Facebook

Twitter

Última hora
¡Frente republicano o catástrofe! - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
La alternativa tributaria - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
Iván Duque y George Soros - Viernes, 20 Enero 2017 04:36
Prometo y no cumplo - Viernes, 20 Enero 2017 04:36

Economía

Se estanca libertad económica en Colombia Featured
Martes, Feb 12 2013

Por Samuel Ángel para DEBATE

El Índice de Libertad Económica publicado por la prestigiosa organización internacional Heritage Foundation y The Wall Street Journal, es un documento que año tras año mide esa categoría estudiando sus principales pilares: Estado de Derecho, gobierno limitado, eficiencia de la regulación y mercados abiertos.

Estos pilares se miden a través de 10 indicadores que son muy concretos y dan pautas claras de lo que está pasando al interior de cada uno de los países del mundo, con una visión profunda y global del comportamiento en términos económicos. Ellos son: 1. Libertad para hacer negocios, 2. Libertad de Acuerdos, 3. Libertad Fiscal, 4. Tamaño del gobierno, 5. Libertad Monetaria, 6. Libertad de Inversión, 7. Libertad Financiera, 8. Derechos de propiedad, 9. Libertad frente a la corrupción y 10. Libertad para trabajar.

Analizar las cifras arrojadas por el índice es revelador pues el documento menciona la relación positiva entre la libertad económica y la prosperidad. El PIB per cápita es mucho más alto en los países con mayor libertad económica. También existe una correlación estrecha entre una libertad económica más elevada y la eliminación eficaz de la pobreza. La intensidad de la pobreza es mucho menor en promedio en los países con mayor libertad económica. Un nivel mayor de libertad económica no solo está claramente relacionado con un nivel mayor de ingresos per cápita, sino que también el desarrollo de la libertad económica de los países aumenta las tasas de crecimiento de sus ingresos y acelera el progreso económico y social. La libertad económica tiene un alto grado de correlación con la actividad empresarial que crea nuevos empleos y aumenta las oportunidades y las opciones que tienen las personas para mejorar su propio bienestar Colombia se ha estancado en su calificación en el índice para el 2012.

El último informe permite deducir que el avance que venía teniendo Colombia en este terreno se ha frenado. Por ejemplo, en el año 2009 Colombia se encontraba en el puesto 72 en el ranking mundial con 62.3 de puntaje. En el 2010 en el puesto 58 con 65.5 de puntaje global promedio. En el 2011 en el puesto 45 con un promedio total de calificación de 68.0 y ahora, para el año 2012 en el puesto 45 de rango en el mundo, con una calificación promedio de 68.0. Es decir, resaltamos de nuevo, el país se detuvo en crecimiento en libertad económica.

Al mirar en profundidad los datos del índice 2012, se evidencia la tensión entre control del gobierno y mercado libre. Por ejemplo, al estudiar los indicadores como Gasto Gubernamental y Libertad frente a la corrupción encontramos que: en el 2011 el gasto gubernamental se encontraba en 78.9 frente al 2012 que perdió puntos con 74.1, de igual manera pasa con la libertad frente a la corrupción en 2011 estaba en 37 puntos, mientras que en el 2012 arrojó 35 puntos. En otras palabras el gasto gubernamental aumentó, lo que permite prever aumentos impositivos, por otro lado la corrupción aumentó también, aclara el índice.

El indicador de Libertad de Comercio decreció, paso en el 2011 de 73.2 a un 72.2 en el 2012, este retroceso es crítico ya que firmas como la del tratado de libre comercio con los Estados Unidos deberían haber reflejado un crecimiento en este aspecto, lo cual no ocurrió.

Sin embargo, y a pesar de que el crecimiento o no de un país se refleja por el estudio de un número importante de cifras como lo indicamos antes, el Presidente Santos solo hace una referencia mínima, un tanto irresponsable, en su cuenta de twitter al explicar: “con las últimas cifras de inflación y desempleo, Colombia tiene la cifra de miseria (la suma de las dos) más baja de su historia”. Pero las cifras arrojadas por el Índice de Libertad económica generan preocupación. El gasto público es una de las debilidades que muestra el documento.

La lenta expansión del gobierno parece ser la responsable, más que cualquier otro factor del mercado, de que el dinamismo económico decaiga. El gasto público no solo no logra detener las crisis económicas, sino que (en muchos países) parece prolongarlas. Aunque una intervención gubernamental elevada puede acarrear el crecimiento excesivo de la deuda pública, y traducirse en una desaceleración económica con crisis fiscal, y finalmente un empeoramiento los problemas de desempleo. Las cifras de crecimiento que traía el país han empujado las cifras de miseria y desempleo hacia abajo. Pero el índice muestra que se frenó el crecimiento de las cifras en general. ¿Qué pasara mañana? Mucho cuidado señores del gobierno.

Santos arranca hoy campaña con casas gratis Featured
Lunes, Feb 11 2013

Redacción de DEBATE

-Beneficia a unas familias pobres, pero es una estrategia demagógica, concebida exclusivamente para ganar un número importante de votos en los próximos comicios presidenciales.

-Es más eficaz y menos costosa la política, dejada en un segundo plano por este gobierno, de otorgar subsidios.

Hoy lunes, comienza la entrega de las primeras cien mil casas gratis en Pradera, Valle, por parte del presidente Juan Manuel Santos Calderón y el ministro de Vivienda Germán Vargas Lleras.

Este programa fue anunciado por los dos funcionarios  a mediados del 2012 y Vargas Lleras fue nombrado inmediatamente ministro del ramo, en cumplimiento del pacto entre el mandatario y su ministro, consistente en formar una estrecha alianza con la finalidad de asegurar la continuidad de Santos Calderón en el poder en el mandato 2014 -2018, y luego impulsar a Vargas Lleras en el del 2018, o, en su defecto, tener la gestión necesaria para que Vargas sea el candidato al próximo cuatrienio, en caso de que la aspiración del presidente naufrague.

Esta alianza fue concebida antes de que Santos Calderón llegara al Solio de Bolívar y constituye uno de los hechos que marcaron el giro de ciento ochenta grados que el presidente dio frente al compromiso de continuar con las políticas del ex presidente Uribe. Todo mundo sabe que Vargas Lleras, antes afecto al presidente, se convirtió en uno de sus más acervos críticos y opositores, por razones puramente particulares, específicamente porque su propósito de ser presidente en el segundo período de Uribe se vio frustrado con la reforma constitucional que permitió la reelección inmediata de cualquier presidente que estuviese en el desarrollo de su mandato.

Santos, por el contrario, fue cofundador del Partido de la U y un ministro de defensa sumamente aplicado en la política de la seguridad democrática, defensor a ultranza de ésta mientras tuvo tal cargo y luego durante la campaña presidencial.  De hecho, elegido por los uribistas del país, que constituyen la inmensa mayoría, desde el primer día de su mandato se ha dedicado a desmontar la herencia del ex presidente, aliándose con los enemigos de  éste.

Por ello, no sólo cambió la política de la seguridad democrática y se acercó a las Farc bajo el patronato de Chávez, sino que llevó al gobierno a los más acérrimos enemigos de Uribe, el primero de ellos, Vargas Lleras, primero como ministro del Interior y luego, como ministro de Vivienda

Cien mil viviendas, y, además gratis,  construidas en 24 meses con una inversión de más de cuatro billones de pesos, parece un hecho contundente que apunta a la solución del problema de la vivienda en el país. Los colombianos nos alegramos por los compatriotas que serán beneficiarios. Pero al mismo tiempo, no puede dejar de señalarse que esta es una estrategia demagógica, concebida exclusivamente para ganar un número importante de votos en los próximos comicios presidenciales: si Santos busca la reelección es el gran impulsor de la equidad que entregó una cifra que parece gigantesca de viviendas para los más pobres de los pobres; pero si el que aspira es Vargas Lleras, puede usar el anterior argumento en su campaña, mostrando, además, que él sí pudo hacer realidad el sueño de una casa a cien mil familias.

El presidente Santos denuncia, en este orden de ideas, la mala gestión del ex presidente Uribe en el campo de la vivienda social, aprovechando el momento para desprestigiarlo. Pero el Dane reporta que entre el primer trimestre del 2008 y el segundo del 2010, el presidente construyó un sistema de subsidios y entregó  o buscó la manera de que además del Estado, organismos como las Cajas de Compensación Familiar (a quienes la reforma de Santos les arrebató los parafiscales que eran un ingreso seguro y continuo para su crecimiento y la ampliación de su servicio) ofrecieran subsidios de vivienda a sus afiliados. En quince meses fueron entregadas100 mil, 252 viviendas VIP o VIS, según el Dane.

Respecto a la estrategia de las cien mil casas gratis, el quid está en que una política de vivienda debe tener un enfoque distinto, porque el problema es mucho más complejo.  Como dice Oscar Jaimes Infante, docente en economía, en ¿Es posible satisfacer el déficit de vivienda en Colombia? : “Lo socialmente cierto es que fomentar la construcción y garantizar el acceso al financiamiento es indispensable para reducir el déficit de vivienda en Colombia, que afecta el 31% de los hogares. El Gobierno reconoce que dicho déficit alcanza los 2,3 millones de unidades habitacionales, de las cuales 1,5 millones equivalen a la diferencia entre número de hogares y unidades de vivienda (déficit cuantitativo) y 800.000 son las  viviendas que pueden de ser mejoradas en términos de calidad y de servicios (déficit cualitativo)” (www.elfrente.com, 24 de abril de 2012).

Como dice el investigador, el  gobierno acepta que el déficit es de 1.500.000 viviendas nuevas y 800.000, que deben ser mejoradas o reparadas y que el problema es especialmente grave en las ciudades, donde vive el 76% de la población, Y según  el dato que proporciona el mismo Vargas Lleras el 21% de los colombianos gana un salario mínimo o menos.

Supongamos que del 1,5 millones de viviendas, el 25% están destinadas (375.000 soluciones) a los estratos cuatro, cinco y seis, que pueden pagar sus casas, por lo que el déficit de viviendas para la gente más pobre (estratos uno, dos y tres) sería de 1,125 millones.

Con estos datos en mente, a un ritmo de cien mil viviendas gratis cada 24 meses, con una inversión de cuatro billones de pesos del 2012, tendríamos 11,25 bloques de cien mil viviendas, que se construirían en 2 años cada uno. Se tardaría 22,5 años y costaría 90 billones de pesos.

Todo esto con los datos demográficos actuales. Pero para el 2019 el gobierno proyecta un crecimiento de 10 millones de personas solo en las cabeceras municipales. Hagan ustedes las cuentas.

El programa de subsidios es menos espectacular pero más coherente y de mayor cobertura: Podría llegar entre 400 mil y 600 mil soluciones por año, haciendo un estimado prudente  y los costos se reducirían ostensiblemente, para poder ofrecer más soluciones. De nuevo, hagan ustedes las cuentas.

Entada al Cerrejón Featured
Sábado, Feb 09 2013

Redacción de DEBATE

Las ventas externas de carbón de Colombia, el cuarto exportador del globo, están prácticamente paralizadas. Una huelga en la principal extractora, Carbones del Cerrejón, es la principal razón.

A lo cual se suma la parálisis de las exportaciones de la Drummond, segunda productora, como sanción por daños ambientales en la zona de embarque en Santa Marta. El presidente Juan Manuel Santos, de visita en esa ciudad, justificó ayer la medida señalando que se trataba de “sentar un precedente”, así se afecte la economía del país.

Los tres mil trabajadores del Cerrejón aprobaron casi por unanimidad el cese de actividades, pese a que la empresa había ofrecido un incremento salarial de 5% para el primer año (alrededor del doble de la inflación) y una cifra de la inflación más 1,4% para el segundo año. Los trabajadores, representados por Sintracarbón, partieron de una petición de 7% de aumento para el primer año, que han reducido hasta 5,7%. Sin embargo, ni empresa ni sindicalistas cedieron sus metas y el paro se precipitó.

Todo indica que las posiciones están radicalizadas, pese a que la diferencia inicial en el incremento salarial discutido se ha reducido. Otros puntos, incluidos varios de carácter ambiental, amplían las discrepancias.

Directivos de la empresa han declarado a los medios que no tendrán nuevos contactos con los sindicalistas mientras dure la huelga, es decir, 60 días. Esperarán la conformación del tribunal de arbitramento que está prevista en la legislación.

A su turno la CUT ha efectuado un llamamiento nacional e internacional para respaldar la huelga de Sintracarbón. Señala que los trabajadores tuvieron una actitud flexible y responsable, y acusan de intransigencia a los empresarios.

Para la región los efectos serán negativos. Tanto el comercio como otras actividades productivas sufrirán por la parálisis del Cerrejón. De igual modo el fisco nacional, y los locales, reducirán su recaudo. Colombia dejará de percibir cuantiosas divisas de su principal rubro de exportación.

Analistas económicos que conocen el mercado internacional, señalan que otras multinacionales que compiten con las dueñas del Cerrejón se verán beneficiadas. El mercado del carbón térmico, como el colombiano, se encuentra bastante deprimido, y ha tenido una fuerte caída en su precio en los últimos años, de cerca de un tercio. Al salir Colombia del mercado los precios tenderán a recuperarse y los otros grandes exportadores, como los norteamericanos, sacarán ventaja.

Se varó la locomotora minera Featured
Viernes, Feb 08 2013

Improvisación y negligencia oficial la han descarrilado

En la campaña de Juan Manuel Santos se dijo a los colombianos que la minería sería una de las “locomotoras” del progreso. Con bombos y platillos se presentó un proyecto político que pondría al país a la vanguardia en la región.

Treinta meses después,  ya han pasado por la cartera de Minas y Energía 3 ministros (Carlos Rodado, Mauricio Cárdenas y el actual, Federico Rengifo, persona sin experiencia en el sector). La crisis está a la vista.

Los ingresos de la nación provenientes de la explotación carbonífera cayeron en más de 2 billones de pesos entre 2011 y 2012. Pasaron de 33 a 31 billones.

La industria carbonera ha tenido una desaceleración en la inversión por cuenta del reverdecimiento del terrorismo en las regiones. Aunque el gobierno pretenda evitar comentarios al respecto, es verdad inocultable que las empresas exploradoras y explotadoras volvieron a ser víctimas de la extorsión, el boleteo y el secuestro de sus funcionarios.

A esto se suma este hecho de extrema gravedad: el descuido oficial por el impacto ambiental de la explotación. Fue necesario que se hundiera la barcaza de la empresa Drummond en Santa Marta, para que el país conociera el nivel de despreocupación gubernamental por los asuntos ambientales. Consumada la tragedia y con el carbón en el fondo de la bahía, el gobierno resolvió vender el sofá: suspendió la exportación de más de medio millón de toneladas del mineral que en este momento se encuentra almacenado en los patios de Drummond,

Faltan pocos meses para que se acabe el gobierno y nada se hizo para regular y poner en cintura la minería ilegal. Este fenómeno se constituyó en una de las principales fuentes de ingresos de los grupos terroristas.

A todo esto se suma, que los trabajadores de Carbones del Cerrejón decretaron la huelga por reivindicaciones salariales.

Más del 70% de la exportación de carbón de Colombia está en vilo, sin que nadie responda políticamente por semejante desastre. El ministro Rengifo, amigo personal del presidente Santos, en vez de asumir el costo de su impericia, se atornilla en el cargo; mientras que el difuso ministro de Ambiente Juan Gabriel Uribe Vegalara, experto en consejas y charlas intrascendentes, continúa sin ponerle la cara al país para decirle por qué su Cartera no ha tomado las medidas suficientes para regular el ejercicio minero con sujeción al equilibrio ambiental.

Jueves, Feb 07 2013

La economía se ha desacelerado y parece que en 2013 tampoco se cumplirá la meta

La tasa de desempleo cayó levemente en 2012. Así lo indicó el DANE el último día de enero en un reporte sobre el mercado laboral. De estar en un 10.8% en 2011 la tasa descendió hasta 10.4% el año pasado.

El gobierno, a través del Ministro de Hacienda, señaló que era un resultado muy positivo. El mismo presidente Juan Manuel Santos también destacó la reducción, indicando que en diciembre, por ejemplo, la tasa aludida había estado en 9.6%, por debajo de dos dígitos, como era la meta oficial para el año.

Distintos analistas sin embargo explican que no es el primer año que en algún mes la tasa se coloca por debajo de diez puntos. Eso ha sucedido en dos o tres de los últimos años. Diciembre, además, es un mes de especial actividad económica. Sin embargo, anotan los mismos expertos, el gobierno no ha logrado cumplir su promesa de reducir la tasa de desempleo anual a cifras inferiores a un dígito.

Para 2013 el panorama no es muy alentador. Ya desde finales del año pasado se evidenciaron debilitamientos significativos en la industria manufacturera y la agricultura, importantes generadores de empleo. La crisis internacional, al reducir la demanda de materias primas básicas, al igual que la revaluación de nuestra moneda viene impactado nuestra economía negativamente. Entidades como el FMI estiman que la tasa de desempleo rondará por el 15% como promedio de este año. Así las cosas, no está claro que el actual gobierno logre cumplir su cometido de romper la barrera del 10% de desempleo.

Por otro lado el DANE ha informado que el empleo nuevo generado durante el último año superó la cifra de 600.000 colombianos. El presidente Santos se declaró satisfecho por este resultado y afirmó que durante su mandato se han creado alrededor de dos millones seiscientos mil nuevas plazas de trabajo. A juicio del Ministro de Hacienda el gobierno ya cumplió por anticipado la meta de generación de empleo del cuatrienio.

Sin embargo lo preocupante es el peso del empleo informal, que no da trazas de ceder, pese a las diferentes medidas adoptadas en los dos últimos años, y se mantiene en niveles muy elevados. Una de las primeras estrategias del gobierno de la Prosperidad Democrática para atacar este problema fue la  expedición de la ley conocida como de formalización y generación de empleo en 2010. Sus efectos han sido mínimos.

A finales del 2012 se aprobó una reforma tributaria, que incluye entre sus cometidos generar más de un millón de empleos. Con tal fin se incluyó una reducción sustancial de los parafiscales a cargo de las empresas. El mismo director de la DIAN, uno de los cerebros de la propuesta advirtió en su momento que la cifra de reducción aludida, al igual que el cálculo de sus efectos en el empleo, no obedecieron a estudios especiales, sino que fueron cuantías improvisadas. Varios economistas, por otro lado, han advertido que no hay investigaciones que comprueben que las empresas beneficiadas por esas rebajas convertirán sus beneficios en nuevo empleo.

Lunes, Feb 04 2013

 

La tasa de desempleo cayó levemente en 2012. Así lo indicó el DANE el último día de enero en un reporte sobre el mercado laboral. De estar en un 10.8% en 2011 la tasa descendió hasta 10.4% el año pasado. 

Compartir

Opinión

Nuevos videos

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Nuestras Redes