Facebook

     SiteLock

Última hora
Reforma electoral acomodada - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Para dónde vas Colombia? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Otra reforma política? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
¿Quiénes son los verdaderos enemigos? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50
Los gremios, ¿para qué? - Jueves, 17 Agosto 2017 06:50

Entrevista Álvaro Uribe Vélez en La Hora de la Verdad Destacado

  • Domingo, Abr 09 2017
  • Escrito por 

Centro Democrático: el poder de las ideas (668)

1. Entrevista/ Expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez en La Hora de la Verdad

2. De patos y dictaduras

-----------

1. Entrevista/ Expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez en La Hora de la Verdad

Audio: https://us.ivoox.com/es/entrevista-del-expresidente-alvaro-uribe-hora-audios-mp3_rf_18022294_1.html

Bogotá, 8 de abril de 2017 (CD). Texto de la entrevista concedida por el exmandatario el viernes 7 de abril a Fernando Londoño, director del programa radial La Hora de la Verdad.

Fernando Londoño (FL). Señor Presidente Álvaro Uribe Vélez muy buenos días.

Álvaro Uribe Vélez (AUV). Doctor Fernando muy buenos días a usted, muy buenos días a sus compañeros de La Hora de la Verdad, y a los compatriotas que siempre, día a día, lo acompañan en esa gran audiencia suya.

FL. Señor Presidente muchas gracias, tenemos que referirnos a un hecho histórico, los trágicos acontecimientos de Mocoa no han dejado ver en la perspectiva que merece esa marcha gigantesca que demostró su poder de convocatoria Presidente y la voluntad del pueblo colombiano para no dejarse dominar por este Gobierno corrupto y por las Farc, por esa organización de guerrilleros que si quieren paz la tendrán, pero con los consiguientes castigos y sin entregarles la Nación.

La visión que usted tiene de esa conmovedora marcha popular del sábado pasado, señor Presidente…

AUV.  Doctor Fernando, primero permítanme expresar nuestro inmenso dolor por el asesinato anoche en Pitalito (Huila) de un gran líder que nos acompañó tanto, Luis Gerardo Ochoa. Ximena, su hermana, es la vicepresidenta de la Asociación de Víctimas de las Farc, la madre de Luis Gerardo fue secuestrada por las Farc, y a Luis Gerardo que fue de las personas que más nos ayudó en la pedagogía del NO, lo asesinaron anoche en Pitalito. Anoche pensaba yo, ¿en esta larga lucha cuántos compañeros hemos tenido que enterrar?

Segundo, ese tema tan doloroso de Mocoa. Y aclararle a los oyentes de La Hora de la Verdad  para que nos ayuden a difundir: la senadora Claudia López presentó una proposición en el Senado que para asignar 450 mil millones de la reforma tributaria a Mocoa. Hombre que asignen lo necesario que sea, lo que pasa es que en términos generales nosotros no estamos de acuerdo con la reforma tributaria ni con esta adición presupuestal. Porque esta adición presupuestal, uno de los objetivos es comprar las elecciones del año entrante y el Gobierno tiene instrumentos como esa emergencia económica y social para buscar los recursos necesarios para Mocoa.

Entonces, porque ahora dicen que como nosotros no aprobamos esa proposición -además no tenemos mayorías en el Senado- que Mocoa se queda sin recursos. ¡Hombre que le hablen a país con la verdad!

Tercero, las marchas. Primero, doctor Fernando muy agradecido con los colombianos que convocaron, que fueron tantos, no solamente los compañeros del Centro Democrático, usted, sino también tantas personas, el exprocurador, el expresidente Pastrana, cristianos, laicos por Colombia, etcétera, tantas organizaciones sociales, víctimas de las Farc, etcétera, etcétera.

Segundo, la presencia de los colombianos en las calles. No es fácil. Por ejemplo, cuando uno compara la historia de Venezuela con la de Colombia, Venezuela estaba acostumbrada a la calle, Colombia no.

Ese libro de Enrique Serrano, yo lo leí el año pasado, no sé cuándo lo publicaron, creo que era reciente su publicación, que se llama: ‘¿Por qué fracasa Colombia?’.  Mi interpretación es que el país ha tenido una constante mesura para lo bueno y para lo malo, y entonces uno recuerda las marchas contra el general Rojas Pinilla, y unas marchas contra el secuestro que lideró contra el secuestro nuestro compañero Francisco Santos, la marcha contra las Farc en el  Gobierno nuestro, y a mí me sorprenden estas marchas ahora porque no son normales en la historia de Colombia, contrariamente a Venezuela. Si la memoria de las lecturas de la historia no me falla, uno de los primeros dictadores de Venezuela del siglo pasado fue Juan Vicente Gómez, 'Mi compadre Juan Vicente', un libro de Hernando González sobre él. Yo creo que los venezolanos estuvieron 12 años en las calles exigiendo la salida de Juan Vicente Gómez.
Y cuando aquí se estaba exigiendo la salida del General Rojas Pinilla, allá estuvieron varias semanas en la calle hasta que renunció Marcos Pérez Jiménez. Entonces, la calle ha sido un auditorio permanente en los venezolanos, no de Colombia.
Luego, en la historia de Colombia estas marchas son muy significativas. Y ahí viene la pregunta, ¿Qué sigue, qué hacer? Entonces, al agradecer a todos los colombianos, nosotros somos conscientes de la responsabilidad de seguir en esto, seguir en la batalla y vamos a seguir, pero usted es el que conduce la entrevista.
FL. Si señor Presidente, aquí en La Hora de la Verdad dijimos que el expresidente Santos había quedado destituido, Presidente. El artículo 109 de la Constitución Nacional lo tiene que aplicar alguien porque es una norma que no necesita desarrollo legislativo, lo dice la propia norma, y es una sanción que se le impone a todo el que viole los topes electorales. Y Santos los violó e inclusive lo confesó para las elecciones del 2010, lo del 2014 lo tienen callado y es peor que lo del 2010, pero lo del 2010 ya confesó, y no podía ser presidente en el 2010 y no podía ser presidente en el 2014, y el pueblo salió a la calle a decir Santos no, y Farc no, Farc No. No quiere decir que neguemos o que nos opongamos a que las Farc entreguen las armas, presidente, pero que ¿les entreguen el país? Ya les están entregando las vías terciarias, les están estragando el presupuesto nacional y ya incorporaron a la Constitución, por la puerta de atrás, las 310 páginas que escribieron supuestamente entre Timochenko y Sergio Jaramillo en La Habana. Presidente, esto no lo puede tolerar el país porque ésta es la ruina de las instituciones y la ruina del país.

Los colombianos, presidente, no han entendido que la aplicación de esas 310 páginas es la ruina moral, política y económica de Colombia. Su visión, señor presidente.
AUV. Doctor Fernando, vamos entonces, el retiro de Santos. Hombre, son muchas las causales, usted lo ha dicho muy claramente, y hay otra cosa, cuando uno repasa la historia y le pregunta a los historiadores por el retiro del poder del general Rafael Reyes, encuentra que el general Rafael Reyes fue un gran patriota, un gran realizador; fue un problema político, problema político porque él cerró el Congreso, convocó una asamblea, vinculó al partido Liberal a esa asamblea. Nunca se pudo probar nada, pero era totalmente injusto lo que le asignaron de corrupción, por ejemplo esa carretera de Bogotá a La Mesa, etcétera, muy diferente a todo esto que ha pasado en el país y Reyes tuvo que renunciar.

La humildad de Marcos Fidel Suárez, su vida más que sobria tan limitada, esa austeridad en extremo y tuvo que renunciar, y este hombre con ese derroche, con ese derroche humillante de los colombianos.

Alfonso López Pumarejo de pronto uno de los líderes más queridos por el pueblo colombiano en la historia y tuvo que renunciar.

Laureano Gómez, yo recordaba en Medellín el día sábado, cuando mi generación crecía había una gran discusión política en todas las familias de las aldeas colombianas por esa violencia política, entonces en mi familia muchísimo criticaban a Laureano Gómez, algunos lo defendían, pero todo el mundo defendía su probidad, su ajuste a la moral y no lo dejaron reasumir el poder en 1953.

Lo de Rojas Pinilla, grave, más grave lo de Santos; Santos tendría que estar por fuera.

¿Qué debemos hacer? Yo creo que usted nos tiene que iluminar a ver para acudir a que una instancia legal de competencia diga rápidamente que Santos tiene que estar por fuera como lo ha dicho el pueblo, y entonces seguir insistiendo nosotros en lo político y en lo jurídico. 

Vienen los temas de la paz, ahí hay que definir para qué recogemos firmas y empezar ya para revocar y cómo avanzamos en la campaña con unas candidaturas sumamente firmes, se le tiene que decir al país con claridad, y no es un discurso fácil, el discurso nuestro es muy difícil, era muy fácil decirle sí a la paz a través del plebiscito y dar lugar a que nos interpretaran como enemigos de la paz porque le decíamos NO a muchos puntos de esos acuerdos. Los candidatos nuestros que tienen que decir: ‘desarme y desmovilización sí’, pero aquí hay un problema con los milicianos, y aquí hay un problema, es que, doctor Fernando cuando yo estaba en el Gobierno hablaron de 40 mil armas y hay discursos de Santos hablando de 14 mil y ahora dijeron que van a entregar 6-7 mil y hay testimonio, yo los he recibido recientemente y los he publicado de personas que sí saben que las Farc ha mandado a que los milicianos les escondan armas y le ha entregado armas al Eln; y esta cosa de la sustitución constitucional que es algo que está empeorando la confianza en la economía.

Ahí tenemos nosotros en todos esos puntos que definir qué buscamos que se revoque con firmas y cómo es el discurso de campaña.

Yo sí quiero pedirle a quienes aspiren a ser candidatos del Centro Democrático y de la coalición, por favor, en eso hay que tener un discurso muy claro, muy contundente, muy contundente, eso no puede ser un discurso de acomodamiento, porque si nosotros podemos el año entrante, con la ayuda del pueblo colombiano, elegir un gobierno, y no hemos podido hacer esa revocatoria, entonces el gobierno tiene que bregar a hacerlas, ese gobierno tiene que llegar a bajar impuestos y a a dar 20 o 30 años de garantía de inversión y de empleo, a congelar predial, a subir salarios, y entonces las Farc va a protestar y a decir que con eso no le alcanzan a cumplir.

Debemos decir: ‘no señores, nosotros por caprichos de las Farc no podemos seguir acabando con la economía colombiana’; un gobierno que tiene que llegar a decir: ‘esta sustitución a la Constitución se revoca’; un gobierno que tiene que decirles: ‘cuidado señores de las Farc, no vayan a creer que quedaron aquí impunes, los líderes del terrorismo’; un Gobierno que tiene que decirle a los líderes del terrorismo: ‘señores, ustedes no pueden ser elegidos, los responsables, primero tienen que cumplir una pena seria, una pena adecuada; un gobierno que le tiene que decir a la Corte: ‘Santos acabó con algún prestigio de las cortes de Colombia, aquí necesitamos cambiar estas Cortes, etcétera. Es una tarea muy difícil y que necesita un gobierno con mucha… ¿cómo lo definiera yo? Muy definido, no un gobierno de alharaca ni de arrebatos, pero muy definido en eso que hay que hacer.

Entonces tres temas, cómo se lleva de lo político a lo jurídico la salida de Santos, sin perjuicio que en lo político tenemos que seguir insistiendo todos los días. Segundo, ¿qué debemos hacer en materia de recolección de firmas de revocatoria?; y tercero, cómo preparar un gobierno, un gobierno que podamos ganar el año entrante y que ese gobierno sin alharacas, sin arrebatos le proponga al país una agenda muy clara, una agenda que va a ser incomprendida, he de ver los escritores europeos diciéndonos que somos enemigos de la paz, que queremos reversar la paz, los que no ven esta tragedia en Colombia, sino magnifica la paz de Santos, he de verlos criticando nuestros candidatos, nuestro programa, y ahí hay que tener mucha firmeza estimado doctor Fernando.

FL. Un programa Presidente que es el programa que han adelantado todas las naciones del mundo que lograron salir de la pobreza a niveles de bien andanza insospechados, ese programa que usted plantea es el programa de los cuatro dragones asiáticos, el programa de China que se cansó de ser pobre y resolvió hacerse rico y el programa que en parte tienen los Estados Unidos hoy, rebajar impuestos para que la gente más, porque esto que estamos viviendo Presidente, es lo que lleva a un pesimismo que no es el resultado del capricho de nadie ni de la obra de los medios de comunicación, es el resultado de los hechos Presidente, no hay empleo juvenil, no hay empleo femenino, no hay desarrollo por ninguna parte, la industria está cayendo, la agroindustria está cayendo, todo está cayendo y quiere que seamos optimistas, Presidente, hay que tener una fórmula, la fórmula la acaba de diseñar usted, es un plan de desarrollo económico para hacer rico este país al que empobreció Juan Manuel Santos en estos siete años, yo no sé quién se va a quejar por eso Presidente, que se quejen.

AUV. Sí, así es Doctor Fernando y entonces viene un tema en esto hay que vincular a empresarios y a trabajadores, a jóvenes y clase media, yo le pido a los oyentes de La Hora de la Verdad que le digan esto a los jóvenes: hombre yo he tenido defectos, limitaciones, faltantes, pero reivindico que he trabajado con patriotismo por mi Patria y que he manejado con honradez, con escrúpulos los dineros del Estado en una larga vida pública y además con austeridad, y a los jóvenes que en el 2002 que no habían nacido que estaban muy pequeñitos les han vendido otra cosa, ah, que Uribe paramilitar, corrupto, mafioso, que una cosa y la otra; yo les pido a los padres y a las mamás de Colombia que con la mayor subjetividad le explique a los hijos cómo era el país en el 2002, qué hicimos, cómo estábamos avanzando, que no nos quedó perfecto, es cierto , pero que veníamos avanzando;  para decirle a los jóvenes esto, el país necesita tres cosas para ellos, el país necesita: una gran confianza inversionista, una gran educación y recursos de emprendimiento para los jóvenes.

Entonces supongamos, hay una gran  confianza de inversión, pero no hay  educación, se frena la productividad y se frena  la competitividad en las empresas, entonces se  tienen que ir  las empresas  a   buscar oportunidades a otra parte; hay muy buen educación, pero no hay confianza en la  inversión, entonces los muchachos educados se quedan sin que hacer en Colombia, sin que hacer en Colombia y quiere un muchacho, dice, bueno me educaron bien, me están educando bien,  estoy aprendiendo, pero además aquí hay confianza de inversión, voy a buscar unos recursos para emprender, para arrancar, para empezar un emprendimiento y no encuentra recursos,  se va de Colombia, por eso se necesitan los tres elementos y todo eso lo frena la política económica de Santos, lo frena el acuerdo con las Farc, todo eso hay que reformarlo. Mensaje a los jóvenes.

Mensaje a los trabajadores: yo no creo que la solución sea lo que ahora quiere doña Clara López, y algunos,  hacer demagogia y llenar el país otra vez de recargos en un momento tan difícil cuando nuevamente está creciendo el desempleo, el subempleo y hay menos colombianos buscando empleo porque están cansados, lo muestra la tendencia ya de la tasa de participación, porque hay que buscar es oportunidades de buenos empleos, de emprendimiento y de mejor  salario.

Yo le quiero decir a los trabajadores que oyen La Hora de la Verdad, la idea que tenemos tantos colombianos de bajar impuestos y de dar garantías de inversión, inclusive  congelar el predial 4 años, tiene que ir acompañada de un gran  aumento de  salarios, simultaneo, que se aprobó una reforma de esas, ese mismo día un aumento  excepcional de salario. Yo le pregunto a los empresarios oyentes de La Hora de la Verdad, qué prefieren: ¿Pagar impuestos, exponerlos a este gobierno corrupto y derrochón o pagar salarios? Cuánto mejor pagar salarios.

En la economía clásica siempre se dijo  que el empresario y el mercado manejan mejor los recursos que el gobierno, digamos ahora el empresario y el trabajador manejan mejor los recursos que el gobierno, pero esto necesita una gran pedagogía en el pueblo colombiano y un gran compromiso de todos nuestros precandidatos para que el país pueda tener un buen camino; pero usted mencionaba ahí que ahora el Presidente de la Republica le echa la culpa de la economía  a los medios de comunicación; hombre, el Presidente de la República orondo, mirando al país de reojo, con risa burlona, practicó la tesis de que lo que nosotros habíamos hecho de estímulos a la economía eran gabelas a los ricos, era lo que decía, que eso lo hubiera dicho la izquierda, uno lo comprendía, que lo diga, su buen amigo, a quien yo aprecio,  el doctor (Jorge) Robledo, uno lo comprende, pero  que los digan los economistas del establecimiento, como lo decía… y  entonces Santos quitó todos esos estímulos y creció esa nómina burocrática y lleno al país nuevamente de burocracia y como la economía iba bien, todo lo que le proponían de gasto público lo hacía, y llenó a muchos parlamentarios de recursos corruptos, de mermelada, que ahora quieren una nueva mermeladita que se inventaron para las elecciones que vienen de vías terciarias y entonces en seguida nos derramaron los impuestos que convierten a Colombia en la cuarta economía con mayor carga tributaria del mundo, y quitaron la norma aquella que permitía los contratos de estabilidad y que generaba confianza e inversión ¡Y se quejan!

Entonces Santos, yo recuerdo que le dije por allá en noviembre-diciembre del 2010: ‘Presidente, el país lleva muy poquito tiempo en las pantallas de inversión, no quiten los estímulos que eso puede generar una gran desconfianza’. ¿Y sabe que me contestó? con que arrogancia me dijo: ‘Ya no se necesitan’. Ahí estamos pagando las consecuencias.

Mire, la inversión no reacciona inmediatamente a los estímulos ni la  desinversión reacciona inmediatamente al desmonte de los estímulos, esto tiene procesos y en qué momento tan difícil y  tan difícil la recuperación en la que está Colombia por obra del Gobierno Santos.

FL. Y cuando estas son las necesidades del país, y como nos complace Presidente oírlo a usted diciendo estas cosas que constituyen un programa de gobierno y de redención del país, pero a fondo, de verdad, aquí está la esperanza, pero cuando usted señala estas cosas al mismo tiempo vuelven norma constitucional, obligatoria, por los próximos 12 años, una reforma rural Integrada, así las llaman, que es la conformación de empresas comunitarias y familiares con 10 millones de hectáreas Presidente, 10 millones de hectáreas destinadas al microfundio, al minifundio, a lo que no ha traído sino pobreza y miseria donde quiera que se le ha ensayado en los últimos 100 años, esto lo están ensayado hace 100 años con resultados desastrosos, y la grande agricultura, el grande desarrollo, donde vayan de la mano los empresarios y los campesinos que tengan un futuro, que esperen, y mientras usted tiene estos programas entonces, desarrollo rural integrado, entonces,  beneficios económicos para todos los trabajadores y trabajadoras del campo, entonces, beneficios económicos para los que siembran la coca, entonces el país inundado de coca, el país desforestándose, Presidente, desmoronándose, para que después rueden las avalanchas montaña abajo y la culpa es de la naturaleza. Presidente usted propone la redención del país, lo que estamos viendo es el empobrecimiento de la nación hasta niveles sencillamente catastróficos. ¿O nos equivocamos Presidente o no es esa la conclusión de su discurso?

AUV. Doctor Fernando, mire, yo creo que el discurso nuestro en cuanto a nuestros candidatos tiene que ser muy claro y muy sencillo, un gobierno donde participe el Centro Democrático tiene que decir, no se le quita un metro cuadrado de tierra a la gente buena, a la gente honrada, que se pueda hacer una cosa, que estaba en Agro Ingreso Seguro, si unos productores campesinos compran una tierra a alguien, Agro Ingreso Seguro la calificaba y se reunían los requisitos les daba el dinero y cosas de esas se puede hacer, y exigir condiciones de adecuada explotación y dar garantías, dar garantías, pero tiene que empezar por decir, vea, tengan confianza, produzcan, que un gobierno aquí no le quitará un metro cuadrado de tierra a gente buena, a gente honrada’. Entonces eso genera una enorme reacción de la demagogia, pero hay que decirlo así de claro y con toda la firmeza doctor Fernando, porque es que nosotros tenemos un compromiso con empresarios y trabajadores productores de Colombia, nosotros no podemos dejar que la demagogia izquierdista, ahora por darle gusto a la Farc, y con una… es que, hombre, Santos se ha enriquecido corruptamente, un circulito de amigos del poder, y entonces ello, para hacerse perdonar su corrupción posan de izquierdistas, eso es un tema de la burguesía occidental, desde la primera parte del siglo pasado, unos riquitos del poder que les encanta la plata se hacen pasar de izquierdistas para que los críticos de izquierda les perdonen su corrupción.

 

Y a nosotros nos toca decir muy claramente, mire, gente honesta de Colombia tenga la seguridad: a trabajar, a producir, en la tierra, a generar empleo, a afiliar a los trabajadores a la seguridad social, etcétera, no se les quita un metro cuadrado de tierra a la gente honesta, ponerlo así de sencillo, y que se enojó las Farc, que importa, pero eso hay que enfrentarlo con claridad.

FL. Presidente, usted encontró un país quebrado, es que usted estaba  hablando del año 2002, a la gente se le olvida que cuando usted llegó a la presidencia el 7 de agosto de ese año había 350 municipios sin autoridad, despachando en el respectivo municipio ¿no se acuerda Presidente lo que era aquella amargura y aquella angustia de tener 350 municipios sin alcaldes, sin autoridades porque todo estaba en manos de los violentos?

Y el país estaba quebrado, arruinado, usted dejó un país próspero a base de austeridad y de confianza inversionista, y este gobierno nos robó una bonanza petrolera que es la mayor que ha habido en la historia de Colombia.

¿Usted se imagina por un minuto lo que hubiera sido su gobierno con semejante bonanza petrolera? Y nos endeudó como no nos ha endeudado nadie en la historia de Colombia ¿y dónde está el producto de ese endeudamiento? en mermelada, en corrupción. El país no tiene nada.

Presidente, hay que hacer balances, la historia no se puede olvidar, usted tomó un país arruinado y lo dejó convertido en un país con esperanzas, un país en camino, ese sí, de prosperidad para todos, y resulta que este, que lo ha tenido todo, tiene un país en este momento en el colmo de un pesimismo del que se queja el propio Presidente y al que culpa a otros, ahora a los medios de comunicación enmermelados.

Presidente, temas en los que tiene que reflexionar la juventud colombiana y quienes le enseñan a la juventud colombiana, y el país no puede olvidar estas cosas Presidente. ¿No cree usted que hay que repetirlo uno y otro día?

AUV. Así es doctor Fernando, esa tragedia del país hoy se la recuerdan a uno. Vea, le cuento varias cosas, la extorsión en el país es enorme, el narcotráfico, usted lo dice todos los días, entonces dicen: ‘no, han mermado los homicidios’, si los criminales están a sus anchas, o mire ese asesinato anoche de Luis Gerardo Ochoa en Pitalito.  ¡Qué dolor! ¡Qué dolor!

Por ejemplo, muchas personas que me contaban a mí la extorsión, hoy me dicen amigos comunes, no le han vuelto a contar porque ellos tienen miedo, porque como usted ha divulgado que los han extorsionado entonces ya los han amenazado, entonces están pagando calladitos porque no tienen gobierno.

En estos días me he hecho dos reflexiones doctor Fernando. Hombre, porque me quedé en la casa unos días mientras el médico me dejaba volver al Congreso y dije, que me voy a quedar haciendo pereza. Entonces pude recibir muchos compatriotas de municipios de Antioquia, de algunos departamentos y dialogar con ellos y darle el agradecimiento de que nos apoyen, nosotros con las manos vacías.

Les decía, mire, yo nunca me imaginé el 7 de agosto de 2010 lo que ha pasado. Dije: este Santos que es más pulido, mejor hablado, menos confrontacional, va a seguir estas políticas, las va a mejorar y Colombia puede ser una maravilla, nunca pensé esto.

Y recientemente me pasó una cosa, Francisco Santos me dijo: ‘nos van a robar el plebiscito, Santos tiene todo arreglado con la Corte Constitucional para que, como perdieron el plebiscito, todo lo enmienden por una proposición del Congreso’. Le dije, Francisco, yo apostaría mi tarjeta profesional de abogado; doctor Fernando, la hubiera perdido.

Usted que es jurista, la vida a mí me ha privado mucho del estudio por el ejercicio político, por la práctica de la política, pero uno oye las gentes que saben y leen, a los escritores que saben y lo oyen a usted

¿Cuándo se le ocurrió al país que una Corte Constitucional le podría avalar al Presidente de la República el desconocimiento de la democracia? La idea dictatorial de que un Congreso manejado por el Presidente de la República, a través de una proposición desconociera el resultado de un plebiscito, que a pesar de que tuvo todas las trampas el Gobierno lo perdió, cosas que uno no habría alcanzado a anticipar doctor Fernando.

Entonces uno queda muy sorprendido de lo que han sido capaces de hacer, por eso nos toca mantener la lucha y pensar ahora cómo se traslada lo político a lo jurídico, que Santos no puede seguir en el Gobierno, que hay que insistir en una revocatoria por firmas y además cómo se prepara un gobierno para el año entrante. Una tarea que nos exige estar en el trabajo político a toda hora.

FL. Presidente, hay un hecho de extraordinaria relevancia que yo lo quiero destacar, usted lo vivió en Medellín, usted estuvo en la marcha en Medellín, yo marché en Bogotá, y le quiero contar que marché donde mejor me corresponde marchar, con mis amigos de las Fuerzas Armadas en retiro, con la gloriosa reserva activa de Colombia.

No se le olvide que yo soy padre de un miembro de la reserva activa colombiana que se batió como un barón mientras se dieron las circunstancias para que eso fuera posible.

¡Cuántos generales en retiro! ¡Cuántos coroneles! ¡Cuántos sargentos! ¡Cuántos tenientes en retiro! Presidente, llenos de orgullo y diciendo: no nos humillamos, no pasamos por las horcas caudinas de las Farc, es decir por esa maldita JEP donde nos quieren humillar. No olvide que los romanos resistieron todo, resistieron la derrotas de Aníbal, resistieron perlas legiones de Varo destruidas, lo que no resistieron y no toleraron fueron las horcas caudinas, la humillación no la resiste un ejército, Presidente, ni la resiste un pueblo, estos miserables que redactaron lo de Cuba están exigiendo a través de la famosa JEP que van a nombrar tres extranjeros comunistas, hágame el favor Presidente, a qué nivel hemos llegado, jueces nombrados por tres extranjeros comunistas van a exigir la humillación de nuestros hombres como condición para perdonarlos ¿para perdonarles qué? Su patriotismo, su entrega la Constitución Nacional. Pero le puedo garantizar, Presidente, por lo que yo vi, por mis compañeros de marcha, que en el corazón indomable de la reserva activa, lo que hay es amor por la Patria y negativa a esta humillación que se les propone, Presidente.

Su punto de vista sobre esa JEP y sobre esa humillación como condición disque que para una libertad que les van a otorgar, vamos a ver si la van a otorgar, pero la humillación, esa es segura.

AUV. A ver doctor Fernando, ahí, por ejemplo, el hijo del general (Rubén Darío) Alzate que me ha dicho, ‘mi padre va a acudir allá, pero a pedir la libertad, no a reconocer delitos que no ha cometido, lo mismo Diego Palacio, lo mismo Alberto Velásquez, lo mismo el doctor Sabas Pretelt, las injusticias de nuestras instituciones de justicia los han llevado a eso, yo comprendo eso, pero eso no quiere decir que nosotros vamos a aceptar la JEP, hay que buscar la derogatoria.

Y esta semana ocurrió lo normal, se sabe para dónde va la JEP, ese señor que nombraron secretario de la JEP salió a decir, sin leer la carta de Diego Palacio, que había quedado probado que yo había comprado la reelección de 2006, el mismo señor que le había dicho de todo al gobierno nuestro cuando era presidente del Consejo de la Judicatura, ese señor que está acusado de que el cartel de Cali le hizo pagos, este señor que está acusado de que le hacía mandados a los cárteles de la droga en la Corte Constitucional, ese señor con esa JEP.

Entonces algunos han pedido que lo cambien, yo creo que hay que insistir en razones para derogar la JEP. Hombre, que el próximo gobierno sea capaz de convocar al pueblo colombiano a que se apruebe por referendo que Colombia tenga una sola Corte, seria, de magistrados que lleguen allá en edad avanzada, que se queden ahí en adelante, vitalicios o con un periodo largo, que la llegada a esa única Corte no sea producto de componendas, de politiquería, sino que sea el premio a una vida judicial extraordinaria, o docente, o investigativa o de ejercicio profesional, que no sea un tema de componendas, que lleguen allí a ser felices administrando justicia, no a buscar que les nombren al marido o a la hija o que le den contratos a un pariente o al otro, y que una sala de esta Corte sea la que administre la justicia transicional, previa la derogatoria de todo aquello que humilla a civiles, que humilla a militares y de todo aquello que le confiere impunidad a las Farc.

Y esto hay que decirlo y decirlo, que se ponen muy bravas las Farc y el gobierno Santos, que Santos nos insulta y que nos dice que es que le tenemos miedo a la verdad, que diga lo que quiera, pero yo creo que el país debe avanzar por ahí.

Vea, yo estoy preocupado porque veo las 7:09, y usted muy generoso con este espacio, pero sé sus compromisos.

Frente a Mocoa lo siguiente: hace poco murió doña Fanny Cadavid de Arango, una persona que tanto nos ayudó, yo no tendré sino gratitud por ella, estuvo muy al frente de un esfuerzo que se hizo con unos amigos de Antioquia y del país, ayudaron mucho desde Bogotá y desde otras ciudades, desde la misma Cali, que fue la construcción de la vía Las Margaritas a raíz de la tragedia de Salgar, Antioquia, unas casas muy decentes y muy bonitas y con espacios de talleres.

Ojalá el senador Macías pueda encontrar un caminito para replicar algo de esto en Mocoa. En esa tarea tenemos que estar, lo del Salgar quedó muy bien, se aplazó un evento por la muerte de doña Fanny Cadavid, que fue alma y nervio de eso, pero allá se invitará a todos los donantes para que vean ese esfuerzo.

Temas que preocupan al país:

El Partido va a convocar próximamente a un foro en Santa Marta sobre el tema ambiental para recordar a ver cómo se puede proteger toda la Sierra, nosotros teníamos allá a 800 familias guardabosques, hicimos nueve pueblos alrededor de la tierra para que la Sierra vuelva a ser un bosque y se protejan todas esas aguas, etcétera.

Un programa ambiental, que el Partido salga de Santa Marta, de ese foro, con unas propuestas ambientales muy claras a los colombianos, que a primera hora hablen dos personas expertas, académicos, pero al mismo tiempo con un gran sentido común, reaccionen los asistentes, se abre un espacio diferente para definir cuáles serían los principales compromisos del Centro Democrático con Santa Marta y Magdalena, después que hablen los precandidatos, y hacer todo el año unos foros temáticos, especializados, menciono a título de ejemplo este de Santa Marta por la Sierra Nevada, la Ciénaga Grande, etcétera, para plantear desde allí el tema ambiental y, por supuesto, no dejar pasar esta oportunidad sin pensar en lo que se hizo en Salgar, Antioquia y pensar en Mocoa, doctor Fernando.

FL. Chile reforesta la misma cantidad que Colombia deforesta al año y en Chile usted sabe bien cuáles son las condiciones para que crezca un arbolito. En Colombia, que es semejante tierra fecunda donde un árbol crece en seis o siete años, no sé si usted conoció el desarrollo de San Sebastián, ahí en las goteras de Mompox, una obra maravillosa que hizo la familia Echavarría, en siete años o en seis años había un eucalipto que ya se podía utilizar maderablemente.

Colombia es una tierra fecunda para la reforestación y la estamos acabando, la estamos deforestando, Presidente, para abrirle campo a la coca, no ve que hay que darle gusto a las Farc y las Farc son las primeras depredadoras del medio ambiente en la humanidad, unidas al Eln que, en el fondo, eso todo es lo mismo.

Presidente, solamente la recuperación de los bosques en Colombia, de las aguas en Colombia, es un programa de gobierno que tiene que venir para las próximas generaciones, 20 o 30 años para recuperar este país que ha sido destruido en una deforestación implacable.

Yo recuerdo todas sus luchas y todas sus preocupaciones por la reforestación, algo se hizo, algo con respecto a la enorme cantidad de trabajo que hay que desempeñar, pero Presidente, mire, esos son trabajos, luchas y objetivos para varias generaciones, Presidente, aquí hay que pensar en grande, como usted piensa en grande, aquí no vamos a pensar en la idiotez de hoy y de la carreterita vecinal que no esté cuadrada dentro de un gigantesco plan de infraestructura. Presidente. Pensar en grande, usted es un hombre que ha pensado en grande y que pensó en grande cuando fue presidente de Colombia y por eso tiene autoridad moral, usted no puede guardad silencio y sé que no va a guardar silencio, y no se preocupe por la hora, los colombianos lo oyen el tiempo necesario para que usted hable de estas cosas fundamentales, Presidente, acabando con la Sierra Nevada de Santa Marta que es un regalo que Dios nos hizo y lo estamos dejando acabar con la maldita coca, con los bandidos, con los paramilitares dedicados a este mismo trajín de la cocaína o los que llaman paramilitares, qué paramilitares van a ser, esos no son auxiliares de militares, jamás, simplemente cocaleros, Presidente, mafia, este es un país en manos y en poder de la mafia. Presidente por Dios, no se silencie nunca.

AUV. Doctor Fernando, seguimos en la batalla. Mire, con su ayuda sacamos así la primera reforma tributaria que le dio un incentivo, una exención a los cultivos forestales en Colombia, después la Corte nos tumbó una legislación de desarrollo rural muy importante, pero quedaron las normas básicas. ¿Qué pasó? Este gobierno frenó la confianza reforestadora, primero acabó con Familias Guardabosques, eran 100 mil familias cocaleras que habían dejado la coca, estaban cuidando la recuperación del bosque y se les pagaba un platica cada que Naciones Unidas certificaba que estaban cumpliendo.

Este gobierno acabó con programas de reforestación, mire, los Montes de María, ahí tan cerca de Cartagena, se hizo un convenio con Inversiones Argos, ellos iban a sembrar 40 mil hectáreas de madera, pararon en dos mil 500 y tuvieron que entregarle eso a una fundación porque allá llegó el senador (Iván) Cepeda a decir que esas tierras eran mías y Santos y el ministro (Juan Camilo) Restrepo en lugar de pararse firmes sabiendo que eso era mentira y proteger a Argos, cayeron en toda esa trampa y ese programa se paró en los Montes de María.

Pero ¿los Montes de María con qué están hoy? Están unos ganaditos poquitos, los palitos de naranja, los palitos de limón, unas maticas de yuca.

Los Montes de María tienen un microclima y un suelo extraordinarios para madera, para aguacate y eso, tienen unos aguacates viejos y la gente vendiendo por ahí en la carretera esos aguacaticos a lo que se los paguen.

Vinieron los señores del Solar y de Chile a sembrar en el sur de Córdoba, en el Urabá antioqueño 40 mil hectáreas, también pararon.

Otros señores por allá en el norte de Antioquia, sur de Bolívar iban con un buen hectáreaje… miren, han parado todo eso, usted lo decía ahora, las posibilidades del país en esto y la necesidad de proteger todas las cuencas y los ríos. Entonces el país tendrá que decir que hay que crear todos los incentivos tributarios para poner las plantas de tratamiento de aguas residuales en todo el país, especialmente en los municipios pequeños que no tienen recursos para hacerlo, y protesta las Farc porque eso implica revocar acuerdos con las Farc. Que protesten, que protesten.

Pero esas son las opciones frente a las cuales el país tiene que Farc o empleo; Farc o inversión; Farc o democracia; Farc o reforestación; Farc o cultivos lícitos; Farc o confianza de inversión; Farc o salarios. Esas son las opciones del país.

Y cuidado si no se revocan esos acuerdos, porque en El Salvador partidos democráticos dentro de empresa privada gobernaron después de los acuerdos, y les fue muy mal porque los acuerdos no los dejaban gobernar.

Así que no vayan a soñar, los que quieran llegar a reactivar la economía sin enfrentar los acuerdos, dejen de soñar, no la reactivan, los acuerdos tienen unos amarres que las Farc se ríe de cualquiera que no sea de ellos y gane, las Farc saben que perdiendo, ganan, si no se revocan los acuerdos. O sea que mucha parte de esos acuerdos hay que revocarlos.

Que proteger a los jóvenes desmovilizados de buena fe y eso, protéjanlos, denles la mano, ayúdenlos, generosamente, cristianamente, pero dejar que la Constitución colombiana durante doce años… cuando termine esa sustitución de la Constitución en doce años, nada habrá que hacer por el país, nada habrá que hacer con el país, por eso esto hay que enfrentarlo ligerito, doctor Fernando, y entonces este es un llamado, porque los oyentes de La Hora de la Verdad hacen mucha pedagogía y eso es muy importante. Y a nuestros precandidatos, hay que hacer retumbar el corazón de los colombianos, que su voz retumbe en el corazón de los colombianos con esas propuestas, muy simples, pero muy profundas, muy corticas, pero muy bien sustentadas.

FL. Eso es lo que hay que hacer antes de que esto sea otra Venezuela, Presidente, y estemos sacando la comida de las canecas de la basura. Esa es la realidad en la que nos tenemos que ver, Venezuela un país mucho más rico que nosotros, está vuelto pedazos porque llevó a la práctica lo que las Farc están proponiendo ahora. No se le olvide que en Llanos del Yarí, ellos ratificaron que son un movimiento marxista-leninista, ¿y eso qué significa? Lucha de clases y dictadura del proletariado.

Así para resumir, para no hacer más larga una historia que el mundo comprende, porque el mundo no puede olvidar qué es el marxismo-leninismo. De manera que es Farc o es democracia o es libertad ¿Qué prefieren? Pues bueno, pues la decisión está tomada y usted, Presidente, lo practicó y cuando usted terminaba su gobierno, no lo olvide, decía que la culebra estaba viva, pero no era más que una culebra, una culebra metida en el bosque o fugitiva, buscando el amparo de Venezuela y del Ecuador.

Allá estaba la culebra, mientras tanto, los colombianos aquí vivían, trabajaban, progresaban, cada uno iba a su finca tranquila, recorrían la nación, planes de desarrollo por todas partes, entusiasmo, un país, un país pujante, especialmente en el alma, fue lo que usted dejó, Presidente. Usted tiene esa autoridad moral, la autoridad moral que le dan los hechos, y por eso, pues los candidatos a la Presidencia, lo que sea, el que venga porque debe ser un candidato, uno, uno que haga estas propuestas, unas propuestas para los próximos treinta años, aquí no nos podemos quedar en pequeñeces, como usted nunca se quedó en pequeñeces, presidente Uribe.

AUV. Doctor Fernando, inmensamente agradecido con usted, con sus compañeros, con los oyentes. En la tarea estamos, definan en estos días cómo llevamos de lo político a lo jurídico que Santos no puede seguir, qué firmas debemos recoger para emprender esa tarea y qué momento, y todos los que van a ser precandidatos de esta coalición que nos digan claramente, no va a ser fácil para ellos, porque no pueden tener un discurso de acomodo, tienen que tener un discurso muy firme de reorientación del país, no pueden tener discurso de acomodo.

Quiero agradecerle inmensamente a usted, quiero agradecerle inmensamente a sus compañeros de La Hora de la Verdad y la paciencia, siempre, de los oyentes.    

FL: Señor Presidente, Álvaro Uribe Vélez, muchas gracias por estar en La Hora de la Verdad.

(FIN)

------------

2. De patos y dictaduras

Si camina como pato, hace como pato y parece pato, ¡pues es un pato! Y eso, precisamente, es lo que pasa con Venezuela: parece una dictadura, se pasan por la faja la constitución como en una dictadura, desconocen la separación de poderes como en una dictadura, y el pueblo es oprimido como en una dictadura, entonces ¡es una dictadura! No hay que ser un genio para verlo, aunque sí hay que tener pantalones para decirlo. 

Quizá, por eso, el gobierno de Juan Manuel Santos ha preferido pasar de agache. Dicho en otras palabras ha “comido calladito”, frente a todos los abusos que se están cometiendo en Venezuela y de los cuales ha sido testigo. Solo cuando el Tribunal Supremo de Justicia anuló las funciones de la Asamblea Nacional Venezolana, y cuando ya se dio cuenta de que los demás países del continente estaban exigiendo el restablecimiento de la democracia en el vecino país, solo hasta ahí apareció la Canciller colombiana y se pronunció. Obvio, no con vehemencia ante la gravedad de los hechos, sino más bien con la “tibieza” de siempre. 

Y si bien es cierto que ante la presión internacional y el llamado de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela dio un “reversazo” a los fallos en contra de la Asamblea, eso no quiere decir que el tema esté resuelto y que “aquí no pasó nada”. 

En efecto, el martes de esta semana, los venezolanos que respaldan la oposición salieron a las calles a manifestar su inconformismo con el gobierno de Nicolás Maduro y el Tribunal Supremo. Pero, mientras iban en camino a la Asamblea Nacional, fueron reprimidos por la Guardia Venezolana que, con tanques, camiones hidrantes, gases lacrimógenos y hasta balas, les impidieron llegar a su destino. Porque como es cada vez más evidente, el derecho a la protesta, en el país vecino, no existe. 

Pero eso no es lo más triste. Cabe señalar que la Asamblea Nacional anunció que iniciaría el proceso de destitución de los magistrados del Tribunal Supremo, ya que fueron en contra de sus funciones y se atribuyeron otras (legislativas) que no hacían parte de su competencia. Pero desde ya se dice que esta iniciativa no va a prosperar porque otros poderes públicos, afines al gobierno, no lo van a permitir. 

Entonces, yo no entiendo como un gobierno como el de Venezuela puede ser llamado democrático. Finalmente es un gobierno que viola los Derechos Humanos, que no respeta la ley, que es corrupto, que a pesar de las repetidas solicitudes internacionales no libera a los presos políticos. Y lo peor: es un gobierno que ha ignorado, de forma descarada, la convocatoria a referendo de parte del pueblo. 

Pero, una cosa es el respeto, otra la tolerancia y otra, muy distinta, “el aguante”. En cuanto al pueblo venezolano tengo que decir con dolor que ya están en modo “aguante”; sacando sus últimas fuerzas para no desfallecer. Y en cuando al gobierno de Santos puedo decir que está en modo “respeto” (¿apoyo?) del régimen autoritario del Nicolás Maduro. ¡Pues cómo le tendrá de respeto (¿miedo?) que permite toda clase de abusos en la frontera con Colombia!

Yo creo que los venezolanos nunca pensaron que el apoyo de su gobierno al proceso de paz colombiano, les iba a salir tan caro. ¡Porque ahora lo están pagando! Ese silencio cómplice del gobierno de Colombia, ante los abusos de Maduro, no es porque sí. Esa es la forma en que Santos “agradece” la ayuda del país hermano con el grupo terrorista de las Farc. 

Ahora, ¿qué más tendremos que ver en Venezuela? Ya no lo sé. Como dije alguna vez: cuando creo que ya han tocado fondo, algo pasa para demostrarnos que es posible que se hundan más en la desesperanza, en el dolor, en la pobreza, en la dictadura. 

(FIN) 

Por:

Tatiana Cabello Flórez

Representante a la Cámara

Publicado en losirreverentes.com

------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes