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas Santamaría, para vincular a 700 mil hogares pobres del país al Programa Familias en Acción.

Los paros de los cafeteros y el del carbón le pasaron al país una factura por más de 1,3 billones de pesos. Mientras los caficultores protestaron y bloquearon las principales vías, los avicultores, los lecheros, los porcicultores y el sur del país sumaron cada día mayores pérdidas y enfrentaron un drama social por cuenta del desabastecimiento de alimentos, de combustible y de servicios.

El paro comenzó el 25 de febrero por parte de dueños de fincas y caficultores que reclamaban un aumento en el precio de la carga de café. Los cafeteros argumentaron que desde hace muchos años están trabajando con pérdida porque los costos de una carga de café son del orden de los 700.000 pesos pero ésta se vende en apenas 500.000 pesos.

Los caficultores mantenían bloqueadas vías principales en por lo menos ocho departamentos de Colombia, en una actitud que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos había cuestionado.

 

 

 

Marcha de cafeteros en La Pintada. (Foto: Movimiento por la Dignidad Cafetera para DEBATE). Featured
Jueves, Mar 07 2013

Redacción de DEBATE

Luego de diez días de una conmoción social como no conocía el país por décadas, el vendaval parece amainar.

La inconformidad que ha recorrido la geografía nacional movilizando cafeteros, cacaoteros, transportadores, indígenas y otros sectores, y que no ha tenido el mejor manejo por parte de las autoridades, tiene como trasfondo factores económicos como la revaluación, lo mismo que la desidia o despreocupación estatal.

El paro cafetero

El eje de la erupción fue el paro de los caficultores, asediados por una auténtica debacle económica y social. Aunque el gobierno ensayó distintas estrategias para doblegar el movimiento, desde la represión hasta un engañoso acuerdo con la Federación de Cafeteros –uno de las causantes de los problemas-, tuvo que sentarse de nuevo con los verdaderos protagonistas de la protesta, agrupados en el Movimiento por la Dignidad Cafetera.

Pese a su negativa inicial de apoyar el precio de la carga del grano, y a la definición unilateral de un incremento del subsidio el pasado fin de semana, el alto gobierno dialoga desde ayer en Pereira con los líderes de los cultivadores. Las posiciones de las dos partes se vienen acercando. Se espera que hoy se concrete un acuerdo, con nuevo aumento del apoyo al precio, que permita levantar el paro y los bloqueos.

La movilización ha sido intensa y ha contado con respaldo popular masivo en las regiones productoras. El gobierno no ha quedado bien parado de esta protesta. Desplazó cinco ministros a las zonas cafeteras dizque para convencerlos de abandonar sus reclamos, al comienzo de la semana, sin éxito. Finalmente se avino a negociar, involucrando al mismo vicepresidente Angelino Garzón quién se hizo presente en Pereira.

Al país de todos modos le queda el inmenso reto de pensar en cómo encarar el futuro de la que se ha llamado “industria cafetera”. Hay problemas enormes de competitividad internacional, de renovación de cultivos, de recuperación de niveles de producción, de efectos de la situación cambiaria, del papel de la Federación de Cafeteros, entre otros. Los especialistas señalan que los subsidios temporales pueden contribuir a solventar la crisis en la coyuntura, pero que a largo plazo se requiere una reingeniería de fondo.

El problema de los transportadores  

Paralelo al paro cafetero se produjo, aunque con menor intensidad, un paro de transportadores de carga por carretera.

Los reclamos se centraron en el precio de los combustibles, por un lado, y en el cumplimiento de las tarifas fijadas en una tabla de fletes existentes.

A mediados de la semana pasada se suponía que había un entendimiento entre los tres principales gremios de propietarios y conductores y el gobierno, cuando de súbito estalló el paro camionero. La razón: una inconsulta e impolítica elevación de la gasolina y el ACPM, producida por el Ministerio de Minas y Energía.

De nuevo el gobierno se echó atrás y pactó con los reclamantes el desmonte de los incrementos en los combustibles.

Aunque un sector de los transportadores, la ATC, había indicado ayer que podrían seguir el paro por un supuesto incumplimiento del gobierno, la situación tiende a normalizarse hoy, luego de que se conocieran las determinaciones oficiales de rebaja del ACPM de $159 y el texto en borrador de suspensión de la póliza por tres meses.

La presidenta de ATC  declaró hoy para DEBATE que han decidido levantar el paro, pero que se mantendrán alertas para que se cumpla la totalidad de los compromisos, como el tema de intervención de rutas que avocarán mañana con el ejecutivo.

El malestar de los lecheros

Otro ramo del sector agropecuario que afronta dificultades económicas severas es el de los productores de leche.

El precio que reciben por litro, similar a los cafeteros, está por debajo de los costos. De suerte que están trabajando a pérdidas.

Distintas agremiaciones vinculadas a los lecheros vienen preocupadas por la situación.

Uno de los mecanismos de análisis y divulgación ha sido la realización de varios foros, como el que se realizó ayer en Santa Rosa de Osos.

Estuvieron presentes en el municipio del norte de Antioquia, la mayor productora de leche del departamento, el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie, los senadores Juan Carlos Vélez y Liliana Rendón, el Representante a la Cámara Carlos Alberto Zuluaga, el ex gobernador Luis Alfredo Ramos, el ex senador Oscar Darío Pérez, el Alcalde del municipio de Santa Rosa de Osos Francisco Jair Palacio Lopera, el Alcalde de San Pedro Jader Orlando González y representantes de las asociaciones ganaderas.

Foro Lácteo en Santa Rosa de Osos (Ant)

Foro Lácteo en Santa Rosa de Osos (Ant). (Foto de Daniel Sanin para DEBATE).

Los reclamos más severos se centraron en el problema de las importaciones, bien legales o de contrabando, y bien en virtud de tratados de libre comercio o no. Se ha sabido que gran parte de esa leche se está trayendo de países que no tienen tradición de productores, como Ecuador. En todo caso la petición urgente de los lecheros es que el gobierno intervenga para evitar la ruina de un sector compuesto principalmente por pequeños y medianos productores.

Durante el día de ayer se conoció gracias a información proporcionada por el senador Juan Carlos Vélez que el gremio arrocero prepara un paro para el 19 de marzo. Hoy el gobierno anunció que va a dialogar con los arroceros de inmediato para evitar el cese anunciado. 

Finalmente se supo que los trabajadores de la empresa carbonifera El Cerrejon, que han adelantado un paro por casi un mes, han llegado a un acuerdo alrededor de pliego de peticiones que presentaron a la empresa y se disponen también a levantar la huelga.

Miércoles, Mar 06 2013

Redacción de DEBATE

Así lo indicó la presidenta de ATC esta mañana a este periódico.

Después de reunión ayer 5 de marzo entre la Ministra de Transportes Cecilia Álvarez,el Ministro de Minas y Energía Federico Rengifo y los tres gremios que aglutinan el transporte de carga a nivel nacional (ATC, ACC y la Confederación de Transportadores del Eje Cafetero), en la que se pactaron unos acuerdos, al parecer el Gobierno Nacional les empezó a incumplir.

Alejandra Baquero García, presidente de ATC le indicó a DEBATE esta mañana: “Son varios los puntos del acuerdo... A un día nos incumplieron con el primero: el Ministro de Minas y Energía dijo que en marzo 6 rebajaba el ACPM y no ha salido la resolución. Estamos disgustados por lo cual volvimos a activar el paro y continuaremos hasta que nos cumplan”. 

Agregó también: “El ejército nos está provocando con ataques. En la entrada a Buenaventura golpearon a un gran número de trasportadores y dañaron unos vehículos. En Copacabana (Antioquia) tengo conductores heridos. A la entrada de Rionegro la fuerza pública los está quitando a la fuerza”.

Camiones desfilan en Medellín (Foto de: ATC)

Por su parte Gustavo Montoya, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Transportadores de carga (ATC), dijo a DEBATE que esperan que se cumplan las normas y lo que está reglamentado y explicó algunos puntos del pliego de peticiones que presentaron al Gobierno Nacional:

Primero: Que se desmonte la póliza, es decir que por cada vehículo que entre debe salir otro o de iguales características. El parque automotor de carga en el país está conformado por 372 mil vehículos de los cuales 110 mil entraron en los últimos 5 años, lo cual ha generado una sobre oferta muy grande y apenas se han chatarrizado no menos de 10 mil vehículos. Lo anterior genera que el lucro cesante de los vehículos sea superior al 50% y 60%.

Segundo: Que se cumpla Sistema de Información de Costos Eficientes (CISE). Existe el decreto 2092 que reglamenta un piso para los fletes y el gobierno no lo hace cumplir.

Tercero: Desmontar la cantidad de vicios que se generan a nivel del transporte, tales como: El cargue y descargue, que no es responsabilidad del dueño del vehículo sino del dueño de su carga. Descuentos que no están autorizados por ley y que están reglamentados en el decreto 2092 y no se pueden cobrar: cambios de cheques, papelería.

Cuarto: El último punto tiene que ver con el precio de peajes y combustibles: El  combustible más alto de Latinoamérica es el de Colombia y uno de los más caros del mundo entero; apenas el 8.5% de la red vial está pavimentada, hoy sólo superamos a Bolivia, lo cual genera deterioro de los vehículos. El 61% de los resaltos o reductores de velocidad que hay a nivel nacional son ilegales, esto origina que llegue el carro de un viaje con un daño de 300 mil o 400 mil pesos.

Concentración en la Pintada Featured
Martes, Mar 05 2013

Redacción de DEBATE  

Pese a utilizar distintas estrategias para sofocar el cese de actividades y las movilizaciones de los caficultores, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos no ha podido lograrlo.

Durante la primera semana de paro hizo alarde de fuerza, reprimiendo las movilizaciones y negando que pudiera concederles nuevas ayudas fiscales para elevar el precio de compra de la carga del grano. Fracasó. Los cafeteros no cejaron en su justo movimiento.

A mediados de la semana pasada aceptó reunirse con delegados de los labriegos en paro, pero no ofreció salidas y los contactos fracasaron.

Luego intentó el ardid de convocar al Comité Nacional de la Federación de Cafeteros para “negociar” con ellos, cuando precisamente se oponían a la protesta. En ese momento aparecieron recursos presupuestales para elevar el precio de compra, aunque muy distantes de los solicitados por la masa caficultora.

La prensa oficialista cantó victoria el domingo pasado: se había llegado a un “acuerdo” para levantar el paro –¡con los que no estaban en paro!- y el movimiento había llegado hasta allí.

Esa estrategia también fracasó. Ignorar a quienes realmente llevan adelante la protesta, tomar determinaciones al margen, no engañan a nadie. Además los incrementos en el subsidio al precio son insuficientes. Se requerirían $100 mil o un poco más, adicionales a los ya concedidos, para acercarse a la petición mínima de los agricultores: $750 mil la carga.

Luego la prensa santista entonces afirmó que los que persistían en el paro eran un reducido grupo y ha tratado de silenciar la información. Pero la presencia en los sitios acordados, las marchas, las carpas para alojar los campesinos, se mantiene y no da muestras de debilitarse.

El gobierno no tiene norte y marcha al vaivén de los acontecimientos. Ayer, en un arrebato inusitado el Presidente le ordenó a cinco de sus ministros que se desplazaran a las zonas claves de concentración cafetera a tratar de convencerlos para que desistieran de su lucha, y supuestamente, a escuchar sus reclamos, pues a juicio de la cúpula gubernamental no hay unidad de criterios entre distintos sectores de cultivadores.

¿Y por qué no negociar con los auténticos representantes de los campesinos movilizados? ¿Por qué el interés de dividirlos? ¿Y no es el desplazamiento de los ministros el reconocimiento de que no son una minoría sino la mayoría de los campesinos los que están descontentos?

No es cierto que haya distintos criterios en el movimiento. Tienen un pliego de peticiones de cinco puntos, muy claro y conciso.

Se siguen sumando nuevos sectores al paro. Por ejemplo, indígenas de Valparaíso, al sur de Antioquia. A los sitios de concentración llegaron desde el domingo nuevas delegaciones de poblaciones cafeteras alejadas. El ambiente es de alegría y firmeza.

En algunos sitios, contra las orientaciones de los dirigentes regionales del movimiento, se han presentado bloqueos y situaciones de hecho.

Los efectos del paro en ciudades como Popayán y Pasto son críticos, pero se sienten también en numerosas regiones, con desabastecimiento de productos agrícolas y precios en alza.

Los enlaces siguientes permiten mirar videos que son muestra fehaciente de la vitalidad de la protesta:

http://www.youtube.com/watch?v=GtEnL6oy8Kc&feature=youtube_gdata_player

http://www.youtube.com/watch?v=x1PcNtAephE&feature=youtube_gdata_player

(DEBATE agradece a Ángela Zuluaga por la colaboración con los videos.  @AngelaZuluagaT ).

Página 2 de 5

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes