Facebook

     SiteLock

Última hora
Reforma electoral acomodada - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Para dónde vas Colombia? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Otra reforma política? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Quiénes son los verdaderos enemigos? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
Los gremios, ¿para qué? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50

Centro Democrático: el poder de las ideas (736)

1. Las Fuerzas Militares y la Corte Penal internacional

2. Entrevista/ Yo no soy un político de campaña, yo soy un político de todos los días: Uribe

3. Entrevista a Luis Alfredo Ramos: “Colombia necesita un cambio de rumbo”

4. ¿La JEP sustituye la Constitución? Responde expresidente de la Corte

5. Gobierno y Fiscalía aportaron al proyecto de paz con Bacrim

6. Perfil Carlos Holmes Trujillo Pre-Candidato Presidencial 2018

7. Reconocidas firmas encuestadoras en Colombia le dan la victoria a Carlos Holmes como candidato del Uribismo

8. Aprobación de Santos cae otra vez al 15%

-----------

1. Las Fuerzas Militares y la Corte Penal internacional

Los militares de la democracia a la cárcel por la Corte Penal internacional:

Ante el anuncio de sacrificar a nuestros militares ante la Corte Penal internacional, donde deberían estar los cabecillas de las Farc, cobra vigencia nuestra propuesta:

1. Sustraer a los integrantes de las FFAA y a los civiles de la justicia de Farc, JEP;

2. Crear una sala temporal, en la Corte Suprema, para examinar las acusaciones contra policías y militares por hechos supuestos cometidos dentro de las fechas que se determinen;

3. Crear también la segunda instancia retroactiva, o una instancia especial,  que permita buscar reivindicar la reputación de policías y soldados que por los hechos que se refieran hubieran sido condenados;

4. Conceder libertad condicionada a los 5 años.

La única posibilidad que Gobierno y Farc les dan es reconocer delitos no cometidos para que la Justicia del Terrorismo no los lleve a la cárcel.

Álvaro Uribe Vélez

11 de julio de 2017

(FIN)

-----------

2. Entrevista/ Yo no soy un político de campaña, yo soy un político de todos los días: Uribe

Audio: Aquí

Álvaro Uribe Vélez

Bogotá, 10 de julio de 2017 (CD).Texto de la entrevista concedida por el expresidente Álvaro Uribe Vélez a la emisora RCN Yopal.

Periodista: A propósito de todos estos temas, de las necesidades que enfrenta el departamento de Casanare en cuanto a diferentes tópicos, la presencia de funcionarios del orden nacional, etcétera, pues hicimos en el noticiero regional de RCN una reflexión la semana pasada, tendiente a reclamar mayor acompañamiento de aquellos sectores políticos que a lo largo de los últimos años han consolidado su presencia en el departamento de Casanare.

Es incuestionable, por ejemplo, el liderazgo político que ejerce el senador y expresidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, al frente de sus diferentes estructuras del partido Centro Democrático, al punto, de que es Alirio Barrera el único gobernador del partido Centro Democrático a nivel nacional, y constantemente escucha uno el reclamo de diferentes sectores económicos sobre temas, por ejemplo, como las consultas petroleras; la necesidad de un mejor dinamismo económico; la crisis de empleo y la situación económica que vive el departamento de Casanare; la necesidad de hacer una reconversión de su economía hacia ámbitos que se desprendan un poco del tema petrolero, pero que también permitan la coexistencia de estas dos actividades como generadoras de desarrollo.

Y hacíamos nosotros la reflexión, a propósito, de que percibimos al Gobernador demasiado solo en cuanto a su necesidad de acompañamiento en instancias del orden nacional, porque al fin y al cabo se depende ahora, con estas políticas de centralización de los recursos en las que ha incurrido el actual Gobierno en que se están centralizando los recursos, y los gobernadores, alcaldes y diferentes instancias regionales tienen que ir casi que a mendigar recursos del orden nacional para el desarrollo de programas y proyectos productivos.

Decía yo, por ejemplo: necesitamos más amigos en el Congreso de la República, esos 20 senadores, tiene la Bancada del Centro Democrático, deberían ser todos 20 amigos del departamento de Casanare, no solo los dos o tres congresistas que tiene el departamento.

Haciendo ese preámbulo, saludamos precisamente al presidente de la colectividad, la máxima figura del partido Centro Democrático, doctor Álvaro Uribe Vélez, senador, expresidente muy buenos días, lo tenemos en directo en esta charla con el noticiero regional del pueblo de RCN para todo el oriente del país y el departamento de Casanare. Y le transmito concretamente la inquietud, Senador, agradeciendo la gentileza de atender esta llamada y el contacto que se ha facilitado a través de Jorge Enrique Ortiz, el popular ‘Segurito’, quien hay que decirlo, apenas nos escuchó acogió la inquietud y dijo, hombre, yo quiero que usted hable con el senador Uribe y más que usted, el departamento de Casanare hable con el doctor Uribe y le plantee esa inquietud. Cuál es la agenda de acompañamiento en gestión que una bancada tan fuerte como el partido Centro Democrático tiene para ayudar a gestionar recursos y a gestionar proyectos y programas al Gobernador del departamento de Casanare, que representa a este partido como único gobernador, teniendo en cuenta eso sí -vamos a partir de un principio- la obligación aquí no es de un partido, la obligación es de un Gobierno y de los gobiernos de buscar resolver los problemas. Pero senador Uribe: ¿qué compromiso de gestión concreta, durante este año y medio de este nuevo gobierno ha desarrollado el partido Centro Democrático alrededor de este Gobernador, que es el único de su Partido a nivel de todos los gobernadores del país? Senador, muy buenos días.

Álvaro Uribe Vélez (AUV): Muy buenos días queridos amigos de RCN Yopal, a ustedes y a los oyentes, mi saludo, lo mismo a don Jorge Enrique Ortiz.

Bueno, hace pocos días estuve nuevamente en el Casanare, llegué el día anterior, tuvimos un foro de todo el día, salí de allá en la noche, un diálogo intenso con la comunidad y yo voy a decirles, voy a ser muy franco: primero, Alirio no solamente es un gran ser humano, el gobernador, sino un gran gestor. Segundo, nosotros tenemos el inconveniente de que somos de la oposición. Tercero, no tenemos ningún poder en el Gobierno central. Cuarto, sin embargo hemos estado en permanente reclamo.

Voy a referirme solamente, y ustedes van llevando, porque un discurso general para nada sirve, es mejor precisar. Voy a hablarle de dos casos para que ustedes enseguida propongan los siguientes:

Uso de regalías. Personalmente soy opuesto a lo que hizo este Gobierno, que le quitó las regalías a las regiones productoras, que han centralizado ese manejo, que eso lo que han hecho es llevar una corrupción al nivel central del Gobierno.

¿Qué propuso el Centro Democrático? ¿Qué hemos propuesto? ¿Qué se habló en el último foro en Yopal? que sucedió ¿qué? yo creo que ese foro sucedió hace 20 días. Lo que propuso el Centro Democrático es lo siguiente:

Que un porcentaje de las regalías, significativo, hay que devolverlo a las regiones productoras; permitir autonomía en la destinación, pero con la exigencia de que se destinen a unos pocos sectores básicos, que no sea una escopeta de regadera y que no se los lleven en contratos amigos que con lo cual se despilfarró tanto dinero en el pasado.

Es una propuesta básica, muy diferente a lo que hizo el Gobierno, somos oposición, hoy no tenemos manera de sacarla adelante, confiamos hacerlo en un próximo gobierno, estamos buscando tener mayorías.

Segundo: ¿cómo conciliar eso con el tema del agua? Eso que ha venido creciendo una gran resistencia al petróleo, lo oigo en el Meta, lo escucho en el Casanare, por la percepción que se acaban los acuíferos. Nosotros hemos dicho, mire, ese país está acabando con el petróleo y hay un problema de aguas grave. Yo le dejé a este Gobierno 2 mil 50 millones de barriles en reservas de petróleo, vamos a terminar el año con un poquito más de mil 500, una gran reducción, una gran reducción, tenemos escasamente petróleo para 5 años. Es posible que en 3 años el país esté importando petróleo para llenar las refinerías. ¡Qué problema tan grave! ¿Entonces que hemos dicho? hay que hacer compatible la producción de la  búsqueda de petróleo. Que este Gobierno no busca, yo le dejé a este Gobierno una dinámica de 133 pozos explorados al año, el año pasado hicieron 25, este año en mayo llevaban 25.

¿Nosotros qué hemos propuesto? Lo primero es que si usted devuelve un porcentaje significativo de las regalías a las regiones, quita mucha oposición de la comunidad, porque la comunidad dice hoy, con toda justicia, que si nos quitaron estas regalías que no saquen petróleo.

Segundo: se necesita que un nuevo gobierno haga lo que este Gobierno no ha hecho, un gran liderazgo que junte a la comunidad, a los ambientalistas, a los petroleros y a la comunidad científica, un liderazgo del propio Presidente de la República y el ministro del ramo, a ver cómo se busca petróleo sin poner en riesgo el agua. En esa tarea estamos trabajando. Humildemente le digo: somos oposición. Todo eso necesita un nuevo gobierno.

Y me refiero a otro tema para que usted siga la entrevista, porque usted mencionó mucho.

El tema de la salud. Nosotros hemos tenido inmensa preocupación por todos los hospitales del país y por las aseguradoras de salud. ¿Qué he  hecho yo en la Comisión Séptima? Estamos permanentemente debatiendo por recursos para la salud y denunciando. Es que este Gobierno les entregó a los políticos la liquidación de Saludcoop y Caprecom y se la robaron, querido amigo. Cuántas veces lo he denunciado yo. Qué lío tan grande le han creado a los hospitales de Colombia.

Ahora, yo presenté un proyecto de ley, afortunadamente salió y es una excepción, y hace parte de un conjunto de proyectos de ley bien importantes del Centro Democrático, exigiendo el giro directo en todos los casos, porque había giro directo en el régimen contributivo, pero solamente en el caso de las intervenidas, el proyecto nuestro, convertido en ley, dice que tiene que haber giro directo así las entidades no estén intervenidas.

¿Qué está faltando en la salud? Están faltando esos recursos que se robaron en Caprecom, esos recursos que se robaron en Saludcoop, y está faltando más dinero. Nosotros estamos haciendo todos los esfuerzos, estamos estudiando en este receso qué más hacer en materia de proyectos de ley frente al tema de la salud.

Quedan muchos temas, por ejemplo, el tema de infraestructura, ustedes saben que yo dejé contratada toda esa vía de Sogamoso a Yopal, van siete años y no la han terminado, y que la contratamos honorablemente, con un ministro, que ustedes conocieron, Andrés Uriel Gallego, un hombre honorable, cercano a ustedes, que falleció.

Y contraté toda la repavimentación de Villavicencio a Yopal. Este Gobierno anunció ahora unos tramos de doble calzada, ojalá se haga…

Periodista: Senador, si, no quiero empezar a generar una serie de polémicas a propósito de las acciones que se hayan o no se hayan hecho desde los diferentes gobiernos, porque la inquietud es muy concreta y usted la planteó muy acertadamente: ¿cómo hacer para acompañar entonces al departamento del Casanare en esta encrucijada? Porque usted lo dice, bueno, en este momento somos oposición, no tenemos poder de generar mucho dentro del actual Gobierno, tenemos las puertas cerradas etcétera, etcétera. Entonces, un departamento desmedrado en la parte económica, un departamento muy entregado a la causa uribista, pero un departamento que siente que sus puertas están cerradas, entonces ahora le decimos que esa colectividad no le puede ofrecer mucho apoyo porque está en la oposición y tiene que esperar a que haya un nuevo gobierno. ¿Entonces qué hacer en medio de ese panorama? ¿Qué decirle a este Gobernador tan amigo suyo, tan querido, tan buena persona, tan buena gente, que de todas maneras cuando acude ante los gobiernos o ante las instancias del Gobierno Nacional, pues siente de un modo u otro cierto nivel de presión, aunque hay que decirlo, algunos ministerios han tenido algún grado de respuesta, por ejemplo, el Ministerio de Agricultura, ahí ha estado pendiente el Ministro con una serie de programas que se han venido anunciando. Pero digamos que siente uno un poquito como la desesperanza de que estamos solos, castigados, y encima de todo como sin la posibilidad de darle un respiro en gestión y en acompañamiento al departamento de Casanare, senador Uribe.

AUV. Hombre, a mí me gustaría que esto fuera más objetivo, querido amigo, menos político y más periodístico. Por ejemplo…

Periodista. Puedo, en ese sentido, doctor Uribe, yo sí le puedo dar la garantía de que este es un tema absolutamente periodístico, yo aquí no soy ni jefe de debate, ni jefe de campaña, ni soy el periodista de departamento de Casanare entregado a ninguna causa política, puede usted pedir referencias de quién es Martín Mesa Paredes en el departamento de Casanare, y en ese sentido, doctor Uribe, así como se le ha ofrecido a usted respeto, yo también de parte suya le pido respeto a mí, a mí no me venga a endilgar politiquerías, Senador, le suplico, por favor señor, esta es una inquietud legítima de un departamento que clama ayuda, que pide solidaridad de Partido, de parte de un Partido que siempre que viene a hacer campaña política, tiene las puertas abiertas y encuentra todo tipo de respuestas, senador Uribe.

AUV. No, no siempre, no por campaña política, allá se asiste permanentemente. Durante los ocho años de la Presidencia allá estuve permanentemente, allá hemos estado permanentemente.

Cuando se cayó el puente, el primero que estuvo allá fue nuestro director, Óscar Iván Zuluaga. En el tema, por ejemplo, de salud, hemos hecho gestión permanente. La verdad es que nuestra labor de oposición no niega que uno esté decentemente buscando apoyo, con el Ministro de Salud, con la Viceministra, con el uno o con el otro. Con el ministro de Agricultura hablan permanentemente nuestros senadores, yo lo hago, estamos pendientes de su apoyo al gobernador Alirio Barrera. Lo que hemos hecho en el Ministerio de Educación, pero es que tenemos hoy un problema nacional. Si usted contara la cantidad de departamentos en los cuales, por ejemplo, faltan los recursos para restaurantes escolares. ¿Sabe qué problema hay? Hoy no es un problema del Casanare, es un problema en todos los departamentos de Colombia, que se le voy a decir con toda objetividad, están sufriendo el desgobierno.

Es que ustedes deberían analizar la situación económica a la cual nos ha llevado el gobierno del presidente Santos. Lo que está pasando en el endeudamiento, en la falta de inversión, en la atención a las regiones, etcétera. Sigamos, por ejemplo, ahí está el tema de agricultura, está el tema de salud.

Déjeme hablarle algunas cosas de la senador Nohora Tovar y del tema de educación. Por ejemplo, hemos estado permanentemente gestionando los recursos de agua para el municipio de Yopal y ha sido una cosa incesante, no obstante nuestra actitud de oposición, recorriendo el Ministerio, preguntando por eso en el Congreso de la República.

El tema de educación, yo me apersoné de que la Universidad Minuto de Dios, una entidad respetable en todo el país, estuviera en el Casanare, porque creo que esa universidad con una sede en Yopal, desde ahí puede atender vía internet a todos los municipios del departamento. Ya está llegando, me dicen que va a empezar en diciembre. Hemos hecho esa tarea permanentemente.

La senadora Nohora Tovar se ha apersonado de dos temas: la titulación de las tierras de los colonos del Casanare, como los colonos del Meta, del Vichada, etcétera. Después de toda esa lucha nuestra por el problema que habido en este Gobierno con la Ley de tierras, con el acuerdo con las Farc, eso no lo podemos desconocer. Es que aquí no hay un problema del Casanare, hay un problema de todo el país. Por donde yo ando por todo el país hay un problema enorme. Ya el Gobierno ha prometido que va a resolver el problema de los colonos. Ustedes saben que yo lo resolví y que la Corte Constitucional derogó, declaró inexequible esa ley. Vamos a ver si lo sacan ahora, a pesar de ese acuerdo tan grave en esa materia de la Farc.

La senadora Nohora Tovar ha sido la abanderada contra el abigeato y lo que llaman allá el carneo. Y después de un esfuerzo enorme de dos años, de estar en el debate, etcétera, etcétera, sacó adelante el proyecto, hoy estamos esperando que lo sancione el Presidente de la República, nosotros creemos que eso es un gran avance.

Pero le quiero decir, amigo Martín, la situación de todo el país es sumamente difícil. Yo recorro los departamentos, usted no sabe lo que es hoy el déficit de salud, lo que está pasando con los restaurantes escolares, lo que está pasando con las vías terciarias, etcétera, etcétera.

Yo contraté unos kilómetros en la carretera que sale de Trinidad para buscar el río Bocas del Pauto, eso no ha avanzado en este Gobierno. Nosotros dejamos el tema de la electrificación al Meta y al Vichada por el Casanare, creo que no ha avanzado en este Gobierno. Tenemos un problema de Gobierno Nacional.

Ahora, yo procuro a toda hora estar pendiente, yo no soy un político de campaña, yo soy un político de todos los días. Yo por ejemplo vivo atento al gobernador, a los compañeros del Casanare, con una advertencia, le voy a decir qué no he hecho: a mí me han abordado mucho: ay, es que yo tenía un contrato en el departamento, por qué no habla para que me lo mantengan’. Yo no intervengo en contratos del departamento. ‘Es que, que me den un puesto en el departamento’. Yo no intervengo en puestos.

Quiero sentar un precedente: yo apoyo al gobernador Alirio Barrera, lo que podamos ayudar, le ayudamos, reconociendo humildemente que hay dos problemas, una situación dramática de la Nación a la cual nos está llevando este Gobierno y un problema de que nosotros somos de oposición.

Para sentar un precedente y que nadie me pueda tachar mi honorabilidad, yo no intervengo en nombramientos ni en contratos, creo que ese es un antecedente muy importante, que una fuerza política que ha apoyado el Gobernador del departamento del Casanare, quien tiene la mayor responsabilidad en esa fuerza política diga: cero contratos, cero nombramientos.

Nosotros lo que hacemos es pedir que haya total transparencia.

Hemos tenido una permanente preocupación por el orden público del Casanare. En la campaña con Alirio Barrera había una gran queja por la presencia del ELN extorsionando en una y otra parte del departamento. Esa es preocupación nuestra de todos los días distinguido amigo Martín.

Periodista: Muy bien, son las precisiones que hace el senador Álvaro Uribe Vélez sobre este tema.

Finalmente, senador: ¿siente usted tranquilidad, entonces, frente a lo que ha podido hacer como agenda de gestión y de acompañamiento al Gobernador del departamento de Casanare durante este año y medio de su primer tramo de gobierno?

AUV. No, yo no siento tranquilidad amigo, porque uno hace unos esfuerzos extraordinarios, pero la situación del país es dramática, y no por culpa de nosotros. Yo no dejé el país convertido en un paraíso, pero iba mejorando. Usted ve lo que está pasando en narcotráfico, usted ve lo que está pasando en aftosa, usted ve lo que está pasando en extorsión en todo el país, ve lo que está pasando en la economía. Yo estoy intranquilo por el Casanare y por la Nación entera y lo que aplaudo es que allá hay un gran Gobernador que va a dejar un gran precedente.

Ahora ¿por qué lucho yo? Yo lucho a ver si esto mejora, tengo 65 años y no tengo aspiración personal… una sola aspiración personal, lo que quiero es trabajar el resto de años que el creador me dé, a ver si esta Patria mejora.

Que en mi gobierno, con mis errores y vicisitudes, con mis limitaciones, esto no quedó convertido en un paraíso, pero iba mejorando, y hoy hay un tremendo deterioro estimados amigos de RCN Yopal.

Periodista. Muchísimas gracias por este contacto telefónico, muy amable. Muchas preguntas en el tintero, obviamente, pero sin duda unos temas que obviamente tienen que ver con el orden nacional, eso no lo desconocemos, la situación de la salud es un tema estructural, un tema estructural, que inclusive comenzó por la famosa reforma a la Ley 100, Senador, de la cual usted fue un entusiasta promotor, dicen también sus críticos.

AUV. ¿Me permite hablar sobre eso?

Periodista. Sí señor.

AUV. Sí, mire, la Ley 100 es del año 93. ¿Qué había hasta ese momento? Había dos tipos de salud en Colombia: las personas adineradas tenían una salud aceptable, en clínicas privadas; los pobres, una salud de caridad, en unas partes excepcionales buena y en la mayor parte del país, un desastre.

¿Qué permitió la Ley 100?  Permitió que los pobres accedieran a las clínicas de los ricos, y permitió la Ley 100 que hubiera seguro para todo el mundo.

Yo hago una pregunta: cuándo se roban Caprecom, cuando se roban la liquidación de Saludcoop, eso que se lo entregaron a los políticos y tuvieron la infamia de decir que Saludcoop era de mi señora, ¿cómo le parece? Y se lo entregó este Gobierno a los políticos dentro de la mermelada. ¿Es un problema de la Ley o es un problema de la moral pública y de la administración?

Inclusive, la Ley tiene toda la flexibilidad para hacer ajustes en uno u otro sentido, porque en mi gobierno eso iba mejorando, nosotros logramos pasar y ahí están las cifras del Casanare.

Lo que avanzó el gobierno mío… por ejemplo, en el país había 10 millones 700 mil pobres afiliados al Régimen Subsidiado de Salud, al terminar mi gobierno había 23 millones. ¿Cómo le parece a usted?

Estábamos avanzando sustancialmente, como lo hicimos en Familias en Acción; como lo hicimos en el Sena, que ojalá le cumpla al Casanare, con una cosa que está programada desde el gobierno nuestro y que dicen que la van a volver realidad ahora, que nosotros le hacemos seguimiento todo el día, nosotros dejamos programado hacer el mejor edificio del Sena en Yopal. El gobernador Alirio me dice: me van a cumplir, me lo prometieron. Detrás de eso hemos estado, querido amigo.

Entonces nosotros hicimos un gran avance social. ¿Suficiente? No, que el país iba avanzando, por supuesto.

Y un gran avance en salud y mire ahora. Entonces mucha gente en Colombia me dice: ¡ah Uribe!, sí, usted nos dio el carné, pero para qué si la salud está muy mala.

¡Por favor queridos amigos! Es un Presidente despreocupado por eso, yo vivía al pie del tema.

Se robaron eso de Caprecom y Saludcoop. Yo creo que la salud va a necesitar más recursos. Iba bien, por ejemplo, y era sobresaliente y no había quejas en Antioquia, hoy una sola entidad en Antioquia le deben más de 400 mil millones y eso se ha convertido otra vez en un problema enorme.

Entonces yo los llamo a ustedes a una reflexión, a ver, porque salen por la vía fácil, esa es la Ley 100 de Uribe, que es la Ley 100 de ese paramilitar de Uribe, ese es el cuento a toda hora de la oposición política, pregunten ustedes a ver si es un problema de esa Ley o si es un problema de la moral pública, si es un problema de la mermelada de Saludcoop o de Caprecom, si es un problema de administración.

¿Por qué el gobierno mío dio esos avances querido amigo?

Ahora, esto es manejado por seres humanos, donde hay errores, pero cuando hay dedicación, cuando hay toda la voluntad patriótica, cuando se trabaja de sol a sol las cosas van mejorando poco a poco.

Periodista. Pues esperamos que así sea Senador. Muchas gracias. Y vuelvo y le reitero Senador, este noticiero, este periodista, este equipo periodístico que conforman Rubiela Vega, Jairo Hernández y Martín Mesa, si algo tiene, y eso así como evidencia usted sus logros de gestión por el departamento, evidencio yo también mi responsabilidad periodística frente al departamento de Casanare, es que estamos desprovistos de cualquier interés, de cualquier gesto de politiquería o de hacer aquí emboscadas periodísticas, estamos es, simplemente, doctor Uribe, expresando una preocupación legítima que esperamos, pues, la gente tenga más elementos de juicio para responder y ojalá toda esa oferta de acompañamiento de gestión de proyectos que se pueden hacer desde la oposición o desde el gobierno o desde donde sea, se hagan por el bien del departamento del Casanare que tanto lo aprecia a usted y que le responde siempre que usted llama al departamento del Casanare, ahí está en primera fila.

Senador muchísimas gracias.

AUV. Hombre, no, muchas gracias a usted y a sus compañeros periodistas y un saludo a toda la ciudadanía. Yo le rogaría hacerle, por lo menos, un seguimiento, un registro periodístico a las diferentes visitas de uno y otro compañero del Centro Democrático al Casanare, porque una instrucción mía es: presencia permanente en el Casanare, presencia permanente en el Casanare.

Periodista. Eso es lo que se quiere, la solución a las problemáticas del departamento.

(FIN)

------------

3. Entrevista a Luis Alfredo Ramos: “Colombia necesita un cambio de rumbo”

Iñigo Aduriz

ENTREVISTA | LUIS ALFREDO RAMOS. Exgobernador de Antioquía (Colombia)

Aunque aún no ha dado el paso, son muchos los sectores de la oposición colombiana ligados a los partidos conservadores y al Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe los quieren que Luis Alfredo Ramos (Antioquía, Colombia, 1948) sea su candidato para presidir el país de cara a las elecciones de 2018. Fervientemente contrario a las políticas de Juan Manuel Santos y muy crítico con el proceso de paz alcanzado con las FARC, el exgobernador de Antioquía fue recientemente puesto en libertad tras pesar durante tres años sobre él la acusación de haber tenido vínculos con paramilitares. La Procuraduría colombiana ha solicitado su absolución ante la ausencia de pruebas y al considerar que las acusaciones las habían vertido falsos testigos. Mientras espera el fallo, se ha propuesto viajar por todo su país para “tomar el pulso” a sus ciudadanos. En esta conversación con Cambio16, celebrada durante su reciente visita a Madrid, el también exsenador sostiene que su país “no tendrá paz mientras haya cultivos ilegales de coca”.

Video: https://youtu.be/C7LMHM8Qi7s

El pasado 19 de junio, nada más de que se produjera el atentado en un centro comercial de Bogotá, el expresidente Álvaro Uribe aseguró que Colombia necesita “más autoridad”. ¿Comparte esa idea? ¿Cuál debería ser el camino?

El presidente Uribe fue muy exitoso con el programa de seguridad democrática. Y, en realidad, el país tuvo durante los ocho años de su Gobierno, una mejora sustancial de la seguridad. Es un esquema que dio resultados.

La toma entonces como ejemplo.

Así es. Y yo creo que Colombia no escapa a lo que está sucediendo en distintos países del mundo, como en Europa o en EEUU. Lo demuestran hechos como el sucedido en la ciudad de Bogotá. Hay que tener una mano firme para combatir el terrorismo.

¿En qué debe cambiar, a su juicio, Colombia?

Tiene que cambiar de Gobierno y de administración. El presidente Juan Manuel Santos ha tenido un Gobierno que se ha desprestigiado por el manejo de los temas económicos, por el abandono de distintas regiones del país en lo social y, sobre todo, porque la política se ha convulsionado mucho por el proceso de paz vivido durante estos seis o siete años. Ha dejado un clima candente que se reflejó en las elecciones del plebiscito de octubre del año pasado. Colombia lo que tiene que buscar ahora es un cambio de rumbo y de Gobierno.

¿Cree que la sociedad se ha polarizado?

En Colombia hay una real oposición que la encabeza el Centro Democrático del presidente Uribe porque los otros partidos se han posicionado de parte del Gobierno y de las mayorías del Congreso para aprobar la legislación en estos años.

Asegura que el Gobierno se ha equivocado especialmente en el ámbito económico.

Los indicadores son malos para el país. Se ha incrementado el déficit de cuenta corriente, el de inversión extranjera o el fiscal, y ha aumentado de forma exagerada la deuda pública, por hablar solo de algunos temas.

¿Qué se debe hacer para mejorar?

Hay que poner orden en muchos temas empezando por el económico. Hay que ganar confianza para que el país pueda tener una nueva época en el manejo de todos los asuntos económicos que han traído tantas dificultades en estos años. Si no hay un cambio para la confianza de los ciudadanos y de los inversores y si no hay una reconstrucción económica, el país seguirá viviendo años difíciles.

¿Cuáles son los sectores emergentes?

Primero tiene que haber un Gobierno que de confianza. Solo con el crecimiento de la industria hay posibilidades de aumentar el empleo, que es muy necesario para nuestro país.

¿Qué podría atraer a los inversores extranjeros?

En el sector público podría ser el sector de las telecomunicaciones, la energía, el manejo de acueductos, que todo ello tiene una vinculación muy amplia con el sector privado. Colombia es un país que ha sido, en general, rentable para el sector privado. Existen grandes posibilidades de inversión que no se han venido dando en estos últimos años. También ha disminuido la inversión en el sector de los hidrocarburos.

¿No se ha percibido un incremento de las inversiones con la firma del acuerdo de paz?

No. El acuerdo ha generado mucha inquietud en los inversores. No solo en los extranjeros sino también en los colombianos, que ahora están invirtiendo fuera del país. Algo está pasando para que eso ocurra.

¿Qué cree usted que está pasando?

Hay una desconfianza sobre el acuerdo del proceso de paz. Todavía no se sabe en qué terminará esto. Las FARC tienen que demostrar que dejarán las armas, el secuestro y la extorsión y que dejan los vínculos con lo que tenga que ver con el narcotráfico y los cultivos ilícitos. Obviamente los inversores ven esto con mucha inquietud. El 80% del país cree que el manejo de los acuerdos no ha sido el correcto.

Pero, ¿la violencia persiste en Colombia?

Persiste por una razón fundamental. En un país donde en este momento hay 188.000 hectáreas de cultivos ilícitos, obviamente tiene que haber violencia, porque esto es lo que alimenta al narcotráfico, las bandas criminales y la delincuencia. Colombia no tendrá paz mientras haya cultivos ilícitos de coca en esa dimensión. Parte de los acuerdos ha tenido que ver con que no se aplicara el lifosato, que no haya aspersión. Por eso han crecido tanto los cultivos ilegales. Uribe llegó a reducirlas a 40.000 hectáreas y hoy tenemos 188.000 hectáreas.

¿Cómo ve el Plan Colombia acordado con EEUU?

Durante los últimos años se ha reducido de forma sustancial hasta el punto que en el próximo año, si no me equivoco, será únicamente de 170 millones de dólares. Las cifras de cuando el presidente Pastrana estaba al frente del país y de los primeros años del presidente Uribe, se han reducido sustancialmente.

¿Se debería retomar o actualizar?

Colombia necesita ayuda para combatir esas 188.000 hectáreas. El Gobierno está anunciando que hay una erradicación pero la que se hace ahora, que es manual, es mínima. Por eso nunca disminuirán los cultivos ilícitos.

¿Cree, como sostiene el Centro Democrático, que se ha hecho mal el acuerdo de paz?

Yo no puedo hablar como portavoz de ese partido, pero creo que el Centro Democrático está viendo el acontecer sobre los acuerdos y mira con inquietud lo que viene. Sus dirigentes saben muy bien que hay que construir sobre lo construido. No se puede desbaratar todo lo que se ha hecho. Si las FARC definitivamente las armas, el secuestro y la extorsión obviamente esos acuerdos podrían ser favorables para el país. Pero hay inquietudes por las disidencias de las FARC. Existen distintos frentes al sur del país.

¿Qué garantías les servirían?

El hecho de que haya disidencias en las FARC da mucho que pensar. Se debe mirar hacia dónde van o si tienen una doble agenda. Eso causa inquietud a los inversores y a los ciudadanos.

Pero, ¿qué más exigencias debería hacer el Gobierno?

Una total para que se cumpla que no haya arremetidas de las FARC sino que no haya compromiso con la extorsión. Ahora se sigue manteniendo la extorsión en distintos sectores.

Queda menos de un año para las elecciones presidenciales de mayo. ¿Cree que sería usted un buen candidato?

Simplemente estoy en una etapa de exploración. No soy candidato aún.

Mucha gente quiere que lo sea.

Sí, sí.

¿Aún no ha tomado la decisión?

Me falta un fallo de la Justicia, porque fui detenido durante tres años y tres meses. Mientras la Corte no emita el fallo obviamente no puedo tomar ninguna decisión de ser candidato. Lo que estoy haciendo es recorrer el país contando mi caso y tomándole el pulso a los colombianos.

¿Le gustaría ser candidato?

Lo pensaré en el momento en el que tenga mi fallo en la mano y tras recorrer el país ampliamente.

Respecto a su caso, ha asegurado ser víctima de un “cartel de falsos testigos”. ¿En qué consiste?

En Colombia surgieron los falsos testigos a raíz de una ley que les dio el principio de oportunidad a los delincuentes para que hablaran de terceras personas y pudieran obtener rebajas en las penas. Ahora hay más de 3.000 casos visibles de esos falsos testigos. Se ha convertido en un problema muy grande y se habla de que es un cáncer para la Justicia. Personalidades del país han sido víctimas de esos falsos testigos, como el almirante Arango Bache, la parlamentaria Nancy Patricia Gutiérrez, el expresidente del Congreso Luis Fernando Velasco, el exdiputado a la Asamblea del Valle Sigifredo López, la periodista Angélica González. Son personas que han sido detenidos durante años y, posteriormente, han quedado en libertad porque no existían pruebas.

Es también su caso.

La Procuraduría de Colombia el pasado seis de marzo le pidió a la Corte Suprema de Justicia mi total absolución porque no existía prueba alguna de que hubiera cometido algún delito.

¿Ha aprendido algo de tres años de proceso, que ha hecho que pase incluso por la cárcel?

Muchas cosas. Sobre todo, una rutina de vida que no tenía. He leído 150 libros aunque me regalaron 500. Y uno de ellos fue la biografía de Rajoy.

¿Qué le parece Rajoy como líder?

Creo que ha tenido una vida muy austera. Es lo que más destacaría de esa biografía.

¿Cuál es el motivo de su viaje a España?

Mantener conversaciones con distintos agentes de la política de este país. El referente aquí es Partido Popular.

¿Cómo califica la evolución de la situación española en los últimos años?

Hubo unos años de crisis que acabaron con el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Le tocaron unos primeros años muy duros al presidente Rajoy para superar eso. Pero luego he visto una mejora sustancial en la parte económica y en la social. Con respecto a mis últimos viajes –el último fue hace cuatro años– veo Madrid como una ciudad más limpia, organizada y viva.

¿Cómo ve América Latina hoy?

Países como Venezuela, Argentina, Bolivia o Ecuador han sufrido bastante con los gobiernos que han tenido. Eso es lo que no debería suceder en un país como Colombia, que tiene que estar prevenido por el vecindario que tenemos. Y, sobre todo, tiene que estar muy expectante sobre dónde llegarán los acuerdos de paz y las FARC en su cumplimiento.

¿Cómo ve lo que está sucediendo en Venezuela en las últimas semanas?

Con muchísima preocupación. Ojalá Venezuela pueda resolver por la vía democrática su solución interna.

¿Usted no descarta un conflicto civil?

Podría llegar a darse.

¿Qué condiciones se deben dar para un nuevo diálogo?

Los diálogos hasta ahora en Venezuela han servido muy poco. Todas las manifestaciones son una muestra de que los diálogos no han servido para nada. Tampoco la participación de la Iglesia o la de dirigentes españoles que han estado allí.

Leopoldo López desde la cárcel solicitó al Ejército que tomara cartas en el asunto…

Ese es un asunto muy complejo. Pero, obviamente, los ejércitos están constituidos en nuestros países para defender la democracia.

¿Ve posible que el chavismo vuelva a ganar unas nuevas elecciones?

Lo creo imposible salvo que sea por fraude. Estoy cualquier seguro de que cualquier votación sería contraria al estado de cosas que hoy hay en ese país. Pero el problema allí es el control de la parte electoral que no es confiable.

¿Qué papel debe jugar Trump en América Latina?

Para países como Colombia EEUU es fundamental, porque es nuestro primer socio comercial y político. Por eso son fundamentales las decisiones que se tomen por parte del presidente Trump. También serán las que tome frente a Venezuela. Hasta ahora ha sido muy cauto en cuanto a las decisiones que ha tomado hasta ahora. Habrá que ver cuáles son las que adopte en el futuro inmediato.

Fuente: http://www.cambio16.com/actualidad/luis-alfredo-ramos-colombia/

------------

4. ¿La JEP sustituye la Constitución? Responde expresidente de la Corte

María Isabel Rueda

‘Si la Corte Constitucional no falla con independencia, acaba con el Estado de derecho’: Hernández.

¿Qué es lo que le va a examinar la Corte Constitucional a la JEP?
La Corte Constitucional tiene a su cargo la guarda de la integridad y supremacía de la Constitución de 1991 y, además, mediante el Acto Legislativo 1 de 2016, se le confió la revisión automática de los actos legislativos y de las leyes y decretos leyes que se expidan para implementar el acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre de 2016. 
Entonces lo que va a examinar en el caso de la JEP es el Acto Legislativo número 1 de 2017, que consagró la Justicia Especial de Paz y que desarrolló conceptos básicos para esa jurisdicción especial.

Por lo que le entendí al ministro del Interior, lo que va a examinar es si el procedimiento de ese acto legislativo estuvo bien implementado, pero nada de fondo acerca de la JEP…
Según el texto del Acto Legislativo 1 de 2016, la revisión se circunscribiría a los aspectos puramente formales. Pero no se nos puede olvidar que hay una jurisprudencia reiterada de la Corte Constitucional, sentada desde el año 2003, según la cual la Corte también examina si quien expidió el acto reformatorio de la Constitución, en este caso el Congreso, era competente para reformar la Constitución en el punto respectivo.
¿Es decir, si ese acto legislativo está sustituyendo la Constitución?
Así es. Es la doctrina que se ha denominado “de la sustitución de la Constitución”. Es decir, a pesar de que no hay cláusulas pétreas en la Constitución del 91, sin embargo hay una esencia de la Constitución, por ejemplo con el principio democrático o con el Estado social de derecho.

O, como lo acabamos de ver, con la función deliberativa del Congreso, que le habían quitado con el ‘fast track’. Lo habían limitado a un todo o nada…
Exactamente. Entonces, la Corte puede declarar que es inexequible en todo o en parte el Acto Legislativo 1 de 2017, si encuentra que se pretende sustituir la Constitución.
Pero, ya empiezan los agoreros a decir que ¡cuidado la Corte Constitucional le va a tocar una coma a ese acto legislativo porque entonces las Farc se ponen bravas y que vuelven al monte!
Esa es la misma amenaza que algunos congresistas le hicieron al Senado en relación con la elección de la magistrada Diana Fajardo. Que si no la elegían a ella, sencillamente volverían las Farc a la guerra, y eso pues obviamente fue un ataque directo a la autonomía del Senado y también a la propia jurisdicción de la Corte Constitucional. Yo creo que esas amenazas no pueden ser atendidas por los magistrados de la Corte. Ellos tienen que ser independientes, autónomos. El compromiso de ellos es con la Constitución Política de 1991, no con el acuerdo de paz ni tampoco con las normas que están sujetas a revisión. De modo que tienen toda la libertad, y yo creo todo el deber de fallar declarando inexequible lo que encuentren contrario a la Constitución, tanto desde el punto de vista procedimental como en el caso de normas que pretendan sustituir la Constitución.
Pero el Gobierno no está pensando en eso. Está absolutamente convencido, al igual que el doctorHumberto de la Calle, de que el acuerdo es pétreo, férreo, que es inmodificable. Y yo entonces no entiendo. ¿Si es así, por qué envían al control automático de la Corte los actos legislativos que se han dictado en virtud de los acuerdos con las Farc? Ellos alegan que la paz es un deber de obligatorio cumplimiento y que el Gobierno se comprometió. De la Calle se la pasa diciendo que sería perfidia cambiar alguna de esas cosas. Entonces ¿usted no cree que estos actos legislativos llegan a la Corte con sus posibilidades absolutamente cerradas de ser revisados?
Llegan a la Corte para que ella cumpla su función constitucional. Es que las funciones de la Corte no las establece el Congreso ni el Gobierno, sino que dependen directamente de la Constitución. Y, precisamente como autónoma e independiente, la Corte Constitucional tiene que resolver a fondo sobre la constitucionalidad de las normas que examina, tanto las de orden puramente legislativo como las constitucionales. Y creo que cuando el Gobierno pretende que la Corte pase absolutamente todas las normas que está revisando, implica sencillamente que se envían las cosas para dar la apariencia de revisión y de constitucionalidad, y está invitando a los magistrados al prevaricato. Los magistrados no pueden delinquir en el ejercicio de sus funciones. Pasar por encima de las normas constitucionales y declarar exequible lo que encuentran violatorio de la Constitución sería prevaricar.
Usted no encuentra una sola declaración del Presidente o de los negociadores en la que les adviertan a las Farc que ese acuerdo va, como quedó firmado, si la Corte Constitucional avala su constitucionalidad y si el Congreso lo implementa a través de la deliberación de sus leyes reglamentarias. Aquí la idea que nos han sembrado el Gobierno y los negociadores a los colombianos es que eso que se firmó no se puede cambiar.
Y que se impone a la Corte y que se impone al Congreso.
¿Puede el Presidente como jefe de Estado comprometer otras ramas del poder público de esa manera?
Yo creo que no, porque sencillamente eso implica un golpe de Estado. El Gobierno, cuando se firmaron los dos acuerdos, tanto en Cartagena como en el Colón, manifestó que había sido tan pulcro el trámite del proceso de paz y que había llegado a tener tanto éxito en ese proceso que los miembros de las Farc se sometían no solo al ordenamiento jurídico colombiano sino que se sometían a lo que decidiera la Corte Constitucional. Eso se dijo antes del plebiscito y se dijo después del plebiscito. Y yo creo que deben hacerlo, porque no es la sociedad colombiana la que se somete a las Farc, sino las Farc las que se someten a la institucionalidad colombiana.
Sí, pero fíjese la alharaca que hubo cuando la Corte le devolvió su facultad deliberativa al Congreso, considerando que quitársela era una sustitución de la Constitución. De La Calle incluso dijo que eso era perverso, el horror, sumamente peligroso, extremadamente grave, y que eso podía echar al traste los acuerdos de paz.
Entonces le repito la pregunta. ¿Para qué está la Corte? ¿Es una convidada de piedra? Es que llegaron a acusar de traidor a uno de los magistrados que tomó esta decisión…
Claro, y recordemos que también el expresidente Samper, cuando se produjo la elección de la magistrada Fajardo, manifestó que en ella sí se confiaba porque no haría “como otros magistrados” que le habían puesto conejo. Yo creo que eso significa, sencillamente, que tanto el Gobierno como muchos miembros del Congreso, no todos, y como quienes han comentado el tema desde la perspectiva académica y periodística, han estado convencidos de ese sentido perverso y mentiroso del control de constitucionalidad. Llevan los temas a consideración de la Corte, pero quieren que la Corte produzca unos fallos que, simplemente, les den la bendición a las normas, y por lo tanto en realidad hay es una mentira, un engaño a los colombianos.
Se someten los actos legislativos a la Corte Constitucional. Y, si la Corte no los respalda con puntos y comas, ¿ha traicionado la paz?
Y es amiga de la guerra, etcétera. Eso es absolutamente inaceptable, desde el punto de vista democrático y desde la perspectiva de una real vigencia de las instituciones.
Usted fue de una de las primeras generaciones de magistrados de la Corte Constitucional. ¿Si hoy todavía fuera magistrado y le pasa el ‘bullying’ que le hicieron al magistrado Bernal, usted qué habría hecho?

Bueno, lo que él hizo cuando falló como tenía que fallar, de acuerdo con su conciencia, que no es otra cosa que cumplir con su deber. Lo regañaron por no haber prevaricado. Yo sencillamente habría continuado con mi tarea. Hay que recordar que cuando yo estuve en la Corte, a mí no me dijeron traidor, pero sí varias veces atacaron los fallos desde el Gobierno o desde editoriales, etcétera, y, sencillamente, los magistrados de esa época no le prestábamos atención, y sencillamente seguíamos cumpliendo nuestra tarea.
Y ¿si es verdad que la Corte no puede cambiar nada, para qué estas audiencias que terminaron esta semana donde la Corte oyó distintas opiniones de distintos sectores? ¡Todo esto sería una farsa!
No tendrían sentido. Las audiencias son precisamente para que, dentro de un concepto de democracia participativa, quienes tengan conocimiento desde diversos puntos de vista, no solamente el jurídico sino también desde la perspectiva de la conveniencia y de la posición que se pueda asumir en los órganos de control o en el Gobierno, expongan sus opiniones en esas audiencias, precisamente para ilustrar a los magistrados. Y para que ellos, que tienen la función de confrontar esas normas con la Constitución, profieran su fallo sin estar de espaldas a la realidad. Porque tampoco se trata de que los magistrados fallen desconociendo cómo ocurren las cosas en el seno de la sociedad.
Las audiencias son insumos para sus fallos…

Sí. Pero, en últimas, la decisión que adoptan no depende de lo que se haya dicho en la audiencia sino de la comparación que hacen entre las normas revisadas y la Constitución. Como es su deber y como es la función de todo tribunal constitucional. 
Y eso no pasa solamente en Colombia sino en el mundo. Los tribunales constitucionales son para defender la Constitución y no para seguir las directrices de un gobierno.
Y, ya para terminar, una pregunta más difícil. ¿Si usted fuera magistrado en este momento, votaría porque la JEP sustituye la Constitución o porque no la sustituye?
Hay una serie de normas allí; en el Acto Legislativo número 1 de 2017, no todas, que a mi manera de ver sustituyen la Constitución. Por ejemplo, la que independiza por completo la Jurisdicción Especial de Paz de la justicia ordinaria. Se sustituye la Constitución porque se rompe la unidad que está plasmada en la Constitución.
¿Y la tutela?
Hay otra norma que es la relacionada con la acción de tutela y con su escogencia para la selección de la Corte Constitucional, porque le quitan facultades a ella. Hoy por hoy tiene discrecionalidad para seleccionar los casos de tutela que vayan a ser revisados. En el acto legislativo se prevé que esa selección no la hace la Corte Constitucional sino dos magistrados escogidos por sorteo de la Corte Constitucional y por dos de la jurisdicción de paz. Y tienen que votar los cuatro, es decir, no es por mayoría sino por unanimidad: los cuatro tienen que estar de acuerdo para que se seleccione el caso. Y se establecen una serie de reglas que limitan a la Corte Constitucional: por ejemplo dicen que si la Corte encuentra que se violaron derechos, la Corte no puede anular ni invalidar el fallo de la JEP sometido a la revisión, sino que tiene que mandárselo al Tribunal de Paz para que este decida. En últimas, la que decide sobre si hay tutela o no es la Jurisdicción Especial de Paz, y eso pues obviamente modifica todo el esquema constitucional.

Es quizá la situación más difícil que se le puede haber presentado a un tribunal 

¿Y la escogencia de magistrados nacionales por parte de personas extrañas?
Eso también sustituye la Constitución porque el sistema nuestro se funda en la soberanía que proclama el artículo tercero de la Constitución. La soberanía reside según la Constitución en el pueblo, y, entre las posibilidades, los representantes del pueblo solamente adoptan sus decisiones de conformidad con la Constitución. 
Pienso que la selección de los magistrados debería ser hecha única y exclusivamente por nacionales colombianos.
Mejor dicho, la Corte no la va a tener fácil…
Yo creo que no la tiene fácil; hay un gran desafío en este momento. Es quizá la situación más difícil que se le puede haber presentado a un tribunal, en este momento inclusive compuesto por magistrados nuevos, en su gran mayoría. Y la Corte, a mi juicio, sobre todo tiene el compromiso de dar a los colombianos la seguridad de que es un tribunal independiente. Si no demuestra esa independencia, acaba con el Estado de derecho.

El Tiempo, Bogotá, 09 de julio de 2017

-----------

5. Gobierno y Fiscalía aportaron al proyecto de paz con Bacrim

Germán Jiménez Morales

La elaboración de un borrador de proyecto de ley para el sometimiento y acogimiento de organizaciones criminales, como “La Oficina” y “El Clan del Golfo”, no se hizo en la clandestinidad. Actas a las que tuvo acceso EL COLOMBIANO, confirman que se trató de una iniciativa de la Alcaldía de Federico Gutiérrez Zuluaga, ejecutada a través de su Secretaría de Seguridad y Convivencia. La discusión fue tan abierta, que en ella participaron representantes de entidades del gobierno de Juan Manuel Santos Calderón y del fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira.

Una de las personas que estuvo en esas reuniones fue Paola Holguín Moreno, senadora del Centro Democrático. Ella confirmó que Jorge Gaviria, asesor de la Secretaría de Seguridad, que dirigía Gustavo Alberto Villegas Restrepo, le envió hace dos semanas para su consideración el borrador del proyecto de ley, que, para el caso de Medellín, pretende lograr el sometimiento de 90 cabecillas de “La Oficina” y del “Clan del Golfo”.

“Un gran proyecto”, fue la expresión que lanzó la legisladora al ser consultada sobre el asunto. Y como prueba de su compromiso, afirmó que ella estaba dispuesta a dirigir el trámite en el Congreso de la República.

Según Holguín Moreno, para volver realidad lo que hoy está en anteproyecto, “nosotros estábamos explorando dos opciones. Una, es que lo puede presentar el Gobierno Nacional por fast track, porque eso fue un mandato que se abrió en el acuerdo de La Habana. Y la otra, era presentarla con un grupo de parlamentarios, que por eso también fui a la reunión, porque a mí me interesaba liderar el proyecto”.

EL COLOMBIANO: ¿Cómo le llegó el proyecto?

Paola Holguín Moreno: “Me enviaron el borrador, porque me habían comentado que se iba a hacer el proyecto. Me entusiasmé mucho, porque creo que la única salida que tenemos es buscar el sometimiento a la Justicia de estructuras criminales. Lo analicé y me gustó.

Lo único que estaba revisando era a ver cómo podía consolidar bien el tema de las penas alternativas con la Fiscalía, porque yo sé que también están al tanto del proyecto”.

¿Directamente el Fiscal General de la Nación?

“Sí, yo creo que era con un encargado del Fiscal General, pero el proyecto se venía trabajando con toda la institucionalidad. Es un proyecto superbueno, porque cuando se hizo el proceso de La Habana se abrió la puerta y se dijo que se tenían que explorar proyectos de sometimiento a la Justicia”.

¿Esa institucionalidad está representada por quién?

“Por el Fiscal, creo que incluso la Defensoría del Pueblo, la Secretaría de Seguridad. A mí me hablaron del proyecto y fui a una o dos reuniones en la Secretaría de Seguridad de Medellín. Esto no fue una cosa extraña, en realidad”.

Ni fue clandestina... “No, no, para nada. De hecho deben estar los registros y actas que se levantaron de las reuniones. Ahí está quiénes asistíamos, cómo tratábamos el tema, lo que mirábamos. Todo debe estar superorganizado”.

¿En calidad de qué asistió Mario Gómez?

“¿Mario Gómez? ¡Para yo acordarme con esta memoria! A mí de nombres me corcha”.

¿De la Fiscalía quién iba?

“Yo sé que iba una persona que era como designada por el Fiscal General. En mi cabeza creo, por instituciones, estaba Defensoría, Fiscalía, Secretaría de Seguridad, pero hubo más”.

¿Quién le envió el proyecto?

“Jorge Gaviria”.

¿El hermano de José Obdulio Gaviria Vélez?

“Sí”.

¿Qué le gusta a usted del proyecto?

“No creo que en Colombia, cada vez que salga una estructura criminal, se deba sentar a negociar el Estado.

Considero que con el poder de fuego y el innumerable número de estructuras criminales que hay en el país, sobre todo en Medellín y Antioquia, se debe explorar una vía como esta, que es buscar una rebaja de penas a través del sometimiento a la Justicia: vengan ustedes, desmovilícense, entreguen las armas, ayuden a reparar a las víctimas y se les da una rebaja de pena.

Lo que no creo es que uno se pueda sentar con estructuras criminales a entregarles partidos políticos, curules, plata y que no paguen un solo día de cárcel. No, no, yo creo que la alternativa debe ser: ejerza la fuerza legítima del Estado y abra una oportunidad de sometimiento para los que quieran. Y para los que no quieran, ahí está el imperio de la ley.

En el proyecto no hay ningún componente político, porque estas son estructuras criminales. Lo que se está buscando es un mecanismo para someterlas a la Justicia, ya sea en forma individual o colectiva.

A mí me gusta mucho el sometimiento individual. No es lo mismo que a usted un comandante le diga que se van a entregar, a que usted lo haga voluntariamente, porque en este último caso es su decisión personal”.

¿En esas reuniones se estimó cuántos criminales se podrían acoger a la ley?

“Analizamos todas las estructuras criminales de Medellín, las Odín (Organizaciones Delincuenciales Integradas al Narcotráfico) y las más pequeñas. Se pensaba que se desmovilizarían unas 90 personas de 10 Odin, unas de “La Oficina” y otras del “Clan del Golfo”, que entregarían información para desestructurar eso.

Este modelo de sometimiento tiene que ser nacional, porque no solo en Medellín hay estructuras criminales. Barranquilla, Cali y Bogotá están terribles. Esta ley era la ley marco para el país, porque puede funcionar bien en otras ciudades y departamentos”.

¿En esas reuniones hubo algún vocero, emisario o representante de alguna de estas organizaciones criminales?

“En las que yo estuve, no. Solo había institucionalidad. No sé si en otras asistió alguien de esas organizaciones” .

Contexto de la Noticia ¿Qué cárcel me toca? senadora holguín

Una de las razones por las cuales están hoy en detención preventiva en la cárcel el exsecretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas Restrepo, y el exguerrillero Mariano Humberto Zea, es porque, según la Fiscalía, favorecieron a “La Oficina de Envigado”, al promover, sin autorización presidencial (artículo 10 de la Ley de Orden Público), un proyecto que les daría beneficios si se sometían a la ley. Diego Gaviria Vélez y su sobrino Juan Alejandro Gaviria, renunciaron como abogados a defender a Zea, porque dijeron que ellos participaron en la redacción de ese proyecto de ley y que, por lo tanto, también podrían ser imputados por la Fiscalía.

Enterada de esos hechos, la senadora Paola Holguín le dijo a EL COLOMBIANO: “pues si es por eso, yo también. Mejor dicho, deme la bienvenida a la cárcel que me toque, porque fui a esa reunión, y lo volvería a hacer mil veces.

Primero, porque cuando se hizo esa cosa de La Habana, pidieron que se realizara esto (el proyecto de sometimiento y acogimiento). Y dos, porque creo que es la única alternativa.

Me parece que esto lo tiene que explorar la institucionalidad. Uno no puede dejar que venga el bandido y le proponga. Es la institucionalidad la que debe decir cómo se tienen qué someter y no esperar que ellos sean los que mangoneen al Estado.

¿Qué cárcel me toca a mí? Asumo toda la responsabilidad. Fui como senadora, pero a título personal.

¿A mí me van a decir que la Fiscalía no sabía? Más bien por qué no empiezan a contar los del Gobierno. Estoy esperando y le mandé a preguntar a Gustavo (Villegas) sí tengo que ir a dar alguna declaración, porque no me retracto ni me arrepiento de nada. ¿Nosotros acaso estamos haciendo una cosa criminal?. Esto es una cosa institucional y legal”.

Están locos. ¿Entonces nuestro delito es concierto para delinquir porque buscamos someter a los criminales? ¿A eso nos obliga la institucionalidad y el acuerdo mismo que hizo ese Santos? Vea la belleza, bendito sea Dios. Aproveche pues, 
mi doctor, que esta puede ser mi última entrevista en libertad”.

El Colombiano, Medellín, 10 de julio de 2017

------------

6. Perfil Carlos Holmes Trujillo Pre-Candidato Presidencial 2018

Carlos Holmes Trujillo: Ministerio del Deporte no es nueva burocracia

“No soy uno de esos precandidatos que cree que la corrupción es el caballo con el que llegará montado a la Presidencia, con ese tema se está haciendo populismo”. De esta manera Carlos Holmes Trujillo explica por qué la lucha contra la corrupción no será su propuesta central como sí lo han planteado otros presidenciables.

Según dice el dirigente natal del Valle del Cauca, es necesario crear la ‘Corte Internacional Anticorrupción’, construir muros de la vergüenza donde aparezcan, en diferentes lugares de Colombia, los nombres de los condenados por este delito, y trabajar desde lo local hasta lo nacional.

No es un tarea fácil, más si se tiene en cuenta el ambiente político actual, en el que incredulidad hacia las instituciones y el rechazo hacia los poderes está a la orden del día, considera uno de los precandidatos del Centro Democrático, quien se desempeñó como fórmula vicepresidencial del excandidato Óscar Iván Zuluaga en 2014.

Por eso, “el gran desafío radica en reinstitucionalizar el país y en generar nuevos motivos de esperanza y de ilusión”, asegura.

El abogado de la Universidad del Cauca, que ha trabajado con los últimos cinco gobiernos, tiene como bandera propuestas relacionadas con economía, seguridad y deporte.

Respecto a ese último asunto, su idea es el Ministerio del Deporte, una iniciativa que aunque no es nueva, ha sido duramente criticada.

El exministro y exembajador lo ve diferente. Según dice a Kienyke.com, esto abriría más espacios para el deporte en el país.

“No es burocracia nueva, es cuestión de elevar la jerarquía administrativa de Coldeportes y crear la cartera para que el vocero este sentado permanentemente en el Consejo de Ministros. El deporte es sano, es competencia propositiva y positiva, es disciplina y trabajo conjunto y vale la pena que promovamos todas las actividades de este tipo”.

Carlos Holmes Trujillo: Nací en lo público, mi vocación es de cuna

Como buen integrante del Centro Democrático, Carlos Holmes Trujillo lleva como bandera la seguridad. “Buenas instituciones, buena capacidad de respuesta y acción solidaria” son los tres puntos fundamentales que cree que el país requiere.

De ahí que plantee los Centro de Acción Solidaria Anticriminal (Casa), enfocados en que desde los barrios y pequeñas comunidades se trabaje por una cultura de seguridad por medio de conversaciones, asambleas, consejos comunitarios y cabildos.

También tiene en mente “una reforma de fondo a la Policía” .

“Hay que mejorar el proceso de entrenamiento, las condiciones internas de los miembros de la policía”, afirma en entrevista con este medio.

En cuanto a economía, cree posible en su eventual gobierno un crecimiento acelerado. Su meta es mínimo un 7% de forma sostenida para derrotar la pobreza. Además quiere bajar impuestos e impulsar el programa ‘Hagámoslo rápido y Bien’ para acabar con esos trámites y requisitos que existen para el emprendimiento en Colombia. Así, dice, “se facilitaría la creación de empresa”.

Carlos Holmes Trujillo es considerado “un veterano político”. Su padre, llamado igual que él, fue congresista liberal, su hermano José Renán Trujillo fue senador. Por eso llama “paso natural” al hecho de aspirar a ser el nuevo huésped de la Casa de Nariño.

“Nací en lo público, mi vocación es de cuna. Crecí en medio de la biblioteca, escuchando a mi padre y sus análisis internacionales. Alguien que haya hecho ese recorrido como yo, tiene la intención de llegar a la Presidencia para poner a servicio de la ciudadanía toda la visión que ha madurado”.

Video: https://youtu.be/cGYp_mowjF4

“Santos dividió a los colombianos entre amigos y enemigos de la paz”

Dentro de la política mundial admira a figuras como el estadista británico Winston Churchill, conocido por su liderazgo durante la Segunda Guerra Mundial. De los colombianos al dos veces presidente Alberto Lleras Camargo y por supuesto, dentro de los vivos, al senador Álvaro Uribe Vélez.

Carlos Holmes Trujillo afirma que a ninguno de sus compañeros de partido ve como a un rival directo, solo espera que de ser candidato, examinen su hoja de vida integral.

“Tengo experiencia aprobada local, regional, nacional, internacional, académica y en el sector privado”.

Respecto al Gobierno de Juan Manuel Santos, dice que se equivocó desde que llegó al poder, “olvidó que debería darle continuidad a una política”, sostiene al destacar que lo que ha creado es una polarización, que por fortuna cree que es superficial.

“Santos dividió a los colombianos entre amigos y enemigos de la paz. Por esa razón yo he venido diciendo que en la práctica, las elecciones del 2018 serán una nueva versión del plebiscito”.

Entonces ¿qué cambiaría del Acuerdo de Paz firmado con las Farc?

“Haré todo lo posible para que se consolide la desaparición de las Farc como fuerza armada ilegal, para que las armas queden en su totalidad en manos de las Naciones Unidas y por supuesto, haré todo lo posible para que sean rodeados de las garantías físicas, jurídicas y socioeconómicas necesarias, pero también para retirar el acuerdo de la Constitución, porque eso es dañino para Colombia”.

Primer alcalde de Cali por voto popular

¿Cómo analiza las conversaciones de paz con el Eln?

Si usted me perdona, es una mamadera de gallo, no hay ninguna posibilidad. El Gobierno cometió el mismo error que con las Farc, no exigió.

¿Qué pasaría entonces con esas conversaciones si Carlos Holmes Trujillo llega a la Presidencia?

Insistiría en las condiciones, en el cese unilateral de acciones criminales y en la concentración para efectos de verificación.

¿Qué manejo le daría a las relaciones con Venezuela?

En primer lugar el manejo de la relación bilateral que Colombia le dio a la relación con Venezuela es una de las peores páginas de la historia diplomática de la nación. Yo insistiría en la generación de un movimiento internacional simultáneo en el que participen Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y todas las organizaciones nacionales, regionales e internacionales de derechos humanos para presionar democráticamente a la tiranía de Maduro.

Cuando Carlos Holmes Trujillo no está pensando en política, está en los libros. Se refugia y los analiza. El cine también lo apasiona, está enterado de la cartelera porque en los últimos días ha visto al menos dos producciones. Si no estuviera en la política, dice sin pensarlo, que la radio y la academia serían su diario vivir.

Si bien está de acuerdo con que las coaliciones son la esencia de la política, busca hacer una “coalición con los colombianos”. Caminar por sectores populares, hablar con la gente y entender sus quejas son su prioridad.

No tiene plan b si no llega a Palacio. Ese, sería su mayor orgullo. Por ahora, lo es haber sido el primer alcalde de Cali elegido a través del voto popular.

Fueron dos años de período, un gobierno muy desafiante pero en el que logré hacer gestión que todavía se recuerda. Muchas de las obras quedaron como huellas digitales en la vida de la ciudad. Es muy grato caminar y escuchar el agradecimiento”, recuerda.

Fuente: Kienyke, Link

-----------

7. Reconocidas firmas encuestadoras en Colombia le dan la victoria a Carlos Holmes como candidato del Uribismo

A menos de un año de las elecciones presidenciales en ColombiaÀlvaro Uribe Vèlez es una de las figuras centrales, su partido polìtico, el Centro Democràtico es uno de los màs opcionados entre los colombianos para ganar las elecciones. 

El Centro Democràtico cuenta con cinco precandidatos: Carlos Holmes, Ivàn Duque, Marìa del Rosario Guerra, Paloma Valencia y Rafael Nieto. Firmas Encuestadoras de alta importancia y reconocimiento Nacional han hecho diferentes mediciones en donde Carlos Holmes, el candidato con màs experiencia en lo pùblico y el ùnico que ha sido elegido para un cargo ejecutivo de elecciòn popular, es quien se lleva la victoria dentro de los precandidatos mencionados.

Segùn la ùltima encuesta de la respetada firma Invamer-Gallup, (29 de junio de 2017) realizada con recursos propios  de Gallup Colombia Ltda, con una muestra de 1200 encuestas en Bogotá,Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga destacò que es Carlos Holmes Trujillo quien tiene mayor favorabilidad, de los precandidatos del Centro Democràtico al superar al doble a quien lo secunda, el senador Ivàn Duque.

Encuesta Invamer-Gallup:

Carlos Holmes Trujillo: 20% 

Ivàn Duque: 10%

 

Marìa del Rosario Guerra: 6%

Rafael Nieto Loaiza: 5%

Fuente: Link

Encuesta Datexco: Pulso Paìs: Intenciòn de voto:

Carlos Holmes Trujillo: 1.4% 

Ivàn Duque: 0.9%

Marìa del Rosario Guerra: 0.0%

Encuesta Datexco: Pulso Paìs: Nunca Votarìa:

Paloma Valencia: 2.4%

Ivàn Duque: 0.9%

Carlos Holmes Trujillo: 0.3% 

Encuesta Datexco: Pulso Paìs: Favorabilidad:

Paloma Valencia: 35.4%

Carlos Holmes Trujillo: 32% 

Ivàn Duque: 29.5%

Marìa del Rosario Guerra: 28.8%

Fuente: Link
Encuesta Cifras y Conceptos: Polimetrica:
Carlos Holmes Trujillo: 15% 
Ivàn Duque: 13%
Paloma Valencia: 9%
Marìa del Rosario Guerra: 7%
Rafael Nieto: 5%

Fuente: http://www.copolitica.co/2017/07/reconocidas-firmas-encuestadoras-en.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter&m=0

-----------

8. Aprobación de Santos cae otra vez al 15%

El 79% de los consultados tiene percepción negativa del gabinete ministerial

Como ha venido sucediendo en los últimos meses de forma recurrente, la gestión del presidente Juan Manuel Santos sigue teniendo una percepción negativa de los colombianos. Según la última encuesta de Yanhaas dada a conocer ayer, la aprobación bajó 5 puntos porcentuales y registró 15%.

De acuerdo con la consulta de la firma, el 80% de los colombianos desaprueba la gestión del Mandatario, mientras el 3% ni la aprueba ni la desaprueba.
Asimismo, la aprobación del desempeño del gabinete ministerial registra una caída de 2 puntos porcentuales y queda en 13% en esta última medición, mientras el 79% de los consultados manifestó su opinión negativa sobre el gabinete.

De acuerdo con la firma encuestadora, la aprobación frente a la implementación de los acuerdos de paz con las Farc bajó esta semana 6 puntos porcentuales y se ubica en 22%. Sin embargo el 72% de los colombianos mantiene su desaprobación en el proceso con esta guerrilla.

Por otra parte, y de acuerdo con el resultado de la encuesta de la semana, solo el 16% de los ciudadanos considera que el país va por buen camino, mientras el 79% considera que va por mal camino.

Referente a las expectativas sobre el futuro del país, el 19% de los consultados es muy optimista, el 40% es pesimista y otro 40% ni es pesimista ni optimista. 

La economía

Frente al momento actual de la economía, el 9% de los colombianos encuestados considera que está progresando, pero el 83% cree que por el contrario la actividad está estancada y en retroceso.

A su vez, el 23% de las empresas cree que la situación económica es buena pero otro 30% considera que es muy mala.

Sobre la condición personal y familiar, el 24% de los colombianos sostiene que es mala, mientras el 25% dice que es buena.

En ese mismo contexto y sobre las perspectivas de empleo el 61% dice que es mala, mientras el 6% dice que es buena.

La firma señala que sobre las expectativas de consumo el 47% dice que es  muy mala, mientras el 12% señaló que es muy buena.

En cuanto a la evaluación de la reforma tributaria, el 86% está en desacuerdo, mientras solo el 8% sostiene que está de acuerdo.

De los colombianos encuestados, el 47% manifiesta haber hecho deporte en la última semana, el 44% visitó un mall o centro comercial, el 39% salió a comer a algún restaurante con la familia o amigos y el 37% fue de paseo a un parque o plaza.

Destacan las actividades sociales y participativas como realizar algún trabajo voluntario o de beneficencia (12%), criticar alguna marca en redes sociales (12%) y hacer algún aporte económico a alguna fundación (8%).

Impacto

Durante este semestre, varios grupos de la población han sentido el impacto de la falta de empleo, la mala atención en salud, la mala situación de la educación, y una parálisis de muchas obras de infraestructura.

A esto se le debe sumar que en los últimos tres meses se presentó una avalancha de paros que afectaron a la mayor parte de la población. El paro de los profesores, que afectó a más de 8 millones de estudiantes, al que se le sumó el cese de actividades de miles de funcionarios públicos, se sintió bastante en algunas regiones.

Además con los paros llegaron los bloqueos de vías y carreteras, lo que afectó el transporte no solo de pasajeros sino de alimentos, lo que hizo que se encarecieran muchos productos básicos.

 En la consulta de Gallup a comienzos de mes, la percepción de optimismo presentó una leve mejoría, ya que el 18% de la población cree que las cosas en Colombia están mejorando, frente a un 15% que pensaba así en abril pasado. No sucede igual con la aprobación del desempeño del presidente Juan Manuel Santos, que bajó del 26%, de hace dos meses, al 24% actual.

Sin embargo, el pesimismo sobre la situación del país es generalizado. Los habitantes de Cali, por ejemplo, son los más pesimistas. Al cierre de la encuesta (24 de junio de 2017) solo el 25% de las personas consideraba que la situación en la capital del Valle del Cauca iba por buen camino. El 67% opina que la situación está empeorando.

Un aspecto importante de las dos encuestas, es que se hicieron en un periodo antes de la entrega definitiva de armas por parte de las Farc. “En general, sobre el proceso de paz hay optimismo, pero está neutralizado por la imagen negativa de Santos entre la mayoría de colombianos”, sostuvo un experto.

Según Yanhaas, la muestra semanal tiene 707 casos, 573 encuestas realizadas telefónicamente y 134 realizadas cara a cara por interceptación. El margen de error es de 3,68% con un nivel de confianza del 95% y fue realizada a hombres y mujeres mayores de 18 años, y habitantes de las ciudades principales (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga).

El Nuevo Siglo, Bogotá, 10 de julio de 2017

------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes