Facebook

     SiteLock

Última hora
¡Que pague la iglesia! - Jueves, 27 Abril 2017 04:45
¿Que se lo dijo a Chávez? - Jueves, 27 Abril 2017 04:45
De traición en traición - Jueves, 27 Abril 2017 04:45
Radiografía de un crimen de guerra - Jueves, 27 Abril 2017 04:45

Las FARC citan ilegalmente alcaldes para que les rindan cuentas Destacado

  • Domingo, Abr 09 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

8 de abril de 2017

1.    FARC citan 15 alcaldes de La Guajira para que les rindan cuentas en Zona Veredal

2.    Los tres mil desaparecidos a los que la justicia les perdió el rastro

3.    Comprando optimismo

4.    “En Venezuela ya no hay esperanza de una salida pacífica”

5.    Ecuador resiste tras denuncia de 1795 actas electorales irregulares

6.    “El proyecto totalitario de ETA está más vivo que nunca, ahora en las instituciones”

7.    La historia de Hue Woo, cristiana norcoreana de 75 años

8.    “Sólo podíamos hablar de Dios en las letrinas”

FARC citan 15 alcaldes de La Guajira para que les rindan cuentas en Zona Veredal

La Libertad, Barranquilla

http://lalibertad.com.co/wp/2017/04/07/las-farc-citan-15-alcaldes-de-la-guajira-para-que-les-rindan-cuentas-en-zona-veredal-de-pondores/

7 de abril de 2017

Quince alcaldes de La Guajira han sido llamados por las FARC para que “pasen al tablero” y le rindan cuentas en la Zona Veredal de Pondores. La citación la hacen a través de una carta enviada a los 15 alcaldes el lunes 27 de marzo, firmada por un “comando de la dirección de Pondores de las FARC”. La carta fue enviada por Joaquín Gómez.

La carta tiene cuatro puntos. El primero de ellos dice que “La Guajira de acuerdo a los cuatro criterios definidos en el PDET es un territorio priorizado de ahí que las administraciones municipales deben inscribir sus planes de desarrollo en el plan marco de implementación”. Otro de los puntos dice que “estos planes de desarrollo deben inscribirse también ante la Comisión de Seguimiento e Impulso a la Implementación”.

Al final hay un párrafo que dice “con la anterior motivación los invitamos a realizar una reunión de coordinación en nuestro campamento ubicado en el punto de Pondores, corregimiento de Conejo, con el objetivo de unificar esfuerzos en torno a la implementación de los acuerdos”. El gobernador de La Guajira Wilder Guerra quien llegó al Departamento ayer de Cartagena en donde asistió a una reunión de gobernadores con el presidente Juan Manuel Santos, rechazó la citación y declaró “inadmisible, eso no es posible, no se puede permitir” que las FARC intente establecer un ‘cogobierno’ en su departamento.

“No me parece legítimo y me parece terriblemente arbitrario el que se llame a los alcaldes a rendir cuentas como en las épocas en que estaba el conflicto armado en todo su vigor y que sean obligados a pasar al tablero a hacer esto. Quiero expresar mi profunda inconformidad con eso” dijo enfáticamente Guerra. Versiones de prensa afirman que las FARC no entienden el escándalo que se ha generado por la citación a los alcaldes y advierten que la intención es “incluir en esos planes de desarrollo una reforma agraria”.

----------------------------------------------------------------------------

Los tres mil desaparecidos a los que la justicia les perdió el rastro

Radio RCN, Bogotá

http://www.rcnradio.com/nacional/los-tres-mil-desaparecidos-los-la-justicia-les-perdio-rastro/

6 de abril de 2017

En los últimos seis años han sido reportadas como desaparecidas en Colombia 26 mil 800 personas, según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal. De este total, hay un grupo de más de tres mil ciudadanos de los que nunca se supo nada y a los que la justicia les perdió el rastro.

Y es que cuando una familia logra encontrar a un ser querido que estaba desaparecido ya sea vivo o muerto, se logra cerrar un ciclo por más doloroso que sea. Caso contrario ocurre con las familias de quienes literalmente la tierra se los tragó porque nunca se supo de su paradero. Estas personas afrontan casi que un duelo eterno muy difícil de superar.

María del Carmen Morales de 57 años, aseguró que su hija salió un día hace ocho años hacia el Supermercado en el occidente de Bogotá, dejando a su esposo y a su pequeño hijo por unos instantes. Sin embargo, nunca regresó. “Mi hijita salió un día y dijo que antes de las cinco de la tarde regresaba… Pero nunca apareció. La llamábamos y no nos contestaba y desde ese momento, no sabemos nada de ella” dijo.

Indicó que “nunca nadie me ha dado una pista de dónde puede estar mi hijita y esto es una angustia diaria de no saber qué fue lo que pasó”. Esta mujer dijo que nadie le ha dado razón sobre la suerte de su hija y que sólo encontraron el carro en el que se movilizaba, pero lo habían lavado y abandonado en una zona industrial de la ciudad. “El carro ese día apareció por allá en una zona industrial al occidente de Bogotá y nos dijeron que lo habían lavado y que había sido un señor alto el que lo había dejado tirado” señaló. Sostuvo que “esto es un duelo que nadie puede entender y yo sí quisiera saber qué pasó con ella… que alguien me diga porque alguien tuvo que haber visto algo”.

Luz Stella Castiblanco es otro de los ejemplos de la situación de estas miles de familias tras la incertidumbre de no saber qué sucedió con sus seres queridos. Ella, lleva 23 años buscando a su hermano quien una mañana salió a trabajar y jamás volvió. “Mi hermanito estudiaba en la universidad y manejaba un taxi todos los días… esa mañana se fue y dijo que volvía a desayunar peo nunca jamás regresó… desde ese día no hemos dejado de buscarlo y de preguntarlo porque el carro apareció como a los dos meses en Bogotá y nadie nos dio razón” manifestó.

Esta mujer cuenta las horas para reencontrarse con su hermano, de quien asegura sigue vivo en algún lugar del mundo. “Llevamos 23 años, un mes y dos días buscando a mi hermanito y yo sé que él está vivo… en el cielo y la tierra no hay nada oculto y alguien nos tendrá que dar razón en algún momento… Estamos como en la canción; en el mismo lugar y con la misma gente y quiero que mi hermanito sepa que lo esperamos no importa cómo esté” expresó. Lo más preocupante es que las cifras no son alentadoras, ya que este año han sido reportadas como desaparecidas en el país más de 1.500 personas, de la cuales a unas 466 al parecer, también se las tragó la tierra.

---------------------------------------------------------------------------

Comprando optimismo

Por José Félix Lafaurie Rivera

@jflafaurie

Contexto Ganadero, Bogotá

7 de abril de 2017

Aunque se intente desdibujarla, es preocupante la insólita solicitud del presidente a los empresarios, de intervenir en los contenidos de los medios para falsear a favor del gobierno la realidad del país ante la opinión pública. No es la primera vez que Santos emula la antidemocrática y peligrosa actitud de su vecino frente a los medios, que hoy, a su juicio, son responsables del pesimismo nacional y “perdieron el norte”, solo porque no tienen su misma brújula.  Si el país cae en el pesimismo colectivo no es porque los medios le estén pintando una realidad negativa inexistente; es porque la sociedad siente esa realidad adversa.

Lincoln pensaba que “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo y a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Ni la costosa e invasiva publicidad oficial de la prosperidad para todos y del país que queremos, ni las recurrentes alocuciones presidenciales convencen hoy a todos los colombianos todo el tiempo. De hecho, la billonaria campaña que equiparó “la paz” con un documento de 297 páginas, para que los colombianos dijeran SÍ  en el plebiscito, no logró engañar a más de seis millones de ellos.

El engaño es todavía más difícil cuando esa realidad negativa está respaldada por las cifras oficiales. Colombia recibió el 2017 con una tasa de desempleo del 11.72 y con ello se desinfló la bandera gubernamental de un dígito, que difícilmente se podrá recuperar en el corto plazo. El Gobierno saca pecho con la disminución de la “pobreza multidimensional”, pero la monetaria no disminuyó y, por lo tanto, esos cinco millones de nuevos “no pobres” siguen recibiendo menos de $241.000 pesos al mes.

El gasto de los hogares cayó 3,5%, el más bajo desde 2003, lo que quiere decir que los no tan pobres también tienen menos dinero para comprar y que el sector productivo y el comercio están vendiendo menos; un camino abierto a la recesión económica.

Entre 2010 y 2016 el país casi dobla su endeudamiento externo, no solo en valor, de 64.792 a 120.010 millones de dólares, sino como porcentaje del PIB, del 22,6% al 42,5%. El déficit de la balanza comercial, aunque disminuyó a 754 millones de dólares en enero de 2017, se multiplicó por nueve, desde 81,4 millones de dólares en diciembre de 2010.

El crecimiento de 2016 –2%– fue el menor en 7 años. El gobierno Santos recibió el país con un crecimiento del PIB del 4,3% en 2010, y con una tendencia ascendente que lo llevó en 2011 a un histórico 6,6%. Desde entonces  ha caído y el “pesimismo” de muchos expertos augura una cifra inferior para 2017, porque el pesimismo surge de la dureza del hoy pero se refleja en la incertidumbre del mañana.

El empresariado siente que la Reforma Tributaria quedó convertida en una adición  para los gastos dispersos del posconflicto, sin mayor efecto sobre el crecimiento. A la promesa de las 4G se le atravesó el temor del sector financiero, sin garantías suficientes frente a la caducidad de contratos por corrupción. Y como telón de fondo, la inseguridad jurídica derivada de la implementación de los acuerdos con las Farc, atemoriza no solo al agro sino a toda la economía, generando escepticismo e incertidumbre.

Por ello es vergonzoso que el presidente inste a los empresarios a seguir su mal ejemplo: que con la chequera de la pauta en la mano o con el poder de la propiedad, influyan sobre los contenidos de los medios para pintarle florecitas a la realidad del país. Para comprar optimismo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“En Venezuela ya no hay esperanza de una salida pacífica”

Por Vanesa Vallejo

@VanesaVallejo3

Pan Am Post, Miami

7 de abril de 2017

Ayer, seis de abril, se realizó en Venezuela una marcha multitudinaria. Cientos de miles de personas salieron a las calles para pedirle al defensor del pueblo que condene la expropiación de funciones que se realizó por parte de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia a los diputados de la Asamblea Nacional. La marcha, como siempre, estuvo lleva de represión. Hasta el momento se sabe que hay un muerto y decenas de heridos.

Al finalizar la marcha, desde la MUD se le comunicó a los venezolanos que el próximo sábado habrá de nuevo movilización, y que no se va a descansar hasta conseguir que se restablezca el hilo constitucional. Por su parte, los venezolanos advierten que la represión es cada vez más fuerte, pero que, de la misma forma, es evidente que la ciudadanía parece tener un nuevo aliento. Las calles de Venezuela se llenaron y el clamor popular es fuerte, el pueblo venezolano está listo para luchar por su libertad.

Nuestra invitada de hoy es Andrea Rondón, profesora de la universidad católica Andrés Bello y miembro del comité de derechos de propiedad de Cedice libertad. Con ella estaremos hablando de la fuerte represión que enfrentan los venezolanos, pero también de la fuerza y el coraje que tienen para luchar en contra de la dictadura.

Rondón reconoce que existe la posibilidad de que los líderes de la MUD vuelvan a dar un paso atrás y se sienten a dialogar con la dictadura que rige a Venezuela, pero también afirma que de llegar a suceder tal cosa, el pueblo no los apoyaría y seguiría en las calles, porque los venezolanos ya reconocen que lo que hay que aplicar es el artículo 350 de la constitución, que les reconoce su derecho, y deber, a desobedecer y desconocer la dictadura.

Escuche el Podcast y la entrevista con Andrea Rondón:

 https://es.panampost.com/vanessa-araujo/2017/04/07/panampodcast-en-venezuela-ya-no-hay-esperanza-de-una-salida-pacifica/

---------------------------------------------------------------------------------------

Ecuador resiste tras denuncia de 1795 actas electorales irregulares

Por Vanesa Vallejo

@VanesaVallejo3

7 de abril de 2017

El pasado 2 de abril se realizó la segunda vuelta electoral en Ecuador. El CNE (Consejo Nacional Electoral) anunció esa misma noche que el ganador había sido Lenín Moreno, el candidato del correísmo. Desde ese día el movimiento CREO-SUMA, del candidato opositor Guillermo Lasso, advirtió a la opinión pública que había ocurrido un fraude electoral. Nada inesperado para los ecuatorianos que ya tenían serias sospechas y poca confianza en su democracia.

Y es que en la primera vuelta, además de presentarse diferentes irregularidades en la página oficial del CNE, los ecuatorianos tuvieron que esperar cuatro días para conocer los resultados de las elecciones. De ahí que para el 2 de abril casi la mitad del pueblo ecuatoriano tuviera sospechas de un posible fraude electoral. Incluso Guillermo Lasso envió un informe a la OEA hablando de la campaña sucia de la cual era víctima y de las serias sospechas que tenía de que iba a ocurrir un fraude.

Esta semana el equipo de CREO ha mostrado a los ecuatorianos, y a la opinión pública, las pruebas de que sí hubo fraude. Lasso afirma que tienen constancia de irregularidades en 1795 actas, lo cual representa 592.350 votos, que desde luego podrían cambiar el resultado final y dar como ganador al candidato opositor. Hasta el momento el Gobierno ha reaccionado diciendo que está de acuerdo con que se haga un recuento de los votos. Muchos ecuatorianos están en las calles y atentos para exigir que el proceso se realice pronto y con todas las garantías necesarias.

En nuestra videocolumna de hoy les contamos los datos y las pruebas que se han presentado desde CREO y hablamos, además, del reto que enfrentan los ecuatorianos para no permitir que un Gobierno mañoso y descarado se les robe las elecciones. En la videocolumna del PanAm Post analizamos los últimos acontecimientos del mundo iberoamericano desde una óptica liberal. Es presentada por Vanesa Vallejo, economista, miembro del Movimiento Libertario colombiano y columnista del PanAm Post.

---------------------------------------------------------------------------------

Consuelo Ordóñez: “El proyecto totalitario de ETA está más vivo que nunca, ahora en las instituciones”

Por M. A. Ruiz Coll

Libertad Digital, Madrid

https://okdiario.com/espana/2017/04/08/consuelo-ordonez-898451?utm_campaign=newsletter-08-abril&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

8 de abril de 2017

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), que preside Consuelo Ordóñez, pedirá la próxima semana al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que curse una comisión rogatoria para interrogar a los “falsos mediadores” internacionales que este sábado tienen previsto escenificar en Bayona el supuesto desarme de ETA.

En declaraciones a OKDIARIO, Ordóñez ha recordado que estos mediadores son los mismos que fueron detenidos el pasado mes de diciembre en un caserío del sur de Francia cuando se disponían a inutilizar un depósito de armas de la banda terrorista. “Iban a utilizar una troqueladora para cortar los cañones de las pistolas“, ha recordado la presidenta de Covite, “estaban cometiendo un delito muy grave, al destruir armas utilizadas en atentados”.

“Esas son las únicas armas que nos interesan, pues pueden servir para esclarecer los cerca de 300 asesinatos que todavía permanecen impunes, no las que dicen que van a entregar este sábado”, ha añadido Consuelo Ordóñez. La hermana del concejal del PP asesinado en 1995 por ETA en San Sebastián ha calificado de “circo mediático” el acto de entrega de armas que se va a escenificar en Bayona: “Los falsos mediadores, que ahora se hacen llamar artífices de la paz, han sido designados por ETA. No vamos a permitir que quienes han gestionado el terrorismo durante años, pretendan gestionar ahora la paz. No estamos dispuestos a que reescriban la historia para blanquear a los asesinos”.

Erradicar la “cultura del odio”

Consuelo Ordóñez afirma que la gran asignatura pendiente todavía es “desarmar el proyecto totalitario, nacionalista, radical y fanático que, después de cerca de 1.000 muertos y miles de heridos y extorsionados, está más vivo que nunca, porque ahora están en las instituciones”.A su juicio, por desgracia, “la cultura del odio sigue totalmente enraizada en el País Vasco y Navarra, donde los asesinos en serie de ETA que salen en la cárcel son recibidos como héroes en su pueblo. La izquierda abertzale, que gobierna en Navarra y es la segunda fuerza política del País Vasco, sigue negándose a condenar el terrorismo de ETA“.

La presidenta de Covite advierte que los terroristas “han cambiado de estrategia porque ahora están en el poder”. Su asociación ha sido una de las impulsoras del manifiesto “Por un fin de ETA sin impunidad” que el jueves presentó junto a la ex presidenta del PP vasco María San Gil, la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua y el filósofo Fernando Savater, en otros. Ordóñez también ha criticado que Podemos pretenda derogar del Código Penal los delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas: “Si un día llegan a gobernar, que tiemblen los cimientos democráticos de este país. Se trata de un partido que se siente muy cercano a los radicales y totalitarios, se dan la mano con Sortu y Bildu“.

Asesinos en serie recibidos como héroes

“Quieren impunidad”, afirma Consuelo Ordóñez, “porque creen que nadie debería ir a la cárcel por matar a alguien que piensa distinto. Esa es la esencia del totalitarismo: justificar la violencia para imponer tu proyecto político”. ¿Qué diría Podemos si se rindiera homenaje a los maltratadores y violadores de niños cuando salen de la cárcel?, se pregunta Ordóñez, “pues eso es lo que sigue ocurriendo en el País Vasco con los asesinos de ETA. No hay peor corrupción que una sociedad podrida por el terrorismo, que una parte de la población siga comprendiendo a ETA”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), José Vargas, afirma que el desarme de ETA “ya lo han hecho las fuerzas de seguridad. El acto anunciado para este sábado es sólo una operación de lavado de imagen y propaganda”. “Las armas que deben entregar”, afirma Vargas, “son las utilizadas en los 300 asesinatos que todavía no están resueltos. Pero no lo van a hacer porque son así de cobardes, buscan impunidad para que no se resuelvan esos crímenes”. José Vargas ha considerado que la foto que la representante del PSOE Rafaela Ortega se hizo esta semana con el etarra Arnaldo Otegi “es la mayor humillación que el PSOE podía hacer a las víctimas del terrorismo. ¿No han pensado en los socialistas a los que ETA asesinó? Es un insulto a sus familiares”.

----------------------------------------------------------------------------

La historia de Hue Woo, cristiana norcoreana de 75 años

Por Víctor Gago

Actuall, Madrid

8 de abril de 2017

La tremenda historia de Hue Woo, cristiana norcoreana de 75 años, no tiene nada que envidiar a otras peripecias de prisioneros en cárceles comunistas como la del capitán Teodoro Palacios en Rusia -inmortalizada por Torcuato Luca de Tena en Embajador en el infierno-; o la de Solzhenitsin en los gulags soviéticos -narrada por él mismo en Un día en la vida de Iván Denisovich-.

Pero con una dimensión más trascendente, si cabe. Porque la señora Woo no estuvo en diez cárceles por criticar a la “monarquía” marxista de los Kim, reinante en Corea del Norte desde el final de la II Guerra Mundial, sino por el simple hecho de ser cristiana. A la sazón cristiana evangélica. Y una vez entre rejas, siguió ejerciendo como tal. Es decir tuvo la osadía de hablar de Dios a otros presos. En el lugar más seguro de un campo de prisioneros: las letrinas.

Era el mejor regalo que podía dar a quienes, al borde de la desesperación, no tenían nada a lo que aferrarse. Y junto con la luz de Dios, el pan. La señora Woo, frágil y menuda, se privaba de comer su exigua ración para repartirla entre otros reclusos que padecían desnutrición.

En Actuall hemos tenido la enorme suerte de conocerla y de entrevistarla. Es como si hubiéramos podido viajar por el túnel del tiempo a la antigua Roma y entrevistar a un mártir a punto de bajar a la arena del circo. Tampoco hay mucha diferencia entre aquella Roma donde el César exigía ser adorado como un dios y un régimen ferozmente comunista como el norcoreano, donde se da culto a Kim y se acaba con los cristianos con un tiro en la nuca. Queríamos saber de qué pasta estaba hecha una cristiana perseguida, que había pasado mil calamidades por no negar a Cristo, y que -como ella misma dice- nunca se enfadó con Dios, a pesar de todo.

Tamara García Yuste te cuenta su aventura -incluida su increíble fuga-, en un relato que no tiene desperdicio. Oxigena leer la historia de la señora Woo, te deja sin argumentos, te desarma su fragilidad apoyada exclusivamente en una fe sólida como el granito. Y te da que pensar. Porque comparado con el infierno que ella pasó por ser leal a sus convicciones, lo que estamos viviendo en Occidente es casi una fruslería. A pesar del laicismo o de los ataques a la libertad que sufrimos en Europa, a pesar de las amenazas contra la familia. Porque no somos ni la mínima parte de valientes y sacrificados que esta norcoreana frágil y menuda. Tenemos mucho que aprender de personas como la cristiana que hablaba de Dios en las letrinas.

---------------------------------------------------------------------------------------

“Sólo podíamos hablar de Dios en las letrinas”

Por Tamara García Yuste

Actuall, Madrid

http://www.actuall.com/laicismo/una-cristiana-fugada-de-los-gulag-coreanos-a-actuall-solo-podiamos-hablar-de-dios-en-las-letrinas/?mkt_tok=eyJpIjoiWldJM1lUSmpZbUZtT0dabCIsInQiOiJxSVBKTStNUUtpTHpIcXhSNlQ4YUoweXQxSFF1UEVkYjJNTStheWJVWlNHcmhMdStcL3dEZGF6T0hpb1BqXC9malU4SlNqYTV6WlVsS3doSkh6Tk10UVE2eWN6OHBrQStKOURxNEY1TnB1amNuRHpHdFM5MXlLZkRVOTBTYWNheWlQIn0%3D

7 de abril de 2017

Hea Woo, 75 años, fue perseguida por el régimen comunista de Corea del Norte por ser cristiana, pasó varios años en 10 cárceles, pero logró huir. Ahora relata a Actuall el infierno que vivió a causa de su fe.

“Un hombre de cuarenta años intentó huir de la cárcel, pero los guardias lo descubrieron y le metieron una bala en cada rodilla. Luego hicieron que el resto de presos diéramos vueltas a su alrededor para ver cómo se desangraba. A los dos días murió”.

Cuando eres cristiano y estás en la cárcel por serlo y ves escenas como ésta, te deben dar ganas de morirte. Y hasta de renegar de tu fe. Pero Hea Woo (nombre ficticio), evangélica norcoreana, menudita y pausada, de 75 años, aguantó el tirón viviendo durante años en diez cárceles. Y no sólo eso, sino que hizo proselitismo, hablando de Dios a otros presos en el único lugar donde los guardianes comunistas apenas se atrevían a entrar, por razones obvias: las letrinas.

La suya es una historia de sacrificio y supervivencia, de desolación pero también de fe. Ahora está al frente de la Lista Mundial de Persecución de la fundación Puertas Abiertas y recorre Occidente contando su odisea y pidiendo a los cristianos que recen y se acuerden de sus hermanos en la fe que sufren persecución en Corea del Norte. Actuall ha tenido ocasión de hablar con ella. Esta es su increíble historia.

Cuando Woo recuerda su infancia, no puede olvidarse del colgante con una cruz que siempre llevaba su madre, pero no supo que era cristiana hasta que murió.  Corea había sido a principios del siglo XX un país muy cristiano. Llamaban a Pyongyang, la capital, la Jerusalen de Extremo Oriente. Había misiones católicas y pastores evangélicos. Pero todo eso se terminó con la llegada del comunismo, después de la II Guerra Mundial y la división del país en dos, que se enfrentaron en una guerra (1950-53) que oficialmente no ha terminado: se firmó el armisticio, pero no la paz.

Corea del Norte -bajo influencia de la China de Mao- se convirtió en un feroz régimen marxista donde se persigue a los cristianos. Y también en una dictadura dinástica (primero Kim Il-sung, al que sucedió en 1994, Kim Jong-il, y cuando éste falleció, en 2011, ocupó el “trono” su hijo Kim Jong-Un).  Tan sanguinario el régimen que los cristianos han ocultado la fe incluso a sus propios hijos. “Mi madre era cristiana, pero yo no lo sabía” cuenta Woo. Y añade: “En Corea del Norte no sólo mataban a las personas que creían en Dios, sino también a sus familiares. Nos enseñan que los misioneros y religiosos son lobos con piel de cordero. Por miedo, mi madre no nos pudo decir nada de Jesús”.

Eso sí, su madre llevaba un colgante con una pequeña cruz. Woo lo recuerda vagamente -ella tendría 5 años- y también que le preguntó qué era aquello, pero la madre se asustó y lo escondió. “Una noche me desperté -cuenta- y ví a mi madre cogiendo entre sus manos la cruz. Yo pensaba que era un poco rara, pero luego, pasados los años, até cabos y comprendí muchas cosas”.

Unos años después Woo se casó, pero su marido fue encarcelado al ser considerado un espía. “Mi marido -cuenta- presenció cómo su abuelo moría por ser pastor evangélico a manos de unos soldados. Esta imagen le acompañó toda su vida. Por eso, él huyó a China y se convirtió en un líder en una iglesia de este país”.

Y añade: “Pero le denunciaron, fue capturado y acusado de ser un espía. Le torturaban todos los días y a pesar de que volvía a su celda destrozado, siempre andaba a gatas para hablarles al resto de los presos de Dios”.

Woo no puede ocultar la emoción al hablar de su marido. Por la gesta que realizó entre rejas: “Levantó una iglesia en la cárcel”. En una de las visitas que los guardianes le dejaron a hacer a dos de sus hijos, el marido de Woo  “cogió la mano de mi hijo mayor y le escribió en la palma: Tenéis que creer en Jesús. Y añadió: es la única manera de sobrevivir. A Jesus no lo podrás ver con tus ojos, pero te aseguro que existe. Cada vez que quieras llorar, orar a Dios y Jesus te responderá. Y si muero antes de salir de la cárcel, tenéis que huir a China. Eso fue lo que les dijo. Se les quedó grabado para siempre.”

Unos meses después su esposo falleció y Woo decidió seguir su estela proclamando su fe. Pero le perseguía la adversidad. “El año en que perdí a mi marido, también murió mi hija de 20 años, por hambre. En esos momentos, yo no sabía bien qué hacer, pero tenía claro que debía luchar por lo que había hecho mi marido. Por eso, huí a un pequeño pueblo de China. Allí podía oír un programa de radio que hablaba sobre los cristianos, aunque no podía ir a la iglesia”. Durante su estancia en China, Woo fue capturada dos veces y vivió en más de 10 cárceles.

Su voz entrecortada muestra el dolor vivido durante este tiempo. “Éramos más de 200 personas en la cárcel. Hacíamos trabajos forzados durante todo el día. Y no teníamos esperanza de escapar”. Huir equivalía a la muerte. En una de las cárceles por las que pasó había un cartel con esta inscripción: “No escapes. Si escapas morirás”. La vida en los penales comunistas era extremadamente dura. Trabajos forzados, malos tratos y horrible comida. “Nos daban de comer un puñado de maíz cocido”.

De hecho, algunos reclusos perecían por la suma de agotamiento físico y desnutrición. En eso, los campos chinos o coreanos no diferían en nada de los gulags soviéticos, de los que eran copias. A pesar del fantasma del hambre, tomó más de una vez decisiones heroicas. Como darle parte de su exigua comida a otros presos. “Yo decidí dárselo al resto de presos. No soportaba ver como se desnutrían”. La mejor recompensa para Woo era ver su cara: “cuando les veía comer, mi corazón se alegraba” Fue entonces cuando comenzó a hablar de Dios a otros reclusos“En las letrinas… porque era un lugar seguro donde los guardias no sospecharían por el mal olor”, detalla.

Pero no era sencillo burlar al desánimo, cada vez que veía morir a un recluso. Y las muertes eran frecuentes.

Por ejemplo: “Nos daban de beber agua sucia. De hecho, enfermé durante unas semanas y estuve a punto de morir”. Por no hablar del hambre  o del extenuamiento por los trabajos forzados. O de la falta de higiene, que se revelaba letal. Y lo peor no era ver morir a compañeros, sino hacer desaparecer a los cadáveres, que se acumulaban diariamente. Porque el método era especialmente cruel. Woo se estremece al recordarlo: “Al haber tantas muertes, los guardias nos obligaban a los presos cargar con los fallecidos, en unas carretillas, hasta un monte donde los quemaban. Pero para quemarlos era preciso machacar previamente sus cuerpos. Y éramos nosotros, los presos, los que teníamos que machacarlos. Después de incinerarlos, las cenizas servían de abono para el campo”.

¿No se enfadó con Dios? Le preguntamos. Woo asegura que no. “Sabía que podía morir en cualquier momento, pero Dios estaba conmigo pasara lo que pasara”. Después de pasar por diez penales, Woo intentó la fuga. Sabía que le esperaban dos balazos en las rodillas, si la descubrían, pero se lo jugó el todo por el todo. Tuvo una suerte enorme. Esperó “a que la salida, que era una puerta eléctrica, estuviera completamente abierta. Ese día, corrí hacia la puerta y me metí por la estrecha abertura. Cuando llegué a la carretera, no pare de correr. Tampoco quise mirar atrás. Estaba feliz de abandonar ese lugar tan espantoso”, cuenta.

De ese día ya han pasado más de siete años. Ahora vive en Corea del Sur junto a otros 25.000 refugiados norcoreanos. Después de todo lo que ha visto y vivido, sorprende la tranquilidad que irradia esta mujer menuda. Parece que nunca hubiera salido de su casa y de una existencia rutinaria y tranquila.  Pero no pierde ocasión de pedir a los cristianos occidentales que recen por quienes viven atormentados en el Gulag coreano, sin esperanza de recuperar la libertad. “Acordaros de aquella gente, perseguida por su fe” nos dice. Y añade “el dinero que ahorréis destinarlo a las personas que lo necesiten”. Y una cosa más: “No tiréis comida”. 

---------------------------------------------------------------fin--------------------------------------------------------

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes