Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Uribe convocará marchas si Santos impone 16 curules para Farc Destacado

  • Martes, Dic 05 2017
  • Escrito por 

Centro Democrático: el poder de las ideas (851)

1. Uribe convocará marchas si Gobierno exige aprobación de circunscripciones

2. Si gana encuestas de su partido, ¿cómo serían las alianzas con el CD?

3. ‘Salvemos a Colombia’, el nuevo libro de Carlos Holmes Trujillo

4. "Conciliación de curules de paz, viciada"

5. Columna/ Colombia, país sin paz y sin valores

6. José Obdulio: “Le recomendaría a Uribe que, si va a abrir la lista al senado, él no vaya”

7. Trampa, única regla

-----------

1. Uribe convocará marchas si Gobierno exige aprobación de circunscripciones

Colprensa

La puja entre el gobierno y la oposición por las 16 circunscripciones especiales para la paz se mantiene, al punto que incluso ahora desde el uribismo se advierte que si es necesario para rechazarlas saldrán a las calles a manifestarse.

En tal sentido se pronunció el senador y expresidente Alvaro Uribe, quien aseguró que se debe acudir a las movilizaciones ciudadanas para frenar al gobierno Santos en su propósito de violar la Constitución y desconocer que ese acto legislativo se hundió.

 “Aquí no hay 16 curules para las víctimas, sino 16 curules para las Farc. ¿Y que el Gobierno va hacer ahora otra trampa? Se robaron el plebiscito, consiguieron que la Corte Constitucional aprobara que el Congreso cambiara por una proposición el resultado del plebiscito. ¿Ahora van a hacer esto? Alguien me llamó y me dijo: —no basta con el alegato jurídico, hay que prepararse en movilizaciones—”, indicó Uribe en Cartagena durante el 1er Foro Coalición Despierta 2017.

“... el lunes tenemos que pensar cómo vamos a reaccionar, pero el país quedaría sumamente indignado con nosotros si no reaccionamos con toda la firmeza. Nosotros, por ejemplo, estamos dispuestos a participar en un gran acuerdo nacional que permita que reales víctimas vengan al Congreso, pero aquí no había curules para las víctimas”, declaró.

Insistió en que las curules no son para campesinos ni para víctimas, “corresponden más o menos a 170 municipios, hay 130, de esos 170 municipios en poder de organizaciones narcoterroristas que interfieren en el libre consentimiento de los moradores, de las personas que viven allí”.

El exmandatario reiteró que ese acto legislativo fue rechazado por el Congreso, de acuerdo con lo establecido por la Constitución en su artículo 161 y por la Ley Quinta, que corresponde al reglamento del legislativo, en sus artículos 117, 119 y 134.

“Primero, estábamos ante una reforma constitucional; segundo, estamos en la etapa de conciliación; tercero, la conciliación no admite si no dos votaciones; cuarto, si en la segunda votación no se concilia, porque una de las cámaras rechazó lo acordado por los conciliadores, la conciliación y el proyecto se entienden rechazados”, explicó.

El Colombiano, Medellín, 03 de diciembre de 2017

------------

2. Si gana encuestas de su partido, ¿cómo serían las alianzas con el CD?

María Isabel Rueda

Carlos Holmes Trujillo espera un mandato popular para introducirle reformas al proceso de paz.

“Cuando ganemos las elecciones debemos pensar en el gran acuerdo nacional para la paz que propuso el expresidente Uribe”, dice Holmes Trujillo.

El exministro, exembajador y exconstituyente Carlos Holmes Trujillo dice que espera un mandato popular para introducirle reformas al proceso de paz. Incluiría una revisión a fondo de las funciones de la Corte Constitucional.

Creo que el expresidente Uribe está emproblemado con tantos pollitos de candidatos. ¿De alguna manera, usted se siente el pollito mayor? 
En materia de edad soy el pollito mayor. (Risas). Pero estoy compitiendo en franca lid. El presidente Uribe ha conducido este proceso con mucha imparcialidad. 

Sin duda usted es uno de los candidatos más conocidos y más completos del Centro Democrático. Pero algunos podrían mirar hacia otras alternativas más modernas como Iván Duque, que gusta por joven y preparado. O Rafael Nieto, por frentero. ¿Los ve como importantes rivales?
Todos tenemos iguales posibilidades. Naturalmente, mi hoja de vida es la más integral porque tiene experiencia y conocimiento en todos los niveles: el municipal, el regional, el nacional, el internacional, el privado y el académico. Lo digo con mucho respeto hacia mis colegas precandidatos, que en un escenario de encuestas también tienen muchas posibilidades.

Tampoco se lo ha visto jamás envuelto en un escándalo. Ni siquiera durante el 8.000, cuando perteneció al gobierno Samper...
Es cierto que nunca he tenido ninguna investigación de nada. Mi hoja de vida es intachable, a Dios gracias.

Es cierto que nunca he tenido ninguna investigación de nada. Mi hoja de vida es intachable 

El primer ensayo del sistema de encuestas iba medio saliendo mal. Escondieron los resultados y resolvieron que estaban muy pegados los coleros como para eliminar a alguno. ¿Fue su tuit pidiendo que si usted era el último, lo sacaran, lo que hizo renunciar a la exministra María del Rosario Guerra? 
Al retirarse, María del Rosario dio nuevamente una evidencia de seriedad y compromiso y acatamiento al mecanismo acordado. Creo que lo fundamental es que dicho mecanismo se está aplicando, y que pronto tendremos candidato del Centro Democrático.

¿Ve una lista conjunta del Centro Democrático, el Partido Conservador y Cambio Radical para Congreso?
En ningún caso, a la luz de las circunstancias actuales. Las diferencias son profundas. Sí veo posible una alianza para la Presidencia de la República con protagonistas como el expresidente Pastrana, con Marta Lucía Ramírez, con el doctor Ordóñez, con sectores cristianos. Tenemos, además, coincidencias muy estrechas con sectores de víctimas que se sintieron marginadas del acuerdo Santos-Timochenko. 

¿En las alianzas presidenciales para la primera vuelta cabe Germán Vargas Lleras?
En esa primera vuelta no lo veo. Con él tenemos diferencias profundas. Votó 'Sí' al plebiscito; nosotros encabezamos el 'No'. Y además fue vicepresidente del presidente Santos, a quien le hemos hecho fuerte oposición, por distintas razones que el país conoce. 

¿No han coincidido con él en las diferencias sobre la implementación de los acuerdos de paz? 
Si hubiera votado 'No' en el plebiscito habría hecho mucho más creíble las expresiones que ahora emite públicamente. 

Hagamos un ejercicio. ¿Si usted es el ganador, a cuáles de sus rivales se llevaría a conformar su equipo? 
No tengo ningún inconveniente en decirle que cuando yo sea presidente, si es que llegó a serlo, Iván Duque sería un gran ministro de Hacienda, Rafael Nieto sería un estupendo ministro de Justicia, Paloma Valencia sería una gran ministra del Interior y María del Rosario Guerra sería una gran ministra de Educación. 

¿Y pensaría en Marta Lucía Ramírez como fórmula vicepresidencial?
Marta Lucía Ramírez será una gran protagonista dentro de la alianza. Y si las circunstancias nos llevan a ese punto, estaría encantado de hacer fórmula con ella.

Ya vamos aterrizando. ¿Y en el flanco contrario, cómo ve la situación del Partido Liberal después de la exigua votación de la consulta?
La consulta demuestra que el liberalismo agoniza, que el país está rechazando el acuerdo que negoció el doctor De la Calle. Ni siquiera dentro de su partido movilizó un volumen de opinión suficientemente significativo. Pero, además, el resultado de esa consulta pone los términos del acuerdo Santos-Timochenko, que negoció el doctor De la Calle, en un lugar destacado dentro de la batalla presidencial que viene. Porque nos deja sin Constitución conocida y cierta.

¿Qué lo lleva a afirmar eso? 
¿Cuál es la Constitución que hoy hay? No se sabe. Dependerá de lo que diga la Corte Constitucional frente a dos tipos de demandas: unas, las que se harán porque, según el demandante, se viola la Constitución del 91; otros demandarán porque a su juicio se viola el acuerdo con las Farc. ¿Entonces, qué tenemos? Una Constitución ‘ad hoc’, o inexistente. De otro lado, cuando nos dicen que esto se quedará así durante doce años porque hay que cumplir con todo el acuerdo, en la práctica tienen la pretensión de acabar con la soberanía popular. A una democracia no se le dice: oiga, vote, pero lo que ahí diga no importa mucho, porque hay unas cosas que hay que cumplir independientemente de lo que se opine. Limita el pronunciamiento popular y lesiona la democracia. 

Y eso que la Corte ha tratado de proteger la Constitución…
Pero no lo logra porque esos acuerdos arrasan con principios fundamentales. Con el principio del juez natural. Con el principio de legalidad. Con el principio de no retroactividad en materia penal. Y deja a los ciudadanos en un estado de inseguridad jurídica tremenda. Lesiona la descentralización. Profundiza los desequilibrios regionales. Pone en peligro la democracia porque pretenden decirle a Colombia que eso no lo va a poder tocar nadie, en el curso de los tres próximos gobiernos. El blindaje es un cuento, puro realismo mágico constitucional.

El blindaje es un cuento, puro realismo mágico constitucional 

Nunca lo había visto tan abiertamente contrario a los acuerdos. Por el contrario, a usted le reconocen la experiencia y el corazón grande, pero algunos uribistas dicen que quisieran verle más la “mano firme”. ¿La está afirmando?
Yo soy abiertamente contrario a varios puntos del acuerdo, porque me parecen gravísimos para el país. Las consecuencias negativas van mucho más allá de lo que parece ahora. Por eso defendí el 'No' con tanta decisión. 

Una cosa que hizo mucho daño a su partido fue la frase del exministro Fernando Londoño de ‘hacer trizas el acuerdo’...
Yo conservaré lo bueno y cambiaré lo malo. ¿Qué es lo bueno? Que las Farc desaparezcan como grupo terrorista, porque nadie puede decir que eso es malo para el país. Que las armas queden a disposición de la ONU; que haya en el acuerdo seguridades físicas, jurídicas y socioeconómicas para la guerrillerada de las Farc que no haya cometido delitos atroces. Eso también es aceptable. 

¿Y lo malo?
Es mala la incorporación al bloque de constitucionalidad porque nos deja sin Constitución conocida. Es malo que el narcotráfico sea considerado como delito conexo al político porque garantiza la impunidad a los narcotraficantes miembros de las Farc. Eso es inaceptable. Son más los puntos del acuerdo que ponen en peligro la propiedad privada, y eso hay que corregirlo. La JEP, tal como está concebida, aun con los cambios que le ha hecho la Corte Constitucional, es mala para el país, es una fuente de inseguridad. La comisión para hacerle el seguimiento a la implementación de los acuerdos es una instancia supraconstitucional a la cual hay que pedirle permiso para expedir leyes y firmar decretos, y eso hay que cambiarlo. Esa es mi posición frente al acuerdo. Por eso, la importancia de los referendos derogatorios que están impulsando a nombre del Centro Democrático las senadoras Paloma Valencia y Paola Holguín y el representante Álvaro Hernán Prada.

¿Hasta qué punto una persona que tenga una posición así sobre el acuerdo se echaría sobre los hombros la posibilidad de que la paz explote? ¿Usted lo ha medido?
Claro que lo he medido. Y la respuesta es la siguiente: si las Farc dicen que quieren volver a la vida democrática, tienen que saber que en la democracia se gana o se pierde. Yo estoy pidiendo un mandato popular. Y si lo recibo, mi obligación será cumplirlo. 

¿Ejecutarlo cómo? ¿Convocando a un plebiscito o a una constituyente?
Con las elecciones mismas. Y en ese momento, las Farc tendrán que demostrarle a Colombia si era cierto que querían participar de la vida democrática o si se trataba de una sombrilla para imponer lo que querían con el beneplácito del presidente Santos. 

Ningún candidato del Centro Democrático ha dicho qué les va a ofrecer a los desmovilizados de las Farc y qué garantías le daría a la Farc, el partido político. ¿O se trata de que vuelvan a las armas?
De ninguna manera. Tal como lo dije antes, los puntos que les dan a los miembros de la guerrilla no incursos en delitos atroces seguridades físicas, jurídicas y socioeconómicas deben cumplirse dentro de las posibilidades reales y gradualmente. Cuando ganemos las elecciones debemos pensar en el gran acuerdo nacional para la paz que propuso y ha defendido el expresidente Uribe. 

Pero el presidente Santos ha urgido a las otras ramas del poder público que honren el acuerdo que él firmó en La Habana…
El Presidente de la República no tiene facultad para comprometer indefinidamente, en este caso por 12 años, a todo el Estado colombiano. Ni tampoco para desconocer los veredictos populares en su afán de imponer lo que firmó con Timochenko. Todos los cambios se harán en cumplimiento del mandato popular, y conforme a la Constitución y a la ley. Otro capítulo es, con el mayor respeto por sus integrantes, el de la Corte Constitucional.

El Presidente de la República no tiene facultad para comprometer indefinidamente, en este caso por 12 años, a todo el Estado colombiano 

¿Por qué?
¿Cómo así que la Corte Constitucional dice que ese acuerdo es una política de Estado?

¿No lo es?
¿Cómo así que puede tener carácter pétreo durante 12 años? No puede, porque la soberanía popular es la fuente de todos los poderes. Soy coautor de la Carta del 91 y no acepto la tesis de la Corte de ninguna manera. 

Tampoco lo dijo tanto así. Dijo que los próximos gobiernos deberían tratar de seguir las directrices del acuerdo... 
Claro, pero el carácter pétreo de los acuerdos es lo que repugna el concepto de soberanía popular. Mire, uno de los grandes problemas que tuvo la bendita fecha esa del Nobel es que el presidente Santos desechó la oportunidad de construir un verdadero acuerdo nacional para la paz. Empezó a correr para llegar a Oslo con el trofeo completo. Y con ese afán, le negó al país la posibilidad de tener un gran acuerdo nacional para la paz, que era lo que nosotros planteábamos. 

Supongamos que usted gane y lo elijan presidente. ¿Cómo hará para cambiar las cosas? 
Repito: tendré que cumplir con el mandato que recibí. Y eso obliga a acudir a todos los mecanismos constitucionales y legales para cambiar las cosas. Es más, me parece que hay que cambiar a fondo la Corte Constitucional ya. Llegó la hora.

¿Cambiar la Corte Constitucional? ¿Cómo?
En el sentido de precisar las competencias de la Corte. Cuando definimos sus competencias en la Constituyente dijimos que consistían en garantizar la guarda de la integridad de la Constitución, comillas, “en los estrictos y precisos términos de este artículo”. ¿Para qué? Para que no hubiera desbordamiento, para que no hubiera tentaciones legislativas.

¿Y ha habido desbordamiento?
Claro que sí.

El Tiempo, Bogotá, 04 de diciembre de 2017

------------

3. ‘Salvemos a Colombia’, el nuevo libro de Carlos Holmes Trujillo

Bogotá, 4 de diciembre de 2017 (CD). El precandidato presidencial Carlos Holmes Trujillo presentará su libro ‘Salvemos a Colombia’, en un evento que se cumplirá en Bogotá el próximo miércoles 6 de diciembre a partir de las 5:00 p.m en la Librería Lerner (Carrera 11 # 85-52), en donde firmará algunos ejemplares.

Esta publicación es un compendio de algunas de las columnas de autoría de Carlos Holmes Trujillo en periódicos y medios de comunicación digitales como El Nuevo Siglo, Portafolio, La Nación, Kienyke, El Informador, El Pilón, Opinión Caribe, Los Irreverentes y Debate.

En cada una estos escritos, el político le toma el pulso al país, analiza la coyuntura nacional y defiende la institucionalidad nacional, la cual considera amenazada.

Trujillo decidió recopilar dichas columnas en este libro para dejar constancia histórica de las advertencias que ha formulado en diferentes momentos.

El prólogo de este libro está a cargo del expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien expresa que Carlos Holmes Trujillo es un “férreo defensor de los principios tutelares de las democracias progresistas: la seguridad, la confianza de inversión, la política social, la independencia entre instituciones y el pluralismo participativo”.

(FIN)

------------

4. "Conciliación de curules de paz, viciada"

En entrevista con EL NUEVO SIGLO, el vocero del Centro Democrático en el Senado dijo que esa bancada fue consecuente con su postura.

_____________

EL NUEVO SIGLO: El Senado hundió la Reforma Política, ¿por qué el Centro Democrático contribuyó con ese hundimiento?

ERNESTO MACÍAS: Desde un comienzo advertimos que no votaríamos ningún proyecto tramitado bajo el sistema perverso del fast track, porque es una violación a la Constitución, porque el Gobierno se burló del pueblo que mayoritariamente votó No en el Plebiscito y porque en nombre de la paz se le han entregado todas las concesiones a un grupo criminal. Ahora, la mal llamada reforma política, era un proyecto que buscaba salvar a los caciques electorales que se desgastaron y se quedaron sin electorado. Querían introducir el “transfuguismo” para cambiarse de partido y salvar su elección al Congreso y también las coaliciones para salvarse en las próximas elecciones. Ese proyecto era otro abuso institucional.

ENS: ¿Y qué pasó con las 16 circunscripciones de paz que también hundieron?

EM: En primer lugar ese proyecto se hundió en la conciliación por diversos vicios en el trámite y después pretendieron revivirlo con una votación irregular que también les fracasó por falta de votos. Han violado la Constitución cuando han querido y con ese proyecto han pretendido lo mismo. Se hundió y punto.

ENS: ¿El presidente Santos dice que el proyecto no se hundió?

EM: Santos se robó el plebiscito sin sonrojarse. Ahora pretende cambiar las matemáticas para tratar de imponer las otras 16 curules que le prometió a las Farc. Eso lo definirá la Corte Constitucional, porque tanto el Presidente del Senado quien votó a favor, como el Secretario General quien es el notario para todos los casos del Congreso, certificaron que el proyecto se hundió.

ENS: El Gobierno dice que ustedes no quieren las curules de las víctimas, ¿qué le responde usted como vocero del Centro Democrático?

EM: Esa es otra gran mentira del Gobierno. Quisieron engañar a las víctimas cuando claramente se trataba de entregarles a las Farc otras 16 curules en la Cámara. Y claro, el Gobierno y los cabecillas están ofendidos con nosotros porque les sacamos del bolsillo a las Farc esas curules que Santos les había prometido. Esas curules, en zonas de dominio de Farc, no podían ser para las víctimas. El Gobierno se preocupó por regalarles curules a los victimarios e ignorar a las víctimas. Se ha legislado para los victimarios y no para las víctimas.

ENS: ¿Cuál fue la propuesta que hizo el Centro Democrático sobre unas curules para las víctimas?

EM: Este martes radicaremos, en compañía de la senadora Sofía Gaviria y varios senadores de distintas bancadas, un proyecto de acto legislativo que les otorgue curules a las víctimas de las Farc. La idea es que solamente las verdaderas víctimas, las que estén certificadas, puedan presentarse dentro de una jurisdicción especial, como candidatos a la Cámara y hacerse elegir con cualquier votación y en cualquier sitio del país; no en zonas marcadas o determinadas como pretendieron hacerlo Santos y las Farc en el proyecto que se hundió.

ENS: ¿Y alcanzan a aprobar una reforma constitucional antes de las próximas elecciones?

EM: El proyecto contempla que los representantes a la Cámara de las víctimas sean escogidos en elecciones atípicas o en fecha distinta a la del Congreso. Y se posesionarían en diciembre de 2018, es decir, seis meses después de iniciadas las sesiones ordinarias.

El Nuevo Siglo, Bogotá, 03 de diciembre de 2017

-----------

5. Columna/ Colombia, país sin paz y sin valores

Por:
Thania Vega de Plazas
Senadora de la República

“En Carepa hicieron camisetas para despedir a alias Inglaterra” Titulaban los medios de comunicación a propósito de la muerte de Luis Orlando Padierna, jefe de la banda delincuencial “Clan del Golfo”. Este sujeto fue perseguido por las autoridades durante varios meses, hasta que por fin fue dado de baja en Chinácota, municipio cercano a Venezuela.

Pero lo que es realmente tan aterrador como el prontuario de alias “Inglaterra” es la actitud de los habitantes de Carepa en Antioquia, que recibieron el féretro de este bandido en medio de pitos y manifestaciones multitudinarias, como si se tratara de la bienvenida al deportista del momento, o a la selección Colombia que visita ese municipio después de ganar el Mundial Rusia 2018.

Vídeos con el vergonzoso momento en que se recibía los restos mortales circularon por todas partes, todo en el pequeño municipio era fiesta por la despedida de un “héroe” al que lloraban y rendían homenaje con “corridos prohibidos” licor y pólvora.

Alias Inglaterra despedido con honores en esta zona del Urabá antioqueño, donde cometió todo tipo de crímenes contra la sociedad civil, que lo padeció como narcotraficante, extorsionista, secuestrador y asesino.

¿Qué pasa por la mente de nuestros compatriotas que ahora resuelven despedir como al más importante colombiano a un sujeto que asesinó policías y llenó de droga al país?

Es evidente que muchos en Colombia están confundidos por el reflejo de lo que pasa desde el alto gobierno, que envía el peor de los mensajes a las nuevas generaciones; “pueden delinquir porque siempre el Estado los perdonará y les dará una curul para que hagan política.”

Esta hora negra de la patria indica que ser pillo paga, y que los principios y valores de familia están revaluados por nuevas conductas contra la ley.

Hemos escuchado expresiones en la calle de quienes dicen que hubieran preferido ser guerrilleros de las Farc que vendedores de dulces y chicles, pues mientras ellos no se han robado nada, asesinado a nadie, ni capturados por traficar con coca, siguen allí en el mismo puesto tratando de vender un dulce en la Plaza de Bolívar de Bogotá; mientras a los guerrilleros de las Farc condenados muchos de ellos a más de doscientos años de prisión, les dieron sueldo, escolta, camioneta, curul en el Congreso e impunidad por todos sus delitos.

Un país donde se invirtieron los valores, es un país que no puede hablar de paz como se hace desde el gobierno nacional. Estas nuevas generaciones están recibiendo de manera clara, que más vale ser un delincuente que un ciudadano de bien.

Qué tristeza causa ver que nuestros hombres de las Fuerzas Armadas, muchos de ellos asesinados, son olvidados por su pueblo al que defendieron con su vida; para ellos no hay marchas ni recibimiento con honores como el que ahora se les hace a bandidos de las condiciones de alias Inglaterra.

Fin

------------

6. José Obdulio: “Le recomendaría a Uribe que, si va a abrir la lista al senado, él no vaya”

LOS IRREVERENTESEstamos a menos de una semana para la inscripción de las listas del Centro Democrático al Congreso de la República. EN el caso del senado, hay un pulso interno entre los defensores de la lista abierta y los que propugnan, como usted, que ésta sea cerrada.

JOSÉ OBDULIO GAVIRIA. El falso dilema “ideología o votos” lo creó la Constitución del 91. Ahí se escribió el acta de defunción de los dos partidos históricos, liberal y conservador. Al discurso aglutinante lo reemplazó la simple mecánica recolectora. La introducción del sistema de lista abierta en circunscripción nacional derogó a los héroes como Uribe Uribe y entronizó a los herederos del “romanismo” y el ‘lentejismo’. Uribe, Galán, Gómez Hurtado son hijos del tipo de congreso anterior al 91. Anomalías como Claudia Nayibe, Iván Cepeda y los ñoños, son el tipo de hijos que pare el sistema de lista abierta.

La lista abierta la integran 50 o más candidatos que actúan como “llaneros solitarios”. Con contadas excepciones, es gente a la que le da lo mismo llegar al senado por la U que por CR, Opción Ciudadana, partido liberal o Partido Verde. Con sistema de lista abierta, muchos que apoyaron hasta ayer a Santos y votaron Sí en el plebiscito, estarían encantados de ir en la lista del CD. La lista abierta nos volvió un país de dirigentes oportunistas, pusilánimes, corruptos y sin principios. Creo (y espero) que el pueblo destituirá electoralmente en 2018 a las listas abiertas.

LI. Pero los defensores de la lista abierta esgrimen un punto que tiene un alto nivel de validez: el trabajo político de quienes están aspirando. Cada uno tiene que salir a buscar votos para lograr su curul y no esperar al endoso del presidente Uribe.

JOG. Los partidos de lista abierta son una mísera fábrica de avales. Los feudos electorales basados en dinero, burocracia y contratación pública, se reunieron en nuevos partidos o en viejos partidos reciclados. Así garantizan la reproducción de curules “propias”. Desde mi actual curul suelo observar. Ya me sé el mapa: fulano es el hijo de tal; las otras, las esposas de tales; los otros, los hermanos de fulanos… No hay sino una explicación a un sistema político tan primitivo, tan feudal: las listas abiertas que incorporan, entre otras cosas, el derecho a heredar las curules.

LI. ¿Cuáles son las principales críticas que usted le hace a las listas abiertas?

JOG. Con lista abierta no hay relaciones políticas entre el candidato y el electorado. En la lista abierta lo único que usted puede plantear es negocios. El logotipo de los partidos de lista abierta debiera ser el signo pesos ¡Vote por mi y yo le pago tanto o le doy esto o lo otro! Los partidos de lista abierta no tienen Centros de Pensamiento sino Centros de negocios; no necesitan tesorerías sino caletas… ¿Usted, que es consultor político, cree que vale la pena ir a un foro en Sahagún para discutir con la esposa del Ñoño, futura senadora de la U en lista abierta, sobre qué hacer con  la JEP en la legislatura del 2018?

LI. No sería una tarea sencilla. Pero no nos salgamos del tema. He hablado con algunos dirigentes del uribismo que defienden la lista abierta y ellos me aseguran que con esa figura, posiblemente el Centro Democrático puede obtener alrededor de 30 a 35 curules el año entrante, un incremento significativo frente a las 20 que tiene hoy en día.

JOG. No seamos ni ilusos ni hipócritas: el mejor en el sistema de lista abierta es el que más ofrezca, y punto. El segundo nivel, es el de las candidaturas a la Cámara atadas a los candidatos al senado. Actúan como simples recogedores de ganado para que el patrón (el senador) lo cuente, lo pese y lo embarque para la feria. El sistema del 91 también convirtió a la Cámara de Representantes en tierra de nadie.

Con una lista abierta no hay partido. No hay con quien hablar. Para bien y para mal. Nosotros, por ejemplo, para bien (porque son disidentes), tenemos una estrecha alianza de principios con dos senadoras liberales en temas como la JEP y las 16 curules de las FARC. Y, para mal, también: en Cambio Radical varios senadores se han enfrentado a la decisión de su partido y varios votaron con las FARC y Santos la JEP y las 16 curules. Por esencia, una bancada de lista abierta no es bancada. Obra siempre como un aquelarre de comerciantes: do ut des. Te doy, para que me des.

LI. Tengo la impresión de que estas declaraciones tan fuertes, van a generar escozor al interior del Centro Democrático. Los defensores de la lista abierta, porque he hablado con ellos, no piensan dar su brazo a torcer.

JOG. El doctor Óscar Iván Zuluaga y quienes le recomiendan a Uribe dar ese paso atrás, abrir la lista (¡qué digo!, no recomiendan sino exigen, porque están soliviantados), nunca han dado el debate abierto, como lo hago yo desde 2005 cuando se fundó la U. Hasta ahora no ha sido posible confrontarnos. Por eso he optado por publicar mis puntos de vista en esta entrevista; creo que el partido lo necesita y espero que mis palabras creen la ocasión para un debate argumentado…

El doctor Zuluaga ha expresado una admiración obsesiva por quienes “tienen votos”, como si eso pudiera ser una cualidad intrínseca de alguien, como tener buena voz o buen carácter. Él  mismo ha dicho que “tiene 7 millones”. Esa es una caracterización propia del sistema de lista abierta, en la que no se “obtiene” una votación sino que se “tiene” una votación negociada con capitanes políticos. Lo que debiera decir, más bien, es que fulano de tal tiene 3 mil millones de pesos para ganar una curul en el sistema de lista abierta y en competencia con la figura de Álvaro Uribe. Él le dice a Uribe que la lista debe ser integrada por quienes “tengan votos”. Una manera indirecta de decir que José Obdulio (u otros miembros actuales de la bancada que se rehúsan a construir un feudo propio) no tiene votos, o, si no, que se haga contar. Pues lo digo sin ambages y bien clarito: yo no necesito hacerme contar contra Uribe; yo no quiero tener feudo electoral sino partido; yo no quiero ganarle a nadie de mi partido ni necesito reconocimientos. Yo he hecho, hago y deseo seguir haciéndole la segunda a Uribe. Eso es mucho más gratificante que ser el nuevo Ñoño del Centro Democrático, cosa que parece ser la obsesión del grupo en mención. Yo no apostaría afeitarme el bozo con ninguno de mis compañeros del CD para ver cuál saca más votos. Mi esfuerzo es para que todos lleguen a ser mejores que yo. Con eso, sirvo a mi país.

LI. Ante el escenario de que se imponga la lista abierta, ¿cuál sería su recomendación al presidente Uribe?

JOG. Yo le recomendaría a Uribe que, si va a abrir la lista al senado, él no vaya. Que no se baje de su peana. El que esté dispuesto a competir con él por los votos, o tiene una codicia enfermiza o una chifladura como para camisa de fuerza. Esa gente le va a hacer la vida imposible. Ya me imagino el partido teniendo que responder por violaciones de topes, por falsedades en informes, por guerra de candidatos para quedarse con los dineros de la reposición. Y como bancada, ya me imagino a Uribe tratando de convencer a las “personalidades de lista abierta” que asistan cumplidamente a las sesiones y rogándoles que nos acompañen con el voto. Uribe no se merece eso. Si va a abrir la lista, que le deje ese trabajo a los ambiciosos.

Los Irreverentes, 03 de diciembre de 2017

-----------

7. Trampa, única regla

Alvaro Hernán Prada

El proyecto de Acto Legislativo de las 16 circunscripciones  fue negado desde el martes anterior. El artículo 161 de la Constitución es claro, las cámaras al tener textos aprobados diferentes, tienen que conciliar. Para ello se nombran unos representantes y unos senadores, quienes concilian y presentan textos para aprobar en cada plenaria, previo anuncio y publicación. “Si después de la repetición del segundo debate persiste la diferencia, se considera negado el proyecto”. El martes pasado se sometió a segundo debate la conciliación y fue negado. No existe. La votación del jueves no tenía ninguna justificación, no debió votarse por tercera vez, es ilegal. Si hubieran alcanzado los 52 votos requeridos, no tendría ninguna validez.

El gobierno pidió argumentos jurídicos al senador Roy Barreras, médico, quien sacó de la manga una nueva tesis del quorum y de las mayorías, citando la sentencia C 784 de la Corte Constitucional, para tergiversarla. El ministro del Interior, al ver que su semana terminaba en absoluto fracaso por el hundimiento de la reforma política y las modificaciones a la JEP, acogió esa explicación para escribir en twitter que las 16 curules se habían aprobado, un rato después de lamentar lo contrario. El ministro fue respaldado por el dictador, orgulloso de utilizar su herramienta, la trampa.

Dijeron que el quorum y las mayorías cambiaron, basados en la detención de 3 senadores del partido de la U. Que ya no son 102 senadores, sino que son 99. Por lo cual la mitad es 49.5 más 1 voto adicional como obliga la norma, seria 50.5 pero aproximando a 50 y no a 51. Hay que diferenciar el quorum de las mayorías. Quorum es el número mínimo de miembros de la respectiva comisión o cámara para deliberar o decidir. El artículo 145 de la CN exige la mitad más uno de los miembros. El AL de Equilibrio de Poderes le da aún mayor claridad, al excluir a quienes tienen orden de captura pero no han sido condenados, de los casos en que podría afectarse el Quorum, como es el caso de los senadores de la U. En el caso de las mayorías para decidir, son diferentes según el tipo de proyecto. Para modificar la constitución se requiere mayoría absoluta, en la que se cuentan los votos no de los asistentes sino sobre el total de miembros de la corporación, según los artículos 375  y 153 de la CN.

El penúltimo fraude comprobado, fue que los 50 votos no se dieron dentro del tiempo establecido por la ley, que son 30 minutos. Quedó grabado en video, que al momento de terminar la votación había 48 votos y unos segundos después entró el voto 49 de los electrónicos.

Tratar de Imponer el proyecto hundido es otro síntoma de la dictadura. El secretario general, notario de la corporación, anunció que no se obtuvieron los votos necesarios. Si el presidente del Senado acepta la trampa, tendrá consecuencias disciplinarias y penales, por un robo que durara muy poco.

Se quedarán con las ganas de entregarle otras 16 curules a las farc, quienes con miedo y dinero aseguraban acceder a ellas a través de amigos y testaferros. Nunca pensaron en las victimas. Propusimos entregárselas a ellas directamente, sin elecciones y menos en sitios dominados por el narcoterrorismo. No aceptaron. Su objetivo es imponer el modelo Venezolano y que reine la criminalidad.

Diario del Huila, Neiva, 04 de diciembre de 2017

-----------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes