Facebook

     SiteLock

Última hora
Tres retos del Centro Democrático - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
Una alianza para reconstruir a Colombia - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
El gobierno del poquito - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
La violencia sexual en las Farc - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29
¿Cuál es la diferencia? - Viernes, 15 Diciembre 2017 04:29

Los violadores de menores NO podrán acudir a la JEP Destacado

  • Viernes, Dic 01 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

30 de noviembre de 2017

 

1.    Violadores NO podrán acogerse a beneficios de la JEP

2.    “La Cámara le cumplió al país con proyectos fast track”: presidente Lara

3.    Peligro en Colombia: más de 1.000 terroristas de las FARC rechazan la paz de Santos y siguen armados

4.    La paz, al borde del naufragio

5.    La Cámara aprobó conciliación de la JEP

6.    El Senado postergó conciliación de la Circunscripción Especial de Paz

7.    El Senado enterró la Reforma Política

8.    Así cambió Santos su discurso sobre las Farc en política

9.    Lo que gana Cuba con el romance Kim-Castro

 

Violadores NO podrán acogerse a beneficios de la JEP

Por Manuel Reyes Beltrán

Radio Santafé, Bogotá

http://www.radiosantafe.com/2017/11/29/violadores-no-podran-acogerse-a-beneficios-de-la-jep/

29 de noviembre de 2017

Con 98 votos a favor y 0 en contra, la Plenaria de la Cámara de Representantes por unanimidad, aprobó una proposición para excluir de los beneficios que brinda la Justicia Especial para la Paz, JEP, y remitir a la Justicia Ordinaria a quienes hayan cometido delitos sexuales contra menores de edad.

La Representante a la Cámara Sandra Ortiz, del partido Alianza Verde, presentó proposición en medio de la discusión de la JEP, para que los sujetos que hubiesen participado en el conflicto armando y hayan cometido acceso carnal violento sean juzgados por la justicia ordinaria y no en el marco de la Justicia Especial para la Paz; con el fin de garantizar que este delito no quede en la impunidad

La decisión se tomó en medio de una encendida discusión de más de una hora durante la jornada del último debate del proyecto de la Ley Estatutaria. (JEP). Para concluir la Representante de los boyacenses expresó que: “no podemos permitir de ninguna forma que estos monstruos que dañaron la vida de miles de niñas, niños y mujeres cometiendo este tipo de delitos atroces queden impunes; un abusador jamás se resocializa, siempre estará al acecho de nuevas víctimas, por lo que en búsqueda de la protección de nuestros niños, niñas y adolescentes, veíamos como un completo despropósito dejar absueltos a estos miembros de las FARC, que son un peligro para la sociedad”.

-------------------------------------------------------------------------------------- 

“La Cámara le cumplió al país con proyectos fast track”: presidente Lara

Por Manuel Reyes Beltrán

Radio Santafé, Bogotá

http://www.radiosantafe.com/2017/11/29/camara-le-cumplio-al-pais-con-proyectos-fast-track-presidente-lara/

29 de noviembre de 2017

“La Cámara le cumplió al país y a los colombianos con los proyectos de paz vía fast track” aseguró el presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Lara Restrepo, al concluir las conciliaciones de la Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz, las Circunscripciones de Paz y la aprobación del proyecto de Innovación Agropecuaria en su último debate. El Congresista dijo: “quiero resaltar que la Cámara de Representantes trabajó día y noche, de lunes a jueves hasta las 12 de la noche, deliberando sin pupitrear los artículos más importantes de esta implementación, y quiero decirle a los colombianos con gran satisfacción que lo que llegó a la Corporación se mejoró sustancialmente”.

Lara insistió en que los representantes atendieron las preocupaciones de millones de colombianos sobre la Justicia Especial de Paz, sobre las Circunscripciones Especiales de Paz, el proyecto de Innovación Agropecuaria e incluso con la “malograda” Reforma Política. “A la estatutaria JEP se le pusieron dientes para que los miembros de las FARC reincidentes, que no delate testaferros ni entregue fortunas mal habidas vayan a la Jurisdicción Ordinaria a enfrentar las más duras penas. También se cerraron completamente las listas de miembros de las Farc donde se le vendían cupo a los narcotraficantes y a los delincuentes”, agregó.

Igualmente, dijo que “los más horrendos crímenes contra menores de edad quedaron también excluidos de la Justicia Especial de Paz. El texto de la Cámara se impuso sobre el del Senado porque se deliberó sobre los proyectos fast track con cuidado y sin pupitrazo”. Sobre el proyecto que crea las 16 Circunscripciones de Paz, aseguró que también se impuso el texto de la Cámara a pesar de su voto en contra. “En lo personal voté en contra, porque creo que es un texto que trae graves problemas para el país porque en el futuro los victimarios tratarán de llegar al Congreso a nombre de las víctimas”, dijo.

Para el presidente de la Cámara, otro gran logro es la aprobación en su último debate del proyecto de Innovación Agropecuaria que favorece el campo colombiano, que destina fondos, recursos para la innovación, la ciencia y la tecnología de la producción agrícola en Colombia. “Este proyecto, incluido en el paquete fast track, significa productividad y más prosperidad para los campesinos de Colombia”.

Concluyó que “la Cámara le cumplió a los colombianos. Aquí no se pupitrió nada, aquí se trabajó con ardua intensidad y mucha disciplina, los debates fueron extensos; ese es el resultado que se le entrega hoy a todo el pueblo colombiano, hablo en nombre de la Cámara, hablo en nombre de todos mis colegas, y puedo decirles a los colombianos que sus representantes a la Cámara de verdad hicieron el trabajo que tenían que hacer y honraron la dignidad que depositaron en ellos los colombianos con la representación”.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Peligro en Colombia: más de 1.000 terroristas de las FARC rechazan la paz de Santos y siguen armados

Por Alberto D. Prieto

OK Diario, Madrid

https://okdiario.com/internacional/america-latina/2017/11/28/peligro-colombia-mas-1-000-terroristas-farc-rechazan-paz-santos-siguen-armados-1560836

28 de noviembre de 2017

¿Son disidentes o son un reducto que queda en el monte por si las FARC no alcanzan su objetivo de tomar el poder? Colombia se enfrenta a un enorme peligro: más de 1.000 narcoterroristas de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se niegan a aceptar los acuerdos de paz firmados por su líder, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, con el presidente del país, Juan Manuel Santos. 

Y eso que el texto, que se aprobó hace ahora un año saltándose la decisión popular en plebiscito —el 2 de octubre de 2016, más de la mitad de los votantes colombianos rechazaron el pacto alcanzado bajo los auspicios de la dictadura cubana—, les reconoce innumerables prebendas y ventajas: impunidad jurídica, dinero para su transición a la vida civil, escaños asegurados en el Parlamento, emisoras de radio para propagar su mensaje… 

Las FARC han cambiado de nombre manteniendo las siglas. Ahora se hacen llamar Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Presentan a Timochenko, su número uno de los asesinatos, extorsiones, narcotráfico y secuestros, a las elecciones presidenciales del próximo mayo y han entregado un montante de sus armas que todos los expertos independientes cifran en alrededor del 40%. 

Los terroristas que han liderado el mayor cartel de cocaína del mundo no han entregado el dinero que tienen escondido en paraísos fiscales, pero sí están ya recibiendo la financiación del Estado para sus actividades políticas. Y aun así, a pesar de todas estas facilidades, más de 1.000 de los supuestos 8.000 elementos armados con los que contaban las FARC han decidido quedarse en el monte.

Millones de pesos, escaños asegurados, impunidad a pesar de los cientos de miles de muertos a sus espaldas, mensaje difundido con emisoras pagadas por el erario público… el objetivo es claro: alcanzar el poder, abrir las puertas de la Casa de Nariño —palacio presidencial en Bogotá— y establecer su “revolución” a imagen y semejanza de la de sus aliados bolivarianos en Venezuela o castristas en Cuba. Por eso, los colombianos temen que esos más de 1.000 terroristas no desmovilizados no sean sólo meros disidentes —más allá de que es un número enorme de elementos armados para seguir ejerciendo el narcotráfico y la extorsión—, sino algo más. Una milicia preparada, entrenada, armada y adinerada a la espera de intervenir.

No piensa así el presidente de Colombia, que se ganó el premio Nobel de la Paz tras cerrar el acuerdo con la narco-guerrilla, que está en plenas conversaciones con el autodenominado Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que, a pesar de todo, dejará la presidencia en unos meses hundido en las encuestas de aprobación. Nadie cree en Santos: su rechazo está cerca del 80%, porque la economía no remonta, las inversiones extranjeras no llegan y la seguridad jurídica no aparece como el elemento clave que es para la estabilidad de un país.

Juan Manuel Santos se contenta con decir que la proporción de guerrilleros de las FARC que ha decidido mantener la lucha armada es inferior al nivel de disidencia registrado en otros acuerdos de paz de todo el mundo. “En todos los conflictos armados siempre queda un remanente de gente que no se acoge a los acuerdos de paz. En el caso colombiano, el porcentaje es menor al de los demás acuerdos”, ha afirmado durante la inauguración de la semana de la seguridad ciudadana. Según Santos, citado por Caracol Radio, mientras que la media de combatientes díscolos en otros procesos de paz es del 15%, él cifra en no más de un 7% de los miembros de las FARC que “se han negado a adherirse a los textos de La Habana”.

Más allá de que las cifras no casen con las de los analistas independientes citados por medios como Vanguardia.com o los “más de 800” que calcula el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, el riesgo es enorme: el poder que adquieren las columnas de disidentes, manejando el negocio de la droga, es enorme.

La Fundación Paz y Reconciliación apunta a un número que rondaría los 700 hombres y mujeres armados con intención de continuar en la senda del delito. Pero fuentes de seguridad consultadas por Reuters confirman que en realidad la cifra sí alcanza el millar. Aunque las Fuerzas Armadas han sido autorizadas por el Gobierno a bombardear desde aviones y helicópteros a los remanentes de la narco-guerrilla, hasta ahora no se han logrado resultados, porque, según han explicado fuentes militares, se ocultan o usan a la población civil como escudo.

La Casa de Nariño pronto será ocupada por otro inquilino, muy probablemente procedente de la alianza entre el Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe y el Partido Conservador del también ex mandatario Andrés Pastrana. Ellos limaron sus rencillas en 2016 uniendo fuerzas en la campaña por el NO a los acuerdos de Santos con Timochenko. Ahora, lideran una apuesta electoral por darle la vuelta a ese pacto y todas las encuestas dan ganador al candidato o candidata que elijan, sea éste Iván Duque —el favorito en el CD—, Marta Lucía Ramírez o el ex procurador Alejandro Ordóñez —los aspirantes del bloque conservador—.

Santos, en un último intento de ganar credibilidad ante su pueblo, dijo la semana pasada en un encuentro con corresponsales extranjeros: “A esas disidencias les vamos a caer con todo. No vamos a tener ninguna contemplación”. Tiene 1.000 enemigos todavía. Armados y ricos.

---------------------------------------------------------------------------------------

La paz, al borde del naufragio

El Espectador, Bogotá

https://www.elespectador.com/noticias/politica/la-paz-al-borde-del-naufragio-articulo-725679

28 de noviembre de 2017

Menos de 48 horas le quedan al “fast track”, tiempo en el que el Congreso tendrá que salvar la JEP, la reforma política y las circunscripciones especiales.

Al tiempo que corre el reloj del fast track, el Acuerdo de Paz de La Habana hace aguas en el Congreso de la República. Le quedan menos de 48 horas para decidir la suerte de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), la reforma política y las circunscripciones especiales de paz. Un escenario que se muestra adverso a tres conceptos sobre los que giró lo pactado entre las Farc y el Gobierno: un sistema de justicia imparcial, la ampliación de la democracia y la paz territorial. Las tres están en vilo, ante un panorama enrarecido por el inicio de la campaña electoral. 

Con un agravante: el texto de conciliación de la ley estatutaria de la JEP, que será sometido hoy ante las plenarias de Cámara y Senado, le asesta un golpe casi mortal a la paz. La comisión de conciliación, integrada por los senadores Juan Samy Meregh y Orlando Guerra de la Rosa (conservadores), Horacio Serpa (liberal) y Carlos Abraham Jiménez (Cambio Radical), acogió casi la totalidad del texto elaborado por la Cámara de Representantes —que es el que el Gobierno apoya— salvo cuatro artículos, precisamente los que darían al traste con el trabajo del Comité de Escogencia que definió los nombres de los magistrados de la JEP.

Es evidente que resultaron triunfando las fuerzas políticas que mayor oposición al Acuerdo han ejercido. “Me derrotaron y ahí qué hace uno: aceptar la derrota”, confesó Serpa, corroborando que del resultado de ese encuentro se aprobó uno de los puntos más álgidos: el régimen de inhabilidades e incompatibilidades para los magistrados que harán parte del sistema. En este aspecto, es evidente el objetivo de la redacción: evitar que varios de los electos se posesionen. Se trata, en concreto, de los artículos 100, 101, 103 y 104. 

En ellos quedó establecido que, por ejemplo, quienes hayan ejercido la representación judicial o administrativa en actuaciones relacionadas con hechos del conflicto armado, o hayan pertenecido a organizaciones o entidades que hayan ejercido dicha representación en los últimos cinco años, no podrán posesionarse en el cargo. Tampoco quienes hayan litigado contra el Estado en procesos por violaciones a los derechos humanos, al derecho internacional humanitario o al derecho penal internacional. Como tampoco quienes, durante ese mismo tiempo, hayan tramitado acciones similares ante tribunales internacionales. 

Todas ellas condiciones que resultan evidentemente aplicables a varios de los magistrados que están a punto de posesionarse. “Esto tendrá que ser llevado a la Corte Constitucional para ser evaluado, y seguramente lo declararán inconstitucional”, dijo el representante del Polo Democrático Alirio Uribe. “Se legisla para el futuro”, agregó Serpa. El problema en todo esto es, por supuesto, la falta de tiempo y la imposibilidad legal que tienen tanto senadores como representantes de hacer ajustes al texto de conciliación, que ya fue radicado. 

Primero, porque el tiempo se agotó para el fast track y algunas voces que se declararon conformes con la inclusión del régimen de inhabilidades e incompatibilidades para los magistrados de la JEP están jugando con el cronómetro en la mano. “El tiempo no les da. Si rechazan el texto de conciliación, la JEP se muere”, advirtió un congresista. Y segundo, porque en caso de querer modificarse nuevamente el texto de conciliación, es bastante improbable que se logre un consenso en tiempo exprés, especialmente, porque no sólo la JEP sino otros proyectos claves para la paz también están pendiendo de un hilo: circunscripciones especiales y reforma política.

De esta forma, al Ejecutivo sólo le quedan dos caminos: dejar renca a la JEP aprobando la conciliación y apostándole a que se caiga en la Corte, o dejarla hundir y allanar el camino a un golpe de mano del presidente al Congreso, a través de las medidas de excepción que la Constitución le otorga al mandatario o de una fórmula novedosa que permita al jefe de Estado defender la palabra empeñada en La Habana. Además, porque se avecina la presión de la comunidad internacional, que es garante y acompañante del proceso de paz, incluyendo al máximo organismo multilateral: el Consejo de Seguridad de la ONU. Y las advertencias ya empezaron a llegar. Los presidentes de Senado y Cámara recibieron ayer una misiva del gobierno noruego, país garante del Acuerdo, en la que los insta a cumplir lo acordado.

Y las afugias del Gobierno en el Congreso no sólo están en la JEP, sino que también corren por el hundimiento de la reforma política y la creación de las circunscripciones especiales de paz. En el primer proyecto hubo consenso entre más de 40 senadores para votar negativamente en plenaria por considerar que, con el despedazamiento que sufrió el texto durante el trámite, de reforma había poco. Una postura que comparten la Misión de Observación Electoral (MOE) y el componente de la FARC en la comisión de impulso a la implementación. Es decir, el Congreso modificó de manera sensible el texto inicial de la iniciativa, que prometía una apertura democrática atendiendo al punto 2 del Acuerdo de Cuba, y hoy dice que aprobarla sería inútil.

Quedó aplazado, entonces, el régimen de adquisición progresiva de derechos para movimientos políticos minoritarios. Su funcionamiento estaba pensado para que estos grupos pudieran obtener la personería jurídica sin la necesidad de alcanzar el umbral de votación, un requisito que sólo quedaría para los partidos políticos. De esta manera, los movimientos podrían hacer uso de uno solo de los derechos que tienen las grandes colectividades legalmente constituidas: avalar y postular candidatos a las corporaciones públicas. Ahora, también queda por fuera la libre coalición para todo tipo de colectividades políticas, lo que afecta principalmente a los más pequeños y el transfuguismo político para los miembros de los actuales partidos. 

En cuanto a las circunscripciones especiales de paz, no se alcanzaron las mayorías necesarias en el Senado para que hubiera decisión sobre la conciliación, por lo que no fue negada ni aprobada. Una subcomisión creada en la plenaria de ayer decidió que se esperará el concepto de un jurista experto en la materia sobre la posibilidad de reabrir dicha votación y se invitará a la cúpula militar y policial para que se comprometa a hacer una evaluación de seguridad y dar garantías para que en los territorios en donde se ubicarán las circunscripciones se puedan desarrollar procesos electorales con transparencia.

Pero el hundimiento de las circunscripciones, que fueron concebidas para darles representación política a los territorios más sufridos por la violencia, es decir, a las víctimas, es tan complejo que el Ejecutivo ya busca alternativas para salvarlas. El plan B es incluir en la moribunda reforma política un artículo transitorio para asegurar esa participación en la Cámara de Representantes. “Tenemos esos caminos. Lo que eventualmente no se resuelva con el proyecto de circunscripciones tendría la posibilidad de resolverse en la reforma”, señaló el ministro Rivera, quien guarda la esperanza de que se apruebe hoy el texto de la conciliación y se vote mañana, último día del fast track.

Como quien dice, el Acuerdo de Paz está a la deriva tras chocar con el mundo político. El tiempo corre en su contra, la Unidad Nacional ya no tiene fuerza y las iniciativas para implementar lo pactado se han convertido en una criatura de Frankenstein que amenaza con reavivar la guerra. La palabra de un Estado que juró cumplir y recibió a cambio las armas de una guerrilla de medio siglo se está diluyendo con los vientos electorales de esta tierra del Caribe.

-----------------------------------------------------------------------------------

La Cámara aprobó conciliación de la JEP

La FM Radio, Bogotá

https://www.lafm.com.co/politica/camara-aprobo-conciliacion-de-la-jep/

29 de noviembre de 2017

La plenaria de la Cámara aprobó la conciliación del proyecto de ley que establece la Justicia Especial de Paz (JEP). Con 96 votos a favor y 30 en contra, la iniciativa terminó su trámite en la cámara baja. La Ley Estatutaria de la JEP incluye 162 artículos que tienen relación con la regulación de lo […] La plenaria de la Cámara aprobó la conciliación del proyecto de ley que establece la Justicia Especial de Paz (JEP). Con 96 votos a favor y 30 en contra, la iniciativa terminó su trámite en la cámara baja.

La Ley Estatutaria de la JEP incluye 162 artículos que tienen relación con la regulación de lo que debe ser la justicia transitoria para investigar, juzgar y sancionar a los responsables de los delitos registrados durante el conflicto armado, así como lo atinente a su reparación, restauración y garantía de no repetición a las víctimas. 

Se confirmó finalmente que los integrantes de las Farc responsables de abusos sexuales contra menores de edad quedarán en manos de la justicia ordinaria y recibirá penas contundentes por tratarse de actos que no tienen que ver con el conflicto. De otro lado, el proyecto estableció los requisitos, el período y las inhabilidades para los magistrados que conformarán su Tribunal Especial. Si durante los últimos 5 años un magistrado fue representante en un proceso contra el Estado, queda de inmediato inhabilitado para asumir en la JEP. 

La iniciativa también precisa las condiciones para que los desmovilizados se inscriban y participen en política desde las elecciones de 2018. Deben mostrar su disposición de acudir a la JEP para presentarse como candidatos a las elecciones. Al momento de la posesión en cualquier cargo de elección popular deben manifestar su intención de acudir a la JEP. De 43 artículos en los que se registraron diferencias en los textos entre Senado y Cámara, sólo en siete se acogieron los sugeridos por el Senado.

Hasta hace unos días el proyecto de la JEP se encontraba empantanado en la discusión en el Congreso. Sin embargo, el impulso de la semana pasada fue definitivo para concluir su trámite. Se espera que máximo mañana en la mañana se vote la conciliación.

----------------------------------------------------------------------------------- 

El Senado postergó conciliación de la Circunscripción Especial de Paz

El Mundo, Medellín

http://www.elmundo.com/noticia/El-Senado-postergo-conciliacion-de-la-Circunscripcion-Especial-de-Paz/363567

29 de noviembre de 2017

El proyecto sólo tiene este jueves para ser salvado, pues se vencen las facultades del fast track.

Mientras la Cámara de Representantes concilió el proyecto de creación de las 16 curules especiales para las víctimas del conflicto, en la noche de este miércoles el Senado aplazó el arbitramento. Como se sabe, este proyecto sorprendentemente tuvo problemas la noche del pasado martes al perder el apoyo del Partido Conservador, colectividad que inicialmente lo había apoyado.

Esta posición conservadora causó un mayúsculo revuelo político en las esferas legislativas y gubernamentales, pues nadie esperaba un viraje en contra de esta iniciativa, por medio de la cual se proyecta elegir 16 curules nuevas en la Cámara de Representantes en representación de las zonas del país más abandonadas y afectadas por el conflicto armado. 

El ponente de esta iniciativa, el senador del Partido de la U, Roy Barreras, solicitó el aplazamiento del informe de conciliación, para aceptar en el mismo sentido la petición hecha por el Partido Conservador. Mientras esto ocurría en el Senado, en la Cámara dicho proyecto fue aprobado por 90 votos a favor y 31 en contra. Recordemos que hasta este jueves, cuando finalizan las facultades por la vía del fast track o sistema abreviado legislativo, el Senado tiene plazo para darle visto bueno a la conciliación de esta iniciativa que crea 16 circunscripciones de paz, que buscan la representación de las víctimas y regiones más azotadas durante el largo conflicto que el Estado colombiano sostuvo con las Farc.

----------------------------------------------------------------------------------

El Senado enterró la Reforma Política

El Mundo, Medellín

http://www.elmundo.com/noticia/Senado-enterro-la-Reforma-Politica/363566

29 de noviembre de 2017

Por la falta de apoyo de los partidos a esa iniciativa, la cual había sufrido importantes cambios. “Esa reforma sólo estaba dirigida a favorecer unos partidos políticos de garaje”, dijo Rodrigo Lara Restrepo.

Con 68 votos a favor y tan sólo dos en contra el Senado decidió archivar la Reforma Política. Por petición expresa del Gobierno Nacional se hundió este miércoles en el Senado de la República el proyecto de acto legislativo de la Reforma Política, el cual pasó agonizando por esta corporación en el marco del punto dos del Acuerdo de Paz de La Habana. "Nosotros no nos sentiríamos satisfechos simplemente con cumplir el requisito de haber tramitado una reforma política. Ese texto que viene de la Cámara no merece la aprobación del Senado, por eso invito a que nos concentremos en las circunscripciones de paz", aseveró Rodrigo Rivera, ministro del Interior.

Precisamente fue el funcionario quien le solicitó al pleno del Senado archivar este proyecto, teniendo en cuenta la falta de apoyo de los partidos a esta iniciativa y la cual había sufrido importantes cambios desde que fue radicada por el exministro Juan Fernando Cristo. “Para el Gobierno, un proyecto que pervierta la política con el transfuguismo, que no garantice una autoridad electoral realmente independiente es absolutamente inaceptable”, manifestó Rivera. 

Una muerte anunciada

El presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Lara Restrepo, aseguró frente a la decisión que el hundimiento de la Reforma Política era previsible, pues sus temas estaban por fuera del Acuerdo de Paz “y además era peligrosa en vísperas de un proceso electoral”.  “Como llegó esta reforma sólo estaba dirigida a favorecer unos partidos políticos de garaje sin generar una solución estructural”, dijo el congresista. Además, explicó que él fue férreo opositor de la idea de que a esos partidos se les entregara personería jurídica para presentar candidatos y que recibieran financiación estatal.  “Siempre se trató de reglas electorales que favorecían los intereses particulares del entonces candidato liberal Juan Fernando Cristo, del ministro Rivera, del Partido Verde, del Polo Democrático, de las Farc, de Sergio Fajardo y de todos aquellos que formarán esa coalición en segunda vuelta”, reiteró. Por último, Lara lamentó que “mientras el país necesitaba verdaderas reformas y proyectos que beneficien a los colombianos, el Congreso perdió tiempo en las vanidades y pataletas políticas de unos pocos".

---------------------------------------------------------------------------------------- 

Así cambió Santos su discurso sobre las Farc en política

El Colombiano, Medellín

http://www.elcolombiano.com/colombia/asi-muto-el-discurso-de-santos-sobre-las-farc-en-politica-FH7786430

30 de noviembre de 2017

En cinco años el discurso del presidente Juan Manuel Santos varió de manera considerable frente a la participación política de las Farc. Ante los reparos que se vienen realizando al Acuerdo, el presidente Santos ha dicho que se le debe cumplir la palabra empeñada a las Farc. Expertos explican  a qué se deben esos cambios.

El mayor obstáculo en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc, entre los voceros del No y el Gobierno en la renegociación, y ahora en el Congreso, en el trámite de las leyes que desarrollan la implementación del Acuerdo, fue y es la participación política de las Farc. Incluso, tres meses antes de que el expresidente Álvaro Uribe filtrara la noticia de los diálogos exploratorios en La Habana, en agosto de 2012, mientras se tramitaba el denominado Marco Jurídico para la Paz, el presidente Juan Manuel Santos trinó que ni Timochenko, ni ningún cabecilla de la guerrilla, ocuparía cargos de elección popular. 

Para la época, ese proyecto de acto legislativo ya levantaba ampolla en la oposición, pues establecía instrumentos jurídicos de justicia transicional, para la terminación del conflicto. Aunque no tenía nombre propio, el Gobierno dialogaba en secreto con las Farc. Desde ese momento hasta la firma final del Acuerdo final, en el Teatro Colón, el discurso oficial fue variando y se fue corriendo la cerca que parecía infranqueable. Incluso, la semana pasada, desde Londres, donde recibió el reconocimiento del Real Instituto de Relaciones Internacionales británico, Chatham House, por su esfuerzo para terminar el conflicto en Colombia, Santos se refirió a su trino de 2012. Explicó que esos eran los riesgos que asumió durante la negociación y que “los gobernantes se vuelven víctimas de sus palabras”. 

1. Inició sin participación política de las farc 

El 4 de septiembre de 2012 el presidente Santos, en alocución, le comunicó al país que la fase exploratoria con las Farc había concluido y que las partes habían firmado un acuerdo general para la terminación del conflicto, de cinco puntos, que marcaría la hoja de ruta de la fase pública, hasta llegar a un acuerdo final. El punto dos, sobre participación política, no hacía alusión a las Farc sino a las garantías para el ejercicio de la oposición política y a la participación ciudadana. Según Santos, para que se pudiera protestar sin temor, y “se rompiera el lazo política - armas”. 

En el punto tres, sobre el fin del conflicto armado, incluyó la dejación de las armas y la reintegración de las Farc a la vida civil, pero tampoco menciona la participación política de los desmovilizados. En la instalación de la fase pública de la negociación, en Oslo (Noruega), el 16 de octubre de 2012, el jefe negociador, Humberto de la Calle, aludió a esa posibilidad, pues dijo que las Farc podrían seguir en oposición, pero “desde la democracia”. Además, para hacer frente a las primeras críticas que surgieron, dijo que no iban a negociar el modelo económico, ni la doctrina militar o sobre la propiedad privada, y agregó que “para que eso se discuta en la agenda colombiana, las Farc tienen que dejar las armas, hacer política y ganar las elecciones”.

Dos semanas antes el mandatario ya había empezado a preparar el camino del debate que venía en la negociación. En declaraciones a la prensa precisó que no se le podía pedir a las Farc que se arrodillaran, se rindieran y entregaran las armas, porque no lo haría. “Debe existir una salida, y esta salida debe permitirles participar en la arena política”. Según Felipe Botero, doctor en Ciencia Política de la Universidad de Arizona (EE.UU.) y docente de la Universidad de los Andes, aunque todavía no es muy claro cómo va a ser la participación política de las Farc, para eso se desmovilizaron y dejaron las armas. “Lo raro sería que una guerrilla negocie y se desarme para quedarse cruzada de brazos”. Sobre si la variación del discurso de Santos es uno de los causantes de su desfavorabilidad en las encuestas, manifestó que el costo político es para la democracia colombiana, que sigue cerrada y no permite que sectores excluidos participen pacíficamente en el debate público.

2. Apertura política, no cargos para Farc

El 6 de noviembre de 2013 fue dado a conocer el Acuerdo de Participación Política, que buscaba fortalecer este ejercicio para todos los colombianos, los asuntos públicos y la construcción de la paz. Tampoco hizo referencia a la posibilidad de que líderes de las Farc pudieran aspirar a cargos de elección popular. No obstante, en ese momento Mario Puerta, asesor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, explicó que este punto era fundamental porque permitía que quienes han estado en armas las pudieran dejar para defender sus ideales. Nada más. 

Los tres pilares de este punto eran facilitar la creación de nuevos partidos políticos (no se habla aún de una colectividad para las Farc financiado por ocho años por el Estado), aumentar la participación ciudadana en la toma de decisiones (veeduría ciudadana) y romper el vínculo entre política y armas (crear un estatuto de la oposición y una misión electoral especial que construya una propuesta de reforma política y electoral). De igual manera, presentó la creación de circunscripciones transitorias especiales de paz en las regiones más golpeadas por el conflicto, para garantizar una mejor integración de estas zonas y una mayor inclusión y representación política de sus pobladores. Todavía no se habla de las curules asignadas para la Farc en el Congreso por dos periodos. 

3. Niega que Timochenko sería candidato 

El profesor español Javier del Rey Morató, referente de la teoría de la Comunicación Política, explica que durante las campañas los candidatos hacen uso de los “juegos del lenguaje”, son afirmaciones que, como los productos lácteos, se vencen cuando culmina la época electoral. En un debate electoral, a días de la segunda vuelta presidencial entre Santos y Óscar Iván Zuluaga, transmitido por City TV - El Tiempo TV, el presidente candidato, ante el acoso de su contendor, tuvo que negar algo que ya se discutía en Cuba, la participación política. 

Zuluaga le dijo que quería una paz, pero con la condición de que ‘Timochenko’ no fuera al Congreso, y que pagara por los crímenes que ha cometido con la sociedad. “Usted quiere impunidad o dígale al país si quiere ver a Timochenko en el Congreso o no (...) un proceso de una paz negociada no es para regalar cargos”. Santos ripostó: “Deje de decir mentiras. De mi boca no ha salido nunca la palabra impunidad. Cualquier persona que haya cometido crímenes de lesa humanidad tiene que ir a la cárcel porque así lo dice la Constitución Nacional y la legislación internacional”. 

Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, es hoy candidato presidencial y varios miembros del antiguo secretariado, la mayoría con condenas vigentes por múltiples delitos atroces, irán al Congreso el próximo año, así lo dejó claro la Corte Constitucional en la sentencia que le dio vida libre al mecanismo de Justicia Especial para la Paz. Al respecto Nury Astrid Gómez, especialista en Comunicación Política de la U. Eafit y máster en Asesoramiento de Imagen Pública de la U. Camilo José Cela (España), afirmó que, si de algo ha carecido Santos es de coherencia discursiva, en tanto responde a la coyuntura política. “Conoce perfectamente su papel de héroe o villano ante defensa o ataque de una estrategia. La oscilación pendular entre un discurso y otro revela acomodación de su rol ante el contexto. Eso le resta credibilidad y posibilita a contradictores hacer generalizaciones extremas e intencionadas en afectar su reputación”.

4. Sin armas Farc sí podrán hacer política

Un año y un mes después de las elecciones presidenciales, en julio de 2015, Santos cambió de nuevo su discurso. En su cuenta de Twitter escribió que “no habrá paz ni política armada. Aún no se define participación. Sin armas Farc podrán hacer política”. Al respecto Liliana Gómez, doctora de la Universidad de París 2 Panthéon-Assa, con una tesis sobre Twitter y Política en Colombia y es docente de Comunicación Política de la U. Sergio Arboleda, precisó que liderar un Acuerdo con un grupo armado tiene grandes costos políticos y cambios en la forma de afrontar los temas. “Las palabras se van adecuando a lo que en la mesa se va negociando y es obvio que al final se cambien posturas. Entonces, esto lo veo completamente normal. El presidente Santos saldrá del gobierno con los índices más bajos de favorabilidad de la historia, pero al final habrá logrado su objetivo fundamental, que era firmar un Acuerdo de paz con las Farc”. 

5. No habrá curules a dedo para las Farc 

El 25 de julio de 2015, en una entrevista concedida a Noticias RCN, le preguntaron al presidente Santos si por firmar la paz las Farc tendrían una curul gratis en el Congreso. El mandatario contestó que no, que se la tenían que ganar en una campaña. “Existe esa desinformación, que hay unas circunscripciones que se las vamos a dar a dedo a las Farc, eso no es cierto”. Pese a esto, el 18 de agosto de 2016, cuando el Gobierno reveló la adición al punto dos del Acuerdo (participación política), pactado en 2013, confirmó que las Farc participarían en las elecciones de 2018 con una representación mínima asegurada de curules, así no lograran pasar el umbral. 

En ese momento no dijo el número exacto de curules. Pero días después el Gobierno confirmó que eran cinco en Cámara y cinco en el Senado. Según el viceministro de Hacienda, Andrés Escobar, para cumplir el Acuerdo y financiar el nuevo partido político de las Farc hasta el 2016 se requieren 232.082 millones de pesos. “Los recursos asignados para funcionamiento y centro de pensamiento son adicionales a los presupuestados para los partidos y movimientos políticos”, dice.

6. ¿Tiene que ir a JEP antes que a la política? 

En la misma entrevista con la periodista Claudia Gurisatti, el mandatario, aunque no dijo de manera explícita que las Farc deben ir a la JEP antes de participar en política, sostuvo que no habrá paz con impunidad, y que esa justicia implica que las Farc tienen que ser investigadas y juzgadas por los delitos que han cometido. “No es negociable que no pasen por el elemento penal”. 

Hace dos semanas, en la U. de Otawa (Canadá), Santos dijo que “la gente está tratando de convencer a los legisladores de que los comandantes de la guerrilla deben pasar por la JEP antes de poder ser candidatos, lo cual uno podría pensar que es lógico. Pero el Acuerdo dice que pueden presentarse como candidatos a la Presidencia y que si son condenados tendrían que pagar su condena al mismo tiempo”. Según Bibiana Clavijo, magíster en Estudios Políticos y docente de Marketing Político de la U. del Rosario, Santos ya tiene el sol de espaldas y construyó el legado que se había trazado y por eso puede hacer afirmaciones que aseguran la materialización del Acuerdo. 

Alicia Peñaranda, consultora política y docente universitaria, dice que la mutación discursiva se explica por el afán de sacar adelante el Acuerdo como un episodio histQórico que transforma al país. “El costo político se está viendo con el problema para que la JEP se apruebe en el Congreso y se verá en los resultados de 2018”. La semana antepasada, en alocución presidencial, y ante el intento de los conservadores de impedir que las Farc ejercieran cargos públicos sin pasar por la JEP, el presidente Santos fue categórico: la participación política de las Farc es para ya, no en 20 años.

Cuatro momentos claves de la variación sobre la posición del presidente Santos 

23 de mayo de 2012

@JuanManSantos : “Ni Timochenko ni ningún de los cabecillas de la guerrilla van a llegar a cargos de elección popular por el Marco Jurídico para la paz”. 

09 de junio de 2014

Debate en City TV: “Cualquier persona que haya cometido crímenes de lesa humanidad tiene que ir a la cárcel porque así lo dice la Constitución y la legislación internacional”. 

25 de julio de 2015

Entrevista con Noticas RCN: Las Farc no tendrán curules gratis. Existe esa desinformación, que hay unas circunscripciones que se las vamos a dar a dedo a las Farc, eso no es cierto. 

28 de marzo de 2016

@JuanManSantos: Farc tendrán que dejar armas y dar paso hacia la legalidad para hacer política. Por eso no hubo acuerdo el pasado 23 de marzo”.

------------------------------------------------------------------------------------------

Lo que gana Cuba con el romance Kim-Castro

Por René Gómez Manzano

Cuba Net, Miami

https://www.cubanet.org/destacados/lo-que-gana-cuba-con-el-romance-kim-castro/

28 de noviembre de 2017 |

¿Se ha excedido el gobierno de Cuba con las obligaciones que dicta la hospitalidad?

Muchos y poderosos son los motivos para que cuestionemos al régimen monárquico que, en nombre de los trabajadores y con título de república, impera en Corea del Norte. Él perpetra atrocidades, y en un grado tal, que hasta una comisión de la ONU, organismo que no obra con mucha consecuencia a la hora de señalar violaciones de los derechos humanos, lo ha condenado en términos claros.

Por añadidura, la dinastía Kim ha entronizado en su feudo un sistema dizque socialista, el cual ha demostrado con absoluta claridad su carácter retrógrado e inviable. Mantiene a sus súbditos en la miseria y la desnutrición. En ocasiones, esta última, que es endémica, ha cedido el paso a terribles hambrunas, las cuales han ocasionado millones de muertes. 

Los resultados funestos del comunismo resaltan aún más cuando comparamos a ambas Coreas. Se trata de una misma nación que ocupa las dos mitades de una península arrasada de cabo a rabo en los años cincuenta como resultado de la guerra desatada por las ambiciones del dictador Kim Il Sung. Sin embargo, mientras el Norte vive la situación calamitosa ya referida, el Sur es un país desarrollado, un emporio de riqueza, progreso y democracia. El contraste es elocuente e innegable. Pese a ello, lo que mayor preocupación despierta en otras capitales no es la vida miserable que se ve forzado a padecer el pueblo norcoreano. Por desgracia, en este pícaro mundo las calamidades de ese género pueden despertar alguna preocupación, pero no quitan el sueño a los poderosos. No suelen ser ellas las que motivan a otros estados a tomar medidas. 

En el caso de Corea del Norte, lo que sí ha galvanizado a los gobiernos extranjeros, comenzando por el de Seúl y sus aliados, es la política agresiva desarrollada por el actual representante de la dinastía norteña, Kim Yong Un. El régimen comunista demuestra ser incapaz de asegurar a sus súbditos una alimentación adecuada o una vida medianamente aceptable, pero sí ha logrado hacerse con el arma atómica y una cohetería balística no muy avanzada, pero real. 

Con esos medios bélicos, Pyongyang realiza frecuentes provocaciones, ya sea detonando nuevas bombas nucleares o lanzando sus misiles por encima del territorio de Sudcorea o Japón. También emite declaraciones incendiarias. Es tal la preocupación que provocan esos desplantes que hasta existen varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que establecen sanciones contra la monarquía. Y ya se sabe que no resulta fácil adoptar ese tipo de medidas. En el referido órgano de Naciones Unidas existe el veto de las grandes potencias. Y se conoce que, cuando se trata de Corea del Norte, no puede darse por sentado el apoyo de Rusia y, menos aún, el de China, la vecina y gran aliada con la que suelen contar los Kim. 

Se comprenden las razones del gigante asiático para no abrumar al régimen de Pyongyang. En Beijing no se sienten felices con un vecino fanatizado y agresivo, armado con bombas atómicas y proyectiles capaces de transportarlas. Pero tampoco desean un colapso que llevaría a su país a millones de norcoreanos famélicos y desesperados, que sólo necesitan cruzar el fronterizo río Yalú para llegar a territorio chino. En medio de toda esa repulsa de la comunidad internacional contra Kim Yong Un y sus incondicionales, el gobierno cubano mantiene a ultranza su plena identificación con Corea del Norte. En tiempos de Obama, no vacilaron en violar el embargo decretado por la ONU y enviaron a sus socios asiáticos un considerable alijo de armas y pertrechos, escondido bajo una carga de azúcar. 

Hace apenas unos días, recibieron en La Habana al canciller de Pyongyang. El solo hecho de invitar a visitar Cuba al representante de ese régimen execrable y execrado constituye, desde luego, un desafío a la comunidad internacional. Durante su estancia, el personaje se reunión con su homólogo Bruno Rodríguez Parrilla, algo que era de esperar, pues es lo que indica el protocolo. Pero el gobierno de la Isla excedió con mucho las obligaciones que dicta la hospitalidad, pues el visitante fue recibido también por el general Raúl Castro. Entre todos los adjetivos que hubieran podido emplearse para calificar ese encuentro, se escogió el de “fraternal”. 

¿Qué pretenden con estos pasos las autoridades cubanas? ¿Incordiar al “Gran Satán” —Estados Unidos— aunque de paso provoquen irritación en otros países con los que se mantienen buenas relaciones, como Japón? El paso parece a un tiempo osado y torpe. Ya se sabe que la superpotencia mundial —y en particular la actual administración de Trump— no simpatizan con el régimen de La Habana. Pero también se conoce que ahora mismo Cuba no constituye un objetivo prioritario de la política exterior estadounidense. 

Ése no es el caso con Corea del Norte, que sí representa un tema de primordial importancia para Washington. En ese contexto, ¿qué ventajas podría tener para nuestro país esa exhibición ostentosa de vínculos con un estado al que sus propios actos han convertido en un paria internacional? Parece evidente que el señor Rodríguez Parrilla perdió la excelente oportunidad que tuvo de no invitar a La Habana a su homólogo norcoreano.

---------------------------------------------------fin---------------------------------------------

 

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes