Facebook

     SiteLock

Última hora
El libre desarrollo de la personalidad - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Bandidos de todos los pelambres - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Cinismo presidencial - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
Guerras del opio y guerras de la coca - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35
¿Y de Roberto Prieto, qué? - Lunes, 25 Septiembre 2017 04:35

Sobre el papel central del Papa en el “proceso de paz” de Colombia Destacado

  • Martes, Sep 12 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

11 de septiembre de 2017

1.     La irresistible estrategia de “la paz”

2.     Alerta Colombia: Metamorfosis de las Farc

3.     Las lecciones que dejó el Papa

4.     Francisco en Colombia

5.     Los silencios del Papa

6.     Las gestiones secretas del papa Francisco y un nuncio en pro de la paz con las Farc

7.     Colados en las listas de las Farc, ¿se repite la historia?

8.     Colombie : 25 narcos bénéficiaires de l'accord de paix avec les Farc

9.    El Coronel Plazas envía al Papa lista de víctimas cristianas de la violencia marxista

10.    Papa Francisco: ¿No fue suficiente con Venezuela? ¿Ahora Colombia?

La irresistible estrategia de “la paz”

Por José Alvear Sanín

El Mundo, Medellín

10 de septiembre de 2017

En Colombia el comunismo avanza mediante la combinación de todas las formas de lucha: el ELN sigue activo en los campos, las Farc están coaligadas con el presidente y una serie de quintacolumnistas dominan las “altas cortes”, la administración pública, los medios masivos y la educación pública. Además, los infiltrados son ampliamente influyentes, cuando no determinantes, en amplios sectores eclesiásticos y académicos privados.

Después de la implosión de la URSS y de la adopción del capitalismo salvaje por parte del PC chino, el socialismo ha perdido la batalla ideológica. Ningún movimiento que preconice la lucha de clases, la dictadura del proletariado, la colectivización de la agricultura o la expropiación de los medios de producción y distribución, tiene posibilidades electorales.

Por lo tanto, ¿cómo es posible entonces que el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común(ismo) aspire al poder por vía electoral, si no pierde ocasión de proclamarse marxista y leninista? La realidad es que las nuevas Farc son las mismas viejas Farc y que su papel se ha agotado con el acuerdo de La Habana, cuya implementación, vía fast track, va entregando semanalmente jirones de Estado al comunismo. Si en 2018 el eje Santos-Timo gana las elecciones, un gobierno de transición culminará el proceso de la toma del poder.

No subestimo el poder de las Farc, con las diez curules regaladas y las demás dizque circunscripciones de paz donde impondrán marionetas, y con las 21 emisoras, para ganar las elecciones locales en los 167 municipios supervisados desde las Zonas Veredales Transitorias (pero perpetuas), porque el golpe definitivo lo recibirá Colombia por parte de  quintacolumnista similares a Santos.

Como el discurso marxista-leninista es contraproducente, el Partido Comunista Clandestino, pulpo de largos y bien coordinados tentáculos, ha logrado en siete años, con la permanente perorata de “la paz”, muchas veces más de lo que obtuvo en 50 años de guerra subversiva. La seductora “paz” es la más antigua y eficaz estrategia política y mediática del comunismo, creada por Lenin, quien se valió siempre de ella. Vale la pena recordar algunas de sus expresiones:

*La paz, por definición, es transitoria, una oportunidad para recuperar fuerzas

* La guerra es el estado natural de las cosas y la paz es un respiro.

* No podría firmarse una paz duradera con los no-comunistas, tan solo un cese temporal de hostilidades.

El tratado de paz (…) consiste solo en dar un rodeo para llegar a la revolución mundial.

* Nosotros dialogamos con los enemigos que hemos jurado destruir solamente cuando carecemos de la fuerza necesaria para abatirlos. Por medio del diálogo alcanzamos aquellos objetivos a corto y mediano plazo para ganar tiempo, y cuando efectivamente seamos más fuertes, entonces tomamos sin contemplaciones lo que queremos y sin que nos conmueva las declaraciones y las apelaciones de los enemigos venidos a menos.

Y mientras más hablaba de paz, más violencia ejercía para afianzar su atroz tiranía. Un excelente repaso del tema puede encontrarlo el lector en el capítulo xiii, pag. 613-652 de La Revolución Rusa, incomparable obra de Richard Pipes (Madrid: Debate; 2016)

A medida que se acercan las elecciones el discurso de “la paz” se convierte en el arma suprema de las izquierdas. Con él puede llegar en segunda vuelta a la presidencia un camarada auténtico o un idiota útil o un compañero de ruta, de cualquier sexo…

Por lo peligroso y deletéreo que es el discurso de “la paz” marxista, resulta muy preocupante que la Iglesia, antes bastión infranqueable en que reposaban la institucionalidad y la democracia, y cuya capacidad de convocatoria es inmensa, haya aceptado el postulado de la paz a cualquier costo, así sea la impunidad, es decir, sin “contrición de corazón, propósito de la enmienda, confesión de boca y satisfacción de obra”, a menos que aceptemos que la repugnante carta de Timo al Papa es  manifestación suficiente para obtener el perdón y merecer la confianza de un pueblo martirizado por la acción narcoterrorista de tantos años.

Reconozco las distancias que ha tomado el pontífice de Santos y la elevación de sus palabras para reclamar el carácter pastoral de su visita, pero su insistencia en el perdón, el amor y la reconciliación incondicionales, olvidando prácticamente la justicia y desconociendo el peligro que corre, en primer lugar, la Iglesia, no me permiten celebrar su apoteótico recorrido, porque después de este septiembre, el pueblo colombiano ya no tendrá temor, y quedará desarmado en su espíritu.

***

Mientras leía Laudato si, yo condenaba la deforestación para la siembra de coca y la atroz minería del oro y el coltán…

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Alerta Colombia: Metamorfosis de las Farc

Por Rafael Uribe Uribe

La Crónica, Medellín

http://rafaeluribe.blogspot.fr/2017/09/cronica-689.html

9 de septiembre de 2017

Empezando por el título, tomo apartes de una nota que me envía desde Venezuela un gran amigo que ve con preocupación el camino por el que va Colombia. Por algo será. Al congreso de las Farc invitaron a veinte precandidatos presidenciales. De ahí van a seleccionar un candidato, luego conforman un frente común y una alianza…            

Ya se capacitó el primer grupo de 1200 escoltas. Sigue el segundo grupo. Otros trescientos se capacitaron en un diplomado de la Universidad Javeriana. Ahora ‘Romaña’ tiene un título exprés. Los cabecillas de las Farc serán candidatos a Senado y Cámara. Ya tienen diez curules. Treinta y dos guerrilleros serán candidatos a las gobernaciones, mil setenta y cinco a las alcaldías de municipios y ciudades capitales, quinientos a las asambleas y cinco mil novecientos cincuenta a los concejos municipales. De esta manera abonarán el terreno para imponer el  socialismo del siglo XXI.

Las Farc tienen suficiente dinero para financiar las campañas y estrategias que quieran. Pueden invertir en participación en política de todos sus militantes. Tendrán un equipo de fútbol profesional y escuelas de fútbol infantil y juvenil, una de sus estrategias para ganar favoritismo entre los menos favorecidos, la juventud y los niños.                     

 Un brazo político dividido en cinco frentes

Tienen un brazo político dividido en cinco frentes a saber: Voces de Paz, Marcha Patriótica, Polo Democrático, Partido Verde y los Progresistas. Se ejercerá control territorial fortaleciendo las Zonas de Reserva Campesina y lanzarán candidato a la presidencia por cada partido. Al principio se mostrarán como independientes para cazar incautos. Luego se unirán en una coalición Pro Farc. De esa alianza finalmente se elegirá el de mayor opción. Una vez conquistado el poder la tarea será impulsar y hacer cumplir los Acuerdos de La Habana para derrotar la oligarquía.                                                                       

Las Farc quedan con equipo político y brazo armado aceptado por el Estado como disidencia (¿26 frentes?) Cada comandante tiene amplia facultad para reclutar menores, manejar narcotráfico y ampliar sus bases de personal para un  eventual uso de las armas, nuevamente.

Un tercer brazo de milicianos urbanos

Las Farc tienen un tercer brazo de milicianos urbanos así: 1.-  Un primer grupo de Milicianos Populares encargados de hacer inteligencia, pedagogía y adoctrinamiento político.  2.-   El segundo grupo de Milicianos Bolivarianos  o "gatilleros" que enfrentarán a quienes se opongan al proyecto político de las Farc que consiste en llegar al poder engañando a la gente con la estrategia de la Paz.

Las Farc estarán en universidades y colegios haciendo pedagogía porque hace parte de la metodología marxista para la manipulación de masas, todo avalado por el gobierno e incluido en los acuerdos que son de estricto cumplimiento.   Después de presionar las masas con milicianos en las regiones, compra de votos, con las disidencias que siguen traficando, reclutando y secuestrando, pretenden llegar al poder e imponer la dictadura marxista-leninista y concluir con el sueño castrista de conquistar Venezuela, Ecuador y Colombia.                                                                                  

Deben estar unidos. Hay que detectar a quienes rodean a las Farc: Petro, Piedad, Claudia López, Clara López, Iván Cepeda, Robledo y Fajardo. No los perdamos de vista. Como ya lo manifesté, estas son acotaciones de un venezolano que ha vivido el chavismo en su patria y analizado cómo llegó y se atornilló en el poder y nos advierte de los peligros que desde su punto de vista percibe para nuestro país.                  

El Rincón de Dios

“Usted no puede guiar a otros a menos que primero se guíe a usted mismo”. San Ignacio de Loyola.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las lecciones que dejó el Papa

Diario Occidente, Cali

Editorial

http://occidente.co/las-lecciones-que-dejo-el-papa/

11 de septiembre de 2017

Conmoverse escuchando al Papa no sirve de nada si sus mensajes de respeto, de igualdad, de solidaridad, de unidad, de misericordia y de paz se quedan solo en palabras.

Que la visita de Francisco haya o no valido la pena, depende de lo que haga cada colombiano con sus enseñanzas. Independientemente de los asuntos religiosos y de la discusión sobre el elevado costo que tuvo su visita al país en un momento económico complejo, vale la pena analizar, más allá de la emoción del momento y de los titulares de prensa, los mensajes que dejó el papa Francisco en su viaje a Colombia.

Durante los cinco días que estuvo en nuestro país, el Pontífice hizo profundas reflexiones sobre la vida y valores que, católicos o no, creyentes o no, vale la pena tener presentes. “Los animo a poner la mirada en todos aquellos que hoy son excluidos y marginados por la sociedad… Todos somos necesarios para crear y formar la sociedad. Esta no se hace sólo con algunos de ‘pura sangre’, sino con todos”, dijo Francisco en uno de sus discursos en Colombia.

Estas palabras las pronunció precisamente en la plaza de armas de la Casa de Nariño, ante el presidente Juan Manuel Santos, el equipo de gobierno, los congresistas y altos dignatarios del Estado, los más selectos miembros del poder público colombiano estaba allí. ¿Les habrá calado el mensaje que claramente iba dirigido a ellos? Ojalá que sí, pues el país necesita que quienes manejan los recursos y toman las decisiones se rijan por esas sabias palabras. De nada valdría el viaje papal a Colombia si una vez terminada la visita de Francisco, sus palabras se quedan como un simple registro. Hay que romper con esa costumbre hipócrita de predicar sin aplicar; conmoverse escuchando al Papa no sirve de nada si sus mensajes de respeto, de igualdad, de solidaridad, de unidad, de misericordia y de paz se quedan solo en palabras y no se llevan a la práctica.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Francisco en Colombia

Por Rafael Nieto Loaiza *

http://www.rafanietoloaiza.com/francisco-en-colombia/

10 de septiembre de 2017

Visita Francisco tierras colombianas. Llegó en medio de las prevenciones de muchos. Los motivos eran dobles: uno, su relación con Cuba y con Venezuela. En la isla se reunió con los tiranos y les llevó regalos. En cambio, no lo hizo con los disidentes. Aunque le pidieron audiencia, no se las concedió. “Estuvo bien claro que yo no iba a dar audiencias” dijo el Papa. Pero no explicó nunca las razones por las cuales no quiso ver a quienes se han jugado su libertad una y otra vez por conseguir que en Cuba haya democracia y se respeten los derechos y libertades de todos los ciudadanos.

En Venezuela facilitó un diálogo entre el gobierno y la oposición que fracasó en noviembre del 2016 y después, en su visita a Egipto, dio unas polémicas declaraciones que causaron críticas entre quienes luchan contra Maduro. Más tarde tuvo que desmarcarse del grupo de Samper y Zapatero, instrumental al régimen chavista. Por fin, en agosto el Papa “[pide que] se eviten o se suspendan las iniciativas en curso, como la nueva Constituyente, que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento” y por último, 153 muertos después, dirige “un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia; invitando, en particular, a las Fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”.

En Colombia, fue causa de desconfianza su posición sobre el plebiscito. Aunque la Conferencia Episcopal había declarado formalmente que la Iglesia Católica no asumiría posición e invitaba a los feligreses a votar de acuerdo con sus convicciones, el Papa tomó partido apenas dos días antes de que los colombianos saliéramos a las urnas. Francisco afirmó que “[t]engo que decir que el presidente Santos está arriesgando todo por la paz, pero veo también otra parte que está arriesgando todo para continuar la guerra. Esto hiere el alma” y remató su video diciendo que “prometo que cuando este acuerdo sea blindado por el plebiscito, yo iré para enseñar la paz”. Su Santidad mordió el anzuelo envenenado de la división santista entre amigos y “enemigos” de la paz. Aun con semejante empujón, ganó el No.

Ahora Francisco está acá. Ha cuidado muchísimo su mensaje y ha evitado a toda costa contenidos que puedan leerse como un apoyo al gobierno de Santos que, ese sí, ha hecho de todo para aprovechar políticamente la visita de su Santidad. Su mensaje ha sido de fe, verdad, justicia, perdón y reconciliación.

Muy profunda y sentida ha sido su homilía en Villavicencio, después de escuchar los adoloridos testimonios de algunas víctimas, aunque hiciera falta alguna solo de las Farc.  “Vengo aquí con respeto y con una conciencia clara de estar, como Moisés, pisando un terreno sagrado. Una tierra regada con la sangre de miles de víctimas inocentes y el dolor desgarrador de sus familiares y conocidos”.

“Nos reunimos a los pies del Crucificado de Bojayá, que el 2 de mayo de 2002 presenció y sufrió la masacre de decenas de personas refugiadas en su iglesia. Esta imagen tiene un fuerte valor simbólico y espiritual. Al mirarla contemplamos no sólo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas y tanta sangre derramada en la Colombia de los últimos decenios. Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela. Ya no tiene brazos y su cuerpo ya no está, pero conserva su rostro y con él nos mira y nos ama. Cristo roto y amputado, para nosotros es «más Cristo» aún, porque nos muestra una vez más que Él vino para sufrir por su pueblo y con su pueblo; y para enseñarnos también que el odio no tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte y la violencia. Nos enseña a transformar el dolor en fuente de vida y resurrección, para que junto a Él y con Él aprendamos la fuerza del perdón, la grandeza del amor”.

El perdón libera, no cabe duda, pero es decisión personal de cada víctima. El olvido solo nos conduciría a repetir la tragedia en el futuro. La reconciliación es imposible sin justicia. La justicia no es venganza ni odio. En cualquier caso, la paz futura exige rescatar la democracia y la institucionalidad republicana, luchar contra el narcotráfico y los violentos, y corregir el perverso y tácito mensaje del pacto con las Farc de que ser bandido paga.

*Rafael Nieto Loaiza es precandidato presidencial del partido Centro Democrático, Bogotá

 -------------------------------------------------------------------------------

Los silencios del Papa

Por Fernando Londoño Hoyos

Las 2 Orillas, Bogotá

10 de septiembre de 2017

La visita del Papa se convirtió en una apoteosis, en el pleno y antiquísimo sentido de la expresión. Fue algo como Los Triunfos que llamaban los romanos a la bienvenida a sus héroes más preclaros. Pero también fue la prueba plena de la diferencia que separa el mundo de los social, es decir, el Derecho, del mundo de la Moral.

Ambos son órdenes de conducta para el ser humano. Pero unidos en su raíz se separan irremisiblemente en su finalidad, sus alcances sus medios, su contenido. Es este uno de los capítulos más emocionantes y decisivos para los que nos hemos ocupado de la Filosofía del Derecho.

Así se explica la pesadumbre que se llevaron tantos que querían oír al Papa felicitando a Santos y a las FARC por sus 310 páginas de basura. Así se explica la desazón que les causó que el Papa hablara cien veces de la reconciliación como valor moral, sin definirla como valor jurídico y sin explicar entre quiénes quería la reconciliación, ni de que se trataba ella en el mundo de los accidentes políticos. Y así se explica que multiplicara su llamado al perdón, pero situándolo en el terreno de la conciencia individual, del alma, sin pregonar la impunidad y sin mencionarla.

El Papa no quiere que tengamos enemigos en el corazón ni quiere la venganza como medida de nuestros actos. Para la sociedad organizada, los delincuentes merecen y necesitan castigo, porque de otro modo quedaría en manos de los criminales. Y no impone penas por espíritu de venganza, sino por retribución necesaria del que ofende los principios esenciales de la convivencia. El valor retributivo y ejemplarizante de la pena son capítulos esenciales del Código Penal, pero no tienen que ver con el catecismo y los dogmas. Carrara no es un moralista ni un teólogo. Es el más grande criminalista de la Historia. Y Santo Tomás no escribió el Programa de Derecho Criminal, sino la Suma Teológica. Ambos son la cumbre del pensamiento humano en su materia, pero la materia de cada uno es por entero distinta. Carrara trata de criminales. Santos Tomás de fieles, de pecadores y de arrepentidos.

El Papa nos invita a vivir lejos de los odios, del espíritu de venganza, de los egoísmos y las ambiciones terrenales. Su condena a los automóviles de alta gama o a las casas lujosas no son un tratado de economía, ni una condena para nadie. ¡Qué tal! Como Jesús le dijo al joven que dejara sus bienes y lo siguiera, el Papa exalta la austeridad y la renuncia a los bienes terrenales. Pero también se duele de los pobres y sería infinito su número si no hubiera empresarios, creadores de riqueza, promotores de grandes inversiones.

El mundo de la Moral no se agota en ritualidades externas. Para un Fiscal, arrepentido es el que está dispuesto a denunciar compinches y a devolver lo que le encontraron como producto de sus tropelías. Le importa una higa la intención con que lo haga y la limpieza de corazón del que se confiesa. Ese no es su mundo. Para un Sacerdote, lo que vale es la contrición del corazón, el propósito de la enmienda, real, auténtico, profundo y la satisfacción de obra, donde el que se confiesa es el juez de si mismo.

El Derecho es esencialmente coercible. La Fuerza es de su esencia. El que no se somete a las buenas, se someterá a las malas, o la convivencia será imposible. En la Moral nada que se haga a la Fuerza es valioso. Nadie llega al reino de los cielos porque lo obligaron, a fuete y calabozo, a portarse bien. El Derecho es esencialmente bilateral. Frente a un obligado o deudor hay uno que demanda. Robinson Crusoe nunca estuvo en el mundo jurídico, sino cuando Viernes llegó a su isla. Pero estuvo siempre ligado a Dios, a través de su conciencia.

Por eso es imposible este diálogo que quisieron tantos. El Papa hablaba de compasión y los bandidos, con Santos a la cabeza, querían que hablara de impunidad. Francisco recordaba la virtud Moral de la reconciliación y los de las FARC querían que les bendijeran su impunidad, sus curules gratuitas, sus concesiones aberrantes.

Por eso el Papa no habló de tantas cosas. Defendió de la naturaleza, pero no entró en la mecánica del narcotráfico, ni del contrabando, ni del lavado de activos, ni de las minas de oro ilegal, ni de la devastación de los bosques para sembrar coca; defendió la mujer, pero no entró en el detalle de las niñas abusadas, embarazadas, obligadas a abortar; se compadeció de los pobres, pero no juzgó el crecimiento del PIB, que es la inmensa fábrica de pobres; mencionó la corrupción, pero lo suyo no eran los cupos indicativos ni los Ñoños o los Musas; habló del perdón, pero nunca aconsejó cerrar las cárceles. El Papa le dejó su palabra a millones de fieles sedientos de amor, de paz en el corazón, de aquella paz que nos dejó Jesús, de rectitud en la conducta y limpieza en las acciones. Y por eso nos dio la Eucaristía. De otra manera habría bendito, en lugar del cáliz, las leyes del fast track y la Comisión de Seguimiento. Pasó por Colombia un Pastor y no un Político.

-----------------------------------------------------------------------------------

Las gestiones secretas del papa Francisco y un nuncio en pro de la paz con las Farc

Por Nelson Freddy Padilla

El Espectador, Bogotá

http://www.elespectador.com/noticias/politica/las-gestiones-secretas-del-papa-francisco-y-un-nuncio-en-pro-de-la-paz-con-las-farc-articulo-712354

8 de septiembre de 2017

La historia del diplomático vaticano Giorgio Lingua, que conocía a Colombia de vieja data y se convirtió en el hombre de confianza del pontífice en Cuba. El obispo conocía a jefes guerrilleros desde el año 2000.

Durante la visita del papa Francisco, el presidente Juan Manuel Santos le dio reiterados agradecimientos públicos por su respaldo irrestricto al proceso de paz que se firmó con las Farc, pero fuentes vaticanas que hicieron parte de la gira, consultadas por El Espectador, le otorgaron especial crédito al obispo Giorgio Lingua.  La historia de las negociaciones con la guerrilla y el papel de monseñor Lingua —italiano de la región de Piamonte, como los abuelos del papa argentino Jorge Bergoglio— empezó el 14 de febrero del año 2000, cuando el Vaticano accedió a recibir a los negociadores del Gobierno colombiano y a los de las Farc.

Como el papa Juan Pablo II no les dio audiencia, encargó a este obispo experto en conflictos internacionales de recibir a la delegación que en ese momento recorría Europa en busca de respaldo al proceso de paz, empezado al tiempo que la presidencia de Andrés Pastrana. La delegación gubernamental estuvo integrada por el comisionado de Paz Víctor G. Ricardo, Fabio Valencia Cossio, Juan Gabriel Uribe, Luis Carlos Villegas, Ciro Ramírez y Carlos Martínez Simahan. Por el grupo guerrillero fueron Raúl Reyes, entonces “canciller” de las Farc, su compañera Liliana López, alias Olga Marín, y los comandantes Iván Ríos, Simón Trinidad, Joaquín Gómez, Fabián Ramírez y Felipe Rincón. (Lea también: El papa Francisco y Cartagena, la ciudad desigual)

En principio no creían que fueran a ser recibidos en la Santa Sede, pero quien logró el permiso del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Ángelo Sodano, fue el embajador de Colombia, Guillermo León Escobar, teólogo muy influyente entre purpurados, pues han sido sus alumnos en la Universidad Gregoriana de Roma. El papa no iba a recibir a un grupo de marxistas-leninistas por más proceso de paz que estuvieran adelantando en Colombia. Sin embargo designó a monseñor Lingua para que los atendiera y escuchara, “porque somos pastores de justos y pecadores”. Además de su formación en la Academia Pontificia y en asuntos políticos, Lingua, hoy con 57 años de edad, era cercano a la realidad colombiana porque había sido secretario de la Nunciatura en Bogotá y desde Roma era el encargado de asuntos hispanos, y también trabajó en la Secretaría de Estado, en la sección para las relaciones con gobiernos de todo el mundo.

Su encuentro con la realidad colombiana se produjo a las 6:30 de la tarde en la domus Santa Marta, el edificio adjunto a la basílica de San Pedro, donde se hospedan aislados los 120 cardenales de todo el mundo cuando son convocados al cónclave para elegir sumo pontífice. En un sótano atendió a los negociadores. Vestía sotana negra y una faja roja en la cintura. Les advirtió que sólo iba de “oidor” y a entregarles unos “presentes del santo padre”. Joaquín Gómez rompió el hielo diciéndole a Lingua que con ese apellido no podía creer que sólo lo hubieran mandado a oír. Tanto guerrilleros como voceros gubernamentales explicaron los detalles del proceso de paz y el porqué de la gira europea. Las exposiciones demoraron algo más de una hora. Raúl Reyes dijo que veía en el Vaticano una importante instancia de respaldo al proceso. “Queremos que el santo padre nos dé la bendición y nos ilumine para llegar a una verdadera reconciliación”.

El embajador Escobar les entregó a cada uno el rosario bendecido por Juan Pablo II, junto con documentos del Vaticano sobre paz y propiedad de la tierra. Ninguno de los guerrilleros rechazó el regalo. Raúl Reyes guardó su rosario en el bolsillo superior izquierdo del traje de paño, mientras Joaquín Gómez se lo colgó con actitud creyente y pidió que le regalaran otros dos: “Mi abuela y mi compañera son católicas y me meto en un lío si no les llevo uno”. Monseñor Lingua se los dio y prometió enviarles en forma periódica los documentos de análisis del Vaticano sobre la realidad mundial. Ellos le dejaron la dirección de la casa de paz en San Vicente del Caguán.

Cuentan que desde ese día Lingua sintió que la paz de Colombia era “un proceso complejo pero posible”. Los guerrilleros salieron a las 8:00 de la noche, tan felices que fueron a celebrar a una trattoria. Luego de comer y cantar tangos al ritmo del coro de Iván Ríos, Fabián Ramírez y Simón Trinidad, terminaron en el Café de Colombia, donde brindaron con grappa, aguardiente de uva destilada. Días después, el Secretariado de las Farc envió un mensaje de agradecimiento al Vaticano y destacó que el viaje había fortalecido el papel facilitador de la Iglesia. Como se sabe, ese proceso de paz fracasó en 2002, en medio de una guerra que se intensificó más y más desde las selvas del Caguán.

Mientras tanto, monseñor Lingua no perdió contacto con el tema ni con fuentes colombianas a las que consultaba vía Roma. Le contaron, por ejemplo, que en octubre de 2004 el gobierno de Álvaro Uribe les propuso a las Farc que enviaran sus voceros a la Nunciatura Apostólica para negociar un acuerdo humanitario y Raúl Reyes rechazó la mediación de la embajada vaticana. “No quiero saber más de curas”, le oyeron sentenciar en plena selva el 19 de abril de 2005, mientras veía por televisión la elección del nuevo papa, Joseph Ratzinger.

Pero una vez asumió Juan Manuel Santos y se inauguró un nuevo proceso con las Farc en 2012, Lingua supo que la esperanza renacía. Estaba de nuncio apostólico en Jordania e Irak, naciones convulsionadas a donde el papa Benedicto XVI lo había mandado desde 2010 en el mismo plan de ayudar en procesos de reconciliación. Desde allí lo mantenía informado sobre la amenaza del Estado Islámico contra el mundo católico. Este doctor en derecho canónico es diplomático vaticano desde 1992 y tuvo experiencia en Costa de Marfil y Serbia.

Confirmó que la Santa Sede volvía los ojos a Colombia tras la entronización del papa Francisco en marzo de 2013. El 17 de marzo de 2015, con información de primera mano desde Cuba, el pontífice nombró a su amigo Lingua, ya arzobispo titular de Tuscania, como nuncio apostólico en Cuba, con dos misiones centrales teniendo en cuenta sus conocimientos sobre América Latina: primero, preparar su visita a la isla, y segundo, convertirse en facilitador confidencial del proceso de paz de Colombia. Angelo Becciu, exsustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano y nuncio en Cuba hasta 2011, lo puso al tanto.

Cuando el papa visitó La Habana, Lingua y el Gobierno colombiano lo pusieron al tanto de los avances definitivos de la mesa de negociaciones. Entonces dijo: “En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la amada tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están tratando de construir una sociedad pacífica. Que la sangre derramada por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unido al de Jesucristo en la Cruz, sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo, incluso en esta bella isla, para una definitiva reconciliación”.

Por primera vez Francisco dijo en privado que si firmaban un acuerdo final visitaría Colombia. Y les dio el espaldarazo público el 20 de septiembre, durante su discurso en la Plaza de la Revolución, tan simbólica para los guerrilleros de las Farc. “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”, dijo el papa, sabiendo que delegados de las dos partes estaban allí oyéndolo.

Convencido de la importancia política y diplomática de los oficios de paz del Vaticano, ese año el gobierno de Juan Manuel Santos nombró —casi al tiempo que desde Roma enviaban a Lingua— a Guillermo León Escobar Herrán, amigo del papa argentino y del obispo italiano, otra vez como embajador ante la Santa Sede.

Desde el 25 abril de 2015, día en que el diplomático presentó credenciales, el pontífice le habló de su entera disposición hacia Colombia. El 15 de junio de ese año Francisco recibió al presidente Santos en su biblioteca privada y durante la conversación de 20 minutos el tema fue la paz. Los canales de comunicación mejoraron y los mensajes papales de respaldo a los diálogos se mantuvieron hasta que las firmas para el fin de medio siglo de guerra fueron estampadas en Cuba y refrendadas en el Teatro Colón de Bogotá en noviembre de 2016. Al ver hechos cumplidos, el Vaticano respaldó la nominación de Santos al Premio Nobel de Paz y al premio mundial Lámpara de la Paz de San Francisco de Asís, y reconfirmó la gira de Francisco a Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

El embajador Escobar Herrán le reveló el pasado 28 de agosto a la web católica italiana Aleteia: “Sin duda alguna, durante las conversaciones en Cuba uno de los sitios donde hubo más información fue acá (en Roma) y la información era importantísima porque allá (en La Habana) está de nuncio Giorgio Lingua. La Santa Sede estuvo siempre enterada de lo que pasaba en Cuba, de lo que se discutía; tenía líneas directas que le permitían tener un análisis lo suficientemente claro y concreto para dar la ayuda”. Le preguntaron por la importancia de los oficios del obispo italiano y respondió: “Monseñor Lingua conocía a todas las personas que dirigían la subversión en Colombia desde el año 2000. Un día se escribirá esa historia”.

Otra fuente que le confirmó a El Espectador la eficacia de estos contactos fue Gianni La Bella, miembro de la Comunidad de San Egidio, brazo diplomático del Vaticano en 60 países. Le dijo hace diez días a nuestra editora internacional, Angélica Lagos: “El papa siempre estuvo convencido de que la única solución a la crisis de Colombia era mantener las negociaciones. Tanto el Gobierno como las Farc pidieron en varias ocasiones a la Santa Sede formar parte de la mesa de negociación oficial. Yo entregué personalmente una carta a Roma en la que las Farc pedían la ayuda y la intervención del papa”. Opinó que “el papel del papa en el proceso de paz en Colombia fue mucho más importante que lo que se cree. La prensa ha hablado mucho del tema, pero no se acerca”.

Como dijo Santos esta semana, “el papa Francisco fue clave”. Según precisó La Bella, porque las partes lo vieron “como un punto de referencia moral y político, aunque con diferentes motivaciones, y como capaz de sostener y alentar (a distancia y de manera secreta) estas negociaciones”. El embajador Escobar Herrán recuerda que desde aquel frío febrero del año 2000 en Roma, los guerrilleros de las Farc eran conscientes de que el día que se acordara el fin del conflicto había que contar con la bendición de la Santa Sede. No lo olvida porque él los guió durante la visita a la basílica de San Pedro; detallaron el altar mayor, la reliquia de la Santa Cruz, el paño de la Verónica y la cabeza de San Andrés; preguntaron si podían bajar un nivel más a la tumba de Juan XXIII, al que llamaron “el papa revolucionario del Concilio Vaticano Segundo”. Se pararon solemnes frente a la lápida de mármol del pontífice y alias Simón Trinidad evocó en latín la encíclica Pacem in Terris, paz en la tierra.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Colados en las listas de las Farc, ¿se repite la historia?

Por Javier Alexander Macías

http://www.elcolombiano.com/colombia/colados-en-las-listas-de-las-farc-se-repite-la-historia-DK7268423

9 de septiembre de 2017

Las autoridades están revisando la lista de miembros de las Farc para evitar que, como sucedió con los paramilitares, sean beneficiados delincuentes que no militaban en la organización.

A cuenta gotas. Así ha comenzado a evidenciarse los casos de algunas personas que al parecer no pertenecerían a las Farc y que fueron presentados en los listados como parte de los 700 gestores de paz, cuya función es hacer la pedagogía de los acuerdos en algunas regiones del país. Para evitar que se repita la historia, como sucedió con los paramilitares en cuya desmovilización se “colaron” desde narcotraficantes hasta vendedores ambulantes que obtuvieron beneficios jurídicos y económicos, el Gobierno comenzará a revisar la información presentada por las Farc y evaluará casos concretos.

El alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, expresó que la oficina que representa “ha dispuesto convocar de manera urgente a los representantes de las Farc para que expliquen la inclusión en los listados oficialmente pasados por esa organización”. Rivera endilgó la responsabilidad de estos posibles “colados” a las Farc que, en primera instancia y a través del Secretariado, los incluyeron en esta lista de nombres y tienen el compromiso de veracidad y exactitud.

Información obtenida por El Colombiano reseña que por lo menos 166 personas estarían en observación, y entre lunes o martes saldría la resolución que los excluiría de los beneficios brindados por desmovilizarse como guerrilleros. Además, hay una revisión muy estricta sobre 350 integrantes en ese documento. “Se sabe que estas personas al parecer le pagaron al grupo guerrillero para que los metieran en las listas. Algunos son delincuentes y otros narcotraficantes”, expresó una fuente que pidió el anonimato por seguridad. La denuncia ya la había hecho el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker: “ya tenemos información de que hay personas que están conspirando fraudulentamente para ponerlas en el listado, que son los llamados colados”.

Los primeros implicados

El primer presunto implicado es conocido como “Fercho”, un hombre señalado por las autoridades como un jefe de sicarios que fue presentado como gestor de paz y ahora está libre, pero sobre él pesa una condena de 14 años de prisión por homicidio. Este caso fue seguido por la apelación de la Fiscalía para enviar de nuevo a la cárcel a Luis Alberto Mora Ramos, y a Wílmar Alejandro Tabares Marín, ambos procesados por el atentado en mayo del 2012 al exministro Fernando Londoño Hoyos perpetrado en Bogotá. Los argumentos de la Fiscalía es que los dos señalados hacen parte de una banda delincuencial pero “nunca se comprobó que pertenezcan o hayan pertenecido a las Farc”. La lupa está puesta sobre la información entregada por las Farc, que ya anunciaron que en el caso de alias “Fercho” será retirado, pero, en lo referente a los autores del atentado contra el exministro Londoño, ratifican que forman parte de esa organización y están siendo procesados por el delito de rebelión como plantea el Acuerdo..

Caso paras y cacica gaitana

Uno de los casos más sonados en falsas desmovilizaciones es el de la Cacica Gaitana, en el que 66 falsos guerrilleros dejaron las armas y obtuvieron beneficios económicos. Por este caso es prófugo de la justicia colombiana Luis Carlos Restrepo, quien fungía para ese entonces como el Alto Comisionado de Paz.

Así mismo en la desmovilización paramilitar hubo “colados” como Francisco Zuluaga, alias Gordo Lindo, quien fue presentado como jefe del frente ficticio Héroes del Chocó. Juan Carlos “el Tuso” sierra también fue un narcotraficante que se desmovilizó como paramilitar.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Colombie : 25 narcos bénéficiaires de l'accord de paix avec les Farc

L’Orient – Le Jour, Beyrouth

Afp

https://www.lorientlejour.com/article/1071829/colombie-25-narcos-beneficiaires-de-laccord-de-paix-avec-les-farc.html

10 septembre 2017

Les autorités enquêtent pour savoir si l'état-major des Farc, désarmées et aujourd'hui reconverties en parti politique légal, a reçu de l'argent pour les faire figurer dans ce registre.

La guérilla des Farc a inclus 25 barons de la drogue emprisonnés en Colombie, et dont les Etats-Unis demandent l'extradition, sur sa liste de bénéficiaires de l'accord de paix signé avec le gouvernement, a assuré dimanche un quotidien local. Les noms de ces trafiquants, dont cinq sont étrangers, figurent sur la liste de ceux de plus de 14.000 ex-rebelles remise par les Forces armées révolutionnaires de Colombie (Farc) afin qu'ils bénéficient de certains avantages, dont des subventions et un traitement juridique spécial écartant toute extradition, a écrit El Tiempo. Ce journal précise que les autorités enquêtent pour savoir si l'état-major des Farc, désarmées et aujourd'hui reconverties en parti politique légal, a reçu de l'argent pour les faire figurer dans ce registre.

"Le membre des Farc qui se prêterait à des négociations illégales, afin d'inclure des narcotrafiquants ou des personnes qui n'appartiennent pas à l'organisation, perdrait tous les avantages", a expliqué le haut-commissaire pour la paix, Rodrigo Rivera, cité par El Tiempo. Selon M. Rivera, les services de renseignement et le parquet vérifient ces données transmises au gouvernement par les rebelles. "Si on nous informe qu'ils ne sont pas des Farc, ils seront rayés de la liste", a-t-il précisé. Une source au sein des Farc a fait savoir à l'AFP qu'il n'y aurait pas de déclarations de l'ex-guérilla pour le moment sur cette affaire.

 

La plus puissante guérilla du continent américain et le gouvernement ont signé en novembre un accord de paix pour clore plus de 53 ans de confrontation armée. La rébellion, apparue en 1964 et qui a fini de déposer les armes mi-août, puis a lancé son parti le 1er septembre, a contrôlé pendant des décennies des zones dans lesquelles la culture des feuilles de coca, ingrédient de base de la cocaïne, était florissante. La Colombie est le principal producteur de cocaïne d'Amérique latine, devant le Pérou et la Bolivie, selon l'ONU.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Coronel Plazas envía al Papa lista de víctimas cristianas de la violencia marxista

Por Alfonso Plazas Vega

Razón más Fé, Bogotá

http://www.razonmasfe.com/actualidad/coronel-plazas-envia-al-papa-lista-de-victimas-cristianas-de-la-violencia-marxista/

9 de septiembre de 2017

Coincidiendo con la beatificación de dos sacerdotes católicos, el Coronel Alfonso Plazas Vegas, víctima de la persecución ideológica y política de nuestro sistema judicial, informa al Papa Francisco sobre algunos casos destacados de víctimas de la violencia marxista y liberal, que dieron testimonio de su valores cristianos.

Esta es la carta:

Bogotá, 4 de septiembre de 2017

A Su Santidad

Papa Francisco

Sumo Pontífice de la Iglesia Católica

Nunciatura Apostólica

Bogotá.-

Su Santidad:

Aprovechando su presencia en Colombia, deseo hacerle llegar un resumen incompleto, de los crímenes cometidos por las guerrillas colombianas contra los sacerdotes, recabando el hecho de que no hay una guerra ni un conflicto entre el clero católico y las Farc, Eln y Epl. Sencillamente se trata de delitos atroces cometidos por el crimen organizado identificado con esas siglas, y financiado por el narcotráfico y el secuestro extorsivo, contra inocentes prelados, mártires de esta nación colombiana. Así que no cabría una reconciliación entre los sacerdotes y los guerrilleros, porque ningún mal le han hecho los religiosos a los terroristas.

Tampoco, Su Santidad, ha existido una guerra ni un conflicto entre el pueblo colombiano y las Farc, Eln y otros grupos narcotraficantes y terroristas. Han sido más de cincuenta años de delitos atroces cometidos por el mismo crimen organizado, contra inocentes colombianos, particularmente los más pobres, mártires anónimos de esta barbarie. Así que en la misma forma, no cabría una reconciliación entre el pueblo colombiano y los terroristas de las Farc. Porque al igual, ningún mal le han hecho los colombianos del común a los terroristas.

Denuncio ante Su Santidad al Presidente Juan Manuel Santos, y a las personas religiosas o laicos que lo secundan, por mentir internacionalmente calificando como un “Proceso de Paz”, a los procedimientos para entregarle este país, Colombia, al comunismo internacional, dirigido en este caso por el gobierno de La Habana. Con la gravedad adicional, de pretender el reemplazo de la Fe Católica del pueblo colombiano, por la Secta Satánica llamada los “Santeros Cubanos”, y otras más.

Los rituales del Presidente Santos en estas sectas circulan por las redes sociales. En algunos casos ha participado personalmente. Los sacerdotes de esta nación pueden ilustrarlo al respecto. Tenga Usted cuidado, Su Santidad, el Presidente Santos es conocido en Colombia por utilizar la mentira como herramienta política para lograr sus propósitos, con frecuencia Non Sanctos. La usa a diario, la usa en la Diplomacia, la usa en la Política, la usa en los medios de comunicación con cinismo y a sabiendas de que el pueblo sabe que está mintiendo.

No se deje enredar con el cuento de los Paramilitares o Autodefensas, Su Santidad. Estas organizaciones igualmente criminales ya fueron desactivadas y sus principales cabecillas están presos en los Estados Unidos. La confrontación bélica entre guerrillas y paramilitares no tenía visos de patriotismo de ninguno de los dos bandos, como ambos lo proclamaban. Era una lucha por el control del narcotráfico.

Algunos de los casos documentados de sacerdotes y miembros de la Iglesia Católica, asesinados por esos grupos.

1.- El 2 de  Octubre de 1989. Mientras realizaba una visita pastoral a la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Fortul, Monseñor JESÚS EMILIO JARAMILLO, obispo de la Diócesis de Arauca fue secuestrado, torturado y asesinado por un comando de la guerrilla del ELN. Su cuerpo fue encontrado con varios tiros de fusil al borde de una carretera.

Su sucesor el obispo Bernal envió a Roma diez años después, en junio de 1998 la solicitud de beatificación, con el apoyo de un grupo de sacerdotes.

2.- El 2 de Octubre de 1990,  con un disparo en el cuello, fue asesinado por las FARC, en San Ignacio del Opón el clérigo JOSÉ ANTONIO BELTRÁN MONSALVE.

3.- El 29 de mayo de 1993, el sacerdote español JAVIER CIRUJANO ARJONA párroco de San Jacinto Bolívar, durmió en la finca de los padres de dos guerrilleros de las FARC. Muy temprano en la mañana, Julio Vega, del EPL ordenó que llevaran al sacerdote a la finca vecina y allí cumplieran con la misión. Así lo hicieron. Los esperaba un señor Tapias, que habría de asesinar a sangre fría y con extrema crueldad al sacerdote.

Cuarenta y siete días después, tropas de Infantería de Marina, hallaron el cuerpo del cura  en una fosa de un metro de profundidad. El sacerdote de 62 años, había sido cruelmente torturado. Los sermones del sacerdote y sus severas críticas a las prácticas guerrilleras, lo habían puesto en la mira. Los más férreos enemigos del cura Cirujano, fueron los integrantes del frente 37 de las Farc y los hombres del grupo de Caraballo del EPL. Julio Vega, del EPL, realizó un juicio revolucionario al sacerdote, lo declaró culpable y la condena fue la pena de muerte. Después el guerrillero decidió iniciar una campaña para convencer a la opinión pública que las Fuerzas Militares habían asesinado al sacerdote por ser colaborador de la guerrilla, pero la gente no le creyó. El 12 de junio en un comunicado Vega aceptó haber cometido el plagio e informó que el prelado había sido “ajusticiado” por el EPL con la complacencia de las FARC. Un Juez regional de Barranquilla condenó a los asesinos a 58 años y seis meses de prisión.

4.- El 30 de mayo de 1999 a las 10:00 AM miembros del ELN armados y vestidos de camuflado, aparentando ser se una unidad militar, interrumpieron la misa en la Iglesia de La María, del barrio Ciudad Jardín de Cali, ordenándoles salir por aviso de bomba.  El cura HUMBERTO CADAVID y 285 feligreses, entre ellos ancianos, niños, fueron subidos a  varios camiones. Un guardaespaldas notó que no eran de la fuerza pública y trato de llamar a pedir ayuda, razón por la cual los asaltantes lo degollaron de inmediato.  El Ejército alcanzó a llegar y se enfrentó al ELN en el momento en que cubrían la retirada de quienes se llevaban a los secuestrados. En los combates fueron abatidos dos guerrilleros del ELN y uno quedó herido. Pero los camiones siguieron rumbo al corregimiento San Vicente. Allí los bajaron de los vehículos y los hicieron caminar cuatro horas por trochas hasta  los Farallones de Cali, donde a las tres de la tarde los guerrilleros les informaron que se trataba de un secuestro político.

5.- El 6  Enero 2002.  El sacerdote RUBÉN RIVERO GÓMEZ fue secuestrado por guerrilleros del ELN, cuando se movilizaba en un automóvil, en la vía Medellín –Bogotá junto con la señora Carmen Rosa de López, de 58 años y un menor de 10 años, quienes fueron liberados horas después. También fueron secuestrados un abogado, y un comerciante. Por fortuna a los dos días el sacerdote Rivero Gómez fue rescatado sano y salvo, por un batallón de contraguerrillas de la cuarta Brigada del Ejército Nacional.

6.- El 14 de enero de 2002.   Fue asesinado el padre GUILLERMO LEÓN CORRALES BEDOYA, de 41 años de edad, en La Estrella (Antioquia).

7.- El 18 de enero de 2002. El cura párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, padre ARLEY ARIAS GARCÍA, fue asesinado por las FARC, a las 6:00 de la tarde, sobre la vía que conduce a Samaná. Dos personas que lo acompañaban, también fueron asesinadas. El prelado tenía 30 años de edad, se había ordenado hacía nueve y llevaba cinco años y medio en su parroquia. Había ayudado a liberar varios secuestrados y evitó, en varias ocasiones, que la guerrilla y los paramilitares asesinaran ciudadanos. El 22 de noviembre anterior, ya habían asesinado a uno de sus hermanos que trabajaba con la salud.

8.- El 10 de febrero 2002. El padre LUIS ALBERTO TORO fue secuestrado junto con otra persona, por miembros de las FARC, en un retén instalado en la zona del Alto del Trigo, en la carretera entre Bogotá y Villeta.

9.- El 28 de febrero de 2002. Los caficultores de Caicedo y Urrao, en Antioquia, hicieron caravanas por carretera para proteger los cargamentos de café de los frecuentes asaltos de las FARC; una de esas caravanas fue atacada ese día. Miembros del Frente 34 del grupo terrorista golpearon ferozmente a los sacerdotes José Gabriel Segura Urrego, párroco de Caicedo, y Ángel Rodríguez, del corregimiento La Encarnación, municipio de Urrao.

10.- 2 marzo 2002.- Las FARC atacaron la estación de Policía de Funes, Departamento de Nariño a las 8:30 de la noche.  Cinco guerrilleros hablaron con el párroco RAMIRO PAZICHANA y le informaron que atacarían al pueblo si los 13 agentes de la estación no se rendían. Luego de consultarles, el sacerdote les informó que la Policía no entregaría sus armas. La población se reunió en el parque a expresar su solidaridad con los agentes del orden. Los guerrilleros se marcharon, pero volvieron a las 12 de la noche. Lanzaron una granada que cayó en la multitud, asesinando a la asistente del cura y a Alexander Trejos. El sacerdote y otras diez personas resultaron heridas.

11.- 16 de Marzo 2002. El Arzobispo monseñor ISAÍAS DUARTE CANCINO, fue asesinado a tiros en la ciudad de Cali, por miembros de las FARC, cuando terminaba de oficiar una misa en el distrito de Aguablanca. Le dispararon en las afueras de la Iglesia cuando se dirigía a su vehículo. Uno de los sacerdotes que lo acompañaban, el padre Joaquín Cortés, resultó herido en un brazo. Monseñor Duarte Cancino había sido un fuerte crítico de las acciones violentas de las guerrillas. El jefe de comunicaciones de la arquidiócesis, padre Gersaín Paz, tuvo que salir del país por amenazas contra su vida, por denunciar a las FARC como autoras del crimen. Las autoridades capturaron a ocho milicianos del frente 35 de las FARC, quienes reconocieron que los asesinos fueron miembros de esa organización. Su muerte fue ordenada para frenar la actividad pastoral que realizaba con los jóvenes. La Justicia Colombiana condenó al Secretariado de las FARC por el magnicidio, y les impuso una multa de mil millones de pesos. Hoy los miembros del Secretariado han sido convertidos en altos dignatarios por el actual Gobierno, con el pretexto de la Paz, figurando como candidatos al Congreso sin un solo voto,  y obviamente la multa no la pagaron.

12.- El 6 de abril de 2002,  mientras daba la comunión a sus feligreses, integrantes de la columna móvil Teófilo Forero de las FARC, asesinaron alpadre JUAN RAMÓN NÚÑEZ, párroco del municipio de La Argentina (Huila). El crimen se produjo poco después de que el sacerdote clamara en su sermón por la liberación del pequeño productor Abel Hernández, secuestrado por las FARC, en Pitalito, sur del Huila.

13.- El mimo 6 de abril de 2002. El ELN secuestró en Arauca a los sacerdotes SAULO CARREÑO, párroco de Saravena (Arauca) y LUIS TEODORO GONZÁLEZ, párroco de Arauquita, a quienes habían citado en el monte para supuestamente recibir a siete alcaldes, concejales y diputados del departamento de Arauca, secuestrados por el Eln, que debían ser liberados. Por presión de operaciones del Ejército, los sacerdotes fueron dejados en libertad el 10 de abril.

14.- El 21 de abril de 2002. Cuando las FARC secuestraron al gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y a su asesor de Paz, Gilberto Echeverri durante una marcha de la No-Violencia, también fueron secuestrados

·        el arzobispo de Santafé de Antioquia, monseñor JOSÉ IGNACIO ARISTIZABAL;

·        el obispo auxiliar de Medellín, JORGE IVÁN CASTAÑO;

·        el obispo de Santa Rosa de Osos, monseñor JAIME JARAMILLO MONSALVE y

·        al sacerdote CARLOS ARTURO YEPES VARGAS capellán de la Gobernación.

Como quiera que el Ejército inició la persecución al grupo terrorista FARC, los prelados fueron liberados al día siguiente en el municipio de Urrao.

15.- El 2 de mayo de 2002, Fue atacado por guerrilleros de las FARC, el templo de Nuestra Señora del Carmen, del municipio de  Bojayá, Diócesis del Choco, donde se refugiaban varios feligreses. Las FARC lanzaron cilindros bomba al interior de la iglesia. Los terroristas los acusaban de ser amigos de los paramilitares con quienes estaban enfrentados. En la masacre murieron 119 personas, la mitad de ellas,  menores de edad.  Alrededor de otros 120 quedaron heridos.

16.- El 27 de junio de 2002. El sacerdote JOSÉ HILARIO ARANGO SERNA fue asesinado en la parroquia Santa Teresa de Jesús de Cali, después de celebrar la misa,  por dos hombres encapuchados que lo esperaban a las puertas del templo.

17.- El 30 de junio de 2002. El padre Hernando Alarcón, párroco de El Peñón en la Diócesis de Zipaquirá, por acompañar en el retorno a un grupo de desplazados en la inspección de Guayabal, fue amenazado de muerte por las FARC. No pudo regresar a su trabajo pastoral.

18.- El 16 de julio de 2002. Fue asesinada la religiosa MARTA INÉS VÉLEZ SERNA de 44 años, en Mogotes, Santander, el crimen paralizó al municipio, que había recibido en 1999 el Premio Nacional de paz. La monja fue atacada a las 7:45 de la noche en el Instituto Amparo de Madres de la comunidad hermanas Pobres de San Pedro Claver.

19.- El 22 de julio de 2002. El seminarista LUIS CARLOS HENAO JIMÉNEZ, de 23 años, fue asesinado junto con otras dos personas en un retén ilegal del ELN, cerca de Yarumal, Antioquia.

20.- El 20 de septiembre de 2002. El padre JOSÉ LUIS ARROYAVE llevaba ocho años de trabajo en las peligrosas comunas de Medellín, manejadas por las milicias urbanas de las FARC, cuando fue asesinado a tiros. Fue atacado cuando se encontraba visitando a los feligreses en el sector del Barrio San Javier.

21.- El 27 de septiembre de 2002.  El párroco del municipio de Restrepo (Valle), JORGE SÁNCHEZ RAMÍREZ fue asesinado a tiros en una masacre cuando viajaba en un automóvil con otras tres personas.  Fueron interceptados y asesinados.

22.- El 17 de octubre del 2002 en zona rural de Anserma Caldas, miembros de la guerrilla del ELN asesinaron a Monseñor  GABRIEL ARIAS POSADA junto a su conductor. Después de almorzar ellos salieron hacia la zona rural de Anserma, cumpliendo la tarea humanitaria de llevar el dinero que los subversivos exigían para liberar al ex gobernador del Quindío, Ancizar López, secuestrado por el mismo grupo terrorista del ELN. Hacia las 6 de la tarde el padre Alirio Calderón, vicario general de la Diócesis de Armenia, viajaba hacia una de las veredas, cuando encontró en el camino los cadáveres del padre Arias y su conductor. Cada uno había recibido dos disparos.

23.- El mismo 17 de octubre de 2002. El padre JOSÉ LUIS CÁRDENAS HERNÁNDEZ, de 31 años, salió temprano de la casa cural, como lo hacía diariamente, a trotar por las calles de Chalán, Departamento de Sucre. Afuera lo esperaban tres hombres. El sacerdote los saludó, sin imaginar que eran sicarios de las FARC. Poco después se oyeron disparos. A las 6:30 de la mañana el cuerpo del padre Cárdenas quedó tendido con cinco impactos de bala en la calle del pueblo donde había realizado su labor pastoral en los últimos siete meses. El comandante de Policía de Sucre, coronel Norman León Arango, informo que el crimen fue cometido por la cuadrilla llamada frente 35 de las FARC.

24.- El 23 de octubre de 2002 Obispo de la Diócesis de Garzón, Monseñor Libardo Ramírez Gómez, dio a conocer, amenazas contra su vida. Según las informaciones oficiales, fue interceptada una comunicación en la que supuestos miembros de las FARC hablaban en tal sentido.

25.- El 11 de Noviembre de 2002, fueron secuestrados por las FARC, el Obispo de Zipaquirá y Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) Monseñor JORGE ENRIQUE JIMÉNEZ, junto con el párroco Desiderio ORJUELA, en cercanías al Municipio de Topaipí, Cundinamarca. Afortunadamente fueron  rescatados por acción de la Fuerza Pública

26.– El 5 de noviembre de 2003.- El sacerdote SAULO CARREÑO de 38 años y Maritza Linares, secretaria del hospital del municipio de Saravena, Arauca, fueron baleados en el casco urbano de esa población.  Los hechos se registraron cuando el sacerdote, quien llevaba cinco años como párroco de la iglesia de Cristo Rey, se disponía a ingresar al centro médico a cumplir una misión pastoral con Maritza Linares, quien fue asesinada cuando intentó ponerse a salvo. El comandante de la Policía de Arauca aseguró que “todos estos hechos son obra de los grupos al margen de la ley”. En el área delinquen grupos de las FARC y del ELN.

27.- El 22 de noviembre de 2003.-  El frente 10 de las FARC secuestró y posteriormente asesinó al sacerdote JOSÉ RUBÍN RODRÍGUEZ, párroco de La Salina, Diócesis de Arauca cuando asistía a un retiro espiritual en la localidad de Tame. El cuerpo sin vida del sacerdote, de 42 años, fue encontrado, en límites de Tame y Fortul. El sacerdote había adelantado labores de evangelización en el departamento de Arauca bajo las órdenes del asesinado obispo Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, y había reprochado la violencia de las guerrillas. El Obispo Carlos Germán Meza Ruiz condenó el atentado y señaló afirmó que este crimen es inverosímil e inaceptable. Y preguntaba: ¿Para dónde van y dónde están los supuestos ideales de los grupos alzados en armas? Están matando a civiles, en esta zona del país han sido asesinados un obispo y tres sacerdotes.

28.- El 15 de marzo de 2004. En el norte del Departamento de Antioquia fue asesinado por las FARC el sacerdote CESAR DARÍO PEÑA GARCÍA de 42 años. Fue sacado a la fuerza de su parroquia en Raudal, Antioquia. Lo obligaron a subir a una camioneta y lo desaparecieron. Se sabía que detrás del plagio y posterior crimen estaba el frente 36 de las FARC. La noticia llegó a Roma y el Papa Juan Pablo Segundo, pidió que el sacerdote Peña García, fuera liberado. Las FARC no hicieron caso,  a ellos poco importa lo que diga la Iglesia Católica pues no creen en Dios. Lo fusilaron! El vicario Pastoral de la Diócesis de Santa Rosa de Osos, Alberto Pérez, informó la triste noticia: el sacerdote había sido asesinado. Y pidió a los terroristas de las FARC que al menos devolvieran su cadáver para brindarle cristiana sepultura. El 20 de mayo la Fiscalía, informada por dos ex guerrilleros, viajó a donde el cura fue enterrado. Con apoyo del Ejército llegaron al lugar, y exhumaron los restos, no sin antes ser atacados por las FARC, en un intercambio de disparos sin consecuencias.

29.- El 8 de diciembre de 2004, las FARC asesinaron al sacerdote JAVIER FRANCISCO MONTOYA, quien se encontraba en misión pastoral en una zona selvática del departamento del Chocó, al occidente de Colombia. El sacerdote Montoya, de 45 años, fue muerto en la zona de Nóvita, donde fue a celebrar la fiesta religiosa de la Inmaculada Concepción.

30.- 10 de Octubre 2013.-  Las FARC expulsaron a seis sacerdotes católicos del Departamento del Putumayo. El obispo de Mocoa, Monseñor Luis Alberto Parra, aseguró que la guerrilla les prohibió evangelizar y oficiar misa. Afirmó: “…han pedido que cerremos los templos, que no visitemos veredas, que no prediquemos, que no celebremos nada religioso”, señaló Monseñor Parra. La advertencia de  las FARC también es para pastores protestantes. La orden es no reunir a las comunidades para predicar.

31.-  El 1º de Septiembre de 2014.- El padre JESÚS ADRIÁN SÁNCHEZ COY, párroco del corregimiento de El Limón, municipio de Chaparral (Tolima), fue asesinado por las FARC. Las razones del crimen: estaba impidiendo que niños engañados fueran a ingresar a las filas del grupo terrorista.  El hecho se presentó en el Colegio Agropecuario La Granja. Hasta el lugar llegaron dos milicianos y desde el patio del plantel llamaron al padre Sánchez. El párroco acudió y los sicarios le dispararon cuatro veces, delante de sus alumnos, niños de un promedio de doce años de edad. Su cuerpo quedó tendido en el piso. El asesinato fue ordenado por el frente 21 de las FARC, en el momento en que se realizaban en La Habana los acuerdos llamados “de paz” entre el gobierno Santos y las FARC.

32.- El 28 de julio de 2017, el sacerdote Diomer Eliver Chavarría, de 31 años de edad fue hallado muerto en Raudal, un corregimiento de Puerto Valdivia, Antioquia. El religioso murió por diversos impactos de bala. La Diócesis de Santa Rosa de Osos confirmó que el presbítero fue hallado en la casa cural. El alcalde de Valdivia, Jonás Darío Henao Cardona manifestó: “La comunidad cerró la puerta y estamos a la espera de la Sijín para realizar el levantamiento del cadáver pues esta zona es compleja por orden público con presencia del ELN”, indicó el mandatario de Valdivia.

“La sangre de los sacerdotes asesinados ya no es noticia en Colombia“, escribió hace unos años un periodista en “Mondo e Missione”, una publicación italiana del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras

Esto, por terrible que parezca, es cierto. Antes estas muertes constituían un escándalo por tratarse de crímenes sacrílegos, pero hoy apenas si lo mencionan. Es otro grave síntoma de la degradación moral y social del país.

Los registros de la Conferencia Episcopal indican que desde 1984 a la fecha han sido asesinados 83 sacerdotes, 8 religiosos (5 monjas, 3 hombres) y tres seminaristas, al igual que un arzobispo y un obispo. En el mismo periodo otros 17 obispos y 52 sacerdotes han sido víctimas de amenazas. En 2013 tres sacerdotes han sido asesinados. Cinco obispos, 27 sacerdotes, un misionero y un diácono, han sido secuestrados por grupos al margen de la ley. Los sucesos han ocurrido a lo largo y ancho del territorio del país en zonas controladas por la guerrilla donde sacerdotes, pastores y misioneros desempeñan labores misionales y sacerdotales, y ejercen liderazgo comunitario.

Sobre la destrucción de templos, es emblemático el caso de Bojayá, Chocó. Además, las cifras de Pastoral Social entre 1986 y noviembre 7 de 2002 (falta información de quince años entre 2003 y la fecha) señalan 57 iglesias y/o casas curales destruidas total o parcialmente, o averiadas con daños en techos, fachadas, vitrales, en ataques ocurridos dentro del mal llamado conflicto armado. (Son ataques de las Farc, porque ni el Ejército, ni la policía bombardean iglesias)

Son muchos los casos de irrespeto de los lugares de culto como el caso ya relatado de la iglesia de La María en Cali y el de la muerte de los miembros del Ejército mientras estaban en misa en Pitalito, Huila.

Esas son las Farc, respetado Papa Francisco, con quienes el Presidente Santos ha llegado a un supuesto acuerdo de paz, rechazado por el voto de los colombianos, e impuesto por el primer mandatario. Acuerdo que en realidad no es otra cosa que un compromiso de protección al crimen organizado. Es decir a los autores de este martirologio del cristianismo en Colombia, y de los colombianos más pobres, aquellos a quienes usted, Su Santidad, ha manifestado venir a consolar.

Algunos casos de crímenes en pastores y misioneros no católicos

Aun cuando no existe un sistema de registro sobre el homicidio de los pastores y misioneros protestantes, el Consejo Evangélico de Colombia estima que en los últimos diez años han sido asesinados 133 pastores evangélicos en el país

Junio 2001 – agosto 2002

•             El 30 de junio de 2001 en Aguachica, Cesar, guerrilleros del ELN asesinaron a cuatro representantes de la Iglesia Evangélica.

•             El 25 de agosto de 2001 en el barrio Alfonso López, Cali, asesinaron al pastor cristiano Guillermo Hernández.

•             El 18 de diciembre de 2001, en Algeciras, Huila, zona bajo control de las FARC, cuando terminaba el culto en la iglesia cristiana Movimiento Misionero Mundial, asesinaron al pastor Manuel Antonio Cruz, de 40 años.

•             El 28 de febrero de 2002, en la Zona de Distensión, el pastor Héctor Peña Bernal, fue asesinado por las FARC

•             El 6 de mayo de 2002, en el municipio de Tolú Viejo, Sucre, Fredy Urueta Barreto, pastor de una iglesia evangélica, fue asesinado por hombres vestidos con prendas estilo militar.

•             El 14 de junio de 2002, en San Vicente del Caguán, Caquetá, el pastor José Vicente Flórez, religioso del movimiento Misionero Mundial, fue asesinado en pleno culto.

•             El 4 de agosto de 2002, en la inspección de Campo Hermoso, de San Vicente del Caguán, Caquetá, Abel Ruiz, pastor de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, fue asesinado a tiros por las FARC

Con toda atención:

Luis Alfonso Plazas Vega

CC# 17’108.499 de Bogotá

Dirección: Club militar de Oficiales.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Papa Francisco: ¿No fue suficiente con Venezuela? ¿Ahora Colombia?

Por Vanesa Vallejo

@vanesavallejo3

Panam Post, Miami

https://es.panampost.com/vanessa-araujo/2017/09/09/papa-francisco-venezuela/

9 de septiembre de 2017

Para septiembre de 2016, en Venezuela, la MUD se negaba a negociar con el Gobierno. Estaban, con justa razón, empeñados en llevar a cabo el referendo revocatorio. Sin embargo, un agente muy importante aparecería en el tablero político y cambiaría todo: el Vaticano, en cabeza del papa Francisco, logró que la oposición cediera.

Según se supo después, parte del trabajo que realizó el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, fue convencer a Nicolás Maduro de que si la iglesia no se sumaba, la oposición no negociaría. Después de varias peticiones públicas, especialmente hechas por Unasur, se hizo pública una carta en la que monseñor Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, aceptaba la oferta para sumarse a las negociaciones como mediador. Empezaría acá el fundamental papel del Vaticano en lo que ocurre hoy en Venezuela.

Poco más de un mes después de que el Vaticano aceptara mediar en el supuesto diálogo entre la MUD y el Gobierno, el 24 de octubre, después de que el CNE suspendiera la segunda etapa de la recolección de firmas para el referendo revocatorio, Henrique Capriles, en un enérgico discurso, denunció un golpe de Estado en Venezuela, anunció que la Asamblea iniciaría un juicio político contra Maduro e instó a los venezolanos a acudir, en una marcha, hasta el Palacio de Miraflores.

Después del anuncio de Capriles, cuando los venezolanos estaban decididos a salir a las calles y no parar hasta conseguir la salida de Maduro, el Vaticano no tardó en intervenir. Solo un día después monseñor Aldo Giordano se reunió con el secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática, Chúo Torrealba, y los representantes de los otros partidos políticos; su objetivo era lograr que la oposición se sentara a dialogar y evitar que la gente saliera a las calles. Para algunos partidos, como Voluntad Popular y Vente Venezuela, el diálogo después de que Maduro había sepultado el referendo revocatorio no tenía sentido. Y es que muchos aceptaron la mediación del Vaticano en tanto que consideraban que sería una ayuda para establecer las rutas para la salida del tirano. Por lo que después del bloqueo definitivo al referendo lo único que quedaba era intentar un juicio político a Maduro y protesta en la calle.

Al día siguiente, domingo 26 de octubre, el Vaticano aumentó la presión sobre la oposición y en un comunicado público incluso les dijo que era de muy mal gusto pedir la presencia de un enviado del papa y luego no ir a su cita. Así logró reunirse con la mayoría de los líderes de la MUD. El lunes, el enviado del papa, monseñor Claudio Maria Celli, pidió a la oposición específicamente que suspendiera el juicio político contra Maduro y que desviaran la anunciada marcha hacia el palacio de Miraflores prevista para el jueves. La oposición aceptó después de que el Gobierno excarcelara a seis presos políticos.

Como ya lo sabemos, el referendo quedó en nada.

El 4 de agosto el Vaticano emitió un comunicado en el que le pedía a Maduro frenar la constituyente. Sin embargo, en el texto se leían también frases muy ambiguas, como la siguiente: “la Santa Sede dirige, finalmente, un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia”. Es claro que en Venezuela la violencia viene específicamente del Gobierno, o ¿acaso el Vaticano no ha visto a los jóvenes defendiéndose con escudos de cartón de las balas asesinas de la Guardia Nacional?

El pasado jueves 7 de septiembre el papa Francisco, en medio de su visita a Colombia, se reunió con obispos venezolanos. Entre ellos estaba Jorge Urosa Savino, cardenal y arzobispo de Caracas, quien en declaraciones a los medios dijo que tenía varios mensajes claros para darle al sumo pontífice. Entre ellos está el problema de una economía absolutamente planificada y las violaciones a los derechos humanos por parte del Gobierno y, sobre todo, afirmó que el papa tiene que saber que el diálogo en Venezuela no es posible porque hay una dictadura y Maduro simplemente no escucha al pueblo. Van dos días después de dicha reunión y hasta ahora Francisco no ha dicho nada al respecto. En los medios de comunicación solo trascendió que el papa estaba preocupado por la situación en Venezuela. He hecho acá un breve resumen de la suma importancia que ha tenido el actuar del papa en lo que está ocurriendo hoy en Venezuela. No es solo que hasta el momento no haya condenado la tiranía de Maduro, que a todas luces lo es, sino que ha frenado el movimiento opositor en momentos claves para el país.

Sin embargo, no ha sido suficiente con Venezuela, a Colombia ha venido a jugar un papel similar. Si bien en los sermones y discursos dados hasta ahora no ha hecho alusión directa al acuerdo Santos-FARC, toda su visita ha sido en extremo utilizada para hacerle propaganda al Gobierno de Santos y al acuerdo con la guerrilla de las FARC. Eso sí, el papa ha hablado reiteradamente de perdón y reconciliación, lo que ha reforzado el discurso de los defensores del acuerdo Santos-FARC, según el cual quienes nos oponemos somos malas personas y tenemos el corazón lleno de odio

El perdón es un acto individual, una decisión que cada quien toma para su vida y en la que sin duda la fe que se profese influye sobremanera, pero nada tiene que ver eso con la impunidad. No se puede acudir a una especie de carta moral para acusar a más de medio país de rencorosos y malas personas porque exigen que los  asesinos paguen por sus delitos. Ahora bien, no sabemos si el papa cuando pide a los colombianos que se reconcilien y que perdonen se refiere específicamente a que acepten el acuerdo Santos-FARC, pero su silencio dice más que sus palabras y el efecto que ha causado en el país es evidente.

Fue recibido en calidad de jefe de Estado en un evento en la Casa de Nariño en el que atrás de él se veía una inmensa estatua de la paloma blanca que Santos durante todo este tiempo le ha metido por los ojos a los colombianos. ¿Si Francisco no estuviera de acuerdo con la negociación Santos-FARC habría permitido que ocurriera tal cosa? En ese mismo evento Santos afirmó: “Gracias, su santidad, por recordarnos que hay que celebrar el regreso del hijo pródigo”.

Consecuencia de esto, hoy miles de colombianos andan creyendo que las FARC son el hijo pródigo y que tal cual ocurre en esa hermosa parábola de la Biblia a los guerrilleros hay que hacerles una fiesta, darles el mejor vestido y ofrecerles el becerro más gordo.

No me queda duda de que Francisco es una buena persona, que sus intenciones son nobles, pero es evidente que es de izquierda y que es un papa político. En Venezuela jugó un papel fundamental y ahora lo hace en Colombia.

En menos de un año se realizarán elecciones en el país, lo que está en juego es mucho, es deshacer o consolidar el acuerdo Santos-FARC que supone la ruina para el país. Muchos, después de la visita del papa, hasta se sentirán pecadores por oponerse a esa negociación. Después de todo no es descabellado pensar: ¡cómo va a ser malo algo blindado por el enviado de Dios! “Son los comunistas los que piensan como los cristianos” papa Francisco, 11 de noviembre 2016.

------------------------------------------------------------fin------------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes