Facebook

     SiteLock

Última hora
¡Tarjeta roja a Santos! - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
¡Paso de Vencedores! - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
Yo marcho - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44
Gran Bretaña es Gran Bretaña y … - Miércoles, 29 Marzo 2017 05:44

El caso Simón Trinidad. ¿Estará Obama de parte del terrorista o de las víctimas? Destacado

  • Sábado, Ene 07 2017
  • Escrito por 

COLOMBIAN NEWS

6  de enero de  2017 

1.    El caso Simón Trinidad. ¿Estará Obama de parte del terrorista o de las víctimas?

2.    Sólo Trump puede detener la inminente liberación de “Simón Trinidad”

3.    Colombia debería exigir el retiro del jefe de misión de la ONU

4.    La ONU retiró a verificadores que participaron en fiesta de las Farc

5.    Cofundador de las FARC sueña con que “un Chávez tome el poder en Colombia”

6.    Colombie: la guérilla de l'ELN libère un chef d'entreprise otage depuis mars

7.    La mesa redonda de Clara López

8.    Un exchavista y comunista sería el nuevo secretario general de la oposición venezolana

9.    Dudamel, ese joven hijo de perra 

El caso Simón Trinidad. ¿Estará Obama de parte del terrorista o de las víctimas? 

Por Lia Fowler*

Periodismo sin Fronteras, Bogotá

http://www.periodismosinfronteras.org/el-caso-simon-trinidad-estara-obama-de-parte-del-terrorista-o-de-las-victimas.html

5 de enero de 2017 

En abril de 2016, el grupo narcoterrorista FARC envió un mensaje a la administración Obama. La banda, que estaba concluyendo el acuerdo de “paz” con el gobierno colombiano, no se desarmaría sin que los Estados Unidos liberaran al secuestrador convicto Simón Trinidad, preso en Estados Unidos. En aquel momento parecía una demanda ridícula de los terroristas, pero hay hechos recientes que hacen pensar que la organización de tráfico de drogas más poderosa del mundo podría, de hecho, subvertir el sistema judicial estadounidense y asegurar la liberación de Trinidad gracias a la ayuda del presidente saliente Barack Obama y su homólogo colombiano Juan Manuel Santos. Para colmo, un ultraje añadido al agravio que sufren las víctimas estadounidenses de las FARC: el cabildeo por su liberación se financia con dinero del contribuyente de ese país. 

Simón Trinidad es el alias de Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, un comandante de frente de las FARC que cumple una condena de sesenta años por su participación en el secuestro de tres contratistas estadounidenses en 2003. Thomas Janis, un condecorado oficial del ejército estadounidense y veterano de Vietnam, pilotaba una misión de vigilancia aérea del tráfico de drogas con otros tres contratistas estadounidenses y el sargento del ejército colombiano Luis Alcides Cruz cuando sufrieron un aterrizaje forzoso en la selva. Los terroristas de las FARC encontraron los restos, mataron a Thomas Janis y al sargento Cruz y secuestraron a Marc Gonsalves, Keith Stansell y Thomas Howes, que estuvieron cautivos durante cinco años y fueron rescatados en una operación que llevaron a cabo militares colombianos.

Las FARC han pedido la liberación de Simón Trinidad durante varios años, pero el primer indicio de que dicho trámite se estaba llevando a efecto en Estados Unidos llegó el pasado 8 de diciembre, cuando los senadores Marco Rubio y Lindsay Graham le escribieron una carta a Obama señalando que tenían conocimiento de que el gobierno colombiano había solicitado dicha liberación. Los senadores alegaron que tal medida enviaría un mensaje equivocado a las FARC, socavaría el sistema judicial estadounidense y pondría en peligro la asignación de 450 millones de dólares del erario estadounidense para la ejecución de los acuerdos de paz. Esta última afirmación ganó algo de fuerza esta semana, ya que el senador Rubio anunció que no sólo permanecerá en la Comisión de Relaciones Exteriores, sino que también servirá en el Comité de Asignaciones, que controla el gasto. 

La oficina del senador Rubio confirmó que no ha recibido ninguna respuesta de la Casa Blanca. Pero el sábado 10 de diciembre, los medios de comunicación colombianos informaron que el presidente Santos negó haber hecho tal solicitud. Curiosamente, ese mismo día recibí una respuesta de la Pardon Attorney’s Office (entidad que se encarga de los indultos) a una petición basada en la Ley de Libertad de Información que yo había presentado ocho meses antes, en abril, solicitando todos los documentos relacionados con cualquier demanda de clemencia ejecutiva para Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, también conocido como Simón Trinidad. La respuesta de dicha oficina fue: No existen tales documentos. Parecía una confirmación oportuna de la negación de Santos, aunque una respuesta terriblemente tardía a mi consulta.

Pero el asunto volvió a emerger el 27 de diciembre, cuando Oscar Silva, abogado de Trinidad, declaró en una entrevista radial con Radio Santafe que un perdón presidencial estadounidense para su cliente estaba en trámite. Luego, el 1 de enero de 2017, Ariel Ávila, funcionario de la Fundación para la Paz y la Reconciliación (Pares) en Colombia y contratista del gobierno colombiano, declaró en una columna de Semana, un medio financiado por el Estado, y en una posterior entrevista radial con Caracol que el Gobierno colombiano había solicitado efectivamente la liberación de Simón Trinidad y que era muy posible que Estados Unidos la concediera. Avila declaró que Trinidad sería liberado porque su condena en Estados Unidos era injusta: "... fue condenado por secuestro, y no fue así". Según Avila, fue "una captura". 

Marc Gonsalves, una de las víctimas del crimen, estaría en desacuerdo. En una comunicación escrita dirigida a mí esta semana, Gonsalves declaró: "Mi cautiverio es un acto de terrorismo cometido por un grupo que hizo del secuestro una industria". Habiendo pasado cinco años encadenado y en jaulas de alambre de púas bajo constante amenaza de ejecución, Gonsalves sabe de qué habla. A él, a Stansell y a Howes los secuestraron. A Thomas Janis y al sargento Cruz los asesinaron. No hay eufemismo para eso.

También a Frank Pescatore, un geólogo estadounidense y padre de cuatro hijos, lo secuestró y asesinó un frente de las FARC dirigido por Simón Trinidad en diciembre de 1996. Según una investigación realizada por la Fiscalía colombiana, que incluía testimonios de al menos cinco personas que tomaron parte en el crimen, a Pescatore lo asesinaron las FARC por haber intentado escapar. Según el relato de los testigos, los terroristas, bajo el mando de Trinidad, pidieron a un médico que retirara los órganos de Pescatore, llenara su cuerpo de piedra caliza y formaldehído y usara maquillaje para que pareciera que aún estaba vivo para la "prueba de vida" (fotos necesarias para asegurar el pago del rescate). Su cuerpo fue finalmente encontrado abandonado en una granja en febrero de 1997. Trinidad no ha respondido por este secuestro y asesinato. Si obtiene el perdón presidencial y es repatriado a Colombia, probablemente nunca lo hará. 

Sin embargo, no debe sorprender que Ávila tratara de definir lo que el mundo civilizado conoce como un secuestro como algo más benigno. Después de todo, la fundación Pares fue creada en 2013 por el ex terrorista León Valencia, amnistiado en 1994. Valencia era un miembro de alto rango del grupo terrorista ELN, que se financió principalmente a través del secuestro y la extorsión. Hay testigos que formaron parte de esa banda que aseguran que Valencia estaba directamente a cargo de planear secuestros y asegurar que los frentes del ELN que estaban bajo su control cumplieran con sus cuotas financieras. No ha cumplido un solo día de cárcel. 

Valencia y sus ONG, entre las que se cuenta Pares, han estado entre los principales propagandistas del "acuerdo de paz" entre el gobierno colombiano y las FARC, un acuerdo que provee impunidad y elegibilidad política para los terroristas. Ha sido un esfuerzo financieramente gratificante. Pares ha recibido muchos millones de pesos en contratos del gobierno colombiano y respaldo financiero de los gobiernos de Noruega y Alemania, así como de otras entidades. 

Pero lo que debería conmocionar a las víctimas estadounidenses tanto de las FARC como del ELN, y a todos los estadounidenses, es que Pares también se financia con dinero de los contribuyentes estadounidenses, a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). Según la web de la Usaid, el financiamiento proporcionado a Pares se proporciona para "coordinar la supervisión electoral, generar cobertura mediática, producir investigación y promover la transparencia del proceso electoral en Colombia". Sin embargo, la web de la fundación no menciona ningún trabajo relacionado con procesos electorales. 

Es explicable que un portavoz de Pares, entidad creada por un terrorista que ayudó a alimentar la industria del secuestro en Colombia, presione para obtener la liberación de un compañero terrorista y secuestrador. Lo inconcebible es que a quienes promueven este falso relato los financie el gobierno de los Estados Unidos. Desde la declaración de Ávila, el gobierno de Santos ha negado nuevamente la búsqueda de la liberación de Trinidad. Por lo tanto, en última instancia, será Obama quien decida si valida la retórica de Ávila. En las próximas dos semanas quedará claro si el presidente estadounidense está de parte de las víctimas del terror o de quienes lo perpetran. 

*Lia Fowler es una periodista estadounidense y ex agente especial del FBI. 

Lea la versión en inglés de este artículo:

http://www.periodismosinfronteras.org/the-simon-trinidad-case-will-obama-stand-with-the-terrorist-or-with-the-victims.html

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sólo Trump puede detener la inminente liberación de “Simón Trinidad” 

Por Ricardo Puentes Melo

Periodismo sin Fronteras, Bogotá

http://www.periodismosinfronteras.org/solo-trump-puede-detener-la-inminente-liberacion-de-simon-trinidad.html

5 de enero de 2016 

El 3 de diciembre de 2013, Juan Manuel Santos y Barack Obama se reunieron en la Casa Blanca para hablar sobre el proceso de paz en Colombia.  Ya lo habían hecho telefónicamente y en un par de ocasiones antes, también en Estados Unidos. 

Públicamente se dijo eso. Pero este día en especial, según nuestra fuente, la conversación privada giró en torno a la libertad de “Simón Trinidad” y la necesidad de encarcelar a Álvaro Uribe por los supuestos delitos relacionados con el paramilitarismo y el narcotráfico. 

La extraña solicitud de Santos a Obama, de que el Departamento de Estado investigara a Álvaro Uribe fue sustentada mediante la entrega del gobierno colombiano de unos supuestos informes de inteligencia que señalaban al expresidente como líder del paramilitarismo y lavador de dinero, junto a su hermano Santiago Uribe, fue recibida por el presidente norteamericano en presencia de agentes especiales del FBI, todo para dar la idea de que el asunto era absolutamente oficial y transparente. 

Pero no. El asunto de “Simón Trinidad” era algo que se venía tratando desde antes. Igual que la necesidad de encarcelar a Uribe, una fijación de Cuba desde siempre. Ya había sido pactado que Ricardo Palmera debía ser puesto en libertad como prueba del apoyo de Obama a las conversaciones de paz de las FARC, y como gesto de buena voluntad hacia los hermanos Castro en ese nuevo rumbo de las relaciones bilaterales. 

Kerry ratificó ese compromiso en Cuba a los terroristas de las FARC y los delegados de Santos, y en la pasada visita a Colombia en los primeros días de diciembre, Joe Biden le aseguró a Santos que Palmera, alias “Simón Trinidad” sería liberado. 

¿Cuál es la importancia de “Simón Trinidad” para las FARC?  Juvenal Ovidio Ricardo Palmera Pineda, alias "Simón Trinidad", mote que tomó en honor a Simón Bolívar, nació en una familia de clase pudiente de Valledupar, rodeado desde pequeño por lujos y testigo de las reuniones de su padre, el líder político del Partido Liberal, Juvenal Palmera, con otros miembros de ese partido ya infectado desde los años 30 por el Partido Comunista. 

Se educó en los mejores colegios de Valledupar y Bogotá, y empezó a hacer política al lado de Luis Carlos Galán y Enrique Santos, ambos cercanos a las guerrillas colombianas y lo sedujeron las tesis “socialdemócratas” del galanismo. Como miembro del clan de gente “divinamente”, fue nombrado como gerente del banco de Comercio y miembro de la Junta Directiva del Banco de la República en Valledupar. Desde esas posiciones, y ya como guerrillero de las FARC y luego miembro de la Unión Patriótica, “Simón Trinidad” tuvo acceso a información financiera privada de los clientes bancarios. Y estos, indefectiblemente, se convertían en objetos de secuestro y extorsión. 

Ninguna de sus víctimas sospechaba que este hombre dicharachero, que tenía a todo el mundo engañado de que era un becario de Harvard, y que departía en clubes y restaurantes de moda, era en realidad un miembro de la alta sociedad terrorista y narcotraficante. 

Palmera reconocía que no podía tener credibilidad con la tropa de bandidos ya que él no venía de la extracción humilde de ésta, pero eso poco importó y por el mero hecho de su origen fue “ascendido” a comandante del Frente 19. Luego estuvo en los diálogos de paz de Pastrana y viajó a Europa con delegados del gobierno para pedir apoyos al proceso de paz. 

Pero seguía delinquiendo, secuestrando, traficando con droga. Pasó a ser uno de los cabecillas de las FARC en la zona caribe. Cuando los diálogos se terminaron, las FARC ya rearmadas y potenciadas políticamente, arreciaron en sus ataques terroristas, ya en el gobierno de Álvaro Uribe. Palmera llegó a ordenar el secuestro y asesinato de Consuelo Araujo Noguera cuñada de su hermano Jaime Palmera. 

Uribe logró capturar a “Simón Trinidad” en el 2004, en Ecuador. Cuando lo aprehenden, el terrorista tenía documentos legales autorizados por el gobierno de Rafael Correa, que acreditaban al bandido como ciudadano ecuatoriano. No por nada, las FARC financiaron la campaña de Correa a la presidencia de Ecuador. 

Tan pronto lo capturan, Piedad Córdoba, nombrada por Uribe para mediar en diálogos con las FARC junto a Hugo Chávez (un error terrible), inicia una campaña mediática financiada por los terroristas, para lograr la liberación de “Simón Trinidad”. Todo eso consta en los computadores de “Raúl Reyes”. Ellos sabían que podían liberarlo si permanecía en Colombia, pero la decisión de Uribe, de extraditarlo a Estados Unidos para que respondiera por el secuestro de los 3 contratistas norteamericanos, llenó de pánico a los narcos comunistas. 

La campaña de los bandidos incluyó reportajes, compra de periodistas, conciertos con afamados artistas y lobby a nivel internacional. En los mensajes enviados a “Raúl Reyes”, Piedad Córdoba rinde cuentas y dice que inmediatamente, al conocerse la captura, se armó una estrategia que empezó a rodar meses después. En el ‘Congreso de los pueblos’, celebrado en Caracas en diciembre de 2004, “Simón Trinidad” fue presentado como un preso político. 

A la campaña se sumaron personajes como Álvaro Leyva Durán, Gloria Cuartas y todo el Polo Democrático y los demás partidos de izquierda. Adhirió Monseñor Darío Echeverri, secretario de la Conferencia Episcopal, y Monseñor Luis Augusto Castro quienes le pidieron a Uribe que, como “regalo de navidad a Colombia”, no extraditara a “Simón Trinidad” a Estados Unidos. 

Piedad Córdoba logró que senadores demócratas norteamericanos iniciaran, en cabeza de George McGovern un pedido a Bush para evitar la extradición del secuestrador. Julio Sánchez Cristo prestó sus micrófonos para la causa a favor del peligroso terrorista. Hasta el día de hoy, Julio Sánchez Cristo, amigo de Juan Manuel Santos, aboga por la libertad de “Simón Trinidad” con el mismo tesón que defiende la candidatura del “opositor” Iván Duque Márquez, del Centro Democrático. 

El asunto es que Álvaro Uribe no escuchó los ruegos de la izquierda, y extraditó a “Simón Trinidad” a Estados Unidos dejando en libertad a “Rodrigo Granda” (otro error), también terrorista solicitado por el gobierno americano. 

La izquierda no cesó jamás su campaña por la liberación de “Simón Trinidad”, quien conoce perfectamente el entronque de muchos dirigentes políticos y empresarios que de día tienen apariencia de demócratas y en la oscuridad pasan por empresarios, líderes de opinión, periodistas, dirigentes políticos y hasta como “derechistas” que juegan a ser de “Centro” en las cercanías de Uribe. “Simón Trinidad” también guarda el secreto de los dineros de la banda de las FARC consignados en Suiza. Con esas dos cosas Palmera chantajea para que logren su repatriación. 

Barack Obama no pudo lograr que el FBI encontrara mérito para investigar a Álvaro Uribe pero le prometió a Juan Manuel Santos la liberación de “Simón Trinidad” mediante un perdón presidencial aduciendo razones de “seguridad nacional”. Tal maroma ya la ensayó cuando liberó a los cinco espías cubanos condenados a cadena perpetua por el asesinato de ciudadanos americanos. 

Santos aceptó que, por ahora, no pudiera apresarse a Álvaro Uribe, pero se conformó con la encarcelación de Santiago Uribe, el hermano. Y ahora está seguro de que la liberación de “Simón Trinidad” es inminente. No por nada, también tenemos información de que la revaluación del Dinar por parte del FMI y el Banco Mundial ha producido un disparo en esa moneda que ayuda a extremistas islámicos a gestionar la liberación del bandido “Simón Trinidad”. Esos fondos también están sirviendo a una campaña presidencial en Colombia. Pero ese será otro tema. 

Por fortuna, el “factor Trump” es la piedra en el zapato con la que no contaban Obama, Santos, las FARC, los extremistas islámicos y Castro. Sólo el presidente electo puede frenar la liberación de Ricardo Palmera, alias “Simón Trinidad”. 

Veremos si Donald Trump cambia esa realidad de que “la liberación de ‘Simón Trinidad’ es inminente”.

-------------------------------------------------------------------------------------------- 

Colombia debería exigir el retiro del jefe de misión de la ONU 

Por Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Blog Conflicto Colombiano e Historia de Colombia, Bogotá

http://www.luisvillamarin.com/defensa-nacional-y-seguridad-nacional/1386--no-es-suficiente-con-el-retiro-de-los-funcionarios-de-la-onu-implicados-en-parranda-con-terroristas-de-las-farc.html

5 de enero de 2017 

Si en Colombia hubiera gobernantes dignos, congresistas con mínimo sentido de patria y medios de comunicación independientes alejados de la mermelada (corrupción) santista y de una hipócrita aparente neutralidad, el escándalo del video y la fotos publicadas por la agencia EFE, en los que aparecen algunos funcionarios de la ONU en feliz parranda, bailando amacizados con terroristas de las Farc, se habría desatado una crisis para el gobierno Santos y se estaría exigiendo la renuncia del ministro o alto comisionado del Postconflicto, de los asesores del gobierno que interactúan en la dizque comisión tripartita que a juzgar por los hechos parece unipartita, y el retiro del general argentino jefe de esa misión, por su manifiesta ineptitud para dirigir el trabajo de su grupo en el proceso encomendado.   

Si no es porque la prensa internacional pública este aberrante suceso, pese a saberlo el presidente Santos, lo más obvio es que para no desprestigiarse como Nobel de Paz, habría ordenado a sus subalternos guardar silencio cómplice y seguir como si nada. Lo sucedido en la guarida transitoria de delincuentes autorizada por el gobierno colombiano, para concentrar la cuadrilla 59 de las Farc, otra vez en el Corregimiento El Conejo de la Guajira, no es un suceso de poco significado como pretendió minimizarlo el terrorista Timochenko, ni es un gesto “de alegría” como dicen algunos habitantes de la zona azuzados por las Farc.  

Es sin duda, una demostración palmaria, que el grupo de la ONU que encabeza el general argentino no da la talla, que no hay fiabilidad en ellos, que las Farc siguen engañando al país, que Santos y sus mudos asesores están más interesados en que el congreso apruebe el “farc-track” para que salgan ingente sumas de dinero hacia las regiones, con miras a utilizar eso proyectos con fines electoreros en 2018, y que definitivamente en el diccionario de las Farc no está la entrega de las armas, ni el retorno a la vida civil sino la búsqueda sistemática de estatus de beligerancia.   

Pero como siempre suele suceder en los grandes fiascos políticos de los gobiernos, lo ocurrido con los delegados de la ONU bailarines y parejos de juerga de terroristas de las Farc, y quien sabe que más haya pasado después por efectos del licor y lo que se deriva de un bacanal, este hecho acumula una sumatoria de errores político-estratégicos que por lógica debe reventar así o peor.   

No hay razón valedera que para ocultar la incapacidad de la ONU en la obligatoria solución de graves problemas internacionales que si le competen, tales como la desaforada ambición china robando mar a las Filipinas o azuzando a Corea del Norte para que amenace al resto del mundo; o la piratería internacional que ha desatado Putin con la carnicería en Siria, o el interminable flujo de inmigrantes hacia Europa, o el crecimiento geométrico y matemático del terrorismo islámico, por citar algunos casos concretos. Y que para desviar esa obligada atención,  la ONU como máxima organización internacional, haya convalidado el afán publicitario de Santos anterior a su cuestionado Premio Nobel de Paz y haya coartado, con la administración Obama, apadrinar ese Nobel de Paz, repetimos, cambiando el foco de su verdadera misión, para intervenir en un problema interno de Colombia que no necesitaba presencia de la ONU, puesto que a la postre, solo sirve para legitimar a las Farc y desligarlas del terrorismo cometido.   

Es evidente también que la presencia de generales y almirantes activos así como de los generales Mora y Naranjo en la mesa de imposiciones de las Farc hacia Santos, solo fue un saludo a la bandera y un formalismo, pues la conducta de los bailarines parranderos con uniformes y logos de la ONU indica que al parecer no tienen formación en asuntos de suma seriedad, ni tampoco hay respeto por el país que les abrió la puerta para que laboren, ni al parecer credibilidad en los integrantes de la comisión tripartita, pues el sonido de un acordeón, una caja y una guacharaca, seguramente  al calor  de unas copas de aguardiente, les hacen olvidar su neutralidad y por el contrario les sacan a flote sus idearios.    

Infortunadamente para Colombia, ni el presidente tiene carácter para hacer valer la soberanía nacional, ni la canciller tiene las neuronas para comprender la gravedad y dimensión del asunto, ni el ministro de Defensa tiene claras sus funciones, ni a la prensa enmermelada o los sapientes columnistas de opinión santista les cabe el país en la cabeza, ni se pronuncia la academia que trata el conflicto, pues casi todos  los “analistas” son mamertos, ni el congreso dice esta patria es mía, ni las altas cortes se sacuden, ni a la defensoría del pueblo parece importarle, ni a las autoridades regionales de la Guajira tampoco les parece grave.   

Más exagerada aún es la actitud cómplice y silenciosa del gobierno colombiano, que se lavó las manos ordenando el envío de una carta a la ONU, a ver qué pasaba, sin hacer sentir la incomodidad ante el resto del mundo, porque en este caso la ONU fue inferior a la responsabilidad. Aquí no cabe el cuento chino que fueron unas manzanas podridas de la ONU. Fue la ONU y punto.   

Es sintomático: Para conseguir su Nobel de Paz, Santos movió consulados y embajadas en búsqueda de lobby y votos con gastos pagados por los colombianos, pero así como no hizo nada similar para evitar el espurio fallo de la CIJ de la Haya que cercenó 75000 km2 de mar territorial a favor del bandidaje diplomático nicaragüense, tampoco se vio ninguna acción tan consistente como la búsqueda de su Nobel de Paz frente a esta afrenta de la ONU contra Colombia, país sin objetivos nacionales que dejó meter las narices a esa instancia burocrática internacional en un asunto que no era de su competencia.    

Por situaciones similares es que Colombia es tercermundista, subdesarrollada e irrespetada a menudo por su vecindario.  En síntesis, no es suficiente con el retiro de los bailarines parranderos de la ONU. Deben rodar más cabezas. De la ONU y de los delegados santistas. Si no se sienta un precedente, vendrán situaciones peores. Hace rato que las Farc vienen haciendo lo que les da la gana con el cuento de la paz y todos como si nada. 

Lea el artículo completo:

http://www.luisvillamarin.com/defensa-nacional-y-seguridad-nacional/1386--no-es-suficiente-con-el-retiro-de-los-funcionarios-de-la-onu-implicados-en-parranda-con-terroristas-de-las-farc.html 

*El coronel (r.) Luis  Alberto Villamarín Pulido es analista de asuntos estratégicos, especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional. Ha publicado 31 libros sobre esos temas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------ 

La ONU retiró a verificadores que participaron en fiesta de las Farc 

Por Iván Briceño

Radio Santafé, Bogotá

http://www.radiosantafe.com/2017/01/05/onu-retiro-a-verificadores-que-participaron-en-fiesta-de-las-farc/

5 de enero de 2016 

La ONU anunció este jueves que retirará de la misión verificadora al cese armado a los tres servidores que participaron en la fiesta de fin de año de las Farc, además el organismo separará del cargo al supervisor directo. 

A través de un comunicado, la misión de la ONU en Colombia aseguró que tras concluir las indagaciones sobre la polémica fiesta, se optó por separar a los observadores que fueron sorprendidos bailando con los guerrilleros. “La Misión de la ONU en Colombia ha tomado la decisión de separar de su servicio a tres observadores presentes en la ocasión y a su supervisor directo” señala el comunicado. 

La nota oficial agrega que “La Misión reitera su determinación de verificar con total imparcialidad los compromisos de las partes sobre el cese al fuego y de hostilidades y la dejación de armas”. El anuncio del organismo humanitario se da días después de conocerse un polémico vídeo donde se observa a integrantes de la misión de Naciones Unidas bailando con guerrilleros de las FARC, durante el festejo de fin de año, en un punto temporal de preagrupamiento en el departamento de la Guajira. Los integrantes del organismo, a los que se identifica en las imágenes por sus chalecos azules, son los encargados de monitorear el cumplimiento del cese al fuego y hostilidades bilateral, vigente desde agosto y sellado en el pacto que busca superar medio siglo de conflicto armado.

-------------------------------------------------------------------------------------------- 

Cofundador de las FARC sueña con que “un Chávez tome el poder en Colombia” 

Factor Manuel Malaver, Caracas

Efe

http://factormm.com/cofundador-de-las-farc-suena-conque-un-chavez-tome-el-poder-en-colombia/

30 de diciembre de 2016 

Ahora se encuentra junto a otros guerrilleros en un campamento de preagrupamiento en el que espera a que estén preparadas las zonas de reunión a las que deben acudir las Farc como paso previo a la dejación de armas y desmovilización. En ese campamento ha pasado la que será su última Navidad con las armas en la mano, la última en la que tendrá que acostarse temiendo un ataque militar o un bombardeo. “Si está la paz y el Gobierno cumple nosotros estamos dispuestos a cumplir sin armas, yo pienso que será de pronto una Navidad mejor: Todavía no es perfecta, estamos acorralados; pero la alegría será cuando el pueblo tenga y logre un cambio”, dijo Pascuas a Efe. 

El “Sargento Pascuas”, como le conocen en la guerrilla, se mueve con la dificultad propia de su edad y apela a los recuerdos que en ocasiones se entrelazan y en otras se difuminan. Sin embargo, como si se tratara de un sueño habla de que quizás ahora, con la paz sobre la mesa, haya un enfrentamiento del pueblo colombiano contra los capitalistas. De ese futuro al que acudirá sin armas gracias al acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y las FARC el pasado 24 de noviembre y que está en proceso de implementación teme a los herederos del paramilitarismo y tiene un anhelo: “Que alguien tome el poder como lo hizo (Hugo) Chávez” en Venezuela.

Entonces cree que todo se podrá transformar por medio de la política como una manera de llegar al entendimiento. “Colombia es muy rica, el pueblo necesita luchar por la igualdad; un cambio social para que venga un tiempo de paz duradero”, dice Pascuas, se queda callado unos segundos, reflexiona y aclara que tiene mucha desconfianza de lo que viene pero “toca cumplir con los acuerdos”. 

Ahora quiere vivir del campo porque “la ciudad es un peligro; hay muchos ladrones, delincuentes y paramilitares, cualquiera le zampa a uno un tiro por ahí, hay también muchos que pueden mirarnos mal”. Los años en el monte no le han hecho perder el humor y pasea junto a su perra “Laika”, una cachorra de escasos meses que duerme al lado de su cama y a quien baña personalmente cada vez que se ensucia de barro jugando con otros canes del campamento. “Quiero entrenarla, pero eso es muy difícil, me han dicho que se la deje a un entrenador por un tiempo pero uno acá arriba se complica”, entonces esboza una sonrisa y añade: “Quizás sería mejor entrenarla en el Ejército y reclamarla cuando ya la tuvieran lista”.

Al poco vuelve a hablar sobre la ideología de la guerrilla, que considera fue creada para “generar equidad entre los pueblos” y explica que la lucha armada fue importante “para generar un país más equilibrado”. El discurso de paz ha calado en Pascuas, que considera que las FARC ahora deben transformarse en un movimiento político capaz de contrarrestar el desequilibrio que se expone entre “los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco”. 

El cofundador de las FARC enreda también sus recuerdos de los primeros años, cuando considera que en medio de la violencia política que acosó Colombia en los años 50 y 60 eran apenas una “autodefensa con pistolitas y dinamita para reventar piedras en la carretera”. Después llegó el comunismo contra los “empresarios egoístas”, y gobiernos conservadores de la época. Menciona constantemente a la gente que lo recibió cuando apenas comenzaba su lucha y agradece a los campesinos que les ayudaban con comida o resguardo, recordando el cariño del pueblo en los caminos. No falta en su relato el recuerdo de la influencia que tuvieron entonces Fidel Castro y el Che Guevara. “Antes los guerrilleros no se volaban (desertaban), eran conscientes”, comenta Pascuas e indica algunas diferencias entre las condiciones de antes y las que tiene ahora: “Se nota en la comida sobre todo, a veces no teníamos sino maíz, ahora tienen de todo”. 

Recuerda también la segunda conferencia guerrillera, fue en el páramo de Sumapaz, cuando adquirieron el nombre de FARC. En esa época donde ni las radios habían llegado se comunicaban dejando en las puertas y árboles trapos de distintos colores, “el rojo era peligro, el blanco era que podíamos llegar”. Ahora, mientras toma su café, piensa en el futuro, un futuro en que por primera vez en más de medio siglo no tendrá un fusil colgado del hombro.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Colombie: la guérilla de l'ELN libère un chef d'entreprise otage depuis mars

Agence Belga News, Bruxelles

https://www.rtbf.be/info/monde/detail_colombie-la-guerilla-de-l-eln-libere-un-chef-d-entreprise-otage-depuis-mars?id=9492514

1 janvier 2017 

Un chef d'entreprise enlevé en mars par la guérilla colombienne de l'Armée de libération nationale (ELN, Guévariste) a été libéré samedi contre une rançon, a appris l'AFP auprès de sa famille. Octavio Figueroa "a été libéré à midi par l'ELN dans une zone rurale de la municipalité de Maicao, près de la frontière vénézuélienne", a indiqué à l'AFP Armando Figueroa, le fils de l'homme d'affaire de 66 ans, disparu le 16 mars mais dont la détention n'a été confirmée par l'ELN qu'en octobre. Cette libération s'est faite en échange d'une rançon, dont Armando Figueroa n'a pas précisé le montant. Il a cependant indiqué qu'elle a été inférieure aux cinq millions de dollars préalablement réclamés par les ravisseurs. 

Ce chef d'entreprise n'est pas le seul Colombien retenu par ce mouvement de rébellion, qui se finance par des enlèvements contre rançon, le trafic de drogue et les mines d'or clandestines. Au moins un médecin, Edgar Torres, et un ex-député, Odin Sanchez, sont toujours otages de l'ELN. Bogota demande la libération de l'ex-député, détenu depuis avril, pour entamer les négociations de paix dont les discussions préalables doivent reprendre le 10 janvier. Depuis les années 1960, le conflit armé colombien a impliqué une trentaine de guérillas de gauche, des paramilitaires d'extrême droite et les forces de l'ordre, faisant au moins 260.000 morts, plus de 60.000 disparus et 6,9 millions de déplacés. Après l'accord de paix signé avec les Farc après 52 ans de confrontation armé, il reste au gouvernement colombien à régler le conflit avec l'ELN, seule guérilla à ce jour active, issue comme les Farc d'une insurrection paysanne en 1964 et qui compte encore environ 1.500 combattants. 

20 membres de la guérilla de l’ELN capturés 

La police et l’armée colombienne ont fait prisonniers le 1er janvier 2017 vingt membres de l’Armée de libération nationale (ELN, guévariste), dont huit mineurs, lors d’une opération conjointe dans le nord du pays, a annoncé le ministère de la Défense. Lors de cette opération dans la localité de Montecristo, dans le département de Bolivar, les forces de l’ordre « ont récupéré huit mineurs recrutés par cette organisation », a précisé le ministère sur son compte Twitter.  Un accord de paix a été signé cette année avec les Forces armées révolutionnaires de Colombie (Farc, marxistes) pour mettre fin à plus de 52 ans de confrontation avec la plus importante et plus ancienne guérilla du pays. Il reste au gouvernement colombien à entamer des pourparlers de paix avec l’ELN, seule guérilla à ce jour active, issue comme les Farc d’une insurrection paysanne en 1964 et qui compte encore environ 1.500 combattants. Bogota demande la libération de l’ex-député Odin Sanchez, détenu depuis avril par l’ELN, pour entamer les négociations de paix dont les discussions préalables doivent reprendre le 10 janvier.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La mesa redonda de Clara López 

Por Rubén Darío Barrientos G.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

2 de enero de 2017 

La ministra de Trabajo, Clara López, tuvo variados pensamientos románticos antes de comenzar las negociaciones del salario mínimo para el 2017. Idealizó un salón neutral (Biblioteca Luis Ángel Arango), cambió el tipo de mesa que siempre había sido rectangular por una redonda y llevó a cabo algunas reuniones previas de corte estratégico. Con esta cosmetología, instaló las sesiones de la comisión permanente de concertación de políticas salariales y laborales (alias mesa de negociación), el 5 de diciembre último.

Mucha expectativa rondaba para esta fase, pues era una izquierdista con el traje del régimen. Sentados en la mesa, quince personas formaban el cónclave: por el gobierno, yacían la ministra de Trabajo, los representantes de los ministerios de Hacienda, Comercio, Industria y Turismo, y Agricultura, amén del delegado de Planeación Nacional; por los empresarios se atornillaban los delegados de la Andi, Asobancaria, Fenalco, Sac y Acopi; y estaban los representantes de los trabajadores, Cgt, Ctc, Cut y Cdp.

Como antecedente, los medios recordaban que solo en cinco ocasiones, desde 1996, se había llegado a una concertación: en 2000 para 2001: el 9,96%; en 2002 para 2003: el 7,44%; en 2003 para 2004, el 7,83%; en 2005 para 2006, el 6,95% y en 2013 para 2014, el 4,50%. Aunque se veía compleja la negociación, pues rondaba el fantasma de la reforma tributaria, la ministra Clara López insistía en que la linda mesa redonda iba a generar buena energía.

Tuvieron su génesis las negociaciones y el panorama era el de siempre: los empresarios con una cifra rastrera y los voceros de los trabajadores con porcentajes soñadores. Los primeros hablaron del 6,5% mientras los segundos, se fueron de una vez al utópico 14%. El año pasado no hubo nada distinto: los empresarios con el 6,8% y las centrales obreras con el 12%. Y otro año más atrás, los empresarios con el 4,2% y los trabajadores con el 9,5%. Como quien dice, cada vez las pretensiones de los trabajadores doblan las de los empresarios.

Se olvida que la Corte Constitucional fijó en 1999 los parámetros que se deben tener en cuenta para reajustar el salario mínimo en Colombia: inflación causada y esperada, productividad acordada por el comité tripartito, aporte salarial al ingreso nacional, variación del PIB, protección al trabajo, aseguramiento de una remuneración mínima vital y función social de empresa. En la teoría, estas variables se ven transparentes y humanitarias. Por eso es irrealizable que haya incremento del mínimo de dos dígitos.

Y la linda mesa redonda, nada que daba frutos. La Cut finalmente se retiró de las negociaciones y dejó la silla vacía. El analista Edwin Palma, en el portal las2orillas.co, afirmaba en su columna que “si se quiere cambiar algo en estas negociaciones para que haya un giro histórico hay que cambiar la fecha de negociación. Empezar en septiembre u octubre, ya que diciembre es un mes muy complicado”. Todo se perfilaba para fracaso y perdedera de tiempo.

Hasta que vino el decreto del alza del 7% y no funcionaron la mesa redonda ni el sitio neutral. El mismo fiasco que vivió Lucho Garzón. Pura botada de corriente. La ministra les pidió a los trabajadores que entendieran a los empresarios. Pura retórica. Al terminar todo en un decreto, la Cut culpó al gobierno de montar un sofisma de distracción para el país. Hace dos años escribí sobre lo mismo, que cobra vigencia: “Lenguajes diferentes, temores distintos y orillas que divergen. Por eso se habla de un sainete, repetido y siempre nuevo. Otros, con algo de eufemismo, se refieren a puja”.

Siempre vivimos lo mismo: unos en la estratosfera pidiendo cosas ilusas y otros, en la sima, ofreciendo todo por el suelo. Para negociar se necesita sensatez y ello riñe con propuestas descabelladas. ¡El tipo de mesa es lo de menos, señora ministra!   

--------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Un exchavista y comunista sería el nuevo secretario general de la oposición venezolana 

Por Orlando Avendaño

Pan Am Post, Miami

@OrlvndoA

https://es.panampost.com/orlando-avendano/2017/01/04/exchavista-y-comunista-oposicion/

4 de enero de 2017 

Desde hace varios días el rumor de la sustitución del secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, se ha intensificado. Y este lunes dos de enero la periodista Nitu Pérez Osuna publicó los posibles candidatos para relevar a Chúo: las dos posibles opciones, según la periodista, fueron chavistas y comunistas. “Me cuentan que la MUD busca remplazo de Chúo Torrealba y el propuesto sería Vladimir Villegas o Henri Falcón, ¿qué tal?”, escribió Nitu Pérez Osuna en su cuenta de Twitter. Vladimir Villegas y Henri Falcón son quienes, supuestamente, podrían sustituir a Chúo a la cabeza de la coalición de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), partidos opositores a la dictadura de Nicolás Maduro. 

Villegas es un periodista y político venezolano. En 1976 integró el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y, luego, fue militante del partido marxista Patria Para Todos (PPT) —cercano a Hugo Chávez. Luego, el periodista integró las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela, el cual fue fundado por el expresidente Chávez. El periodista ocupó el cargo de embajador y diputado durante los primeros años del régimen chavista luego presidió el canal oficialista Venezolana de Televisión. No obstante, se distancia de la Revolución Bolivariana y en 2012 funda, junto con el otro candidato para sustituir a Chúo, el partido Avanzada Progresista. 

Ahora Vladimir Villegas se desempeña como periodista en el canal privado Globovisión, el cual, luego de ser vendido en 2013, ha sido acusado de imponer censura —razón por la cual varios periodistas renunciaron al canal. No obstante, es señalado como un presunto entrevistador moderado y objetivo. Villegas recibe en su espacio a militantes del chavismo y de la oposición. El otro posible candidato es Henri Falcón. Hoy es gobernador del estado Lara y es, presuntamente, opositor del régimen de Nicolás Maduro. No obstante, sus inicios distan de la actualidad. Falcón fue un miembro fundador del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (o MBR-200), el cual fue un movimiento cívico-militar de extrema izquierda e insurreccional, iniciado por el entonces teniente Hugo Chávez Frías en 1992. 

Fue muy cercano al expresidente Chávez, al golpista revolucionario y exministro Luis Reyes Reyes y a Luis Miquilena, el destacado militante del Partido Comunista de Venezuela y líder político de la izquierda venezolana —quien fue señalado como el tutor o figura con importante influencia sobre Chávez. Por su cercanía con los miembros de la izquierda terminó ingresando al Movimiento V República (MVR), el partido político con el que Chávez logró alcanzar la presidencia en 1998. Inmediatamente luego de que se conociera la posibilidad de que algunos de esos dos candidatos podría sustituir a Jesús “Chúo” Torrealba, comenzaron a surgir las reacciones en las redes sociales.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Dudamel, ese joven hijo de perra 

Por Orlando Avendaño

@orlvndoa

Pan Am Post, Miami

https://es.panampost.com/orlando-avendano/2017/01/04/dudamel-ese-joven-hijo-de-perra/

4 de enero de 2017 

Gustavo Dudamel hace historia al convertirse en el más joven en dirigir el concierto de Año Nuevo en Viena. Gran logro, sin duda. Como mencioné, es inevitable destacar la agudeza del músico y yo, aunque no soy experto en la materia, imagino que es así. Pero hay algo que debe convertirse en estandarte de sociedades. Algo que ha sido sepultado por el irracional sentimiento chovinista que impera en, particularmente, Venezuela. Antes que artista, político, periodista o cualquier otro oficio, se es ciudadano. Y, debo decir que —a riesgo de la inevitable hoguera—, como ciudadano venezolano, Dudamel es un joven hijo de perra. 

Cuando el régimen chavista cerró —atentando completamente contra la valiosa libertad de expresión— RCTV, Dudamel escoltó el trágico momento con las notas del himno nacional; luego, dirigió su orquesta para darle la bienvenida al nuevo canal estatal socialista, TVES, que se erigía sobre la lápida de Radio Caracas Televisión. Al evento fue transportado por un avión privado del régimen. 

En enero de 2013, mientras Hugo Chávez atravesaba el cáncer que le arrebató la vida, Dudamel, junto con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, dirigió un concierto en el Teatro Teresa Carreño, en honor del tirano y en solidaridad por su enfermedad. En el evento se encontraban el ahora dictador Nicolás Maduro, y Diosdado Cabello, además de otros líderes de la región, como Daniel Ortega, Evo Morales y José Mujica. Al morir el tirano, Hugo Chávez, estaba el director armonizando el funeral del autócrata con un emotivo homenaje. Asimismo, son numerosas las fotografías del músico en actos públicos del régimen. 

Es innegable la cercanía de Gustavo Dudamel con la “revolución”. Recientemente, mientras Venezuela presidía el Consejo de Seguridad de la ONU, el músico dirigió un concierto denominado Por la Paz que fue patrocinado por la dictadura. No obstante, hubo un momento que jamás se olvidará. Un dantesco escenario que fue protagonizado por el deprimente director de orquesta. El día que Basil Da Costa y Robert Redman fueron asesinados; aquel trágico 12 de febrero en el que la dictadura masacró a estudiantes y atentó en contra de los ciudadanos, Gustavo Dudamel dirigía su orquesta en un evento estatal que fue transmitido por cadena nacional. 

Recuerdo la deprimente imagen con repulsión. Estaba el músico dirigiendo para Nicolás Maduro y los principales responsables de los asesinatos de esos días, mientras que en las calles del país imperaban la muerte y la tragedia. No es un simple Gobierno de turno lo que domina Venezuela; se trata de un régimen dictatorial que viola sistemáticamente los Derechos Humanos. Es un régimen criminal que atenta a diario contra la vida de los venezolanos. Y Gustavo Dudamel ha sido su cómplice. 

Se sabe la influencia y reconocimiento que tiene el músico en todo el mundo. Él ha preferido renunciar a ser un ciudadano y ha, en cambio, alzado la inmoralidad y falta de ética para absolver, tácitamente, a una dictadura criminal. Es lamentable que un músico con cierto talento y sin necesidad de ceder a lo impúdico, se permita ser un emblema de lo indecoroso y la indecencia. Pero no nos saturemos todavía. Gustavo Dudamel, además de su cercanía con el régimen —que, imagino, por vergüenza, ha sido incapaz de aceptar—, tiene, además, los cojones de esgrimir un ensordecedor silencio sobre la infernal situación de Venezuela y, más recientemente, de decir que es un individuo «apolítico». Dijo el infame personaje en una entrevista a El País con respecto a la situación de Venezuela, la cual ha arrebatado a los ciudadanos cualquier vestigio de libertad: “Simplemente no quiero tomar ninguna posición”. De hecho, las acciones del director de orquesta sugieren muy bien cuál es su preferencia y de qué lado se ubica. Su complicidad con el régimen chavista, y su ahora «apolítica» es realmente despreciable. 

Articulo completo:

https://es.panampost.com/orlando-avendano/2017/01/04/dudamel-ese-joven-hijo-de-perra/ 

-------------------------------------------------------------------fin---------------------------------------------------------

 

Publicado en Politica

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes