Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Dos respuestas a los politólogos de la Universidad de los Andes Destacado

  • Jueves, Dic 07 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

6 de diciembre de 2017

1.    Ordóñez, el único candidato de derecha

2.    La senadora Cabal califica de agresión el texto de 76 politólogos egresados de los Andes

3.    Politólogos de los Andes rechazan afirmación de María Fernanda Cabal

4.    El berrinche de los 76

5.    Colombia: Vergüenza nacional

6.    Comité de Escogencia presentó los 14 extranjeros que integrarán la JEP

Ordóñez, el único candidato de derecha

Por Sergio D. Rodríguez

https://www.las2orillas.co/ordonez-el-unico-candidato-de-derecha/

4 de diciembre de 2017

En un foro W, cuando Vicky Dávila preguntó quién era de derecha, el ex procurador levantó la mano sin temor. Así actúa un verdadero hombre conservador, un hombre de derecha.

La semana pasada, en el hotel NH Collection, se realizó el Foro de la W Radio dirigido por la periodista Vicky Dávila. Este tenía una temática centrada a los candidatos de “centro derecha”, un término que, muy a mi pesar, no debería existir. Empieza el previo a la campaña electoral por el puesto más anhelado cada cuatro años: la Presidencia de la República. La W Radio organizó un foro al que se invitaron únicamente a los candidatos que caben en ese “espectro” de la derecha.

El “derechómetro” que marca si usted es de derecha, centro derecha o extrema derecha, creado por la izquierda, fue capaz de definir a los candidatos que se encontraban allí, esos que quieren entrar a disputar la candidatura única por la alianza de los expresidentes Uribe-Pastrana.

Vaya sorpresa la que se llevaron los espectadores cuando la periodista Vicky Dávila preguntó a los invitados quién era de derecha. Acto seguido el auditorio explotó en aplausos al ver que Alejandro Ordóñez Maldonado, pleno de gallardía, levantaba la mano sin ningún temor alguno. Así actúa un verdadero hombre conservador, un hombre de derecha. El resto de precandidatos presentes: Iván Duque, Paloma Valencia, Marta Lucía Ramírez, Carlos Holmes Trujillo y Rafael Nieto se autodenominaban de una manera “light”: centro, para actuar con política corrección.

Avanzó el debate y como es de imaginar el ex procurador y hoy precandidato a la Presidencia, Alejandro Ordóñez, se llevó buena parte de los aplausos y miradas. Sus posiciones, fuertes, frenteras y contundentes lo posicionaron como el único que encarna los valores que buscan los colombianos para su próximo mandatario.

Alejandro Ordóñez salió victorioso y confirmó que es el único candidato de derecha, el único que podrá derrocar el nefasto acuerdo que se hizo entre la élite terrorista de las Farc y la élite gobiernista que encarna Juan Manuel Santos, el único que será capaz de acabar la corrupción y la anarquía de ocho años, obra y gracia del tirano que muy pronto tendrá que entregar la banda presidencial.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

La senadora Cabal califica de agresión el texto de 76 politólogos egresados de los Andes

Blu Radio, Bogotá

https://www.bluradio.com/nacion/la-carta-de-maria-fernanda-cabal-los-andes-tras-polemica-por-las-bananeras-162217

5 de diciembre de 2017

La representante a la Cámara María Fernanda Cabal envío una comunicación al rector de la Universidad de los Andes, de donde es egresada, reclamando por el trato que, según ella, ha recibido de otros egresados, a propósito de un comentario suyo sobre la masacre de las bananeras ocurrido en 1928 y que según la miembro de Centro Democrático es un mito histórico. “En las sociedades, señor rector, los mitos resultan omnipresentes, y es más fácil derrumbar las pirámides de Egipto, que los mitos colombianos. Poner el dedo en la llaga intelectual y moral de cierta “inteligencia criolla” resulta una osadía imperdonable, destruir los paradigmas que se repiten sin cesar es un atrevimiento. Y esto se da obviamente por una ausencia de conciencia crítica, que es el fundamento y la razón de la Universidad desde la Edad Media”, dice Cabal en la comunicación.

 Según la politóloga y congresista, ella no desmiente lo ocurrido en ese hecho, pero pone en duda que fueran 3000 los trabajadores asesinados por la fuerza pública. Cabal pide que se aclare el papel de los partidos Liberal y Conservador, el papel de la Internacional Comunista y la presencia de agentes del Partido Socialista Revolucionario y las acciones de ellos en la United Fruit Company.

Cabal insiste en que se debe saber qué pasó con los cerebros de la huelga, que según ella, se marcharon para Moscú y otros se integraron al Partido Liberal durante el gobierno de Enrique Olaya Herrera. La congresista concluye su comunicación pidiendo al rector que se abra un debate académico sobre los hechos, adicionalmente plantea que el debate puede abrir una discusión sobre la Comisión de la Verdad, que considera sesgada.

Vea aquí el texto de la carta de María Fernanda Cabal:

https://www.bluradio.com/nacion/la-carta-de-maria-fernanda-cabal-los-andes-tras-polemica-por-las-bananeras-162217

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Politólogos de los Andes rechazan afirmación de María Fernanda Cabal

El Tiempo, Bogotá

http://www.eltiempo.com/amp/politica/carta-de-politologos-de-los-andes-donde-rechazan-afirmacion-de-maria-fernanda-cabal-157696

Blu Radio, Bogotá

https://www.bluradio.com/nacion/afirmaciones-de-cabal-son-un-descredito-para-la-profesion-politologos-de-los-andes-161924

1 de diciembre de 2017

76 egresados del programa de Ciencia Política de la Universidad de Los Andes publicaron un comunicado en que manifiestan su molestia con la representante a la Cámara María Fernanda Cabal, luego de que calificara de “mito histórico” la masacre de las bananeras. En el documento los egresados rechazan que una politóloga uniandina haga ese tipo de afirmaciones, pues representan un “descrédito para la profesión y en nada reflejan la seriedad de esta rama de las ciencias sociales”.  Los politólogos aclaran que “las diferencias políticas son bienvenidas en una democracia siempre y cuando se tenga como mínimos estándares los principios académicos que moldearon nuestra educación” y añaden que “estos planteamientos se suman a otras declaraciones que además de infundadas, buscan dividir y polarizar al país en un momento histórico”.

En él, escribieron que su polémica frase "ofende a las víctimas y la memoria histórica nacional” y hacen énfasis en la desinformación y división que estas afirmaciones pueden generar en la sociedad colombiana. "Como politólogos egresados de la Universidad de los Andes, rechazamos las afirmaciones irresponsables de la Representante a la Cámara María Fernanda Cabal que califica de mito la masacre de las Bananeras, que ofenden no solo la dignidad de las víctimas sino la memoria histórica nacional. Estos planteamientos se suman a otras declaraciones que además de infundadas, buscan dividir y polarizar al país en un momento histórico”.

En la carta, los politólogos también afirman que María Fernanda Cabal, que también es politóloga egresada de la Universidad de los Andes, “desacredita la profesión” y aclaran que “las diferencias políticas son bienvenidas en una democracia” siempre y cuando “se tenga como mínimos estándares los principios académicos”. "La disciplina de la ciencia política es un ejercicio académico serio y riguroso y afirmaciones como las que regularmente utiliza la representante María Fernanda Cabal son un descrédito para la profesión y en nada reflejan la seriedad de esta rama de las ciencias sociales. Las diferencias políticas son bienvenidas en una democracia siempre y cuando se tenga como mínimos estándares los principios académicos que moldearon nuestra educación".

La senadora dijo la polémica frase durante un debate en la 'W Radio'. Luego de ello se convirtió en tendencia número uno en Twitter, donde los usuarios arremetieron contra ella. María Fernanda Cabal no se quedó callada tras los comentarios en la red social y subió un video de más de dos minutos en el que reafirmó sus declaraciones y explicó que se basó en un libro de Eduardo Mackenzie para referirse así de la masacre de las bananeras.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

El berrinche de los 76

Por Eduardo Mackenzie

@eduardomackenz1

https://twitter.com/eduardomackenz1/status/938489802915057664

5 de diciembre de 2017

Un grupo de 76 “politólogos egresados” de la Universidad de los Andes montaron esta semana un sainete grotesco que produce vergüenza ajena. Con la complicidad de cierta prensa oficialista de Bogotá formaron una miserable patota contra María Fernanda Cabal, parlamentaria del Centro Democrático. Lo que hicieron parece ser un episodio más del cobarde matoneo que algunos vienen imponiendo, como horrible plaga, en ese recinto educativo que era una de las mejores universidades de Colombia.

El comunicado que firmaron los “76 politólogos” contra la representante Cabal, ex alumna de esa universidad, en venganza por el análisis que ella hace de un aspecto crucial de la historia nacional --la huelga de las bananeras de 1928--, recuerda lo que ocurre desde 2016 en ese centro educativo. Nadie ignora las agresiones anti femeninas, homofóbicas y anti estudiantes pobres que sufrieron en meses pasados la profesora Carolina Sanín, la estudiante becada Sol Fonseca y el estudiante Sebastián Lanz. Ellos fueron objeto de insultos y hostigamientos  impulsados por unos bellacos anónimos que actúan impunemente ante la impotencia del rector Pablo Navas quien no logra descubrirlos ni poner fin a sus emboscadas.

Esta vez, la tentativa de linchamiento fue más sofisticada pues fue disfrazada de indignación profesional. “Como politólogos egresados de la Universidad de los Andes, rechazamos las afirmaciones irresponsables de la Representante a la Cámara María Fernanda Cabal que califica de mito la masacre de las Bananeras, que ofenden no solo la dignidad de las víctimas sino la memoria histórica nacional”, dicen en un párrafo que cita la prensa. Y agregan: “Estos planteamientos se suman a otras declaraciones que además de infundadas, buscan dividir y polarizar al país en un momento histórico”.

Empero, el texto completo de los 76 es invisible. En la página web de esa universidad no aparece, aunque los medios aseguran que allí estaba. ¿La universidad retiró o no quiso publicar ese bodrio para no engordar el expediente de ciber-matoneo contra sus profesores y alumnos?

En todo caso, los 76 dejan ver en su declaración que son cándidos o de mala fe. María Fernanda Cabal no “calificó de mito la masacre” sino la versión mamerta construida en torno de lo acontecido el 5 y 6 de diciembre de 1928 en Ciénaga. Lanzan gritos de condena y ni siquiera se dan cuenta de que el motivo de su indignación es infundado. 

Incapaces de probar por qué la leyenda que ellos defienden coincide con la realidad, los 76 se muestran sumisos y envían un mensaje ilógico: hay en el país una “memoria histórica” intocable y estática hasta en sus menores detalles. Y debemos acatar esa “memoria” sobre todo “en un momento histórico”. Curiosa actitud la de esos politólogos patentados que ignoran que, por una parte, una cosa es la “memoria” y otra la “historia” y que, segundo, ninguna de las dos disciplinas se construye con datos congelados, inmodificables e inamovibles eternamente pues la verdad histórica evoluciona y se completa  con el tiempo a medida que nuevos elementos de prueba, o viejos elementos que estaban ocultos, aparecen ante la inteligencia humana. Olvidan que, precisamente, hoy más que nunca, la verdadera historia de la agresión terrorista que ha sufrido Colombia debe salir a flote.

En su “comunicado” no hay una línea que intente demostrar que María Fernanda Cabal se equivoca. ¿No son acaso los firmantes politólogos confirmados? ¿Por qué omiten toda argumentación?  Mi explicación es esta: a ellos no les interesa la historia. Les interesa devenir masa de maniobra, congregarse para linchar mediáticamente a una parlamentaria que el 14 de enero de 2015 fue declarada “objetivo militar” de las Farc, y que se atreve a desafiar los dogmas del desprestigiado comunismo colombiano.

Los 76 dicen que  la frase de María Fernanda Cabal “ofende  la dignidad de las víctimas”. ¿Cómo? La versión impuesta relega lo que los jefes de la asonada hicieron con algunos trabajadores. Ocultan la suerte que corrió, por ejemplo, la familia de Anselmo Corzo. Su casa fue saqueada y él terminó desaparecido. Su esposa, Margarita, fue asesinada a tiros, así como su hermano Luis. Mahecha, jefe de la insurrección, había ordenado “darle machete” a todo el que tuviera botas, pues eso era signo de que estaba con la United Fruit. Ese era el espíritu y la realidad de esa huelga. ¿Reabrir ese expediente, mostrar las atrocidades de unos y otros, es “ofender a las víctimas”? ¿De qué víctimas hablan los 76?

Wikipedia cuenta que la Universidad de los Andes fue fundada en 1948 por Mario Laserna Pinzón, Alberto Lleras Camargo y otros “con la idea de formar una élite pionera académica y técnica”. Esos insignes fundadores estarían hoy disgustados al ver lo que ocurre en sus aulas. La élite académica que querían formar se ha dejado contar: no son capaces de probar que son pioneros. Les falta la altura, la fuerza y la independencia intelectual necesaria para serlo y resistir a los pervertidores de la historia. 

El grupo de los 76, donde debe haber gente sincera, parece ser, más bien, un cortejo fúnebre con plañideras que va por la calle mostrando hasta dónde el error y la mentira se han metido en las universidades. Saben que se les acabó ese mito, esa disculpa, la primera justificación de las escuadras armadas del stalinismo para mostrarse como “protectoras del pueblo”. El mito del “ataque” unilateral infligido a los huelguistas “inermes” de las bananeras por el Estado “fascista” colombiano, era eso: la fabricación de una coartada para banalizar sus atrocidades pasadas y ulteriores.

Andan gimiendo e invitando a otros a llorar en la prensa, en nombre de una universidad que merecía ser mejor tratada por sus ex alumnos. Los 76 invocan su condición de egresados para montar un proceso obscurantista, reaccionario, de tipo maoísta, contra una brillante politóloga y parlamentaria que tiene el coraje de agitar ideas e invitar a que la historiografía política de Colombia entre en el siglo XXI.

Los 76 saben que un mito que había sobrevivido hasta hoy pasó a mejor vida. Se les derrumba la historia de la matanza sin atenuantes que había inventado, en 1929, un agente del Komintern, Alberto Castrillón, organizador de la insurrección, condenado a 24 años de prisión y liberado unos meses después. Versión perfeccionada por un diputado liberal, Jorge Eliécer Gaitán, que quiso convertir el parlamento en tribunal de justicia para derribar al gobierno conservador.

Se les hunde, sobre todo, la ficción que muestra a Colombia como una isla aérea, como una luna de Júpiter, aislada de todo, como un país jamás penetrado ni afectado por el espionaje y el expansionismo soviético. En realidad, esa injerencia fue evidente en la huelga de las bananeras pero los fabricantes de leyendas tratan de borrar ese hecho. Los gritos de los 76 es un episodio más de esa cadena de esfuerzos para cegar a la ciudadanía. Ya era hora de que esa impostura cayera.

Lamentablemente la historia nuestra, especialmente la que es impartida en universidades y colegios, está escrita en un solo lenguaje: el de la lucha y guerra de clases, el del odio y la violencia como resorte legítimo para  “mejorar la sociedad”, para alcanzar “la igualdad”, aún si eso lleva a avasallar la libertad y el derecho. El enfoque obtuso del marxismo, ideología del siglo XIX, es un corsé que la historiografía debe romper cuanto antes. Las observaciones de María Fernanda Cabal, sobre lo que ocurrió en las bananeras, abren la discusión. ¿Cómo avanzar en la buena dirección y no seguir tragando mentiras sobre el pasado de nuestra nación? Sin verdad histórica, Colombia no saldrá de la Guerra Fría (el mundo salió de eso, salvo Colombia) ni obtendrá paz, estabilidad y prosperidad.

La universidad de los Andes debería rechazar las estériles gesticulaciones de sus indignados y ayudar a realizar la gran investigación que el parlamento colombiano de 1929 no pudo hacer ante la moción negativa de Jorge Eliecer Gaitán y de la bancada liberal.

Sería una excelente oportunidad para abrir los archivos, la documentación ignorada y refundida en bibliotecas, oficinas y depósitos de la prensa, emanada de esos eventos dramáticos, para examinarlos con respeto y sacar las conclusiones que la honestidad impone.  Ya es hora de que Colombia empiece a abrir las ventanas para que entre aire sobre esos eventos que  fueron escamoteados por la falsa historiografía partidaria de la izquierda.

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------  

Colombia: Vergüenza nacional

Por María Clara Ospina

El Nuevo Herald, Miami

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article188035084.html#storylink=cpy

4 de diciembre de 2017

El informe, La guerra inscrita en el cuerpo, del Centro Nacional de Memoria Histórica, se lee con dolor, con rabia, con vergüenza. Cada palabra hiere los sentidos, acorrala el alma, nos enmudece.

¿Quién no se siente avergonzado cuando confirma los testimonios sobre toda clase de aberrantes abusos sexuales cometidos por los grupos armados que ensangrentaron a Colombia durante más de cinco décadas?

Dan náuseas la violencia y la sevicia de cada crimen, cada dolorosa historia aquí contada: las atrocidades sexuales cometidas contra mujeres de todas las edades, desde niñas hasta ancianas, en algunos casos por machos en manada, como animales carroñeros. En otros, como en el caso de Raúl Reyes, oímos la voz de quienes siendo adolescentes fueron obligadas a ser guerrilleras y, por años y años, forzadas a servir sexualmente al “canciller de las Farc”. El aborto impuesto fue otro aberrante crimen contra la dignidad de la mujer.

El abuso sexual se usó profusamente por venganza u odio, para someter y humillar, para establecer dominio absoluto sobre las gentes de determinados territorios, para castigar a madres que escondían a sus hijos para evitar que fueran reclutados como guerrilleros o, simplemente, por obtener un obsceno placer. Según este informe, ningún actor del conflicto armado colombiano es inocente en lo referente a crímenes sexuales contra la mujer, aunque todos niegan haberlos cometido. Sin embargo, todos, en mayor o menor grado, los cometieron. Así lo dicen las cifras que registran 4,837 casos cometidos por paramilitares, 4,722 por las guerrillas y 206 por agentes del Estado.

Lo peor, es que estas cifras son mínimas comparadas con la magnitud de la realidad; se considera que más del 84 por ciento de estos crímenes quedan en silencio, pues a las víctimas les da vergüenza o temor denunciarlos. El silencio es lo usual, ¡cómo no! si aunque se denuncien, los culpables logran impunidad.

Copio las palabras de los investigadores porque no hay una mejor manera para expresar y analizar lo ocurrido: “Las múltiples voces y silencios, principalmente de mujeres, confirman la magnitud de la violencia con que sus cuerpos han sido sometidos, apropiados, despojados de su humanidad. La violencia sexual se ha constituido en una modalidad de violencia que cumple distintos fines de acuerdo con los objetivos de los actores armados y de los distintos momentos de confrontación, pero con el común denominador de estar sustentada en arreglos de género que privilegian la construcción de masculinidades despóticas y perpetúan la objetivación de los cuerpos femeninos”.

Esta vergonzosa tragedia nacional no se puede ignorar. Para repararla los colombianos tenemos la obligación de evitar que se repita y reparar el honor de las mujeres agredidas. El castigo para los culpables debe ser ejemplar, de manera que sea disuasivo. Ellos han de sentir el dolor de la marca sobre la piel que dejaron en sus víctimas y la humillación. Así quizá logremos evitar la repetición. Se lo debemos a las mujeres que han contado su historia y a las que callan.

El país así lo ha entendido, de ahí la decidida actuación de los congresistas al legislar, por amplia mayoría, que los autores de crímenes sexuales contra menores (mayormente niñas) deberán ser juzgados por la justicia ordinaria y no tendrán acceso a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), ni a ningunos de sus beneficios y prerrogativas. Esto es un buen comienzo.

*Escritora colombiana.

-------------------------------------------------------------------------------------

Comité de Escogencia presentó los 14 extranjeros que integrarán la JEP

Radio RCN, Bogotá

http://www.rcnradio.com/paz/comite-de-escogencia-presento-los-14-juristas-extranjeros-que-integraran-la-jep/

6 de diciembre de 2017  

El Comité de Escogencia para la selección de los miembros del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición dio a conocer este miércoles los 14 juristas internacionales que integran la JEP. Según el Comité a la convocatoria se presentaron 77 juristas expertos extranjeros, hombres y mujeres de diversos lugares del mundo, que demostraron capacidades para el cargo.

Estos son los 14 escogidos :  – Ambos, Kai (Alemán) – De Prada Solaesa, José Ricardo (Español) – Mantilla Falcon, Julissa (Peruana) – Salmón Gárate, Elizabeth Silvia (Peruana) – Albán Alencastro, Juan Pablo (Ecuatoriano) – Duttwiler, Michael (Suizo) – Herencia Carrasco, Salvador (Peruano) – Hunneeus Quesney, Alexandra Valeria (Chilena) – Quintana Osuna, Karla Irasema (Mexicana) – Roht Arriaza, Naomi (Estadounidense) – Kravetz Miranda, Daniela (Chilena) – Raimondo, Fabián (Argentino) – Josi, Claudia Daniela (Suiza) – Criado de Diego, Marcos (Español)

Además este miércoles se realizó la posesión de los magistrados de la JEP y la presidenta Patricia Linares Prieto pese a las inhabilidades incluidas en el Congreso a la reglamentación de la Justicia Especial de Paz. A través de un comunicado, los magistrados de la JEP expresaron que el Tribunal quedó habilitado en el momento en que se aprobó el acto legislativo 001 de 2017 en la Corte Constitucional. (Lea también: Presidenta JEP confía en que la Corte tumbe inhabilidades para magistrados) “La JEP entrará en funcionamiento a partir de la aprobación del Acto Legislativo sin necesidad de ninguna norma de desarrollo, sin perjuicio de la aprobación posterior de las normas de procedimiento y que los establezca el reglamento de la dicha jurisdicción”, señala uno de los apartes de la comunicación.

Los magistrados lamentaron la inclusión de un régimen de inhabilidades durante el proceso de reglamentación de dicho tribunal durante su paso por el congreso e indicaron que esperan que la Corte Constitucional, tras examinar la norma del proyecto de ley, puede proceder a declarar su inexequibilidad. Patricia Linares aseguró que “la jurisdicción ya está funcionando. Ya estamos posesionados el Secretario Ejecutivo y yo (…) venimos avanzando en los trabajos que supone configurar una estructura como la JEP”.

------------------------------------------------------------fin--------------------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes