Facebook

     SiteLock

Última hora
Travesuras de un niño malo - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
En qué estaríamos si fuese así - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Saltan los fusibles - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Llamado al respeto - Jueves, 20 Julio 2017 06:01
Carta abierta al periodismo colombiano - Jueves, 20 Julio 2017 06:01

“Los favoritos de Uribe somos todos”: Carlos Holmes Trujillo Destacado

  • Sábado, Jul 15 2017
  • Escrito por 

Centro Democrático: el poder de las ideas (737)

1. “Los favoritos de Uribe somos todos”: Carlos Holmes Trujillo

2. Ni Corte Penal ni justicia de Farc para los soldados y policías de las FFAA de la democracia

3. Zuluaga-Santos-Odebrecht

4. Uribe ve difícil alianzas con Vargas Lleras por el apoyo de Cambio Radical a la paz

5. Precandidata presidencial María del Rosario Guerra recorre Boyacá

6. Jaime Bayly entrevista al Precanditado del CD Rafael Nieto Loaiza

7. “El peligro para Colombia es que la violencia se empiece a reciclar”

8. Precandidato colombiano Nieto Loaiza propone reducir los índices de pobreza nacional

9. “En el Quindío, la gente buena no quiere hacer política” 

10. Estamos al borde de una crisis humanitaria en la frontera con Venezuela: Tatiana Cabello

-----------

1. “Los favoritos de Uribe somos todos”: Carlos Holmes Trujillo

Hugo García Segura - Lorena Arboleda Zárate

Así responde a las versiones que dicen que el senador Iván Duque es el preferido del exmandatario. Trujillo habla de liderar una gran coalición por Colombia, cuyo eje de campaña, más allá de la paz y la lucha contra la corrupción, sea el crecimiento económico.

¿Cómo se va a elegir el candidato del Centro Democrático?

Hoy en día lo que se tiene es una decisión que tomó la última convención del partido, en el sentido de que el mecanismo será el producto de un consenso entre los precandidatos, naturalmente, con la participación del expresidente Uribe y de los miembros de la dirección. Es decir, el mecanismo, cualquiera que él sea, será el producto de un consenso.

¿Y a usted qué mecanismo le gusta?

Una consulta democrática abierta. Es lo que he defendido toda la vida.

¿No cree que ello daría para que otras fuerzas políticas busquen interferir para cambiar el resultado?

No coincido con eso. Creo que no habría ningún peligro.

¿Cómo se encuadra en ese proceso interno la alianza entre Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, que acordaron un grupo de compromisarios para consolidar una coalición y buscar un candidato único?

Son dos cosas completamente distintas. Una es la decisión que tomó la convención del Centro Democrático, de buscar un consenso entre los precandidatos y otra es el acuerdo al que llegaron los expresidentes, quienes nombraron a esos compromisarios para que empiecen a auscultar elementos de lo que sería una coalición con miras a las elecciones de 2018. Estoy de acuerdo con la coalición, pero me parece que lo que corresponde es hacer bien nuestro proceso interno y continuar avanzando en lo que sería la estructuración de esa alianza que, hipotéticamente, podría llegar a tener un candidato único en la primera vuelta.

¿Luis Alfredo Ramos cabe entre los precandidatos del uribismo?

Perfectamente, y ojalá pueda estar en el ramillete.

Hay quienes dicen que el favorito del expresidente Uribe es Iván Duque…

Eso no es cierto. El expresidente lo que ha dicho es que se debe escuchar a todos los precandidatos y, recientemente, señaló cuáles iban a ser los pasos para efecto de escoger el candidato. Ese puede ser un comentario que hace la gente, pero no es cierto. Los favoritos del expresidente Uribe somos todos los precandidatos.

¿Usted no cree que, cuando la gente dice que votará por el que diga Uribe, eso les resta identidad a ustedes, los precandidatos?

De ninguna manera, eso lo que quiere decir es que el precandidato del Centro Democrático tendrá una gran posibilidad de llegar a la Presidencia y estamos adelantando un proceso interno, como todos los otros partidos. Yo no logro entender por qué hay tanto afán con respecto a conocer el nombre de nuestro candidato único y no existe ese afán con los otros partidos, donde tampoco se ha definido.

¿Cómo ve el hecho de que los precandidatos del uribismo no marquen tan bien en las encuestas?

Las encuestas son una fotografía. Recuerden que en ellas ganaba el Sí en el plebiscito. Tengan la absoluta seguridad de que, una vez esté elegido el candidato del Centro Democrático, quedará inmediatamente de primero.

Más allá de la alianza con Pastrana, ¿están abiertos a otras opciones?

Las alianzas son absolutamente necesarias. Esa decisión la tomó la convención del partido; de hecho, ya se están buscando. Si yo soy candidato del Centro Democrático, mi deber será liderar una gran coalición por Colombia. Ya veremos en su momento qué es lo que resulta conveniente a la luz de las coincidencias que existan sobre las propuestas para mejorar la situación del país.

¿Por ejemplo, con Juan Carlos Pinzón, quien por estos días está alejado del presidente Santos?

Estamos dispuestos a hablar con quien resulte conveniente, alrededor de propósitos comunes. Esperemos a ver qué pasa. Creo que lo que hay por ahora es un chisme político sin relevancia mayor.

De todas maneras, su gran coalición por Colombia es para enfrentar a esa coalición que buscará defender los acuerdos de paz y evitar que ustedes lo hagan trizas…

El Centro Democrático no ha dicho que va a hacer trizas el Acuerdo, eso lo dijo uno de sus miembros, pero no el partido. Lo de la coalición en defensa de los acuerdos con las Farc forma parte de la naturaleza del momento político actual y lo que se insinúa es que habrá una batalla de coaliciones cuando llegue la hora de la elección presidencial. Pero debo decir que esa no es la prioridad para mí.

¿Entonces cuál es?

Crear las condiciones para que la economía colombiana crezca rápidamente a un mínimo del 7 % en forma sostenida. Y con respecto al Acuerdo de Paz, hay que respetar todo aquello que permita la desaparición real de las Farc como fuerza armada ilegal y que dé lugar a que queden en manos de la ONU todas las armas. También hay que respetar los puntos que les den a los desmovilizados seguridades físicas, jurídicas y socioeconómicas. Pero hay que cambiar lo malo del Acuerdo; por ejemplo, hay que retirarlo de la Constitución porque esa es una fuente de inseguridad jurídica, que el narcotráfico sea delito conexo al delito político y todo lo que ponga en peligro la propiedad privada. Y hay que modificar la Jurisdicción Especial para la Paz, porque como está concebida destroza principios que forman parte de compromisos internacionales asumidos por el Estado colombiano. En conclusión, se mantendrá lo bueno, pero se cambiará lo malo. 

A propósito del narcotráfico, este viernes se conocen las nuevas cifras sobre los cultivos ilícitos en Colombia. ¿Qué cree que está haciendo mal el Gobierno para que sigan en aumento las hectáreas sembradas con coca?

El Gobierno lo ha venido haciendo mal a lo largo de las conversaciones de paz. Para los cultivadores, bajó la percepción de riesgo; las Farc estimularon la siembra de cultivos ilícitos y se dedicaron a hacer caja con la perspectiva de lo que iban a recibir con posterioridad a la firma del Acuerdo. De otro lado, se suspendió la aspersión aérea y ahí están las consecuencias. Eso hay que corregirlo. 

Uno ve que el proceso de paz ha avanzado. El Centro Democrático decía que no iba para ningún lado y, finalmente, se firmó, que no iban a entregar las armas y las entregaron, y la comunidad internacional dice que este es el mejor acuerdo posible. ¿Por qué insisten ustedes en que este no es un buen acuerdo?

Porque no es el mejor acuerdo posible. Se desconoció la posibilidad de avanzar en un acuerdo nacional para la paz, se desconoció la voluntad popular que se expresó mayoritariamente en favor del no. Porque es una fuente de inseguridad jurídica mediante su incorporación a la Constitución, da impunidad en la práctica a quienes estén incursos en el delito de narcotráfico y sean miembros de las Farc, pone en peligro la propiedad privada y destroza principios fundamentales para darles seguridad jurídica a los ciudadanos, como los del juez natural, el de la legalidad y la no retroactividad en materia penal. Y le da unas competencias al Tribunal para la Paz excesivas, hasta el punto que, mediante sus decisiones, pueden llegar a tipificar delitos.

¿Pero usted sabe que para lograr la paz es necesario un poco de impunidad?

Por supuesto. Nosotros nunca nos hemos opuesto a la rebaja de penas o a las penas alternativas. Nos oponemos a la impunidad total, a que los culpables de los más graves delitos no paguen un solo día de privación de la libertad.

¿Y a que lleguen al Congreso, como va a ocurrir el año entrante?

No nos hemos opuesto a la participación en política de las Farc, pero sí a la elegibilidad política inmediata de los culpables de los más graves delitos antes de que pasen debidamente la pena que corresponde a la gravedad de sus acciones criminales.

¿Por qué ha dicho que con el tema de la corrupción se está haciendo populismo?

Porque es así. Está demostrado en los ejemplos exitosos que se conocen internacionalmente que la corrupción no se combate solamente con leyes más severas y penas más fuertes. Se combate, y esa es la propuesta que estoy haciendo, creando una estrategia nacional integral de lucha que se adopte en los más altos niveles de decisión. Hay que crear una autoridad nueva, independiente, con gran músculo político y jurídico, cuya tarea sea coordinar la implementación de la estrategia. Y hay que liderar ante las Naciones Unidas la creación de una corte internacional anticorrupción para combatir el soborno transnacional. Hay que poner en marcha un movimiento cultural nuevo que cambie la ambivalente posición de la ciudadanía frente al asunto y, finalmente, hay que definir medidas prácticas de disuasión como, por ejemplo, los muros de la vergüenza, para que en las ciudades queden inscritos en las paredes los nombres de los condenados por corrupción, con lo cual se estaría actuando de una manera disuasoria por la vergüenza personal, familiar y social. 

¿O sea, esa alianza contra la corrupción entre Claudia López, Sergio Fajardo y Antonio Navarro es puro populismo?

Pues me parece que no corresponde a una estructura de una lucha integral que pueda ser exitosa. No bastan los discursos, las leyes más fuertes, ni las penas más severas. Hay que tener una estrategia completa y eso tiene muchos elementos, incluyendo el internacional. 

Claro que, por lo visto, usted cree que ni la paz ni la corrupción va a ser el eje del debate de su propuesta sino el crecimiento económico….

Sobre eso que no quepa la menor duda. Mi prioridad va a ser crear las condiciones para que la economía crezca rápidamente. Es que nosotros necesitamos buena economía para que pueda haber buena política social. Y la economía la va a recibir el próximo Gobierno en un estado deplorable. 

Como dijera el asesor de Bill Clinton, es la economía imbécil…

Si la quieren ver así, acepto.

Hablando de economía, ¿usted cree que el Estado está en capacidad de cumplir el Acuerdo de Paz?

No, qué va a estar en capacidad de hacer eso. Entre otras cosas, ese acuerdo toca cambiarlo, no solamente porque ese va a ser el mandato de los colombianos en 2018, sino porque nadie puede tener la pretensión de prever en un acuerdo todo lo que pueda suceder mañana. Mire lo que pasa en Irlanda del Norte: firmaron la paz hace muchos años y llevan 15 años ajustándolo porque la realidad obliga a eso. 

El Centro Democrático ha sido insistente frente a la situación de Venezuela. Desde su experiencia como diplomático, usted sabe que una cosa es hablar para ganar votos y otra cuando se está en el poder. ¿Cómo manejaría las relaciones con ella?

De una manera muy distinta a como las ha venido manejando el presidente Santos. Él terminó secuestrado por la mesa de La Habana frente a las relaciones bilaterales con Venezuela. Se veía venir la violación de los derechos y libertades en ese país y Colombia, en lugar de acudir a una herramienta legítima producto del consenso en una organización hemisférica como la OEA, prefirió guardar silencio para evitar que esa acción pudiese llegar a tener un impacto sobre los diálogos. Cuando yo sea presidente de Colombia actuaré con base en los instrumentos legítimos y en el cumplimiento de las obligaciones internacionales. Ahora el único camino que queda es una acción simultánea de la ONU, de la OEA, de la Unión Europea, de todos los países democráticos y de las organizaciones de Derechos Humanos para reclamar que haya elecciones en Venezuela.

El Centro Democrático insiste en que Colombia corre el riesgo de ser un Estado “castrochavista”. ¿Qué elementos tienen ustedes para esgrimir esa idea?

En primer lugar, las Farc son una organización marxista-leninista y eso no ha cambiado. Abrazan el proyecto de socialismo del siglo XXI y hay protagonistas de la política colombiana que también lo apoyan. De manera que, en un escenario democrático, existiría el riesgo de que gane esa propuesta. Yo planteo que, democráticamente, lo evitemos. Eso sería muy malo para el país porque estamos hablando de sistemas que se ensayaron y fracasaron. Por eso, el pueblo venezolano está viviendo las penurias que hoy padece.

¿A qué personajes de la política nacional se refiere?

Ustedes saben quiénes son. 

¿De verdad cree que las Farc tienen capacidad para poner presidente en Colombia?

No sé si tienen o no capacidad, pero lo que tengo perfectamente claro que lo que conviene es que no lo pongan.

El Espectador, Bogotá, 12 de julio de 2017

------------

2. Ni Corte Penal ni justicia de Farc para los soldados y policías de las FFAA de la democracia

Bogotá, 11 de julio de 2017 (CD). Declaración del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez.

"Es inadmisible que nuestros militares  y policías, integrantes de las Fuerzas Armadas de la democracia, no de la dictadura, sean llevados a la Corte Penal Internacional, en muchos casos por acusaciones falsas, o a la justicia del terrorismo para que tengan que reconocer delitos no cometidos como condición para evitar ir a la cárcel.

Insistimos en un tribunal especial o en una sala especial de la Corte Suprema de Justicia, que cumpla las veces de órgano para examinar las conductas imputables a militares y policías, cometidas entre determinada fechas; que también haya una segunda instancia retroactiva y además, que en casos ejecutoriados, pueda haber una instancia de revisión porque tienen derecho a luchar por su reputación; y que en cualquier circunstancia, después de cinco años de estar detenidos, tengan derecho a la libertad condicional.

(FIN)

------------

3. Zuluaga-Santos-Odebrecht

------------

4. Uribe ve difícil alianzas con Vargas Lleras por el apoyo de Cambio Radical a la paz

Dijo que las bases de su partido no están conformes con que, pese al silencio del exvicepresidente en torno al Acuerdo de paz, Cambio Radical haya aprobado las iniciativas del Gobierno en el Congreso.

El exvicepresidente Vargas Lleras podría aspirar a una candidatura presidencial por firmas. Archivo

Aunque bastante se ha rumorado sobre los supuestos acercamientos entre el expresidente Álvaro Uribe y el exvicepresidente Germán Vargas Lleras para lograr una coalición de cara a las elecciones presidenciales del año entrante, dicha posibilidad está, por ahora, muy lejos de volverse realidad.

En entrevista radial con la emisora Meridiano 70, de Arauca, el hoy senador del Centro Democrático dejó entrever su inconformidad con el hecho de que, pese a su silencio en torno al Acuerdo de Paz con las Farc, Cambio Radical haya seguido acompañando los proyectos del Gobierno en el Congreso.

“El problema es que Cambio Radical ha apoyado todas las iniciativas y todos los proyectos del Gobierno Santos, entonces, nuestra base se cuestiona cómo es que le han votado lo tributario a Santos, la justicia para las Farc, el derroche, la mermelada. Ahí tenemos una dificultad y hay que seguir examinado esto con mucha delicadeza”, señaló el exmandatario en dicha emisora.  

En el mismo sentido, respondió a las versiones que afirman que Uribe no está impedido para convertirse en fórmula vicepresidencial del candidato que elija el partido para 2018. El expresidente señaló que no es momento de alimentar ambiciones personales ni de crear un debate en el país que, según dijo, desviaria las discusiones en torno a escándalos como Odebrecth y otros casos de corrupción de la misma gravedad.

Finalmente, señaló que aún no define cómo conformará las listas del uribismo para las elecciones legislativas del próximo año, pero anunció que estará detrás de nuevas figuras dentro de su partido. De momento, se espera que el expresidente repita curul el próximo año.

El Espectador, Bogotá, 12 de julio de 2017

-----------

5. Precandidata presidencial María del Rosario Guerra recorre Boyacá

Bogotá, 13 julio de 2017 (MRG). La senadora y precandidata presidencial, María del Rosario Guerra, estará recorriendo el departamento de Boyacá, este viernes y sábado (14 y 15 de julio), presentando sus propuestas a la comunidad.

El viernes iniciará su agenda a las 6:00 de la mañana atendiendo entrevistas en diferentes medios de comunicación. A las 10:30 estará en la emblemática Plaza de Bolívar de Tunja, desde donde iniciará un recorrido por las calles de la ciudad, con el propósito de dialogar directamente con la comunidad, conocer sus problemáticas y presentar sus propuestas.

A las 2:00 de la tarde asistirá a una reunión en la Cámara de Comercio de Tunja. A las 3:30 visitará el municipio de Tuta, donde realizará un recorrido por la zona comercial y se reunirá con la comunidad.

Sábado, 15 de julio

Inicia su agenda a las 8:00 de la mañana en una reunión con empresarios de Tunja. A las 10:30 estará en el municipios de Duitama, donde visitará la zona comercial y  se reunirá con varios sectores. A la 1:00 de la tarde estará haciendo un recorrido por el municipio de Paipa y a las 4:00 de la tarde estará en el municipio de Belén.

En sus recorridos, la precandidata presidencial por el Centro Democrático, estará acompañada por el senador Rigoberto Barón y el representante a la Cámara, Ciro Alejandro Ramírez.

(Fin)

-----------

6. Jaime Bayly entrevista al Precanditado del CD Rafael Nieto Loaiza


Video: https://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=_Mc1ue96BtM

-----------

7. “El peligro para Colombia es que la violencia se empiece a reciclar”

Francesco Manetto

Representante del partido de Uribe y posible aspirante presidencial, se muestra muy crítica con los acuerdos de paz

Paloma Valencia (Popayán, 1978) es senadora del Centro Democrático y figura entre los posibles aspirantes a la Presidencia de Colombia en representación de la alianza impulsada por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana. Muy crítica con los acuerdos de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, asegura que de momento se considera una “pre-precandidata”.

Pregunta. Dentro de un año el país tendrá nuevo presidente. ¿Qué se decide en esas elecciones?

Respuesta. La recuperación de la confianza de los colombianos en que el Estado está del lado de los ciudadanos. Sentir que el estado tiene instituciones fuertes, que es capaz de solucionar los problemas de los ciudadanos, de que es capaz de administrar justicia, de proveer seguridad y garantizar igualdad de oportunidades, porque yo siento que se ha perdido confianza en las instituciones.

P. Se entremezclan indignación hacia la clase política en general y cierto pesimismo. ¿Cuál es su interpretación?

R. Yo creo que este Gobierno ha tenido una serie de errores muy costosos institucionalmente para el país. Los colombianos no entienden que los recursos sean para los terroristas y no para resolución de los problemas.

P. Entonces, ¿qué haría usted con los acuerdos de paz?

R. Yo diría que el proceso de paz tiene unas cosas que hay que conservar, que son el desarme y la desmovilización de un grupo narcoterrorista como las FARC. Hay cosas que habrá que reconfigurar en términos de la justicia, porque no es aceptable que en crímenes de lesa humanidad terminen impunes y premiados con representación en el Congreso sin ni siquiera tener voto. Pero en términos políticos yo veo que los colombianos no están dispuestos a aceptar que los privilegios y los beneficios sean para el terrorismo y en desmedro del derecho de los colombianos. Sectores de la ciudadanía se preguntan por qué a nosotros no nos dan viviendas y se las dan a los terroristas, por qué si para nosotros no hay salud a Timochenko le están atendiendo con lujo de atención. Eso se va a volver insostenible en el corto plazo.

P. ¿Quiénes rechazan este proceso?

R. Este es un proceso de negociación hecho desde Bogotá y manejado más que todo por el centro que ha desconocido el sentimiento de la periferia colombiana, que se siente mucho más representada en el presidente Uribe. Claro que los colombianos queremos la paz. Pero la paz no es premiar el crimen.

P. Pero a pesar del proceso de paz, ¿sigue habiendo un problema de inseguridad latente?

R. Muchísimo. Porque el problema de los colombianos no es que lo maten a uno por razones políticas. Es que lo maten. El gran problema es que el pueblo colombiano no entiende por qué quien lo ha torturado termina premiado. Estas contradicciones están generando un clima muy peligroso porque ya muchas bandas criminales como el Clan del Golfo dicen nos vamos a convertir en organización política para tener el mismo tratamiento. Y el ELN, que era una banda de 700 hombres cuando inició la negociación con las FARC, prácticamente desarticulada, qué han hecho… Han ido creciendo sus negocios ilegales, han ido aumentado su pie de fuerza, plan pistola contra la policía, voladuras de estaciones de la policía. Otra vez el mismo camino de las FARC, con la esperanza de que vayan a obtener lo mismo que las FARC o más. Entonces, el peligro para Colombia es que la violencia se empiece a reciclar.

P. Los colombianos están indignados por la corrupción, empezando por el caso Odebrecht.

R. Está totalmente justificado. Yo creo que la clase político colombiana en este gobierno ha tenido un deterioro mayor del que había tenido tradicionalmente. La clase política se ha acostumbrado a mamarle al Gobierno. Ese sentimiento de desprotección y de representatividad de la clase política agrava la corrupción. Aparte de que están robando, tampoco te están ayudando en nada. Esa crisis institucional va a ser muy difícil de reparar.

P. ¿Tiene un plan para afrontar las zozobras económicas?

R. Creo que vamos a tener que hacer un adelgazamiento del tamaño de nuestro Estado para poder liberar recursos y poder hacer las inversiones que se requieren Y las inversiones que se requieren deben ser las de infraestructuras que permitan que el comercio en Colombia se desarrolle, pero al mismo tiempo las que genere igualdad de oportunidades entre los colombianos. Vamos a tener que buscar una reforma tributaria que rebaje las cargas tributarias que hoy día tienen agobiados al sector industrial y vamos a tener que hacer unas políticas agrarias mucho más agresivas si queremos que Colombia sea una potencia agraria.

P. Dio a luz en enero y unos meses después decidió dar este paso.

R. He dicho que soy pre-precandidata. Porque he tenido el enorme honor de que el presidente Uribe y muchos amigos del uribismo me invitan a que haga parte de ese proceso. Y yo quiero ser presidenta de Colombia. Pero hoy en día no es tan importante quién sino cuáles ideas vayan a gobernar. Este partido es como un caballo, lo importante es entrenarlo, hacerlo correr, quien se suba es secundario porque forma parte de un proceso mayor.

P. ¿Y en este proceso cuánto va a pesar la figura de Uribe?

R. Pienso que el presidente Uribe es definitivo, porque en medio de esta crisis, el reconocimiento que tiene el presidente Uribe permite primero que el voto de opinión, del sentimiento de muchos colombianos, de lo que él representó en la historia de este país, se manifiesten. Y el hecho de haber ganado el plebiscito en condiciones tan adversas lo que evidenció es que hoy la oposición política es capaz de ganarle a la maquinaria.

P. ¿Se siente su favorita?

R. Yo no me siento la favorita de Uribe, porque él es muy respetuoso de todos los procesos, lo que me siento es muy afortunada de poder trabajar con él. A Uribe le hacen fama de que es autoritario, muy mandón y de que todos somos marionetas de él. Es todo lo contrario. No he conocido un político más generoso que él. Yo no diría que soy la favorita pero me siento muy agradecida de estar al lado de un hombre como él.

El País, Internacional, 12 de julio de 2017, https://internacional.elpais.com/internacional/2017/07/12/colombia/1499844404_794678.amp.html

-----------

8. Precandidato colombiano Nieto Loaiza propone reducir los índices de pobreza nacional

El exministro uribista propone reducir los impuestos y en el caso del IVA, que el Gobierno de Juan Manuel Santos ha elevado de 16 % al 19 %, lo que significa -dice- que "de un tacazo" la capacidad de consumo se ha visto reducida en un 18 %, su propuesta es bajarlo en "por lo menos dos puntos"

MIAMI.- El precandidato presidencial colombiano Rafael Nieto Loaiza, del uribista Centro Democrático (CD), se comprometió este a bajar el IVA "por lo menos en dos puntos" para aliviar la carga tributaria de los pobres del país, en los que su programa pone el foco por razones "éticas, políticas y económicas"·

Nieto Loiza, que por ahora compite con otros tres rivales "formales" por ser el candidato del partido del expresidente Álvaro Uribe en las elecciones de 2018, llegó hoy a Miami para reunirse con la numerosa comunidad colombiana del sur de la Florida.

En una entrevista con Efe el exviceministro de Justicia subrayó que el CD tiene todavía que definir el mecanismo para decidir quién será su candidato, pero, para él, la mejor manera es que lo escoja Uribe (2002-2006 y 2006-2010), porque es el mecanismo "más sencillo, rápido y eficiente y el que genera más confianza".

Sobre las críticas que pueden surgir si en lugar de elecciones internas, es Uribe quien escoge, señaló que "siempre va a haber grupos que acusen al candidato de ser una marioneta o un títere".

A su juicio, lo verdaderamente importante es "el carácter y la personalidad" del candidato y su programa de gobierno.

Su programa tiene como puntos centrales la defensa de la democracia y las instituciones republicanas, la lucha contra la corrupción, la recuperación de la seguridad, la protección de la vida y la familia, y la construcción de un país de "propietarios" a través de un capitalismo que define como "popular".

Cuando se le pregunta qué poseerían los futuros "propietarios", responde con una batería de cifras sobre la pobreza en Colombia, la alta informalidad laboral y la falta de oportunidades.

Un 28 % de los colombianos vive en la pobreza y un 8,6 % en la miseria, lo que hace un 36,6 % o unos 18 millones de personas que no tienen nada o casi nada, señala el precandidato, que considera un "deber ético, político y económico" reducir esos porcentajes de manera considerable.

"Son la prueba de que el sistema tiene fallas sustantivas", subraya este defensor de la generación de riqueza y empleo mediante la alianza del Estado y la sociedad civil como arma contra la pobreza.

Aunque cree que el asistencialismo y los subsidios estatales deben reducirse y defiende un Estado "austero", también considera que la reducción del gasto debe centrarse en lo que se refiere al funcionamiento de la maquinaria estatal y no en la inversión social.

Incluso con salarios bajos, "con empleo formal se sale de la pobreza", afirma el precandidato, quien considera que el acento en la lucha contra la pobreza debe ponerse en el mundo rural, las mujeres cabezas de familia y los trabajadores del sector informal.

Si llega a la Presidencia se propone reducir los impuestos y en el caso del IVA, que el Gobierno de Juan Manuel Santos ha elevado de 16 % al 19 %, lo que significa -dice- que "de un tacazo" la capacidad de consumo se ha visto reducida en un 18 %, su propuesta es bajarlo en "por lo menos dos puntos".

Espera compensar la merma en la recaudación fiscal que eso supondría con un estado más eficiente y austero y una incisiva lucha contra la corrupción.

En cuanto al campo, afirma que hay que replicar modelos exitosos que existen en Colombia de asociación entre campesinos y empresarios agroindustriales que les dan asesoría, tecnología y acceso a mercados y puso como ejemplos el sector cafetalero y casos concretos en la palma, el arroz, la piña y la ganadería.

La parte del estado sería garantizar créditos y seguros de cosechas en condiciones favorables, crear centros de acopio y distritos de riego y abrir mercados.

Sobre los acuerdos de paz entre el Estado colombiano y las FARC subrayó que no hay que hacerlos "trizas", pero sí cambiar todo aquello que supone beneficios o privilegios para los exguerrilleros de los que no gozan los ciudadanos comunes y "lo antiético y antipedagógico" que resulta que no se pague ser "pillo".

FUENTE: EFE

Diario Las Americas, 13 de julio de 2017, http://www.diariolasamericas.com/america-latina/precandidato-colombiano-nieto-loaiza-propone-reducir-los-indices-pobreza-nacional-n4126652

-----------

9. “En el Quindío, la gente buena no quiere hacer política”

En su visita al Quindío, la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, aseguró que en el departamento la gente buena no quiere hacer política. 
Valencia aseguró a LA CRÓNICA que la decisión de tener un senador quindiano es netamente de la comunidad y que si no vota por los candidatos es porque no se siente representada por ellos.
¿Como podría el Quindío tener un senador?

Es una decisión del pueblo quindiano, más que de los partidos políticos. La realidad es que acá han habido candidatos, pero el pueblo no ha querido votar por ellos, será que no se siente representado. Veo que en el momento el Quindío está listo para la elección de una persona que lo represente. Lo que me ha llamado la atención es que cuando se invita a las personas buenas a que se metan a participar en política, nadie quiere, entonces dejan que los espacios los llenen personas con las que los ciudadanos no se sienten identificados. Pienso que no ha habido quindianos de la talla que quiere el departamento para que los represente. 
¿En condición de qué vino al Quindío?

Estoy de pre-precandidata, porque tengo una bebé de cinco meses que todavía no me permite tomar una decisión de meterme a la precandidatura de lleno. Estoy retomando las actividades después de la licencia de maternidad y, por supuesto, en el Quindío hay amigos de mucho tiempo que quería venir a visitar, a volver a retomar la actividad, a contarles en qué estamos y empezar a mover el asunto político con miras a las elecciones de 2018. Independiente que sea yo o no la candidata, sí espero que sea el Centro Democrático el que gobierne.
¿Cómo ve el Centro Democrático en el Quindío?

Muy bien. El partido era muy nuevo y ha tenido todos los problemas de ser un partido bebé, ha tenido dificultades para consolidarse, pero a pesar de eso, ha ido avanzando mucho. Es que a la gente se le olvida que nosotros empezamos de nada. Fue un proceso de formación desde cero, porque había un grupo de enorme recordación de Uribe, pero nadie sabía dónde estaban los uribistas, no había una estructura. El partido hoy puede preciarse de tener siquiera una estructura o un pequeño comité en cada uno de los municipios de Colombia. 
Usted dijo hace poco que no son marionetas de Uribe, ¿entonces qué son?

Nosotros somos quienes creemos en las ideas de Uribe, como muchos colombianos. Somos quienes queremos que el país tenga unas políticas públicas que favorezcan la empresa privada, que respeten la seguridad y que propendan por la justicia. Creemos en un Estado austero y descentralizado y, por lo tanto, en esa coincidencia ideológica hemos venido trabajando en la construcción de un partido con vocación de permanencia, de poder y con ganas, no solamente de gobernar, sino de cambiar las cosas. 
Hemos visto mucho movimiento del partido en el Quindío, ¿a qué se debe?

El Centro Democrático es un partido activo porque tiene como líder al expresidente Uribe. Quienes estamos en la organización tenemos que seguir un ritmo muy arduo de trabajo y de permanente contacto con la comunidad. Por supuesto que ya tan cerca en una contienda presidencial los movimientos tienen que empezar a presentar las ideas que están defendiendo, a reactivar las organizaciones, a buscar candidatos para sus listas y a consolidar las coaliciones con la ciudadanía que está esperando respuestas. 
¿Cómo va a hacer la elección del candidato presidencial?

Eso todavía se está discutiendo, por supuesto queremos que hayan mecanismos que reflejen el gusto de la ciudadanía por los precandidatos y por eso se han organizado los foros, donde estarán Uribe y todos los precandidatos hablando de las temáticas que cada departamento ha propuesto. En el Quindío estaremos el próximo 26 de agosto para discutir sobre el Paisaje Cultural Cafetero y la generación de empleo. La ciudadanía va a poder ver a todos los precandidatos, conocerlos, compararlos y buscar aquel que más le sirva a Colombia.
El presidente la semana pasada, citando los clásicos, dijo que la lucha por el poder saca lo peor de la condición humana, a raíz de la alianza entre los expresidentes Uribe y Pastrana, ¿usted qué opina? 

Yo creo que es una confesión muy certera de lo que es el presidente Santos, que en su lucha por el poder ha sacado lo peor que tiene en su alma. En nuestro caso no creo que sea así, el Centro Democrático se ha caracterizado por ser bastante coherente. Hemos defendido unas ideas durante ocho años, durante el mandato de Uribe, y llevamos otros siete defendiendo exactamente las mismas con toda contundencia, claridad y amor por Colombia. 
¿Cuál es el discurso para atraer simpatizantes?

El discurso no puede cambiar, porque la política no puede ser un ejercicio de simplemente decir lo que la gente quiere oír para ganar. Tenemos la permanencia en unas ideas, para que si las contrarias fracasan, la gente sepa que las nuestras son claras, precisas y que no varían, lo contrario es populismo.
Hay uribistas que les da miedo decir que lo son, ¿por qué cree que pasa?

Creo que es porque el gobierno ha sido implacable con la oposición. El país no estaba acostumbrado a tener una oposición sería, ideológica y coherente. Ha sido un partido que ganó por opinión política, por el nombre de Uribe, que no tenía ningún vínculo en estructuras y que el gobierno ha calificado como neonazi, neofascista y enemigo de la paz. El voto oculto que hubo en el referendo muestra el enrarecimiento del panorama político. A la gente le daba miedo decir que iba a votar ‘No’, por el fenómeno de estigmatización tan grande que había generado el gobierno. 
El 20 de julio se instala el último periodo en el Congreso, ¿cómo cree que va a ser, teniendo en cuenta el proceso de paz y el debate de la Jurisdicción Especial para la Paz? 

Yo veo el Congreso muy grave, porque decía doña Bertha, hablando de algunos parlamentarios conservadores de su época, que parecían terneros grandes, que para mamar se tienen que arrodillar. Eso le ha pasado a los congresistas, han terminado legislando en contra de los intereses del pueblo colombiano, suplantando la decisión del plebiscito, donde a pesar de toda la adversidad, de todas las trampas, de que le dieron plata al ‘Sí’, que disminuyeron el umbral del 50% al 13%, que permitieron la participación política de funcionarios, la utilización de los bienes del Estado a favor del ‘Sí’ y ganó el ‘No’. Los parlamentarios no tienen ningún inconveniente en desconocer la voluntad del pueblo y eso genera un daño institucional. A mí no me importan ellos en sí mismos, pero sí me preocupa mucho que la gente le pierda la fe a las instituciones.
¿Cómo será el presidente del postconflicto?

Hay cosas que hay que rescatar del acuerdo de paz, como por ejemplo la desmovilización y la entrega de las armas, porque cualquier arma que deje de asesinar colombianos es un triunfo para la democracia. Sin embargo, hay otras que tenemos que revisar, como que los criminales de lesa humanidad no vayan a pagar ninguna pena y que vayan a entrar a la política sin votos. También hay algunas que tenemos que rechazar categóricamente, como la Jurisdicción Especial de Paz, no es aceptable que cinco personas vengan a nombrarnos los jueces para destruir las fuerzas armadas y para juzgar. El presidente del postconflicto tiene que ser una persona con mucho criterio para poder distinguir lo que se debe rescatar, los errores que se deben modificar y los que se deben rechazar.
Redacción
LA CRÓNICA

Crónica del Quindío, Quindío, 11 de julio de 2017

------------

10. Estamos al borde de una crisis humanitaria en la frontera con Venezuela: Tatiana Cabello

Bogotá, 11 de julio de 2017 (CD). La representante Tatiana Cabello Flórez expresó su preocupación por la masiva migración de venezolanos a Colombia, sin que exista “un plan de contingencia de parte del gobierno colombiano, que garantice el bienestar tanto de los hermanos del vecino país, como de nuestros nacionales que viven en la zona fronteriza”, dijo.

Añadió que “según cifras del Gobierno Nacional, que reveló Migración Colombia, en la actualidad hay cerca de 300 mil venezolanos que se encuentran de forma irregular en territorio colombiano”.

“Es muy doloroso ver la situación de nuestros hermanos, las precarias condiciones en las que muchos viven y las medidas desesperadas que algunos de ellos están tomando con el fin de subsistir y garantizar la vida de sus familias. Es por eso que estoy convencida de que hay que apoyarlos porque esa también es una manera de decirle rechazar la dictadura de Nicolás Maduro”, señaló la representante Cabello.

“Sin embargo, es importante destacar que Colombia no está preparada para el ingreso masivo de venezolanos, no hay políticas de Estado y de frontera frente a este tema y, por ende, podríamos estar próximos a una grave crisis humanitaria. Tenemos que ser solidarios con los migrantes, garantizar que no pasen necesidades, sin que esto ponga en riesgo el bienestar de los colombianos”, agregó la Congresista.

Y concluyó: “hago un llamado al gobierno de Juan Manuel Santo para que reaccione y tome las medidas pertinentes ¡ya! ¿Acaso cuántos venezolanos más deben ingresar a territorio colombiano para que se den cuenta que estamos frente a una crisis humanitaria inminente? Por nuestros hermanos venezolanos, por nuestros ciudadanos colombianos, hay que actuar ahora mismo”.   

(FIN)

------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes